PUBLICIDAD

LECTURAS CXLIV: Memorias de Jean Marie Le Pen

|

 

Jean Marie Le Pen: Hijo de la Nación. Memorias, I. Homo Legens, Madrid, 2020, 646 pgs.

Muy interesantes memorias de este político francés nacido en Bretaña en 1928 y que participó muchos años de modo activo en la historia contemporánea de la nación vecina.

De indudable ubicación en la derecha francesa, anticomunista militante, patriota siempre, activista, político, soldado… Verdaderamente una vida sin reposo al menos en su primera parte, que llega hasta 1972.

La ocupación alemana y el régimen de Vichy los vivió de niño y adolescente. No oculta su simpatía por el mariscal Petain. Mientras que De Gaulle es aborrecido tanto en su protagonismo tras la Liberación como en la liquidación de la Argelia francesa. Para él dos traiciones a Francia imperdonables.

Católico no practicante, sumamente respetuoso con la Iglesia tradicional, rechaza la progresista, admirador de Maurras sin ser monárquico, hay no pocas coincidencias en ambos en su actitud con el catolicismo si bien el bretón mantuvo su corazón más cercano a la fe que el provenzal.

Su patriotismo le llevó al Ejército en Indochina y Argelia quedando ambas muy marcadas en su vida de forma que ya será imposible entenderla sin esas dos experiencias y su tan doloroso desenlace.

Tanto abandono, tanta muerte, tanta cárcel, aunque él no lo sufriera en su persona, configuraron el Le Pen que surge de sus Memorias. De la primera de sus decepciones, no tuvo edad para colaborar ni su familia fue represaliada, era hijo único y su padre había muerto en 1942, Jean Marie tenía 17 años en 1945, nos deja este testimonio que no es en verdad “políticamente correcto”, cosa a la que siempre fue ajeno:

“El proceso del mariscal comenzó en el Tribunal Supremo. El anciano soldado se limitó a leer una breve y dignísima declaración. Condenado a muerte por acciones de inteligencia con el enemigo y alta traición, fue encarcelado en la fortaleza de Portalet, en condiciones de extrema dureza. Murió en prisión a los 95 años. Maurras, el nacionalista exaltado, fue condenado a muerte; Laval, un anciano y pacífico socialista fue condenado a muerte y fue ejecutadp tras un simulacro de juicio, una auténtica parodia de la justicia; Paul Chack, el escritor anglófobo, fue fusilado a la edad de ochenta y cinco años; fusilado también, a los treinta y cinco, el poeta Brasillach…”

Y otro testimonio que también tiene su valor. Inscribió a sus hijas en la escuela laica: “Lo hice porque si tenían que aprender el marxismo, quería que lo hicieran sin el apoyo de Jesús”.

Las Memorias siempre son autojustificativas y con ese coeficiente de reducción se deben leer; estas tienen el añadido de estar redactadas con pluma ágil y además convencida. Son muy interesantes y nos dan una versión sobre la Francia contemporánea que no es la habitual y no estará de más conocerla también. Estoy seguro de que la mayor parte de quienes las lean adquirirán cuando salga el segundo tomo de las mismas. A mí me ha enganchado.

14 comentarios en “LECTURAS CXLIV: Memorias de Jean Marie Le Pen
  1. Resulta curioso el rasgarse las vestiduras con Maurrás porque él personalmente era agnóstico pero caerse a esos mismos las babas ante Stalin, Mao Tse Tung, Fidel Castro etc, los mayores genocidas y perseguidores de la Iglesia. ¿Es lo mismo? No, no es lo mismo En la condena pontificia de Charles Maurras lo que se condena es la defensa del orden social y político cristiano que hacía el político francés por ser el más racional y «por formar parte de la Tradición histórica y cultural de la nación francesa», es decir por razones extrínsecas a la Fe. Sin embargo, eso que se consideraba peligroso en 1926 es lo que le concede la Santa Sede al Estado italiano en 1984 en su revisión de los acuerdos de Letrán es decir la valoración de la religión por causas extrínsecas a la Fe, ese decir «porque la Fe se trata de la religión de la mayoría» para el Estado Liberal. ¿Cuál es la diferencia? En el primer caso se valora el orden social cristiano en si, en el segundo caso se valora el orden social cristiano en relación a la mayoría, es decir un hecho coyuntural susceptible de variar. En el primer caso estamos ante una adhesión imperfecta al cristianismo, en el segundo ante una trampa de arenas movedizas que lleva a reconocer la Revolución Francesa y el jacobinismo, con todas sus consecuencias: aborto, sodomía, perversión de menores, etc.,. ¿Cuál de las dos posiciones es más peligrosa para la Iglesia católica?

  2. Muy Señor Mío Cigüella de la Torre, sé que no «ha alabado la actitud de no católico» del escritor del libro al que se refiere en su entrada … simplemente, mi comentario iba dirigido, a toda ésta gente de «ni chicha ni limoná» (incluyendo Jerarquías altas, medianas, bajas y subterraneas en el comentario), entre unos y otros, han creado una sociedad, una Iglesia que ni fría ni caliente … Qué el muchacho mencionado es respetuoso con la Iglesia, bendito sea Dios, por su educación, simplemente … pero gracias a éste ambiente frívolo e indiferente, estamos con el minuto de silencio, la Iglesias convertidas en museos o auditorios de conciertos o salas de teatros, la Semana Santa en Bien de Interés Turístico municipal, nacional o internacional; el aborto aceptado, a los invertidos hasta en los cajones, el divorcio inmediato, la eutanasia aprobada desde hace tiempo con el coctel de morfina, etc … entre unos y otros, los que atacan a los católicos, los que no se meten con los católicos, los que son católicos y viven como Pancho Villa en una Iglesia de reinos personalistas y todo a cien. Vaya panorama …

    Por eso, personalmente, prefiero a esos escritores, políticos, santos … que inquietan el alma, la hacen despertar del sueño profundo, de la tibieza reinante, de la mediocridad dominante … te encienden en deseos de santidad, algunos mencionados por Usted, y yo añadiría para su lectura, a esos conversos que no dejan indiferentes ni a los muchachos de la NASA: Bernanos, Graham Greene, M. Van Dr Meersch, León Bloy, Julien Green, _–François Mauriac, Gilbert Cesbron, etc …

    Pero bueno, de todo hay en la Viña del Señor y gustos a tutiplén

    1. Yo he comido en Francia en casas de familias de cargos electos del Frente Nacional. Se que es un Partido que tiende puentes a la modernidad. No intentaron convencerme de nada ni me hablaron de extrema necesidad. Pero, me llamó la atención que se trataba de gente educada, de muy buen nivel, de práctica religiosa y…. familia númerosa: De seis hijos para arriba. Yo me permito decirles que, gracias a ellos la Iglesia y la República, tienen futuro. El Frente Nacional no es un Partido Monarquico, pero ama a Francia y en los lugares donde mandan, sus cargos son muy valorados por el pueblo.

  3. Pater: No entiendo su comentario. Para nada he alabado su actitud de católico no practicante, simplemente la he señalado. Y cuando se pierde el trasero y la vergüenza tras impresentables mental, moral y políticamente, creo que no es para rasgarse las vestiduras ante uno que viviendo mal respeta a la Iglesia. Esos, y la Iglesia que él respeta, no son los que la han hundido. ¿O los responsables de este desastre son el beato Spínola, Santa Ángela de la Cruz, San José María Rubio, García Lahiguera o Francisco Franco? ¿O Maurras, Ousset, Madiran, Saint Pierre, Saint Exuoery o Marcel Lefebvre?

  4. Un hombre de honor, de una pieza, íntegro, leal a unos principios… Los politicastros europeos actuales son enanos al lado de hombres como éste, o como De VAlera, o como vuestro admirable Blas Piñar.
    NO se tragaba las mentiras de la historia contemporánea (la Historia oficial la escriben los vencedores). Recomiendo un libro: Los crímenes de los buenos, de J. Bochaca, en PDF. Y este artículo publicado hace años por el gran sacerdote, J. Olivera Ravasi:

    http://www.quenotelacuenten.org/2018/08/01/los-crimenes-de-los-buenos-francia-y-alemania-luego-de-la-segunda-guerra-1-2/

    En nuestras benditas democracias liberales, se puede impunemente blasfemar, hacer sacrilegios con el Cuerpo de Cristo, quemar la bandera de la Patria, insultar y calumniar al Rey, subvencionar -y mantener legalizados, ¡oigan ustedes!- a los partidos que quieren destruir a la nación, mofarse de los consagrados, exaltar y fomentar los vicios más asquerosos y repulsivos en cualquier pueblo de cualquier época… Pero ay de aquél que ose cuestionar -fíjense que no digo «negar»- cierto episodio supuestamente ocurrido durante la segunda guerra mundial. Cuestionar con datos, argumentos, etc. Ay de aquél que ose vender libros que ofrecen otra visión distinta de la que nos ofrecen los medios de manipulación y Judewood. ¿Tendré que recordar a un gran hombre, Pedro Varela. Conste que discrepo de él en muchas cosas, que no me venga ahora un cretino llamándome neons, ¡precisamente a mí!.

  5. Con todos mis respetos … «Católico no practicante, sumamente respetuoso con la Iglesia tradicional, rechaza la progresista» … una vida personal de mediocridad, tibieza, indiferencia … no cambia el mundo, en parte por eso está la Iglesia de Francia como está y la Iglesia en general … los defensores de ideas, tradiciones, culturas … sólo han llevado a que el mundo esté como está y a una Iglesia muerta y mediocre. Si este hombre es admirable por ser anti … pues que lo coloquen en los altares laicistas y publiquen sus libros como tesis para fomentar «soy católico, pero no voy a Misa». Ya nos lo dice el Señor: «sin Mí, no podéis hacer nada» … pero nosotros somos más listos que Jesucristo, claro está.

    Lo comento con todos mis respetos, hacia el auditorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *