Los agustinos se van de Valencia de Don Juan

Comentarios
16 comentarios en “Los agustinos se van de Valencia de Don Juan
  1. La humildad y la búsqueda de Dios

    Fray Cornelius Avaritt OP
    31 de Agosto de 2020

    Piensa en la época en que eras un niño pequeño y en lo que te hacía feliz. Independientemente de lo que pensemos sobre la realización de la vida humana, es muy probable que ahora no veamos las cosas de modo igual.
    A medida que aprendemos más sobre el mundo y sobre nosotros mismos, lo que buscamos cambia.
    La búsqueda de una vida en plenitud puede volverse interminable, a menos que descubramos la verdadera plenitud de nuestra vida.
    Como cristianos fieles sabemos que este objetivo sólo se verifica en Dios. Sin embargo, la búsqueda de Dios es difícil.
    Nuestra naturaleza caída a menudo nos impulsa a la búsqueda de la realización en concreciones que no conducen a Dios.
    La búsqueda de Dios tiene que centrarse en lograr la unión con Él, una unión que sea amistad íntima. Emprender este camino de amistad con Cristo requiere la gracia de la humildad.

    En su libro Dificultades en la oración mental, Dom Eugene Boylan OCSO, Abad de la Trapa de Mount St Joseph, en Roscrea -Irlanda- , fallecido en 1964, tras un accidente de automóvil, afirma que los actos de humildad que sustentan la vida de oración, nos dan la certeza moral de que, incluso cuando la oración es árida o distraída, sigue siendo fructífera.
    Nuestros humildes esfuerzos en la oración pueden parecer infructuosos, pero agradan a Dios en la medida en que vemos y experimentamos claramente los frutos de la misma.
    El reconocimiento de nuestra fragilidad y la confianza en la misericordia de Dios son importantes para vivir una vida de humildad.
    La vida de oración saca a la luz nuestra necesidad de la humildad al ver nuestros fallos. Una vez que reconocemos la necesidad de la humildad, revelada a través de la oración y la gracia, avanzamos en el logro de la plenitud: La plenitud de la intimidad con Dios.

    Esta vocación universal a la vida humilde en la búsqueda de Dios, edifica la Iglesia al orientar cada elección que hacemos al amor a Dios y al prójimo.
    Un creyente que se cimenta en la humildad no puede actuar de ninguna otra manera. Aún así, esta gracia de la humildad es un don del mismo Dios, Que siendo omnisciente, nos conoce a la perfección y sabe de qué gracias precisamos para mover nuestro corazón a la conversión en orden a conocerlo y amarlo más.

    El conocimiento y el amor de Dios aumenta nuestra unión con Él. La participación en esta gracia está dirigida por Dios para que nuestra voluntad se mueva a desearlo.
    Este movimiento de la voluntad por parte de Dios nos recuerda cuán grande es nuestra necesidad de Su misericordia.
    La gracia de la humildad elimina tanto los obstáculos del orgullo que pueden inhibir Su misericordia como la tentación de creer que podemos lograr la unión con Dios por nuestra cuenta.
    De hecho, si se quebranta esta unión a través del pecado, sólo Dios puede restaurarla a través de la gracia del sacramento de la confesión.

    Esta unión con Dios es también una transformación de nuestro corazón en Su Corazón.
    Por el desorden introducido por el pecado, nuestro corazón es vulnerable y expuesto, pero a la vez se encuentra dispuesto para ser saciado por el amor y la misericordia de Dios.
    Un corazón transformado en el Corazón de Cristo muestra este amor a los demás, para que vean y deseen esa misma unión.

    Darnos cuenta de la necesidad de la gracia de la humildad para ser verdaderamente felices, es un primer paso hacia la unión con Dios.
    A medida que nos unamos más y más a Él, seremos más perfectos, como Él es perfecto, y ésta será nuestra verdadera plenitud.

  2. El lunes se despide la pequeña comunidad de Hijas de María Madre de la Iglesia que atiende, desde hace años, la Catedral de Santander.
    Me gustaría saber si se ha buscado alguna congregación que las sustituya, se que es difícil, pero seguro que hay algunas (y no muy lejos de Santander) que estarían dispuestas a venir pero quizás no son del agrado del Obispo titular y del «obispo auxiliar».
    Pobre Catedral que queda en manos de unas «pías y devotas señoras».
    Por cierto, ya que no se como enviarle la información directamente al Sr. Fdez. de la Cigoña, convenía hablar de un nombramiento de los últimos realizados por el Obispo que marca el camino final del Seminario de Corbán y un nuevo cargo para un trepa.

    1. Bergoglio no es Francisco I al igual que San Pedro no es Pedro I, lo serán cuando llegue Francisco II y Pedro II. Juan Pablo I fue la excepción, pues cuendo los Cardenales le dijeron que no podía posponer el numeral ordinal a su nombre dijo: Dejémoslo así, pues el segundo vendrá muy pronto.

  3. En La Vid (Burgos) han convertido la antigua hospedería monástica en un hotel de lujo. En Valencia de Don Juan (qué buenos recuerdos tengo de dicha localidad y sus gentes), ni el hotel van a mantener: «las instalaciones de los Agustinos en la actualidad acogen una hospedería «que tristemente se cerrará, dejando sin trabajo de forma directa a varias familias coyantinas, afectando también directamente al número de plazas hoteleras en esta ciudad y, en general, al sector servicios por el personal que atraía, vacaciones, cursos, simposium…».»

    —o0o—

    Mientras, la farsa del actual pontífice continúa: «Papa Francisco: ¡los conventos vacíos no son para hacer hoteles y ganar dinero!»

    “Lo digo de corazón”, dijo el Papa a los religiosos, invitando a leer “seriamente y con responsabilidad este signo de los tiempos”. “Queridísimos religiosos y religiosas, los conventos vacíos no sirven a la Iglesia para transformarlos en hoteles y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo que son los refugiados”.

    Esta es la autoridad moral que sobre su iglesia -que no es la Iglesia de Cristo- tiene Francisco I. Sus recomendaciones, charla que te chrlarás, deberían de ser órdenes para sus fieles. Empero, está claro que hasta sus propios secuaces las cumplen con caso omiso.

    ¡Y que quede claro que ese desbarre fue pronunciado el 13 de septiembre de 2013! ¿Cuántos conventos que se han quedado vacíos desde entonces (empezando por el de los arrupitas de Bilbao, con pelotazo incluido de 5 millones) se han dedicado al fin que pregonaba a los cuatro vientos el argentino?

    https://es.aleteia.org/2013/09/10/papa-francisco-los-conventos-vacios-no-son-para-hacer-hoteles-y-ganar-dinero/

    1. Primero: Su Argentinidad no es dueño de ningún convento, ni lleno ni vacío.Segundo: los inmigrantes, si vienen a trabajar y a cotizar, no necesitan conventos para vivir.Tercero: casi todos los conventos son obras de arte con categoría oficial; no se pueden convertir así como así en casas de vecinos.Cuarto: el mejor destino de un convento vacío es su conversión en museo u hotel, respetando su arquitectura.Quinto: la Iglesia no debe ser pobre sino rica; cuanto más rica, mejor, para poder ayudar a los necesitados.Sexto: la primera misión de la Iglesia es evangelizar; las otras son adyacentes.Séptimo: no se ofenda con mi comentario porque estoy de acuerdo con casi todo lo que dice.

      1. Juan Manuel Ramilo:

        En absoluto me siento ofendido. Yo también estoy de acuerdo con sus apreciaciones. Totalmente. Empero, no quiero dejar de recordar uno de los más sonados desbarres del argentino, apenas unos meses después de llegar al Vaticano y, cómo sus más fieles seguidores cumplen lo que su admirado y adorado guía, haciéndole caso omiso. Da que pensar.

        Reciba un saludo cordial.

  4. Jorge Bergoglio mientras está preparando una encíclica globalista culpabilizándonos del Covid 19 a los católicos que no adoramos la pachamama.

  5. Y lo que nos queda por ver. En los próximos cinco años esto va a ser el pan nuestro de cada día. ¿Porqué todo esto? Sin duda por la descristianización, pero sobre todo por qué las Órdenes religiosas, de manera estructural, han dejado de vivir a lo que estaban llamadas. Vivimos en una época de acedia de la vida religiosa, fruto de esos «vientos de renovación», que no han sido sino más que una borrasca y ventisca que se lo ha llevado todo por delante.

  6. Y que no vuelvan.Llevan demasiado tiempo haciendo lo que les sale del Nabucodonosor con la liturgia, el magisterio, los dogmas y el sursum corda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *