PUBLICIDAD

Lo del salesiano de Bilbao

|

Esto, como el cierre de conventos y casas religiosas, es un sin parar y un sin vivir. Los abusos a niños da la impresión de que eran abundantes, conocidos y silenciados en una actitud verdaderamente repugnante.

El Concilio Vaticano II es hoy un acontecimiento absolutamente muerto del que ya nadie habla. Ni de sus textos ni de su espíritu. Como nunca me produjo especial ilusión. aunque tampoco le negué nunca su condición de Concilio Ecuménico de la Iglesia, me trae sin cuidado su olvido actual. Aunque desde sus momentos iniciales fui consciente de que aquella primavera tan cacareada iba a ser más bien un crudísimo invierno y así lo manifesté repetidísimas veces. Pues me quedé corto.

Una asquerosa relajación moral en la que no se salva nadie y en la que órdenes y congregaciones competían en asquerosidades y lo que es peor parece que sin la menor intención de cortarlas, la fuga masiva de curas y monjas que hoy han convertido la mayoría, casi la totalidad, de los institutos religiosos den unos geriátricos en vísperas de cierre, la absoluta inexistencia de vocaciones que hace imposible la supervivencia de lo que hasta el Concilio rebosaban vida y juventud y hoy no son más que un grupo cada vez más reducido de octogenarios y nonagenarios, en los que la parca hace estragos anuales. En una de ellas entraron un par de novicios mientras que se morían más de sesenta  y media docena abandonaron. Con una media de edad cercana a los 80 años en España ya me dirán lo que va a quedar dentro de diez años. Y todavía son de los privilegiados.

Raro es el día en el que no se anuncia la desaparición de una comunidad religiosa en alguna localidad española. Se van todos y todas. Y por no hablar del desmadre total en el que unos dicen blanco, otros negro y la mayoría silencio total.

Hoy son los salesianos los que están en los medios, ayer, mañana, jesuitas, agustinos, maristas, Opus Dei, benedictinos, peruanos del Sodalicio, Legionarios, seculares, franciscanos… Es que no se salva nadie.

Pues eso le ha estallado a Francisco en las narices. Claro que no es responsable de rodo lo ocurrido. Pero lo es sin duda de resolverlo hoy. Porque para eso es hoy el Papa. No puedo pedirle que en pocos días limpie la Iglesia, hoy tan sucia, pero ya con sus seis años de pontificado a punto de iniciarse algo debería hacer. Y no aumentar la confusión sin arreglar nada. ¿O es que ha arreglado algo?

Hoy son los salesianos los denunciados, ojalá fueran sólo ellos porque desgraciadamente son muchos más. Si Juan Bosco, Francisco, Ignacio, Champagnat, Barat, Lestonnac… vieran a lo que han llegado sus fundaciones…

https://www.elmundo.es/pais-vasco/2019/02/02/5c55ecf321efa0ee6b8b461f.html?intcmp=MNOT23801&s_kw=1

https://laicismo.org/el-caso-de-abusos-en-los-salesianos-de-deusto-salpica-a-un-antiguo-director-y-ya-son-17-las-denuncias-presentadas/

Y habría para muchos más enlaces. Vayan a internet

 

 

PUBLICIDAD

8 comentarios en “Lo del salesiano de Bilbao
  1. Muestra clara de la vigencia del Vaticano II para la Iglesia oficial es la canonización por Francisco de Juan XXIII y Pablo VI, los papás del Concilio.

  2. Ahora con 62 años cumplidos recuerdo dos años y medio como aspirante a formar parte de una orden religiosa católica. Dos años y medio en que con otros cerca de cien estudiantes de entre trece y dieciséis años estuvimos internos en un monasterio. Nunca, jamás, en ninguna ocasión aquellos hermanos que nos educaban hicieron algo como lo que ahora parece que era corriente. Solo recuerdo profesores entregados a su labor. Todos, los veteranos y los más jóvenes, entusiastas seguidores de Cristo. Solo hablaban de entrega a los demás. Parecían felices y orgullosos de vestir el hábito que los identificaba. Luego, con el tiempo, se produjo una desbandada de jóvenes estudiantes entre los que me encuentro. Ellos, los que ya habían profesado siguieron adelante, si bien el hábito dejó lugar al vestido corriente de calle y probablemente aquellos entusiasmos hayan dejado paso a otras preocupaciones. Pero en lo que yo sé y conozco, fueron extraordinariamente honestos y fieles seguidores de Cristo. Habrá habido abusos, eso es cierto. En cualquier organización en la que haya niños y jóvenes los pederastas se infiltran con habilidad diabólica. Pero no creo que en las órdenes religiosas, al menos en aquellos años, entre los setenta y los ochenta fuera de casos aislados, existiera el problema en la proporción en que ahora se quiere dar a entender. Eran respetuosos con los jóvenes y muy entregadas a lo que identificaban como «vocación de servicio a los demás y entrega a Cristo». Lemas o ideas fuerza, como ahora se dice, que siempre repetían.

  3. Como consecuencia de haberse producido varios casos de corrupción en la Iglesia, se admiten sin más las denuncias que se producen en este sentido sin esperar a que sean probadas, o al menos a comprobar que las denuncias tengan visos de realidad. Por ejemplo, en este caso concreto:
    * ¿Tienen sentido denuncias por hechos ocurridos hace entre 28 y 43 años?
    * ¿Es frecuente que sean compatibles que se den casos de abusos sexuales y malos tratos físicos?; al menos yo tengo noticias de unos u otros por los medios, pero no simultáneos.
    Desde que se producen estos caso, he preguntado a todos aquellos con los que tengo confianza, de edades entre 40 y 70 años, si saben de casos de este tipo en los colegios, y todos me dicen que no. Ya sé que es una muestra insignificante, pero me resulta cuando menos extraño. Que se compruebe y se sancione y si es una calumnia también.

      1. Ni yo en los salesianos donde me eduqué por muchos años.
        Pero claro, se nota mucho que el periodista no les soporta.
        No obstante no creo que a los salesianos les importe mucho la opinión de este señor.

  4. El Concilio Vaticano II no está ni mucho menos olvidado en la Iglesia. Una cosa es que no se hable de él y otra distinta que esté olvidado. Toda la Iglesia oficial camina hoy por la malhadada senda trazada por dicho Concilio.

    1. Tiene razón. Los besos de Francisco con el imán son fruto de la Nostra Aetate y su visión falsísima -por imcompleta- del Islam. En ese sentido al menos el V II está de «rabiosa actualidad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *