PUBLICIDAD

Lo de Almería sigue engorrinándose

|

Gómez Cantero seminario Almería

Mal para el que viene y tal vez para algunos más. Para la Iglesia de Almería y para el que se va tal vez no tanto.

De momento todo parece confuso. Y hoy más que ayer.

No he jurado odio eterno a Gómez Cantero. Sus antecedentes no me gustan y así lo he dicho. Pero en Almería lo voy a juzgar  por Almería. Pues, veremos.

De momento, esto;

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/diocesis/fieles-laicos-crean-plataforma-catolicos-almerienses-por-la-verdad/20211125011133042735.html

Y su presencia en Almería, aunque haya necesitado su aceptación, creo que no la ha movido él.

Ayúdanos a seguir informando

6 comentarios en “Lo de Almería sigue engorrinándose
  1. En las parroquias suele haber dos Consejos, uno obligatorio que es el Económico y otro optativo que es el Parroquial. En Almería no existían los Consejos Económicos en las parroquias?.

  2. ¿Qué tal si detrás de estos fieles, «almerienses por la verdad», hubiera sacerdotes que estaban muy bien colocados en la época de Don Adolfo y que ahora se han visto limitados en su poder? ¿Se vería igual de inocente el asunto? ¿Y qué hay de la gestión de la homosexualidad en el seminario y clero almeriense durante la etapa de Don Adolfo? Infovaticana: investigad. Encontraréis dragones.

    1. No sé si usted tiene conciencia del daño que produce hacer afirmaciones como esa. ¿Se da cuenta de lo peligroso y al mismo tiempo injusto que resulta decir algo así, sabiendo que cualquiera que lo lea puede meter a todos en el mismo saco? Aun imaginando el caso de que hubiese una mínima verdad en lo que dice, escribiendo cosas como esas afea la fama de todos. Esto es lo que tienen estos blogs, que bajo el anonimato se publican entradas y comentarios que hacen daño, y a veces no se dan ni cuenta, como si internet no fuese parte del mundo real.

  3. Si lo que dice el informe acerca de lo omision u ocultación de ciertos ingresos es verdad, la cosa es bastante grave.
    De todos modos me ha llamado la atención el hecho de que, exigiendo transparencia esa plataforma, sus miembros prefieran permanecer en el anonimato. Si son laicos no tienen nada que temer. Si fuesen sacerdotes entendería perfectamente la necesidad del anonimato para evitar caer en las iras del obispo, que ya sabemos cómo se las gastan algunos cuando un cura les enfrenta con sus -vamos a llamarlas así- «equivocaciones».

  4. Cosa extraña: un grupo de fieles quieren saber lo que ha ocurrido («almerienses por la verdad» se autoproclaman) pero permanecen en el anonimato. Incoherente: si quieren saber lo que ha ocurrido, toda la verdad, que comiencen ellos mismos diciendo quiénes son. ¿O es que hay algún motivo por el que no puede saberse quiénes son? Os digo que conozco bastante de lo que ha pasado en Almería por personas que desde dentro saben de primera mano lo que hay y ha habido. Hay que tener cuidado con señalar a Don Antonio como el malo y a Don Adolfo como el bueno al que se ha calumniado. Ni los malos son tan malos, ni los buenos son tan buenos. Estoy seguro que hay cosas que nunca saldrán al gran público. Si salieran, muchos entenderían por que Roma tomó la delicada e inusitada decisión de hacer lo que ha hecho en Almería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *