PUBLICIDAD

Los dominicos han tenido que ampliar una casa en España

|

bendicion enfermeria torrent

Se les había quedado pequeña. No cabían tantos como eran.

¿Había llegado a España el boom de algunas provincias norteamericanas, de la del Sur de Francia, de la polaca? ¿Por fin también habían llegado a España las vocaciones? ¿Habían abandonado aquel lema, absolutamente letal, de antes muertos que observantes?

Pues no. Aunque mucho tenga que ver con el lema dichoso. Porque lo que han ampliado, en Torrent, ante la creciente demanda, ha sido el lugar de acogida de los dominicos descartados por la edad.

Penoso que esos sean los  únicos lugares dominicos con overbooking. Y a este paso, en poco tiempo. la única presencia dominicana en España.  En espera de que el último apague la luz.

Ya está  bien de oscurantismo. ¿Cuántos dominicos quedan en España? Atrévanse a decirlo aunque ello suponga el reconocimiento de su inmenso fracaso existencial.

Desconozco la cifra pero creo que no serán más de trescientos. Y de ellos la mitad ya inútiles o casi. Y de los otros ciento cincuenta, la mayoría mucho más cerca de los ochenta que de los sesenta. De menos de cuarenta años igual no hay ni una docena de dominicos.

Pues ya me dirán.

https://www.dominicos.org/noticia/inauguracion-enfermeria-torrent/

 

17 comentarios en “Los dominicos han tenido que ampliar una casa en España
  1. Ahora todo son lamentaciones ante un desmadre social general que nos ha arrastrado a todos : a la iglesia a las órdenes religiosas,obispados….etc,pero también a las familias, a los jóvenes, al mundo del trabajo etc. etc.. Personalmente achacaría a las órdenes religiosas el pecado de haberse dejado arrastrar también ellos por este desmadre. Ellos sabían qué, lo que era intocable en sus vocaciones eran : la pobreza, la obediencia, la castidad.eso es algo intocable( al menos para la vida consagrada) y todo eso especialmente LA POBREZA se ha ido al garete; igual todas las demás obsevancias . oración, retiro del mundo, austeridad de vida….. ellos lo vieron pero lo han permitido, vieron lo que se les venía encima pero se dejaron arrastrar y ahora vienen los lloros y las lamentaciones. Y no hay más solución que empezar de nuevo pidiendo perdón a DIOS porque han sido culpables.

  2. cero autocrítica, cero rectificación, y a seguir con la autodestrucción planeada, el camino seguido por las des-órdenes religiosas. por ende, ni una lagrima o lamento por esta situación.

  3. Emilio Ll
    Comparto lo q ud dice.A mi me pasó lo mismo con las Siervas de San José.A estás el concilio Vaticano II tb las desnortò por completo y así andan como andan….Nada q ver con la educación que en su colegio recibí.Se quitaron el hábito, se fueron de peluquería y se volvieron ye-yės y con ello comenzó el declive…Y pensar q a mi me castigaban si el uniforme subía ,aunque sólo fuera un centímetro,por encima de la rodilla !!!! . Y yo eso lo vivi en los setenta ,que lo de hoy en día ,por lo q veo,la cosa del «desnortamiento » ( permitase el palabro )se agudizó.Varias de aquellas monjas tan severas colgaron el hábito y a alguna me encontre de bikini playero en una playa de mi tierra …Que pena y que decepción .!!

  4. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas.

    Pero en 20-30 años serán todos un fósil de la historia, víctimas de un suicidio fideístico al catolicismo, que desde el posconcilio, se han secularizado por completo al Príncipe de este mundo, y que cobardes, no dan cifras de su propia muerte, se han rendido, y se resignan a aprender a morir, eso sí, con el patrimonio amarrado: escuelas, asociaciones benéficas y ONG.

    PortadaEspañaOpiniónCotizaliaMundoComunicaciónCulturaTelevisiónTeknautasDeportesDescuentosViajesLotería de NavidadMultimedia

    9′
    LA MEDIA DE EDAD SUPERA LOS 70 AÑOS
    Las órdenes religiosas se mueren: «Ya nadie está dispuesto a ser célibe y pobre»
    DAVID BRUNAT CONTACT
    17/06/2018 05:00 ACTUALIZADO: 19/06/2018 14:48
    Casi todas las órdenes religiosas en España están gastando todos sus bienes en el cuidado de sus enfermos y ancianos. Se están muriendo, literalmente, porque no son capaces de atraer a los jóvenes. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas. Pero en 20 años, 30 a lo sumo, podrían convertirse en un vestigio de la historia, víctimas de un país que vivió abrazado al catolicismo y en cuestión de unas décadas se ha secularizado casi por completo.

    «Hemos de estar dispuestos a saber ir muriendo», sentencia José Ignacio González Faus, teólogo, profesor y destacado jesuita. «Es un fenómeno que tiene muchas causas y sería simplista reducirlo a una sola. No es exclusivo de España, sino de toda Europa. Algunas causas son el paso, en España precipitado, de una sociedad nacionalcatólica a otra laica; la aparición de una sociedad ‘líquida’, sin más valores reales que el dinero y el consumo; la culpa de la Iglesia por no saber evolucionar a tiempo. Y en España también una cristianofobia sutil. Conviene no dejarse ninguna».

    Reciente encuentro de la Compañía de Jesús en España con su Padre General, Arturo Sosa. (InfoSJ.es)

    En los pasillos de la residencia jesuita de Palencia reina el silencio. La biblioteca está vacía, los muebles e imágenes sagradas han sido empaquetadas y donadas a otras comunidades. La Compañía de Jesús llegó a esta ciudad en 1577 y se marchó este sábado. Una misa de despedida en la iglesia de San Francisco puso punto y final a la relación de la compañía con la ciudad.

    Los jesuitas abandonan Palencia tras 400 años: «Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más»

    «Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más. Solo quedamos ocho jesuitas, uno de 95 años, otro de 93, 91, 85. No tenemos edad para dar clases en las escuelas y tenemos las fuerzas físicas que tenemos. Dejamos un legado de cuatro siglos y a mucha gente que continuará nuestra labor desde fuera. Espero que en el futuro, cuando la gente pase frente a la residencia y la iglesia, diga ‘mira, aquí estuvieron los jesuitas'», dice con aire de nostalgia Albino García, prior de la comunidad.

    Sacristía de la iglesia de San Francisco, en Palencia, casa de los jesuitas. (D.B.)

    La Compañía de Jesús tenía a inicios de este año a ocho novicios formándose en España. De estos, solo la mitad darán el paso definitivo y aceptarán, de por vida, los votos de castidad, pobreza y obediencia. La Orden Franciscana no superaba hace unos meses los cinco novicios. Los agustinos se reforzaron también con cinco el último curso, solo dos españoles. Los dominicos hicieron la gesta de dar hábitos a seis jóvenes en 2016, cuatro de ellos latinoamericanos. Es decir, un puñado de jóvenes para tomar el testigo de cientos de frailes cuya edad media supera los 70 años. Los números hace muchos años que no salen.

    «Todas las órdenes estamos en el mismo saco. El nuevo ritmo de vida nos ha sobrepasado», reconoce el prior de los jesuitas en Palencia

    «Todas las órdenes estamos en el mismo saco, conozco a varios agustinos viviendo en pisos de ancianos, por ejemplo. El nuevo ritmo de vida nos ha sobrepasado. Antes la familia era de un modo, pero ahora lo religioso está en segundo plano. Quien conserva las parroquias e iglesias son solo las generaciones mayores. Nosotros no tenemos relevo, pero las diócesis no están mucho mejor», prosigue García, quien a sus 74 años es el segundo más joven de su ya extinta comunidad. En adelante, seguirá su labor en Burgos. Tres compañeros se mudarán a la comunidad de Villagarcía de Campos (Palencia) y otro a La Coruña.

    Emilio Vega y Albino García en el exterior de la iglesia de San Francisco de Palencia. (D.B.)

    Laicos al rescate
    Las órdenes religiosas reconocen la situación de emergencia. Saben que en breve será una rareza ver religiosos con sotana en España, ya sea dando clases en escuelas e institutos, ayudando a pobres y migrantes o dando consuelo espiritual a quien lo necesite. Por eso, desde hace años se apoyan en personal laico para sostener sus actividades, en especial la docencia. Así se aseguran cierta continuidad en el tiempo de sus escuelas, sus asociaciones benéficas y ONG. La visión espiritual de la orden, sin embargo, corre el riesgo de diluirse hasta perder su esencia. Ese, más que el envejecimiento, es el gran miedo de todas ellas.

    «No somos importantes. Desde luego, no con el peso de otras épocas o de otra sociedad. Y en ese sentido no lo digo con pena ni con nostalgia. Seguimos teniendo un peso grande en el mundo de la educación. También creo que es muy significativo el compromiso social, por ejemplo con los temas de migraciones, la denuncia de los CIE (ahora mismo se está presentando en distintas ciudades el informe anual sobre dichos centros, tras presentarse el pasado 7 de junio en el Senado). No debemos pensar en revertir la situación a un estado anterior, sino en encontrar el camino hacia un futuro donde podamos seguir teniendo una misión, un lugar y una palabra que decir», indica José María Rodríguez Olaizola, portavoz de la Compañía de Jesús en España.

    Toma de hábito de seis dominicos en Sevilla en 2016. (Dominicos)

    «En el lado de los sacerdotes diocesanos [las parroquias] no hay una debacle tan absoluta porque aún hay vocaciones ligeras. En 30 años quedarán solo la mitad, eso es grave pero replanteable. Pero lo de las órdenes religiosas es terrible porque necesitan tener gente. La Iglesia puede tener un sacerdote para una docena de pueblos, pero una orden es más compleja, requiere de muchas personas para formar una comunidad, convivir y llevar a cabo su misión. Hay órdenes que ya son conscientes de que van a desaparecer», explica José Ramón Navarro, periodista experto en formación religiosa. «El 80% de los conventos de religiosos estaban en España, siempre fue un gran vivero. Ahora hablamos de que quizá se cierra un convento a la semana», señala.

    Hay órdenes que ya son conscientes de que van a desaparecer

    Cuesta imaginar a un adolescente actual dispuesto a pasar el resto de su vida rigiéndose por los valores de los frailes mendicantes de hace cinco siglos. Incluso de hace cincuenta años. «Antes en una familia de seis hijos ya se sabía que uno iba para fraile, no hacía falta que nadie viniera a explicarte por qué. Pero hoy, si un hijo único dice que quiere ser religioso le ponen una zancadilla. Antes ibas por las escuelas y salían novicios de 30 en 30. Ahora en las escuelas no es que no haya niños con vocación, es que ni siquiera hay religiosos. Todos son profesores laicos, aunque muy bien preparados. Ahora los niños y padres de familia no han visto una sotana y un fajín en su vida. Es muy duro», explica el prior jesuita de Palencia.

    La docencia es el gran pilar en el que se sustentan las órdenes más importantes. (Ciudad Ciencia)

    Navarro incide en este cambio social: «La situación económica en la España de posguerra favorecía que una familia de agricultores mandara a uno de sus hijos a una orden para darle una educación y que se desarrollase como persona. De ahí el gran incremento de todas las órdenes en los años 50 y 60, vocaciones todas procedentes de entornos rurales. Esos niños son precisamente los que hoy aguantan las órdenes en edad de jubilación. España ya no sufre esa necesidad económica y la sociedad ha evolucionado mucho. Hoy nadie quiere comprometerse de por vida con nada, y menos para entrar en un monasterio, vivir célibe y ser pobre», resume.

    Las ordenes progresistas, han tenido un paradójico problema sumado, efecto de su visión progresista y aprecio a los problemas sociales: si hoy un joven tiene la vocación de ayudar a los más necesitados, migrantes, refugiados y marginados en todo el planeta, tiene muchas ONG a las que dar su trabajo altruista, SIN dar el voto perpetuo a las fuertes restricciones personales y sentimentales que exige la Militancia en un orden o congregación: pobreza, castidad, obediencia. Estas restricciones se daban para un fin superior, Jesús, hoy abandonado por Marx y el neomarxismo de la liberación.

    Se acerca el gran combate del Anticristo, y mueren primero sus hijos… ellos se invisibilizaron primero haciendo que nadie viera una sotana, hábito o fajín, primera evangelización por la vista, y son los primeros enmudecedores de la Palabra, pues se dedicaron a la denuncia política y social… Ahora, su Padre espiritual los desprecia y los lanza sin piedad a la irrelevancia, el olvido y la muerte…

    Fray Nelson:

    – Con votos o sin votos, el corazón humano puede estar sometido al poder de las semillas de la herejía, a saber, entre otras: la soberbia, la ignorancia, el engaño y la vanidad. Por supuesto, uno espera que una persona consagrada, y mucho más si se trata de un presbítero, haya tenido un proceso de formación en la virtud y en la doctrina, y esto debería bastar para impedir que creciera el veneno, pero, de nuevo: las raíces de una doctrina dañada son finalmente de tipo espiritual, y conectan sobre todo con la fascinación del pecado, a través de una falsa pero deslumbrante sensación de libertad, de novedad o de nuevo vigor.

    – nos falta a veces creer que la Palabra, la proclamación integral del Evangelio, tiene tanto lugar, tanta fuerza y tanto esplendor hoy como siempre.

    – Otros males que sufrimos son sencillamente parte de la carga que experimenta la Iglesia entera. Creo que no hay enfermedad grande o grave que tenga la Iglesia que no nos haya visitado. Secularismo a ultranza, tradicionalismo integrista, liberacionismo comunistoide, coqueteos a la Nueva Era… eso y más se ha visto entre nosotros, en mayor o menor proporción. Hay también señales, a veces muy visibles, de las lacras de siempre, las que acompañan todo caminar espiritual: incoherencias, fatiga, acedia, divisiones.

    1. Muy bueno tu comentario. Me ha gustado leer las diversas opiniones de diversos religiosos.

      Yo enfocaria la crisis desde 3. Puntos.

      1. Las iglesias se reducen a ser lugares donde los catòlicos van un dìa por semana 30 minutos para asistir a misa y despuès al terminar esta cada uno se va a su casa sin màs.

      A esto se reduce nuestra fe; a 30 minutos semanales. Ni hay sentido de comunidad, ni formaciòn, ni encuentro con Dios a travès de retiros, exposiciones del Santìsimo etcètera. Me sorprende que no se halla llegado a esta situaciòn antes.

      2. Las iniciativas por parte de los monasterios brillan por su ausencia. Salvo alguna congregaciòn contada no veo que hagan ni ofrezcan nada. Ya sea un fin de semana para conocer como es la vida religiosa, campo de trabajo en verano, curso de discernimiento vocacional…

      Si no se siembra nada, nada se cosechara.

      3. Las diòcesis màs de lo mismo llega verano y no veo que tengan ninguna iniciativa para fomentar las vocaciones.

      En mi diòcesis la pàgina de pastoral universitaria, la ultima vez que publico algo fue en el año 2016 y la de pastoral juvenil lo ùltimo un encuentro de monaguillos para niños en Enero. Luego ha publicado cosas felicitando la pascua de resurrecciòn y de un proyecto que se llama adorar que se hace los jueves en una parroquia. La pàgina web que tenìan directamente la han borrado porque no puedo entrar.

      No entiendo la pasividad del obispo ante semejante situaciòn.

  5. Como ya a nadie le leen ni le explican las Escrituras ni la Historia de la Iglesia, todos se quedarán sin saber que este terrorífico «fracaso existencial» –en la precisa expresión de don Paco Pepe– fue claramente avisado por Jesucristo y que contra él luchó denodadamente el propio fundador español de la Orden de Predicadores.

  6. Guillermo P. F.:
    El clero secular efectivamente se encuentra en una crisis semejante a la de las órdenes religiosas ¿y?, no sé que quiere decir. En cuanto a los contemplativos, su silencio es atronador y su evangelización profunda, solamente con estar.

  7. Del clero secular no suele ofrecernos datos por aquí, D. Paco Pepe, sabiendo que las cifras no son menos comparables y alarmantes. Eso, el alarmismo, es el que veo yo un tanto desproporcionado entre la publicación de un caso y del otro.
    Parece una obsesión, como si las órdenes tuviesen la culpa del zafarrancho, cuando precisamente las contemplativas son las que nunca han hecho prácticamente nada por evangelizar a nadie.

    1. Europa fue evangelizada por los benedictinos. Cuando los monjes de Cluny introdujeron el rito romano en España, las principales diócesis las ocuparon monjes franceses.

    2. ¿No tienen las Órdenes culpa del zafarrancho?…Yo he querido contactar con los Dominicos por tema vocacional y aún estoy esperando respuesta, ya hace un tiempo de ésto, no me quiero ni imaginar ahora, luego extraña que haya vocaciones?…como va a haber si no te contestan a un correo?

    3. Al leer el tìtular por un momento creì que habìan aumentado las vocaciones. Para alegrìa. Pero me dado cuenta que fue una sola esperanza. De todos modos, estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Guillermo PF y de que no se hable del clero secular.

  8. Estudié en el colegio de San Vicente Ferrer de Valencia, de los Dominicos, entre los 4 y los 11 años. Ellos me proporcionaron la primera catequesis, y en la basílica anexa al colegio recibí la primera comunión y la confirmación. Desde 1957 que salí del colegio, siempre me quedó y queda gran cariño y gratitud hacia la Orden, por su (entonces) solidez doctrinal, por su amor al estudio y a la verdad, y por su indudable carisma para la predicación. Después vino el cataclismo postconciliar, los dislates doctrinales, disciplinares, litúrgicos… Hasta llegar al estado actual. Corruptio optimi, pésima. Dios quiera que ellos (y yo) nos convirtamos. Para Dios todo es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *