PUBLICIDAD

Los benedictinos dejan Estíbaliz

|

Parte de la pequeña comunidad, con el hábito benedictino, camina renqueante frente a la escalinata que da acceso al monasterio./Fotos: Igor Aizpuru

El 17 de enero anunciábamos que su permanencia, tres ancianos, era insostenible, seis días después ya sabemos la fecha de su marcha: 12 de septiembre de 2022

https://diocesisvitoria.org/nota-benedictinos-santuario-estibaliz/

Un ejemplo más del derrumbe total de la vida religiosa en España.

Hace poco, los mismos, abandonaron también Valvanera y la llegada de los monjes del Pueyo ha resucitado aquel lugar. Esperemos que la Santísima Virgen quiera lo mismo para Estíbaliz.

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “Los benedictinos dejan Estíbaliz
  1. Si eres sacerdote, podrías servir en una diócesis. Yo sólo te digo que fui postulante carmelita descalzo y me hicieron la vida imposible. De hecho, entré a un seminario y el informe, que me dijeron que sería una cosa y fue otra, fue aterrador. Son unos desgraciados.

  2. Casi todas las órdenes religiosas en España están gastando todos sus bienes en el cuidado de sus enfermos y ancianos. Se están muriendo, literalmente, porque no son capaces de atraer a los jóvenes. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas. Pero en 20 años, 30 a lo sumo, podrían convertirse en un vestigio de la historia, víctimas de un país que vivió abrazado al catolicismo y en cuestión de unas décadas se ha secularizado casi por completo.

    1. Soy religioso y puedo asegurarle que en diez años, si Dios no lo remedia, en España casi no quedarán religiosos. De hecho formo parte de una Orden que se ha ido en caída libre a todos los «topos» de moda, y así nos va. Sólo le pido a Dios que me ayude a irme a algún sitio donde se pueda servir a Dios.

  3. A Estíbaliz fue desterrado el último prior benedictino de Valvanera y de allí salió para morir a la vez que moría su vieja abadía. Hay órdenes religiosas que nada pierde nadie si desaparecen, pero otras, en cambio han sido las madres que han parido la cultura en la que respiramos. Una de ellas, y no la menos importante es la orden de «los frailes negros», la orden de S. Benito. La que nos enseñó la regla sabia del ora et labora.
    Algo estamos haciendo muy mal si nosotros mismos nos estamos segando nuestras propias raíces.
    Por cierto, Monserrat es exactamente la antítesis de lo benedictino. Lo benedictino es universal por definición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.