Los jesuitas se despiden de Tudela

Comentarios
17 comentarios en “Los jesuitas se despiden de Tudela
  1. También los pasionistas han dejado Urretxu (Guipúzcoa) a finales del curso pastoral, y los sacramentinos dejarán Tolosa (Guipúzcoa) a finales de septiembre.

  2. Nos han dejaoo soolos a los de tudeela
    Por eso cantaamos una miisa neegra
    No vamos a Igleesia, si a herrikotabeerna
    Ahora es Lucifer el que nos gobieerna
    Esto no es Navaarra sino una puta mieerda
    No quereemos cristos queremos akelaarre
    Viene el fin del muundo el que pueda que se laargue
    Chin pun

  3. Una muy buena noticia. Gracias a Dios, hacia finales de esta década, la presencia de los arrupitas en España será meramente testimonial. Y ya no podrán seguir haciendo tanto daño como hasta ahora. Aunque mueran matando…

    Bon voyage ! En enfer.

  4. Son muy selectivos respecto a las nuevas vocaciones. Les someten a muchos exámenes psicológicos y pruebas. Y los números no dan. Una presencia menos, sólo se quedarán en las grandes ciudades.

    1. Malas noticias. Se fueron los frasciscanos y ahora los capuchinos. No se que tal estaran los Carmelitas, Agustinos, y pasionistas. Lo que más conozco son los Jesuitas. Nos quedamos sin religiosos en Santander.

  5. Muy pronto empezarán a dejar las capitales de provincia poco populosas; luego, las de tamaño mediano; al final, solo los habrá en las diez ciudades mayores de España: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Valladolid, Murcia, Bilbao y Alicante.

  6. Afortunadamente, debido a su desgraciada deriva izquierdista-atea y pagana desde 1965 con el posconcilio, por suerte los jesuitas son una orden decadente que se extinguirá en muy pocos años, lustros en otras regiones.

    Eso implica que desaparecerá toda, pero toda, la generación depravada, malvada y perversa de 1965, y vendrá ex novo una nueva generación de jesuitas jóvenes que, Dios mediante, nada tendrá que ver con la disoluta generación de 1965, Dios mediante.

    Los jesuitas han sido libres, la progresiva mengua de sus efectivos durante estos 55 años han sido una señal de Dios desaprobando su opción ideológica. Pero los jesuitas de 1965 obstinadamente han decidido persistir en su opción de la muerte y extinción de su propia orden.

    Ahora Dios procede a limpiar su casa extinguiendo plenamente a esta generación perdida.

    Así se hará.

    Los jesuitas se han imbuido de ideas de muerte, por lo que han sido estériles en vocaciones y a consecuencia de ello así van a morir, sin dejar descendencia.

    Muy posiblemente en España quizás quedarán contadas comunidades jesuíticas con los dedos de las manos, y solo aquellas que hayan sido fieles al carisma fundacional.

    Eso también es un aviso para el resto de órdenes, congregaciones y nuevos movimientos, incluido el Opus dei.

    Dios deja libertad, pero al final, a un plazo corto, medio o largo, se recibe el castigo de Dios.

    Adiós, jesuitas, con alegría por lo podrido que morirá definitivamente y por lo renovado que vendrá.

    1. Es una pena. Yo siempre he tenido gran admiración por la compañía, sus santos, su historia, sus mártires… Es lamentable en lo que se han convertido

    2. Ojalá fuese como pronosticas, Alvar.

      Me tempo, empero, que a pesar de que todavía queda un puñado de auténticos jesuitas fieles a ese gigante del Espíritu que fue San Ignacio de Loyola, la orden jesuita no renacerá a pesar de tus buenos deseos y de mucha más gente que piensa igual. Por la sencilla razón de que los arrpitas filtran muy bien a los candidatos, y jamás permitirán que se «infiltre» un reformista que aspire a devolver el arrupismo a su origen fundacional. De ahí que haya tantos abandonos en el noviciado.

      Es mejor que desaparezcan definitivamente. El Señor, en su infinita sabiduría, sabrá suscitar vocaciones en otras órdenes religiosas que den testimonio de las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo. Al contrario de lo que vienen haciendo los arrupitas, enemigos del bien, a la vez que aliados del Adversario…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *