PUBLICIDAD

Los idos o despedidos están que no paran

|

51095316230_986fde4e0d_o

No debemos olvidar que no son parte interesada, sino interesadísima, en el tema. Claman pro domo sua. Y la domo no era una chabola.

Pero si el cardenal deja que la película la cuenten solo los idos o despedidos, el público se quedará con la versión de estos. Y Osoro ya a los pies de los caballos. Si no lo estuviera por sus propios actos, que también es posible.

El cardenal arzobispo de Madrid desautorizado ante la opinión pública colma el desideratum de los enemigos de la Iglesia.  Pero en este caso, y por méritos de Osoro, el descrédito no disgusta nada a no pocos católicos cabales, clero madrileño incluido, que el arzobispo se ha encargado, con celo digno de mejor causa, de enajenárselos para siempre.

Y  hoy, en sus últimos días, ya no le queda nadie. Y los que le quedan: Vidal, Bastante, Josito, Cobo, Aradillas, Bru, Camino, sin Martínez, Arana… que ya ni salen en su defensa.   ¿La verán imposible? Parece que ni saben que hacer con él.

https://www.infovaticanaverum.es/articulo/espana/cardenal-osoro-saben-hacer/20210513221924003211.html

 

 

 

https://www.infovaticanaverum.es/articulo/espana/cardenal-osoro-saben-hacer/20210513221924003211.html

 

 

Ayúdanos a seguir informando

6 comentarios en “Los idos o despedidos están que no paran
  1. Osoro lleva demasiado tiempo llamando a la puerta del Enemigo. Y de tanto insistir ha llegado el momento en que el Diablo se la ha abierto. De modo que ahora Osoro está en el mismísimo infierno: de Ginness. Y para caérsele la cara de vergüenza: de pretender suceder a Francisco I hace apenas dos años, a tener el privilegio de haber entrado en las tinieblas antes siquiera de comparecer ante el Altísimo.

    Y es que el pasiego está condenado a morir ahorcado en la soga que eligió cuando, trepa que te treparás, dejó de servir al Señor para alimentar su insaciable ego psicópata, inventando falsas licenciaturas, además de numerosas trolas que no se las cree ni él, como la de que acudió en su día a un prostíbulo vestido con clergyman, pidió una cerveza y se fue con una prostituta que estaba siendo explotada como esclava sexual por unos proxenetas. Ya que se le dio tan bien… ¡lástima que no prosiguiera en el empeño!

    En fin, este desdichado -como tantos otros como él, enemigos internos todos de la Iglesia de Cristo- hace demasiado tiempo que ha perdido la noción de la realidad. De ahí que no se percate del esperpéntico ridículo con el que nos viene obsequiando desde hace demasiado tiempo…

  2. El fin de su pontificado está siendo un calvario para su prestigio y, una vez se jubile, el desprecio para su persona será absoluto, difícilmente superable (al menos otros eméritos, aunque malos, siguen apareciendo a veces en el escenario; a Osoropel lo espera un retiro ignominioso).

  3. Una de las consecuencias de la trayectoria seguida y, al menos en parte, conocida del arzobispo Osoro es que el gobierno tiene que estar encantado con él. No es que su anterior ejecutoria permita suponer que iba a defender el Valla de los Caidos de la profanación o a criticar las leyes de eutanasia o «de protección de la infancia». Es que ni siquiera puede permitirse la más mínima alusión crítica sin que toda la poderosa estructura mediática del PSOE saque a todas horas a relucir lo de la falsa licenciatura en Matemáticas o el lio con las fundaciones. ¡Qué cómodo es Osoro para el PSOE! Y que poco idóneo -más bien nada- para la actual situación.

  4. ENCARNACIÓN
    (Dedicado a Esa indecible Ternura que Es la sevillana Dolorosa de San Benito)
    Tu Útero, Gran Señora,
    en su Candor Virginal-,
    fue el inefable Fanal
    que pudo Encerrar al Cielo.
    Y lo Hiciste con tal Celo,
    que Aquel Divino Panal
    Derramó Miel Eternal,
    cumplida entera tu Hora…
    Útero Santo,que es Copa
    del que Es, Per Se,El Continente.
    Sagrada Cisterna y Fuente
    de ese Dios que en Ti se Apoca.
    Y en Belén, -Casa del Pan-,
    se Derramó La Ambrosía,
    desde tu Copa,María.
    Y Dios se Hizo Nuevo Adán…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *