PUBLICIDAD

Los jesuitas y el orgullo gay

|

Algunos se sorprenderán:

https://pastoralsj.org/vivir/2759-un-dia-no-sera-necesario-ningun-orgullo

 

53 comentarios en “Los jesuitas y el orgullo gay
  1. Ryo Saeba, le contesto aquí arriba a su último comentario sobre el capítulo 18 de Levítico porque no sale allí espacio para responder y porque ya nadie lo leería.
    Si usted hace caso al capítulo 18 espero que no vaya a una piscina y entre en el vestuario con su padre o su tío, porque sería abominación y usted debería ser proscrito. Tampoco tenga relaciones ni siquiera toque a su esposa cuando esté con la menstruación, porque sería igualmente proscrito. Ni toque nada que ella haya tocado, ni duerma en la cama con ella ni donde ella durmió.
    Pero igual que tendría que hacer caso al capítulo 18 tendría que hacer caso a otros capítulos, no llevar ropa con telas mezcladas, no mezclar en su corral animales de especies distintas, no tomar queso de cabra y la carne de la cabra, no llevar tatuajes, no cortarse los bordes de la barba ni el pelo en círculo como los monjes.
    Y prepare el cadalso y la hoguera, porque además de a los homosexuales debería usted ejecutar a un sinnúmero de gentes en aplicación de aquellas leyes. Y la Ley del Talión, ojo por ojo, diente por diente.
    Leyes, por otra parte, que en muchos casos son una copia casi exacta, en el mismo orden, con las mismas expresiones, adaptadas, que el Código de Hammurabi, del año 1750 a.C. mientras que las leyes del Pentateuco, las leyes mosaicas, son del 1250 a.C.
    Le pondré algunos breves ejemplos, porque sería larguísima una exposición minuciosa:
    Código Hammurabi

    (Pero) si este hombre no ha guardado mis decretos, que he escrito sobre mi estela, y (si) ha menospreciado mis maldiciones, y (si) ha derogado el derecho que yo he promulgado, (si) ha revocado mis decretos, (si) ha destruido mis escritos, (si) ha borrado mi nombre escrito para escribir su propio nombre (o si), a causa de las presentes maldiciones, es a otro a quien le ha encargado hacerlo, este hombre, ya sea rey, ya sea señor, ya sea gobernador o (cualquier otra) persona que sea llamada con un nombre, que el gran Anum, el padre de los dioses que ha proclamado mi gobierno, le arrebate el esplendor de la realeza, rompa su cetro (y) maldiga su destino.

    (Prólogo Código de Hammurabi)

    >Ley de Moisés

    Deuteronomio 28:15-68.- 15 Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. 16 Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. 17 Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. 18 Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. 19 Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. 20 Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habrás dejado.

    –>Moisés copia de Hammurabi la práctica del divorcio

    >Código Hammurabi

    137. Si un señor se propone divorciarse de una mujer sugetum que le había dado hijos o de una mujer naditum que le proporcionó hijos, se le devolverá su dote a esa mujer y se le dará una parte del campo, del huerto y de los bienes (familiares) para que ella pueda criar a sus hijos. Después que haya criado a sus hijos, de todo lo que se dará a sus hijos, se la entregará una parte como (la de) un heredero, y (entonces) tomará al marido de su elección.

    >Ley de Moisés

    Deuteronomio 24:1-4.- Cuando el alguno tomare mujer y se casare con ella, si no agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio y se la entregará en su mano y la despedirá de su casa. Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.

    —>Moisés copia de Hammurabi la forma de resolver los problemas civiles.

    –>Código Hammurabi

    244. Si un señor ha alquilado un buey (o) un asno y (si) en el campo un león lo ha matado, (esta pérdida) será solamente para su propietario.

    205. Si un esclavo de un particular ha golpeado la mejilla del hijo de un señor, se le amputará la oreja.

    206. Si un hombre (libre) ha golpeado a (otro) hombre (libre) en una riña y le ha causado una herida, ese hombre (libre) jurará: No lo golpeé deliberadamente, y pagará también al médico.

    207. Si ha muerto a causa de los golpes (recibidos) jurará (como antes) y si se trata de un hijo de un señor, pesará media mina de plata.

    >Ley de Moisés

    Exodo 22:10-11.- 10 Si alguno hubiere dado a su prójimo asno, o buey, u oveja, o cualquier otro animal a guardar, y éste muriere o fuere estropeado, o fuere llevado sin verlo nadie; 11 juramento de Jahveh habrá entre ambos, de que no metió su mano a los bienes de su prójimo; y su dueño lo aceptará, y el otro no pagará.

    Exodo 21:12-14.- 12 El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá. 13Mas el que no pretendía herirlo, sino que Dios lo puso en sus manos, entonces yo te señalaré lugar al cual ha de huir. 14Pero si alguno se ensoberbeciere contra su prójimo y lo matare con alevosía, de mi altar lo quitarás para que muera. 14. Si un señor roba el niño menor de (otro) señor, recibirá la muerte.

    Exodo 21:16.- Asimismo el que robare a una persona y la vendiere, o si fuere hallada en sus manos, morirá.

    Todo esto no significa que la Sagrada Escritura no sea inspirada. Es inspirada por Dios, toda, entera, literal. Pero una cosa es la Inspiración y otra cosa es la Revelación. Todo en ella está inspirado. Pero no todo es Revelación.

  2. el lenguaje que emplea juan david es absolutamente tramposo, ya que esta lleno de demagogia, omisiones, verdades a medias y mentiras, para asi negar de forma muy sutil la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad. muy tipico de modernistas y progres.

    1. en ese sentido dicho lenguaje tramposo es el mismo que emplea la serpiente cuando engaña a eva y por consiguiente a adan en genesis 3. 1-6.

    2. Ryo Saeba: ni caso a los trolls arrupitas que de vez en cuando se pasan por aquí tratando de hacer lo único que saben: sembrar confusión con el objeto de dividir, enemistar, enfrentar…

      1. Esté usted tranquilo, Francisco Antonio. Ni soy troll ni arrupista, ni trato de sembrar confusión y no tengo el objetivo de dividir, enemistar ni enfrentar.

    3. No hago trampas. Opino con argumentos. No empleo demagogia, que es un arte de politicos y líderes que pretenden seducir y engañar a la gente para que les sigan. Yo no busco seguidores. Omisiones sí, porque hay mucha tela que cortar y harían falta libros y no breves post.
      Medias verdades? Pues ponga usted lo que falte y lo reconoceré muy gustoso. No me duelen prendas en reconocer la verdad. Mentiras ninguna, porque mentir es decir lo contrario de la verdad con intención de engañar. Y yo no hago eso.

  3. Y tanto que hay cambios profundos, como dice Juan David. Impuestos desde el poder. El Tribunal Supremo de USA hace unos días ha evacuado una sentencia que puede tener un alcance tan letal como la famosa sentencia Roe vs Wade que cambió el derecho a la vida, negándolo, con el resultado de cientos de millones de asesinatos de niños no nacidos.

    El TS de USA acaba de sentenciar que mujeres y hombres no tenemos sexo.

    Dicen que no tenemos sexo. Nos niegan. Dicen esos pendejos que el sexo nos los inventamos, cada cual a su gusto. No tenemos sexo, no somos, sólo existe el poder. El viejo plan del poder jesuita.

    Aparte del visible cambio para que todos seamos esclavos andróginos de una élite, se trata de negar al Dios Creador. Hombre y mujer los creó, y vio Dios que era bueno. Se trata de negar a Dios infinitamente bueno. Es puro satanismo.

    Para “tranquilizar”, vienen a decir que es posible que sólo lo apliquen al ámbito laboral (resuelven el caso de un empleado de funeraria, siempre fúnebres, que dijo que era mujer y le despidieron) Si gana el pandémico golpismo global lo impondrán a lo bestia.

    Gracias por la información de ese pionero jesuita gay, John J. McNeill, elaborador del homosexualismo, que desde hace años imponen. Que le expulsaran de los jesuitas en 1987, por presiones del Vaticano, es una anécdota -luego se “casó” con su pareja gay. Los disparates y blasfemias de eso que llaman “teología queer” ilustran bastante sobre los verdaderos propósitos. Se ve que la imposición del homosexualismo es cosa del poder jesuita. Y que los homosexuales sólo les importan como paso para negar el sexo a todos.

    Como usted demuestra, no dando ninguno, esos “muchos, muchos argumentos” son sólo uno: el poder y su agit-prop. Con el “respeto y delicadeza” de una de esas carrozas gay, financiadas a la fuerza con dinero de todos. La ausencia de argumento no quita la inteligencia de la operación, basada en el pensamiento de Maquiavelo y los ideólogos del agit-prop soviético. Pero, en definitiva, todo se basa en el poder.

    El “argumento” que subyace es la técnica de agit-prop de transferir la caridad debida con todos al pecado. Se busca que reclamando la caridad con los pecadores que les interesan se transfiere el amor a su pecado. El erigirse en defensores de algunos pecadores, reclamando la caridad de todos con ellos, es mero truco y artificio para imponer la defensa del pecado. Los conocimientos de la psicología social, explotación del sentido de culpa, explotación de casos límites, provocación, etc, son el artificio adecuado pero lo sustancial es el poder de imponer por la fuerza, como se ve con esas aberrantes sentencias del Tribunal Supremo USA. La más descarnada hipocresía hace el resto, con esos especialistas en colar moscas ajenas. Tan descarnada que más que hipocresía es jactancia aterradora de su poder.

    En estos cambios golpistas globales e históricos son visibles las manos del poder jesuita y de los ultracapitalistas de la fundación Rockefeller. Con alianza explícita y firmada a través de la Universidad jesuítica de Georgetown. Sin perderse en su agit-prop conjunto lo interesante es saber la naturaleza de sus estrechas relaciones. Si están parejos o unos mandan sobre otros.

    1. Pues me parece un absurdo negar la existencia de la diferenciación de sexo.
      Y no me gusta nada lo del orgullo gay ni sus carrozas, espectáculo bochornoso que me repugna, lascivo, provocador, hiriente y a veces blasfemo. Más bien fomenta la homofobia.
      Desconozco las relaciones entre los jesuitas de Georgetown y la fundación Rockefeller. Lo que usted sepa, hará bien en decirlo. Tampoco sé si toda la familia Rockefeller es igual. Creo recordar que algunas catedrales se reconstruyeron por el mecenazgo de alguno de ellos tras la Segunda Guerra Mundial.
      Yo no llamaría homosexualismo a las teorías de John J. MacNelly. Obtuvo el «imprimatur» a su libro en 1976 y luego le fue retirado en la medida en que primero se apreció su aportación a la discusión científica del caso, pero no se quiso que tuviera trascendencia pública.
      En todo caso, estudiar las fuentes de la Escritura y su contexto cultural, así como su confrontación con los conocimientos actuales del comportamiento humano y de la psique me parece que no son un despropósito, sino algo muy loable. Y la Iglesia está en esa onda desde hace ya mucho tiempo.

  4. Me parece que habrá cambios muy profundos. Y me parece que en vez de rasgarse las vestiduras y escandalizarse, toca esgrimir razones y argumentos.
    Estos jesuitas, como John McNeill, muerto en 2015 a los más de 90 años, están estudiando a fondo estos temas, tanto las Escrituras como las ciencias modernas. Y dan muchos argumentos, pero que muchos, muchos. Son cabezas muy bien amuebladas y preparadas.
    De hecho, entre condenarlos a muerte o quemarlos a acogerlos con compasión, respeto y delicadeza, hay un abismo.
    Como lo hay entre «fuera de la Iglesia no hay salvación», que no se niega, a la «ignorancia invencible».
    Como entre no celebrar funerales ni enterrar en sagrado a los suicidas a hablar del estado de depresión y locura que anularía su culpa.
    Como entre el matrimonio indisoluble, que sigue válido, y las causas de nulidad de muchos matrimonios basadas en el análisis de la psicología de los contrayentes.
    Como de la masturbación pecado mortal y al infierno a «ha de tenerse en cuenta la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales que pueden atenuar o tal vez reducir al mínimo la culpabilidad moral.»
    Pues con la homosexualidad, igual. Es pecado porque lo dice la tradición porque lo dice la Biblia. Ahora vamos a estudiar qué dijeron y qué querían decir y por qué lo decían, y lo vamos a contrastar con el conocimiento que tenemos ahora de los seres humanos, homosexuales y heterosexuales. Vamos a ver qué cosa es aquella de Sodoma y Gomorra, contada cientos de años después por quien no estuvo allí, a base de tradiciones orales con mucho envoltorio cultural de aquella época y muchas ganas de denigrar a los pueblos rivales en el momento en el que se escribe, como los cananeos. Y vamos a ver por qué el fariseo Saulo le echa la culpa a Dios de la homosexualidad como castigo por no haberle reconocido en la Creación y en sus criaturas y no darle culto.
    Cualquiera con un mínimo nivel intelectual debe considerar este asunto como un reto y algo muy apasionante de estudiar, leer y discutir.
    Que se explique el jesuita Rodríguez Olaizola y que se expliquen los que dicen que no es así.

    1. ¿No serás tú el fariseo? Si Dios dice que eso es abominable, sólo queda aceptarlo o rebelarse; aunque antes conviene estudiar esto:

      «los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne. Porque la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Ambos luchan entre sí, y por eso, ustedes no pueden hacer todo el bien que quieren» (Gál 5, 16-17); «los que viven de acuerdo con la carne no pueden agradar a Dios. Pero ustedes no están animados por la carne sino por el espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo no puede ser de Cristo» (Rom 8, 9).

      «También Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, que se prostituyeron de un modo semejante a ellos, dejándose arrastrar por relaciones contrarias a la naturaleza, han quedado como ejemplo, sometidas a la pena de un fuego eterno» (Judas 7).

      1. Yo soy pecador, desde luego. Pero esa no es la cuestión, lo que soy yo ni lo que eres tú. En el caso de Saulo, San Pablo, es un judío formado entre fariseos, con una mentalidad que no desaparece de la noche a la mañana. Y que se escandaliza ante lo que presencia en Roma, naturalmente. Y nos ofrece una teoría más que discutible, que la homosexualidad es un castigo de Dios por no haberle reconocido y adorado en la Creación y en las criaturas. Las citas que traes a colación son muy buenas y muy edificantes, pero no hablan de este tema. Yo también creo que lo más excelente es la castidad y vivir como eunucos por el Reino de los Cielos.
        Si Dios dice que es abominable, por supuesto que es abominable. Pero dónde y cuándo y cómo lo ha dicho Dios? Porque de Dios mismo sólo tenemos escritas las tablas de la Ley y las palabras de Jesús, que es Dios. Palabras de Jesús que se recogieron con mucho cuidado por los que habían estado junto a Él y con mucha proximidad al momento en el que fueron pronunciadas, cosa muy distinta a lo sucedido hace ahora 4.000 años en Sodoma y Gomorra y escrito 500 años después, redondeando años. En las Tablas de la Ley lo que dice Dios es «No cometerás adulterio». Evidente, porque el adulterio destruye el matrimonio y la familia, base de nuestra sociedad. Cuando Jesús se refiere a Sodoma y a Gomorra dice que se habrían salvado si les hubieran predicado como se ha predicado a Cafarnaúm y a las ciudades que han rechazado el mensaje del Evangelio. Pero no dice nada de homosexualidad.
        Y vamos con Judas Tadeo. Breve y maravillosa epístola. Sale al paso de los malos cristianos infiltrados en la Iglesia y les recuerda los castigos antiguos, advirtiéndoles. Cita a Sodoma y Gomorra, cosa por lo demás usual, pero que no demuestra que el castigo de esas ciudades fuera por homosexualidad. Y la traducción correcta del párrafo que traes a colación la tenemos en la Nácar-Colunga, que es traducción directa de las lenguas originales. Dice así:
        «Cómo Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, que, de igual modo que ellas, habían fornicado yéndose tras carnes ajenas, fueron puestas para escarmiento, sufriendo la pena del fuego perdurable». No dice nada de homosexualidad ni de contrario a la naturaleza.
        Y conste que yo, ni soy homosexual ni defiendo la homosexualidad. Simplemente soy un católico convencido y practicante que leo, que veo, que pienso y que me entero de cómo van las discusiones sobre esto. Y que no quiero cargar cargas pesadas sobre nadie. Ni escribo para herir a nadie.
        Sí que me preocupan los niños que sufren mucho por causa de su inclinación y también la de muchos adultos.

        1. ¿Y dónde queda lo que dijo San Pablo de que lo que predica lo recibió por revelación de Jesucristo, y que ese es su Evangelio? Además se te olvida Levítico 18 y 20, y que las epístolas de Pablo (al menos varias de ellas, incluida Romanos, en la que se condena la intimidad sexual entre el mismo género) son las más antiguas del Nuevo Testamento. ¿De veras te parece una carga pesada decirle a un homosexual que se mantenga casto? ¿Se le prohíbe amar sin impureza alguna por medio? La respuesta a esas dos preguntas, bajo mi criterio fundamentado en la Escritura, es «no». Si los jesuitas quieren cuestionar a San Pablo, ellos mismos se comerán su propio guisado. Y sí le das mayor validez a las palabras de Jesús, éste dijo: «El hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán ambos una sola carne» (Mateo 19:5).

          1. Pues Jesucristo no le pudo revelar que la homosexualidad es un castigo de Dios por no haber reconocido a Dios en la Creación y en las criaturas y no haberle dado culto como tal. Porque eso es lo que dice San Pablo.
            En cuanto a Levítico, es un conjunto de leyes copiado de los sumerios y de los egipcios. Es que Dios también se revelaba a sumerios y egipcios?
            No he dicho que me parezca una carga pesada invitar a un homosexual a ser casto. No. Ni a un homosexual ni a nadie, incluso a los casados. La castidad es un don que nos acerca a los ángeles. Pero el mismo San Pablo dice que el que no pueda… más vale casarse que abrasarse.

          2. “En cuanto a Levítico, es un conjunto de leyes copiado de los sumerios y de los egipcios”; una mentira que se cae por su propio peso. por cierto, el capitulo 18 del libro del levitico contiene la lista de relaciones sexuales prohibidas, y en dicha lista se encuentra la prohibicion y condena de las relaciones homosexuales, recordar ademas que la mencionada lista de levitico capitulo 18 es absolutamente viculante y obligatoria para el cristiano del siglo xxi.

    2. Eso de que los jesuitas tienen cabezas bien amuebladas es discutible. Habrá de todo. Desde luego los que yo he conocido, de mediana edad, lo que tenían era un cacao fenomenal. El postureo de vivir en la frontera se les había ido de las manos.

      No creo que tenga menos nivel intelectual que usted y yo no considero las cuestiones de moral como un reto intelectual sino como algo que acepto como una expresión del amor de Dios que nos marca el camino para ser felices.

      Precisamente el problema de los jesuitas y de mucha gente es pretender reducir todo a un problema intelectual. Hay cosas en el ámbito de la Fé que no lo pueden ser porque, si todo está abierto a discusión, ¿no estamos pretendiendo someter a Dios a nuestra razón?.

      Mire, si muchos matrimonios son nulos y mucha gente adopta el modo de vida homosexual y abandona a la Iglesia no es sólo pq haya traumas y problemas psicológicos de fondo, que es cierto que ocurren, es también pq ya no creemos que Dios puede sanar. Yo me casé hace años y mi estado psicológico no era perfecto, como supongo que no es el de casi nadie. Como mucha gente, arrastraba y arrastro traumas y heridas, pero creo y experimento que Dios cura y sostiene. Esa es la clave de mucho de lo que pasa hoy en día, que nos cuesta muchísimo confiar en Dios y nuestra Fé es débil. No confunda lo que digo con las posturas ultramontanas que pretenden que Dios lo arregla todo sin intervención humana, no defiendo eso. Hay que ir al médico, al psicólogo o al psiquiatra si hace falta, pq Dios también se sirve de esos medios.

      Con la homosexualidad es lo mismo. Es como cualquier otra tendencia desviada que tenemos los seres humanos. No se arreglan solo pensando y teorizando sino que hay que acudir a Dios y poner nuestro dolor, pecados y debilidades ante El.

      1. Por supuesto, Salmantino, que todos necesitamos la protección y el auxilio de Dios y acogernos a su Misericordia. Todos estamos heridos por el pecado y todos necesitamos conversión, penitencia y caridad.
        Por eso mismo, no podemos poner cargas pesadas sobre nuestros hermanos y estigmatizarlos, que bastante tienen con lo que tienen.
        Y la Iglesia ha ido dando pasos muy importantes en esa dirección, acompañando siempre con la Oración y los Sacramentos, pero estudiando cada vez más lo que pasa por la cabeza de las personas para entender su comportamiento.
        Le encomiendo en oración para que supere sus dificultades.

        1. Le agradezco los buenos deseos y las oraciones.

          Lo que denomina «cargas pesadas» yo lo veo como la cruz que cada uno de nosotros llevamos. Y esa cruz se carga junto a Dios, no intentando torcer sus enseñanzas.

          En realidad de lo que se trata es de tratar a las personas con tendencias homosexuales como a cualquier otra persona con inclinaciones pecaminosas, cosa que nos pasa a todos. ¿Por qué va a ser especial su cruz?. Si desde ese punto de vista empezamos a hacer excepciones es cuando los estaremos discriminando, además de engañarlos sobre la voluntad de Dios. En mi opinión lo único verdaderamente caritativo con esas personas es no ocultar la naturaleza pecaminoso de los actos homosexuales. No veo pq no puede hacerse caritativamente y con dulzura, como con un soltero heterosexual o un divorciado.

          1. Estoy de acuerdo con usted en líneas generales.
            La diferencia con los otros casos es la homofobia que trata con mucha crueldad a personas inocentes, débiles e indefensas como los niños afeminados, que rápidamente son objeto de las burlas de sus compañeros, que los acosan y estigmatizan. Y eso se prolonga también a muchos adultos, suscitando no pocos traumas e induciendo a veces al suicidio.

  5. “Georgetown LGBTQ Resource Center

    El Centro de Recursos LGBTQ, que atiende a personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero, homosexuales e interrogantes,( cuestionando individuos), es el primer Centro de este tipo en una institución católica / jesuita en el país. Hemos tratado de construir sobre los ricos compromisos interreligiosos e intelectuales de Georgetown para crear un Centro que nos hable a todos en toda nuestra rica diversidad.

    La Universidad de Georgetown ha sido nombrada la Mejor universidad para estudiantes LGBTQ en DC, este año, por Campus Pride y Best Colleges. “

    “and questioning individuals” (e interrogantescuestionando individuos)

    “10 may. 2011La Universidad de Deusto amplia su alianza estratégica con Georgetown University”

    “11 may. 2018 Deusto será en julio la capital de las universidades jesuitas Las más prestigiosas universidades jesuitas del mundo, entre otras, las que se encuentran Georgetown University”

  6. Parece ser que este querido hijo de S Ignacio de Loyola no leyó nunca el libro del GÉNESIS «Hombre y mujer Dios creó…» ni tampoco sabe nada sobre el concepto Natural, no sólo cristiano de ser humano, MATRIMONIO, FAMILIA, SEXUALIDAD Que enseña la Santa Madre Iglesia. QZAS. No pertenezca ya a la Iglesia de Cristo aunque viva económicamente de ella. Ya del tema de la PUREZA, CASTIDAD que todo ser humano debe vivir por imperativo de Dios( y de la naturaleza – biología con la que Dios nos creó) ya mejor ni hablar… QZAS. Este Jesuita y los de su Compañía esos días cuando tocaron estos temas en clase estaban de Fiesta o montadas en CARROZAS COMO LOCAS… Será eso, será…

  7. Hablando de cambios y concilios, conviene distinguir entre principios fundamentales y cuestiones accesorias. Un concilio puede decidir que la comunión es en la mano, la abolición del celibato sacerdotal o que las misas se celebren con el cura subido a una banqueta de plexiglás. Pero no pueden abolir los dogmas ni el depósito de la fe. La moral de la Iglesia es la que es y punto. Y al que no le guste, que funde otra iglesia y predique lo que le salga del carnet de conducir, pero mantener ciertas posturas amparándose en la condición religiosa, sacerdotal o episcopal de quien las emite, es una estafa y un engaño a los católicos. El libre examen es protestante, no católico. No tener claro qué puede modificarse y qué no es un camino seguro al desbarre y al disparate eclesial.
    Ahora está de moda poner de vuelta y media en Concilio de Trento -normalmente quienes lo hacen no tienen ni idea de en qué consistió- y alabar el Vaticano II, como si se contradijeran entre sí… lo cual nos proporciona una idea del grado de ignorancia y confusión mental de algunos. El Concilio de Trento fue dogmático y el Vaticano II pastoral. El Vaticano II no tocó nada esencial de Trento, de Nicea, del Vaticano I ni de ningún otro. Otra cosa es que la aplicación práctica de las conclusiones del Vaticano II haya sido en muchas ocasiones, manifiestamente mejorable.

    1. ¿Puede decirme un ejemplo de cambio en una cuestión de tan radical importancia?. Porque si la Iglesia en algún momento se desquicia más de lo que ya está y comienza a defender que las relaciones homosexuales son aceptables, habrá derribado de un plumazo todo el edificio de la moral sexual e incluso la naturaleza del matrimonio. Sería un cataclismo amén de una aberración.

      Sigo sus comentarios ultimamente y siempre que los leo me viene a la mente un pensamiento: ¿qué hacemos usted, supongo que un arcipreste, y yo, laico, en la misma Iglesia?. No lo digo de manera ofensiva, nada más lejos de mi intención, sino como la constatación de un hecho. No creemos lo mismo, y no me refiero a cuestiones secundarias sino a aspectos centrales de la Fe. Imagino que usted cree sinceramente y con buena intención lo que escribe, y yo también. Hay un cisma evidente y estamos viviendo una mentira. Ni siquiera sé si es bueno porque ese tipo de situaciones tan forzadas pueden generar discusiones, enconamientos y, al final, odio. En fin, es sólo un pensamiento.

  8. Zanjando el tema, a los jesuitas estilo progresaurios, – la doctrina moral es bien clara al respecto!! Cometen prevaricacion, confusión, mienten a los creyentes. Todo en aras de un postureo guay!!!.

  9. El día que, la otrora Compañía de Jesús, al igual que Pedro se de cuenta de la traición a Jesucristo a quién con alma viril y con moral militar servían, llorarán lágrimas de sangre ante tan gran cobardía y desprecio.

  10. Pongo de nuevo mi comentario que antes no se ha copiado el enlace:

    No es solo es que lo digan con palabras, como Rodríguez Olaizola, sino con la practica pastoral como hacen los jesuitas en Canarias (Las Palmas):

    https://centroloyolacanarias.org/area-de-crecimiento-personal/padis-pastoral-de-la-diversidad-sexual/

    Con todo respeto, Cigoña e Infovaticana , deberían seguir denunciando estas practicas jesuitas que van en contra de la tradición y magisterio de la iglesia

  11. No es solo es que lo digan con palabras, como Rodríguez Olaizola, sino con la practica pastoral como hacen los jesuitas en Canarias (Las Palmas):
    Con todo respeto, Cigoña e Infovaticana , deberían seguir denunciando estas practicas jesuitas que van en contra de la tradición y magisterio de la iglesia.

  12. Efectivamente, por ese camino no será necesario mostrarse orgulloso de pecar, cuando esta sociedad se convierta en otra Sodoma. Hay algunos que no escarmientan nunca, y los peores son los clérigos que tergiversan la doctrina cristiana.

  13. Sin comentarios respecto de la opinión de Rodríguez Olaizola, el «James Martin» español. No merece la pena prestar la menor atención a semejantes “argumentos”.

    Lo que sí es cierto, empero, es que quienes no son necesarios son los arrupitas. Porque están virtualmente muertos. Y lo saben. Se baten en retirada de todas partes. Aunque, como siervos del Enemigo, seguirán en su fanática lucha por dividir a los cristianos tratando de enemistarlos entre sí y demoler la Iglesia de Cristo. Objetivo del que cada día que pasa están más lejos.

    En la reciente visita del capitán Araña, perdón, provincial España, a Huelva, Granada y Málaga, donde éste pasó más tiempo, fue en la «enfermería», (léase geriátrico), que es el único lugar donde queda un nutrido grupo de arrupitas. Y dentro de diez años, en 2031, apenas habrá en España un puñado de fanáticos, viejos y amargados por no haber logrado su objetivo. Y pensar que un siglo antes, en 1931, en España había ¡3.001! jesuitas en nuestro país. Pues este es el resultado de traicionar a su santo fundador: «un vasco, Ignacio de Loyola, fundó la compañía de Jesús: otro vasco, Pedro Arrupe, la fundió». Y vaya que si la ha fundido.

    Tiene que ser triste que el superior de los arrupitas en España, cada vez que va a pasar revista a alguna de las decrépitas casas que todavía sigue entreabierta con algunos moradores, lo haga con el delegado de la tercera edad, en vez de hacerlo con un promotor vocacional.

    Han perdido y lo saben: DE DIOS NADIE SE BURLA. Aunque ellos se auto engañen con una masiva presencia en Internet y redes sociales. Pura fachada. Porque detrás no hay nada.

    Así que…
    Bon voyage! En enfer!

  14. Nada raro. Normalidad y respeto se llama.
    Recordad que estamos en el siglo XXI. El siglo XI pasó ya.

    «Un día no será necesario el Orgullo Gay ni ningún otro orgullo. El día que todo el mundo reconozca la dignidad de las personas, de cada persona, sin que la orientación sexual sea algo que la menoscabe o la ponga en cuestión para algunas mentalidades.»

    1. La doctrina moral de la Iglesia es cuestión de mentes??? O sea, hoy es lícito, mañana no, y viceversa… Pero usted que se ha creído el Arcipreste de Hita??. La Iglesia no es nadie para cambiar la doctrina según la mente de cada siglo. El decálogo es el mismo ayer, hoy y siempre!!!. La Palabra encarnada habló hace 2000 años y no pasará…..

        1. la doctrina nunca ha cambiado, se ha desarrollado atraves de los concilios, que es muy distinto, por ende que el acipreste progre no falsifique los hechos a su acomodo.

          1. Repito la doctrina es la que es, y la naturaleza ídem, o acaso gusta el progresaurios del Arcipreste cambiarlas???

  15. En una fotografía de Infovaticana se ve a Bergoglio besando los pies de dos negros con su panza globalista limpiando el suelo , prefiero mil veces a Alejandro VI .

  16. Este OLAIZOLA es otro corrupto, que si tuviera un solo gramo de honradez debería abandonar la Iglesia para ayer.
    El artículo es puro postureo y pura herejía, porque viene a dar como moralmente lícito las relaciones homosexuales cuando el sabe de sobra que eso es falso. Da la impresión de que este OLAIZOLA es otro desertor del arado, otro muerto de hambre que se metió cura para comer y al final se dedica a promover sus ocurrencias en vez de la misión que le ha sido encomendada. Si no tiene vocación al menos que sea honrado y se vaya y funde su propia Iglesia gay.
    Ademas de postureo, el tal OLAIZOLA, realiza un verdadero ejercicio de sofisma y manipulación, al pretender equiparar la Doctrina de la Iglesia con una falta de respeto a la dignidad de las personas. Miente a conciencia, la Iglesia no condena a los homosexuales por su tendencia, sino por sus actos impuros.
    Si viviese Ignacio de Loyola, estoy seguro de que le obligaba a irse y no de buenos modos, con una celeridad subita.

  17. Lo dicho por los jesuitas entra en abierta contradicción con San Pablo.Es evidente que entre ellos y él, me quedo con él.San Pablo no habla de perseguir a nadie, sino de condenar el pecado, y no se refiere sólo a ese pecado, sino a otros muchos.Si la Iglesia cambia su moral sexual conseguirá que la abandonen millones de católicos en masa.No me lo invento: el éxito clamoroso de las variedades conservadoras del luteranismo (en Honduras o Brasil, por ejemplo) se debe a eso precisamente.La Iglesia ya no habla de pecado, de salvación por el arrepentimiento, del infierno, del demonio y de Cristo como redentor; habla de ecología, pacifismo, veganismo, amor a los perros, respeto a los infieles (sin intentar su conversión), ecumenismo y demás zarandajas; esa Iglesia podrida habla de todo, menos de Dios, porque Dios estorba los planes del Nuevo Orden Mundial (detrás de los cuales están Soros et alii).

  18. Repugnantes y desagradables palabras pero esos son los hechos. Por eso ha sido considerada milenariamente una actividad repugnante y aborrecible. Ahora es guay y nos cuelan la monserga de que lo importante es que el amor se sincero, la tolerancia y la diversidad, pero los hechos son los hechos y la https://www.facebook.com/groups/183812088341732/permalink/3162862137103364/ es la que es. Repulsiva.
    Con el crimen del aborto ocurre igual : libertad, autodeterminación y tolerancia a las ideas de los demás. Lo malo es que esas ideas enmascaran lo pútrido y hediondo que hay tras ellas.
    Nota de F. de la C.: Como muy bien dice eran palabras repugnantes y desagradables, así que se las he borrado.

    1. Catecismo de la Iglesia Católica:

      «2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.»

      1. Catecismo de la Iglesia Católica:

        2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

        2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

        1. Efectivamente, es el resto de lo que dice el Catecismo. Lo que yo quería resaltar es que, aunque sus relaciones sean intrínsecamente desordenadas según el Catecismo, este mismo dice que las personas homosexuales deben ser tratadas con respeto, compasión y delicadeza, algo muy alejado del tono del mensaje del ‘Gato con Botas’.

          1. Gato con botas, eres un poco pornofilo, pareces que te recrea mucho con esos detallitos de intercambio de fluidos…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *