PUBLICIDAD

¿Lo de Ratisbona es una venganza contra Benedicto XVI?

|

El asunto es más viejo que el caldo y curiosamente vuelven a airearlo, cuando ya le había dado el aire por todos lados, tras la alabanza del gran Papa emérito al gran cardenal Meisner. Como no tiene el menor sentido resucitar ese cadáver y viviendo como vivimos en una atmósfera eclesial mefítica entiendo que haya quien piense que se trata de una venganza contra Benedicto XVI por sus gestos con Meisner y Sarah. Lo sea o no. Yo no estoy en condiciones ni de afirmarlo ni de negarlo. Pero posible, vaya si lo es.

https://infovaticana.com/2017/07/20/informe-ratisbona-una-venganza-benedicto-xvi-palabras-meisner/

Que fácil y que rastrero  intentar echar basura sobre dos ancianos y además en la seguridad de que no van a responder.

Pero recurrir a esas miserias puede resultar contraproducente porque si recurrimos a amigos, protegidos, paniaguados, impresentables no pocos,  aupados, promovidos, ensalzados, abrazados… aquí no se salva nadie. Levantar la veda en ese coto de caza puede ser peligrosísimo para bastantes. ¿Hay una mafia detrás de todo esto? Pues igual sí.

 

Comentarios
16 comentarios en “¿Lo de Ratisbona es una venganza contra Benedicto XVI?
  1. Papólatra: entre tu calumnia y la versión del cardenal Müller (que ha afirmado expresamente que la destitución no tiene nada que ver con el tema de los abusos sexuales, ni en Ratisbona ni en ningún sitio), me quedo con la versión del cardenal Müller.

  2. Con una intervista esclusiva al Corriere della Sera, ha parlato dello scandalo del Coro di voci bianche di Ratisbona, il Müller exonera al hermano de BXVI. Specolaroma nos informa. Cardinale Gerhard Müller. Ex Capo Prefetto della Congregazione per la dottrina della fede, da poco deposto non senza qualche grossa e aperta polemica con la scelta di Papa Francesco; è stato anche vescovo di Ratisbona dando il via al processo che ha portato alla luce l’incredibile rete di violenze e abusi su giovani e giovanissimi tra il 1945 e il 1992. Ai colleghi del Corriere racconta tutta la vergogna per una Chiesa che ha osato fare così tanto male e violenze a degli innocenti per di più bambini; «In questi anni ho sperimentato la vergogna, per quanto accaduto nella Chiesa», afferma senza timori il cardinale tedesco e profondo amico di Benedetto XVI. Le accuse lanciate dall’inchiesta condotta dall’avvocato (nominato dalla Santa Sede) Ulrich Weber hanno scoperchiato circa 547 violenze su bambini, di cui 67 anche sessuali: nel lungo rapporto vengono però citati anche Georg Ratzinger, fratello del Papa Emerito in quanto direttore del Coro del Duomo di Ratisbona dal 1964 e il 1994, e proprio Müller in quanto non avrebbero lottato e combattuto abbastanza un fenomeno così terribile, rimanendo in un “sistema di paura e silenzio” come attacca l’avvocato del Vaticano.

    CARDINAL GERHARD MULLER: IL CORO DI RATISBONA, GLI ABUSI E LA DIFESA DELLA VERITÀ
    LA REPLICA AL VATICANO
    Ma per il cardinale tedesco la replica è d’ordinanza e non ci sta a passare come un “debole stratega che intende difendere la Chiesa piuttosto che cercare i colpevoli”, come è stato accusato nel protocollo: «fui io ad avviare il processo di informazione. Incaricai un team di esperti perché investigassero su fatti che sono accaduti cinquant’anni prima del mio mandato come vescovo di Ratisbona», spiega Müller, sottolineando come abbia in questi anni difeso solo i Domspatzen di oggi, che nulla hanno a che vedere con questi crimini compiuti 50 anni fa. Proprio in quanto ex Capo della Congregazione per la Dottrina della Fede, Müller spiega come qualsiasi accusato ha goduto della presunzione di innocenza fino alla fine del processo, «ma allo stesso tempo non ho mai negato la voce a nessuna vittima.

    Tutto questo nonostante le pressioni subite, soprattutto mediatiche. Sono convinto che una giustizia imparziale ed equa sia il migliore aiuto e contributo della Santa Sede ai vescovi del mondo. Solo così potranno poi mostrare l’affetto materno della Chiesa e la riparazione, per quanto possibile, del danno materiale e spirituale subito dalle vittime», si difende il cardinale tedesco. Nell’intervista a Gian Guido Vecchi il prelato spinge poi forte sulla sua ricerca della verità, anche dentro uno scandalo raccapricciante come quelle perpetrato per anni nella chiesa tedesca di Ratisbona, tra silenzi, misteri e vittime non aiutate: «Ho sempre creduto che la misericordia nella Chiesa non è possibile senza una vera giustizia» e questa giustizia Müller la difende sopra ogni cosa, in una ricerca alla verità decisiva per affermare il vero amore di Cristo, non quello “deviato” che qualche rappresentante della Chiesa tedesca purtroppo ha dimostrato negli anni bui delle violenze nel Coro di Ratisbona.

    “GEORG RATZINGER? È INNOCENTE!”
    Mentre Müller spiega come la sua deposizione dalla Congregazione non sia arrivata per motivi legati a Ratisbona – ma per scontri con Bergoglio, come ha spiegato lo stesso cardinale in questa intervista – arriva a difendere l’altro grande accusato nell’inchiesta su Ratisbona. «Non ero a Ratisbona nel tempo in cui Georg Ratzinger fu maestro del coro, tra il 1964 e il 1994, ma sono convinto che lui non sapesse nulla. Ci fu il caso di un assistente che aveva abusato di parecchi ragazzi, nel 1972: contro di lui istruimmo nel 2010 un processo canonico, dopo averlo saputo».

    I numeri citati nell’inchiesta restano però inquietantemente veri, come conferma tristemente il cardinale Müller a fine intervista sul Corriere, ribadendo il vero centro da riguadagnare dopo tutta questa brutta storia. «Come uomo di Chiesa faccio mia la sofferenza delle vittime, delle loro famiglie e delle comunità. Parliamo di delicta graviora, i delitti più gravi. Perché la Chiesa non è una qualsiasi istituzione mondana ma il Corpo di Cristo, il Popolo di Dio».

  3. “el Papa sabía que este informe iba a salir y prefirió adelantarse a los acontecimientos, dándole al ex prefecto de la CDF una salida más digna que una destitución forzada por su cuestionable actuación en un caso grave de abusos“; una mentira colosal, ya que estos supuestos casos de abusos a menores ocurrieron varias décadas antes de que el cardenal muller fuese ordenado obispo y nombrado como el respectivo obispo de la diócesis de ratisbona. la destitución del cardenal muller como prefecto de la cdf, fue simplemente porque bergoglio no soportaba la firme defensa de la doctrina católica que hacia constantemente el cardenal muller.

  4. Dado que Meisner era obispo de Colonia, no veo qué relación pueda haber. Lo que sí creo posible es que nos hallemos ante la verdadera causa del relevo de Müller (que era obispo de Ratisbona cuando empezó a destaparse este caso): el Papa sabía que este informe iba a salir y prefirió adelantarse a los acontecimientos, dándole al ex prefecto de la CDF una salida más digna que una destitución forzada por su cuestionable actuación en un caso grave de abusos (dijo que sólo eran unos pocos pero parece ser que son más de un centenar).

  5. La Iglesia de Canadá sobre todo en Quebec es para hacérselo mirar. Los Obispos de la Región de Alberta se manifestaron contra la eutanasuia. Les contradijo el Vicario General de Quebec, diciendo que la Iglesia no tiene que «presionar» a nadie sobre ese tema.
    Como «recompensa» en menos de un mes,fue nombrado por el Papa actual, Obispo auxiliar de Quebec.

    1- Position ferme des évêques albertains: Le 14 septembre 2016, les évêques de l’Alberta (Canada) avaient rappelés que ceux qui auront recourir à l’euthanasie ne pourront pas recevoir les sacrements ni les funérailles religieuses (Voir).

    2- Le vicaire général du diocèse de Québec critique les évêques albertains: Le 29 septembre 2016, en entrevue avec le journal Le Soleil, »le vicaire général du diocèse de Québec, l’abbé Marc Pelchat, a indiqué qu’il ne s’agissait que d’un petit groupe d’évêques de l’Ouest canadien et que chaque évêque demeure toujours responsable de son orientation pastorale. (…) la position de ces six évêques de l’Ouest n’est pas celle de l’évêque de Québec. (…) «Nous n’exerçons pas de pression indue sur les personnes pour faire valoir notre point de vue. Tout est dans le cas par cas et nous voyons plutôt notre approche pastorale comme une approche de dialogue. C’est cela que nous voulons inculquer à nos prêtres», conclut l’abbé Pelchat.» (Voir)

    3- Le vicaire général est nommé évêque auxiliaire: Moins d’un mois plus tard, le 25 octobre 2016, l’abbé marc Pelchat était nommé évêque auxiliaire à l’archidiocèse de Québec ! (Voir).

  6. Repito lo que comente en el blog the Infovaticana.

    Tengo muchas amigas alemanas que son hijas de los que fueron ninos de la segunda guerra mundial…que lorque fueron los vencudos estos ninos padecieron hambre y carestia y se dedicaron a trabajar y ahorrar y fueron muy duros e insensibles con sus hijos…a veces no pudieron compartir su tiempo porque trabajaban mucho y no daban afecto a sus hijos.. a lo mejor les dieron algo material a cambio. Mis amigas sufrieron mucho.

    Os dejo de un blig aleman este interesante reporte de lis nietos de la segunda guerra…es la generacion del coro de Ratisbona.. por eso si es factible fabricar acusaciones injustas contra Muller y el hermano del Papa.

    Los psicólogos dicen que los llamados «nietos de la guerra» están agobiados por problemas directamente relacionados con las experiencias de sus padres durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

    MUNICH – Una guerra no termina cuando se firma un acuerdo de paz. Deja cicatrices y herencias, y los nacidos con el permanente legado de la Segunda Guerra Mundial tienen entre los 40 y los 55 años de edad. Se ven a sí mismos como los «nietos de la guerra,» llevan la carga de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y el legado del régimen Nacionalsocialista y del Holocausto.

    Es un peso psicológico que puede parecer fuera de lugar en la era de paz y abundancia en la cual fueron criados. Pese a ello, sin embargo, han sido tocados por la huida, el desplazamiento, las bombas y la violación profunda de la civilización que sus padres tuvieron que presenciar.

    Los miembros de esa generación de «nietos» intercambian sus ideas y experiencias en Internet, a través de foros y grupos de autoayuda. Esta comunidad virtual está creciendo constantemente, así como grupos de nietos que se reúnen regularmente en ciudades alemanas para compartir sus historias y experiencias personales.

    El término «nietos de la guerra» deriva del término usado para la generación de sus padres, los llamados «hijos de la guerra,» que lo sufrieron de primera mano durante su juventud. «Los ‘nietos de la guerra’ son los hijos de personas muy traumatizadas,» dice la autora Sabine Bode de ‘The Grandchildren of War: The Heirs of a Lost Generation…’ «Sus problemas, que están arraigados en las experiencias de guerra de sus padres, no desaparecen por sí mismos.»

    Bode entrevistó a miembros de la generación de posguerra y descubrió que muchos de ellos sufrían los mismos traumas, como enfermedades psicosomáticas, problemas de pareja, falta de confianza en sí mismos, un mayor temor al riesgo, inexplicable inquietud y depresión.

    La negación y el silencio

    Un patrón recurrente es el silencio generalizado. «La raíz del problema es el perdurable silencio en las familias», dice Bode. «La gente que fue testigo de la guerra cuando niños, le dirá que la guerra era normal en el momento, que no era tan malo. No son conscientes del hecho de que tuvieron que vivir cosas terribles».

    Es claro para los psicólogos que los niños se insensibilizan contra los horrores que presenciaron durante la guerra. Exteriormente parecen haber sobrevivido sin daños, pero las heridas son psicológicas y sociales. «Estos niños ‘de acero’ se convirtieron en adultos ‘de acero’ que no podrían entender o tomar en serio los problemas de sus propios hijos», explica Bode.

    La psicóloga social Angela Moré explica que el trauma de los padres «pasa a través del lenguaje corporal, que los niños aprenden muy temprano a desarrollar.» Muchos ‘nietos’ lamentan la falta de emoción mostrada por sus padres, lo  que Moré dice es el resultado de suprimir el dolor y la tristeza de la guerra, ya sea que se trate de actos abominables realizados por soldados alemanes o mujeres alemanas violadas por las tropas de ocupación.

    «Usted podría no haber llorado durante o después de la guerra porque estaba demasiado ocupado tratando simplemente de sobrevivir,» dice

    El psicoanalista Andreas Bachhofen dice que se encuentra a menudo con los mismos patrones en su práctica. «Una manera de lidiar con el trauma de la guerra es la creación de un mundo ideal», dice. «Los padres hacen cualquier cosa para cuidar a sus hijos, para darles una vida mejor que la que ellos tuvieron, y son los pilares en defensa de ese mundo ideal.»

    Surgen conflictos cuando sus hijos quieren huir de ese mundo ideal, por, digamos, aprender un oficio en lugar de trabajar en una oficina como los padres habían planeado. Es entonces cuando ese mundo se derrumba, llevan a la agresión tanto por parte los padres y del rencor por parte de los hijos.

    Esperanza vs realidad

    Entre los temas que los ‘nietos’ deben ocuparse están el conflicto interno entre lo que son a menudo sus sueños incumplidos y las expectativas que el mundo exterior pone sobre ellos. Bachhofen explica que el trauma que vivieron sus padres moldearon las relaciones dentro de la familia y por lo tanto también la identidad de sus hijos.

    El teólogo Joachim Süss, jefe de la Asociación de Nietos de la Guerra, ve a menudo inseguridad y descontento entre esa generación. La mayoría de las veces, se presenta como una especie de crisis de mediana edad en la que se sienten inconformes con sus puestos de trabajo o con sus relaciones. Es entonces cuando muchos de ellos comienzan a profundizar en la historia de sus padres como una forma de entenderse a sí mismos.

    «Aprendes que tus padres no pudieron impartir la fuerza necesaria en ti porque estaban traumatizados», dice Süss. «Te das cuenta que no todo es tu culpa, que hay cosas sobre las que tenías control». Llegar a comprenderlo puede ayudar a los ‘nietos’ a aliviar su trauma y reconciliarse con su pasado.

    Bode concuerda. «Tienes que aceptar tu propio pasado, cosas de las que no eres responsable, para entender el peso que has cargado durante toda tu vida,» dice ella.

    La investigación llevada a cabo hasta la fecha sobre el impacto de la guerra en los niños en general, que se ha consolidado bastante en los últimos años, se convertirá en algo aún más importante frente a los conflictos mundiales actuales, dice Moré. «Nos ayudará a brindar ayuda terapéutica a los niños que han huido de la guerra en Siria. Estos niños han sufrido cosas horribles y están en peligro de pasar ese trauma a sus hijos si no les ayudamos a enfrentar su pasado.

    Worldcrunch: A New Generation Of Germans Plagued By World War II Demons

    Categories: Biografías
    Tags: Alemania

    Fuente: Una nueva generación de alemanes vive agobiada por los demonios de la Segunda Guerra Mundial | Blog de Exordio 

  7. venganza, advertencia la misma porquería es, los progre-bergoglianos solo quieren ponerle a como de lugar una mordaza a benedicto xvi tal como hacen los regímenes totalitarios a sus opositores políticos. que miedo deben tener bergoglio y sus lacayos a un anciano de 90 años como benedicto xvi!

  8. No es una venganza, es una advertencia que no es lo mismo.
    Nadie ha acusado legalmente (aún) al hermano de Benedicto
    Eso sí, se deduce que: «o te callas, o hablamos nosotros». Y de Benedicto depende si le importa que los demás hablen o no. Si no tiene nada que ocultar no debería importarle.
    En cuanto a la «mafia de Sanit Gall, nunca fue tan fácil Sr. Canali: Si han cometido algún delito denúncielos. Si no diga lo que quiera que ahí seguirán.
    El problema de ratisbona es que sí hubo delito y ya han acordado indemnizar. No tiene defensa posible

  9. A Bergoglio las intervenciones benedictas le sientan como una patada en el culo y no me extraña pues la carga de artillería que contienen no se les escapa a los bergoglianos. Yo, a estas alturas de la película, creo cada vez menos en las coincidencias. Con Bergoglio y sus antecedentes penosos sólo cabe la máxima piensa mal y te quedarás corto, cortísimo. Ahhh y que aflore toda la verdad, pero no sólo de Ratisbona, también y muy especialmente de la mafia de san gallen y de la fiestecita gay y con drogas delante de las narices francisquitas, con un olfato demasiado selectivo.

  10. Que el Señor conserve y proteja a Nuestro Santo Padre Benedicto. Y sí va siendo de apremiante urgencia que se aclare de una vez el tema de la mafia de Saint Gall, se extraigan las consecuencias y se pase a la acción.

  11. Según Andrea Tornielli, «da risa (e indica el nivel al que se ha llegado con la instrumentalización) la patética intención de los que han subrayado la «coincidencia» temporal entre el mensaje de Benedicto XVI para el funeral de su amigo Meisner y la publicación de los resultados de la investigación sobre los abusos en Regensburg. Según el típico estilo «complotista» estos dos hechos tienen relación, aunque nadie haya dado a conocer ningún indicio real de que exista algún nexo. Dan a entender que el segundo evento está relacionado con el primero, como si se pudiera tratar de una «contraofensiva» de carácter «bergogliano» en contra de los resistentes «ratzingerianos»».

    http://www.lastampa.it/2017/07/19/vaticaninsider/es/vaticano/de-joseph-a-georg-instrumentalizaciones-sobre-los-hermanos-ratzinger-zTfwpmKjGgkA9UAl5ShdXP/pagina.html

  12. En parte de acuerdo con el Sr. Hermenegildo. Ahora bien, una vez hecho público el informe, que -no se olvide- se refiere a unos hechos ya conocidos y ya aireados con gran escándalo y rasgamiento general de vestiduras en 2010, la prensa puede dejarlo pasar sin pena ni gloria, mencionándolo en un breve artículo de páginas interiores, o puede por el contrario magnificarlo hasta el extremo, hacerlo pasar por novedoso, sacarlo en portada con foto del Papa emérito a color (cosa que ha hecho El País, sin ir más lejos), etc. Es esta reacción de la actual «prensa amiga» del Vaticano la que no tiene nada de inocente. Creo que, cuando los mamporreros bergoglianos entran en acción, es legítimo preguntarse si no habrá sido por indicación de alguien.

  13. No creo que se trate de una venganza, ya que ha sido la propia Diócesis de Ratisbona la que ha hecho público el informe. El actual Obispo, Voderholzer, fue nombrado por Benedicto XVI después de hacer a Müller Prefecto de la CDF. Creo que se trata de un hombre de Müller y no está por tanto contra el Papa emérito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.