Lo que va de Müller a Omella

|

Cardenal Müller: «Los verdaderos obispos católicos no se someten a la opinión pública»

Es la distancia de un gigante a un pigmeo. Pura evidencia.

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=41775

<

Se comprende que el pigmeo sea el hombre de Francisco y el gigante un cruz para Francisco.

Comentarios
6 comentarios en “Lo que va de Müller a Omella
  1. Le llama PRUDENCIA, virtud cardinal, a callar cuando se debe hablar ALTO Y CLARO, o a opinar «políticamente correcto y a decir majadería repetidas por BERGOGLIO y siempre, cuando no se quiere asumir responsabilidad alguna decir poco menos que se ha enterado por la prensa (como gustaba decir el cínico y corrupto mitómano Felipito González)? Le aconsejo que lea el CATECISMO IGLESIA CATÓLICA sobre esa gran virtud tan manoseada

  2. Bueno, Müller, que yo sepa, actualmente no tiene ninguna responsabilidad pastoral. Hablar es gratis. Omella es un pastor y ahí la prudencia es la virtud indispensable. El papel lo aguanta todo, la realidad de tratar con el factor humano, en la confesión, en la dirección espiritual, en el día a día del gobierno de una di´ócesis,… No me puedo ni imaginar la fuerza sobrehumana para mantener el tipo y la sonrisa a pesar de todo. Es muy español, el famoso complejo de inferioridad, denigrar lo nuestro y admirarnos de todo lo extranjero. Hay que rezar y mortificarse por nuestros pastores, empezando por el Santo Padre hasta el último humilde párroco. Son hombres como nosotros y necesitan nuestra ayuda, nuestra comprensión, nuestro cariño. No sólo es injusta la calumnia, la difamación también lo es. Si encima hablamos a la ligera de nuestros padres espirituales, todavía más grave.

    1. Le llama PRUDENCIA, virtud cardinal, a callar cuando se debe hablar ALTO Y CLARO, o a opinar «políticamente correcto y a decir majadería repetidas por BERGOGLIO y siempre, cuando no se quiere asumir responsabilidad alguna decir poco menos que se ha enterado por la prensa (como gustaba decir el cínico y corrupto mitómano Felipito González)? Le aconsejo que lea el CATECISMO IGLESIA CATÓLICA sobre esa gran virtud tan manoseada

  3. «Los verdaderos obispos católicos no se someten a la opinión pública, sino que dan testimonio de la ‘sana enseñanza’ del Evangelio de Cristo, fortalecida por el poder del Espíritu Santo».
    Magnificas y oportunisimas las declaraciones del cardenal Müller.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *