PUBLICIDAD

LECTURAS CXI: Santiago y sus caminos

|

 

Federico Pomar de la Iglesia: Santiago de las estrellas al jubileo. Centro Internacional de Acogida al Peregrino, Cabildo de la S.A.M.I. Catedral de Santiago, Santiago, 2018, 163pgs.

Un libro que es difícil de calificar por lo disperso y variopinto. Con un hilo conductor que es el Apóstol. Y en Galicia y en España Apóstol por antonomasia sólo hay uno.

Yo lo leí gozosamente pero era terreno abonado. Mi devoción por él, su catedral, su ciudad, sus Caminos, incluido el celeste, está fuera de toda duda. Pero pienso que será también muy grato para muchos más. Por supuesto para quienes compartan mis amores. Y por todos aquellos, ya más de un millón de personas en los últimos años, que anduvieron los caminos en una experiencia, religiosa en unos, vivencial en todos, que les ha imprimido carácter. No la olvidan. Les servirá para rememorar sus días de peregrinaje. Para muchos gallegos y españoles, con conciencia unos y sin saberlo otros, que sabrán después de su lectura más de una de las raíces más consustanciales de Galicia y España. Y para todos aquellos que tengan curiosidades aunque sean ajenas a sus vidas salvo el hecho muy importante de la curiosidad.

Es de muy fácil lectura y con incursiones permanentes en la literatura, la historia, general y eclesiástica, el arte, la geografía, la religión, el pasado y el hoy… Estoy seguro de que a muchos les agradará su lectura, aumentará sus conocimientos culturales y hasta es posible que anime a algunos a emprender su camino a Santiago.

No es ningún libro capital es sólo un hermoso libro. Primorosamente editado y con muy bellas fotografías.

El prologuista, no lo pudo buscar mejor, es el actual deán de la Santa, Apostólica, Metropolitana Iglesia Catedral de Santiago. Tal vez haya quien sepa tanto del tema como el autor del libro y el del prólogo. Más, no lo creo. Y de lo que llevan en el corazón habla la boca. O en este caso la pluma. Quien como yo ha visto el enorme cambio positivísimo de la catedral en su culto y de la acogida al peregrino tiene que reconocerlo. Sin olvidar por supuesto al arzobispo sin el cual nada sería posible.

Animo a todos a su lectura, ciertamente más a quienes tengan devociones jacobeas, en la seguridad de que van a disfrutarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *