PUBLICIDAD

Lo que Francisco hace continuamente: quejarse y culpar a los demás

Comentarios
15 comentarios en “Lo que Francisco hace continuamente: quejarse y culpar a los demás
  1. Monseñor de la Enésima Queja:
    Blandurron.Torquemada.Boludo.
    Muñidor de la ley del embudo;
    que a los otros lo estrecho les deja.
    Sainetero de dichos de vieja,
    que ni sabe ni quiere estar mudo.
    Torticero.Atorrante.Leyudo…,
    si es la ley la que él dicta y coteja.
    La que pare seguido,coneja.
    El que reza el Rosario,cuentudo.
    El que va contra al mundo,tozudo;
    que resiste y doblar no se deja.
    Monseñor de la Enesima Queja,
    Tontiloco.Tirano.Pampudo.
    ¿Cómo a Roma llegar así pudo,
    si debió vivir siempre tras reja?…

  2. Ahora la ha emprendido tácitamente con los médicos, como queriendo ver (al menos de boquilla) enfermeros al mando en consultas y quirófanos. La verdad es que ni Podemos le aguanta el paso, qué gran revolucionario en los bellos salones y logias apostólicas…

  3. Bergoglio es peronista! y peor aun amigo de los Kirchner, asi que eso de culpar a los demás es solo un habito propio de ellos. Jamás se hacen cargo de nada…

  4. Una vez mas queda claro que en Bergoglio todo es apariencia, mentira, embuste, trile trola y falsedad. Continuamente acusa a otros por la paja en su ojo y desprecia la viga en el suyo propio.
    La misericordia de bergoglio es inmisericorde. El es amigo de dictadores y genocidas. Afirma que se puede comulgar en pecado y que los mandamientos de Dios no son absolutos.
    Lleva años sin contestar los Dubia y otras cuestiones y luego resulta que poco mas o menos el hereje soy yo por llamarle el Trolas porteño o el Trilero patagonico.
    Hasta Bergoglio el papa de Sroedinger los pontífices echaban bulas, este echa bulos y se queda tan pancho.
    No se puede respetar el cargo de quien es el primero en despreciarlo destrozando la Moral de la Iglesia y el mensaje evangélico.
    En realidad si todos cada vez que le viesemos le abuchearamos o le gritasemos que el el Trolas de la Pampa, igual reflexionaba un poco. Al menos se daría cuenta de que trata con un rebaño de ovejas, no de borregos. El problema es que hay mucho borrego y el lo sabe.

  5. Algunos se están tomando en consideración académica los actos, comportamientos y pronunciamientos de Francisco. Vista la seriedad del tema –¿se aparta Francisco de la doctrina de la Iglesia?– los análisis se hacen cada vez más sutiles y profundos. De entrada, se señala su habilidad para dar a entender una cosa y la contraria. Algo que contradice el magisterio recibido, seguidor del evangélico que vuestra palabra sea sí, sí o non, no. En segundo lugar, los textos rotundamente contrarios a la Tradición recibida. El más reciente, el de la negación de los absolutos morales. Francisco acaba de declarar que los Mandamientos, la ley natural, no enseña ningún absoluto moral. Esa doctrina es literalmente contraria a lo enseñado en la Veritatis Splendor. Un texto conspicuo en teología sacramental, donde Francisco se pone por montera el magisterio es la comunión de los divorciados reajuntados. Lo que antaño era considerado pecado mortal, y sigue siéndolo, resulta irrelevante para la comunión, una de cuyas condiciones es recibirla en gracia.

    Cada vez aumenta el número de teólogos que hacen caso omiso a los fuegos de artificio de Francisco en sus diatribas contra los fieles, como las aquí recogidas por Paco Pepe, y de la sobreactuada atención prestada a asuntos marginales al magisterio, como el cambio climático, para centrarse en el análisis de un pontificado que ha puesto en tanto peligro la doctrina dogmática y moral recibida.

  6. El santo padre comentó el evangelio de ayer.
    Creo que estaría bien leer y escuchar su voz. Y me sorprende que en este medio nadie ha dicho que el Papa pidió ayer oración y ayuno por Afganistán; por el mundo.

  7. Soy sacerdote. Lo que hace el papa Francisco es recordarnos el Evangelio y la ascética cristiana de siempre. Si se refiriese a personas concretas, obraría mal, pero si lo hace para aconsejarnos, no entiendo cómo se le puede juzgar así. Advierte, con mucha sensatez, de los peligros de los juicios, críticas y quejas que tanto dañan la vida comunitaria y eclesial. Mi apoyo al papa Francisco, que Dios le bendiga en estos tiempos tan difíciles.

    1. Tú no eres más tonto porque no te entrenas, chaval.
      Si a mí, hijo de familia numerosa,me suelta ese tío a la cara lo de las conejas,le doy dos leche que le pongo en órbita.Y que ni la que dicen que metió Napoleón a Pío VI…
      ¿Sabrá ese mequetrefe lo que supone un embarazo,un parto,un sacar adelante a un hijo…,y todo ello multiplicado por 8, o 10,o 12?.

  8. Es el estilo de cuantos hoy mangonean la Iglesia, con la aquiescencia de unos fieles que han arrumbado el nervio de la fe. A mayor o menor escala. Digan si, por ejemplo, Agrelo no hace exactamente lo mismo en los medios: quejarse, lloriquear, despreciar y culpar de todo a los demás.

  9. Síntoma patognomonico de todo inmaduro:La culpa es siempre de los demás. Por decirlo con el impío Sartre:El infierno son los otros.

    1. Don Cilindrin,Cilindron,
      de la americana Pampa,
      es la vivisima estampa
      del cacique dictador.
      Él es lo más.Un «regalo»
      para aquel al que le atiza.
      «Regalo» que se eterniza,
      por ser peor,más que malo.
      ¿Si algo va mal?Son los otros
      que,indignos,no dan la talla.
      Puesto que en él nunca halla
      mal alguno:»Sois vosotros».
      Y así el cacique se mira
      ornado con tal «bondad»,
      que tiene la fatuidad
      de andar tocando la lira.
      Cual Nerón.Mie tras que Roma
      -en fuego,por el mandado-
      mostraba todo quemado:
      De una loma hasta otra loma…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *