PUBLICIDAD

LECTURAS CLXIII: Un sacerdote ejemplar

|

Beato Manuel Domingo

Francisco Martín Hernández y Lope Rubio Parrado: Mosén Sol. Vida de Don Manuel Domingo y Sol, Fundador de la Hermandad de Sacrtdotes Operarios Diocesanos. Ediciones Sígueme, Salamanca, 1978, 540 pp., más doce de fotografías sin numerar. 

Libro escrito hace más de cuarenta años por dos sacerdotes operarios diocesanos y que constituye una cumplida biografía de un sacerdote ejemplar, hoy en los altares como beato: Manuel Domingo y Sol.

Tortosino de 1836 a quien su celo por las almas y la Iglesia le llevó a desempeñar diversos encargos sobresaliendo en todos ellos. Fue por breve tiempo encargado  de la atención sacerdotal de un pequeño poblado próximo a Tortosa, La Aldea para ir después a Valencia para licenciarse en Teología enviado por su obispo Vilamitjana. Ya con el grado le encomiendan en Tortosa la parroquia de Santiago y las clases de religión en el Instituto, donde desarrolla una gran labor con los jóvenes. En 1867 se doctora el Teología en Valencia. De estos tiempos proviene su gran amistad  con el luego obispo, arzobispo y cardenal  Sanz y Forés y con Enrique de Ossó. Tenía simpatías carlistas. 

Acreditado director de monjas, ayuda a fundar nuevos conventos  y ante el sectarismo anticatólico de la “Gloriosa” se ocupa de la Juventud con la que peregrina a Roma e integra en la Congregación de San Luis con notable éxito. Atiende también a la Escuela Dominical, quiere fundar un Círculo de Obreros, colabora con la prensa católica, promueve un monumento al Sagrado Corazón, el Apostolado de la Oración, la Adoración Nocturna en íntima colaboración con Luis de Trelles…

Hasta llegar a su obra fundamental y específicamente del sacerdote tortosino que fue su preocupación por las vocaciones sacerdotales para que llegaran a sacerdotes santos y sabios y que tiene tres aspectos fundamentales: la creación de colegios para acoger y alimentar a estudiantes pobres que se preparaban para el sacerdocio,la fundación en Roma de un colegio para que seminaristas españoles pudieran formarse en los centros romanos, concretamente entonces en la Gregoriana, y la creación de un instituto religiosos, los Operarios Diocesanos  que se dedicaran de modo exclusivo  a esta labor. Y a la exposición de las dificultades y los logros, el Colegio Español de San José de Roma fue la joya de la corona, están dedicadas muchas páginas del libro.  

El primer colegio fue el de Tortosa, después se multiplicaron y hasta se hicieron cargo de numerosos seminarios, comenzando por el de Astorga. La consecución del colegio romano fue una carrera de obstáculos de la que Domingo y Sol salió victorioso, con diversas ayudas, entre las que destacan las de los después cardenales Merry del Val y della Chiesa, este último llegaría a Papa, y del mismo León XIII. Los obstáculos, zancadillas y desánimos fueron múltiples y hubo que superarlos hasta llegar al triunfo final. 

La fundación del instituto de los Operarios tampoco resultó fácil y pese a estar el libro escrito por dos de ellos tal vez no quede claro en que consiste la fundación de mosén Sol. Que en estos días ha perdido ya mucha razón de ser y apenas conservan el colegio romano perdida la dirección, desde hace ya años, de los seminarios que les fueron encargados. Tengo la impresión, aunque carezca de datos, que el instituto agoniza,

Me parece un excelente trabajo sobre mosén Sol y su obra aunque sobre las múltiples puñeterías que le hicieron o le intentaron se pasa como sobre ascuas. Las del que fue obispo de Santander y Cádiz Calvo y Valero, el desafecto de Monescillo, la aversión a la Gregoriana del ovetense y dominico Martínez Vigil…

Evidentemente, por su fecha, no es un libro que se encuentre en librerías pero si alguien lo encuentra, recomiendo sin dudarlo su adquisición. Mosén Sol vale la pena.  

P.D.: La comunicación de un lector da cuenta de que mi impresión sobre el estado actual de los operarios era equivocada. Léanla.   Cometí el error de juzgar su situación por la de España. Rectificado queda. Queda por saber para juzgar con más exactitud el número de operarios y la edad media de los mismos.

Comentarios
17 comentarios en “LECTURAS CLXIII: Un sacerdote ejemplar
  1. Le contestaría pero, se lo digo con sinceridad, me da una pereza horrible. Solo apostillaré que en los años luminosos de D. Marcelo, bien se sabía quién era el rector; ni D. Mariano ni nungún, otro sino el propio D. Marcelo. Con los pepes no había otra manera de funcionar si querías que la cosa fuese bien…

  2. Carlos Nuñez Díaz
    16 agosto, 2021 a las 7:17 pm
    El buen perro de San Roque
    llevábale al amo pan.
    Tanto iba y venía el can,
    que parecía un biloque.
    Y con su lengua piadosa
    lamía al santo la herida;
    salvándole así la vida,
    con acción tan generosa.
    Hoy, que otras pestes se avistan
    asolándonos crueles,
    habrá que buscar lebreles
    que, piadosos, nos asistan…
    Pues…,si los curas se zurran…;
    los galenos, se atrincheran…;
    los parientes, no se esmeran…;
    y quienes deben, no curran….,
    nos resta tan sólo Dios…;
    y haber cerca, a nuestra mano,
    un fiel can samaritano.
    Y ser así un Roque Dos…

  3. Una obra fundamental para comprender a un hombre santo y a su tiempo convulso… La respuesta De Dios a las crisis de la historia es la santidad como son preciso y propicio, siempre actual y necesario. Vaya que leer y adentrarse en la vida De los Santos y su tiempo nos ayuda mucho a situarnos como cristianos en el presente, a situarnos vocacionalmente en la historia!

  4. Yo le puedo dar algunos datos de los que usted carece…. Lo digo para que vea si mantiene usted «su impresión».

    La Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos del Corazón de Jesús, fundada por el Beato Manuel Domingo y Sol, con Treinta Mártires Beatos (fruto de la persecución religiosa en España durante los años 30), a día de hoy se encuentra en (sólo cito seminarios diocesanos en los que sirve o de los que lleva la dirección):

    * Seminario Mayo San José (Malanje, Angola)
    * Seminario Menor San Francisco de Sales (Lubumbashi, Congo)
    * Seminario Mayor San Agustín (Kabwe, Zambia)
    * Seminario Interdiocesano San Antonio Abad (Cusco, Perú)
    * Seminario Mayor San Pio X (Huancayo, Perú)
    * Seminario Mayor Mater Misericodiae (Carabayllo, Perú)
    * Seminario Mayor de Évora (Portugal)
    * Seminario San Basilio Magno (Santiago de Cuba)
    * Seminario Mayor San Carlos y San Ambrosio (La Habana)
    * Seminario Mayor Santa María de Guadalupe (Cancún-Chetumal, México)
    * Seminario Mayor Santa Rosa de Lima (Caracas, Venezuela)
    * Seminario Mayor Jesús Buen Pastor (Ciudad Bolivar, Venezuela)
    * Seminario Mayor San José (Quito, Ecuador)

    Súmele Parroquias, Templos de Reparación, Institutos de Pastoral Vocacional, servicio de algunos operarios en centros universitarios, dos residencias de sacerdotes mayores en los que se acoge además a sacerdotes diocesanos que lo soliciten, un centro de atención a sacerdotes con dificultades pastorales en la diócesis de Castellón, Ediciones Sígueme, Pontificio Colegio Español de San José en Roma, un operario es director de la BAC en estos momentos, otro operario es obispo emérito como auxiliar de la Diócesis de San Bernardino (California) y en la actualidad el Señor Obispo de Barbastro procede de la Hermandad… A ello hay que sumar las casas de formación propia en las que se forman más de una treintena de aspirantes.

    No sé a usted, a mi no me parece esto agonizar… En su momento fue muy necesario el servicio de la Hermandad en España, lugar de nacimiento; ahora, gracias a Dios ya hay sacerdotes formadores en España y la Hermandad tiene solicitudes de ayuda en otras latitudes. Que el Señor siga concediendo a la Hermandad de Sacerdotes Operarios, a través del Beato Manuel y sus Beatos Mártires, sus bendiciones abundantes.

    1. D. Francisco: está Ud. En la razón de que los Operarios Diocesanos agonizan. La información que da el comentarista es bastante triunfalista.
      En España el aspirantado lo cerraron por falta de vocaciones y a los operarios los han ido echando de todos los seminarios (quedan en alguno residualmente).
      Dieron mucha gloria a Dios pero se echaron a perder hace años ¡Una pena!

      1. Por lo que puedo deducir, en el Monasterio de Monjas Jerónimas del Corpus Christi, en pleno centro de Madrid, ya no están los Operarios, porque la capellanía la llevan los sacerdotes de la Colegiata de San Isidro. De los cuatro o cinco que he conocido, tan solo uno, me pareció un sacerdote edificante. A uno de ellos, obviaré el nombre por caridad, que estuvo muchos años allí, le molestaba un tanto que algún buen seglar, cantara en la misa vespertina de los Domingos. Vestía ciertamente de cleryman discreto, pero de un tejido parecido al raso, impecable; desde luego no era estameña franciscana ni tergal barato. Una vez le vi por la calle Arenal, iba con otras dos personas, fumando un puro de a metro y echando unas trompas, que parecía una fumarola; verdaderamente edificante. Un barco a la deriva.

      2. «La información que da el comentarista es bastante triunfalista…» «A los operarios los han ido echando de todos los seminarios»… Macaulay interpretar sesgadamente nunca es bueno para nada ni para nadie en la vida. Dígame, si tiene a bien, cuáles son aquellos seminarios de los que los han «echado» (no los confunda con aquellos que la Hermandad ha dejado porque cede el testigo a los sacerdotes del lugar en la formación; ni aquellos otros de los que se ha marchado porque el obispo del lugar les ha pedido abusando de sus atribuciones lo que la Iglesia no debe hacer nunca en el trato con la vocación sacerdotal). Y dígame para usted qué significa una presencia «residual», tratándose de una institución numéricamente modesta como la Hermandad. Supone una falta absoluta de rigor intelectual y una más grave carencia de ética personal elevar por sistema a la potencia la sensación personal sobre la realidad. La situación del contexto (cultural, familiar, juvenil, eclesial…) es muy complicado en España (para nadie es un secreto), lo cual no significa que la Hermandad siga trabajando también en España para que la vocación sacerdotal, también a la luz del carisma del Beato Manuel Domingo y Sol, sea una opción para el varón a la hora de ahondar en su compromiso bautismal. A ningún cristiano le puede bastar el lamento… Desconozco si usted es seglar o ministro ordenado; en cualquier caso (salvo enajenación) me cuesta creer que no comparta la necesidad del juicio sereno y el valor del trabajo sacerdotal por el Reino de Dios.

    2. Thompson,

      ¿podría aclararnos qué es un «centro de atención a sacerdotes con dificultades pastorales»? Nunca he leído cosa igual. Templos de reparación, centros universitarios, residencias, centros de pastoral… Eso sí, pero lo otro…

    1. Haría bien usted Pater en adquirirlo para formarse una opinión sobre el contenido. El libro es un homenaje de dos magníficos especialistas de la Hermandad y en la Hermandad. Este tipo de obras no pretenden vender “millones de ejemplares” o tener “éxito de ventas”. El presente es un estudio muy minucioso que ayuda a conocer no sólo la figura, sino aquella parte de la historia de España y su Iglesia que tuvo sus trances difíciles y sus glorias de fe (el desconocido siglo XIX). La obra ha hecho un gran servicio a tantos sacerdotes historiadores que han elaborado tesis y tesinas al respecto. Aunque no lleguen al público, pues no se trata de un libro de divulgación, obras cómo esta honran la labor de la Iglesia de España por conocer y dar a conocer su rico patrimonio de santidad y su contribución al desarrollo de la cultura evangélica incluso más allá de las fronteras nacionales.

      La ironía que se gasta usted en esas pocas líneas dan la razón a esa escritora norteamericana singular que es Fran Lebowitz: “Think before you speak. Read before you think. This will give you something to think about that you didn’t make up yourself”.

  5. Mosén Sol es especialmente querido por todos los que nos hemos formado en el Seminario de Toledo, y me imagino que en tantos otros donde los Sacerdotes Operarios del Sagrado Corazón de Jesús y San José hayan sido los formadores. ¡Cuánto nos gustaría verle santo ya! Y a sus hijos los Beatos Pedro Ruiz de los Paños y José Sala Pico, y otros muchos…

    1. Ahí se acuño lo de que «no hay mal que cien años dure… ni cuerpo que lo resista»,cuando d. Paquín les enseñó la puerta al querer poner el Rector que ellos decían, en el año de su centenario.
      Saliendo de Toledo y Zaragoza en España ya na de na. Y el día que suelten el colegio español ya ni te cuento.

      1. Sarto

        No debió ir tan mal en esos 100 años de presencia cuando Toledo ha sido durante todo el siglo XX un seminario con una trayectoria envidiable en todo el país; el numero abundante y, sobre todo, la buena calidad de sus sacerdotes (en líneas generales) está fuera de toda discusión. Los padres operarios han sido un medio para que así fuera posible. Los pastores toledanos, de manera destacada Don Marcelo, confiaron siempre en ellos para tan delicada labor, y supongo que no siempre fue la relación entre la Hermandad y los arzobispos de Toledo en línea totalmente recta; pero había mucho afecto, estima mutua y, más aun, confianza en la labor realizada. Así lo pueden testimoniar a día de hoy muchos sacerdotes de la Archidiócesis Primada. «d. Paquín», como usted lo llama despectivamente, tomó la decisión de que el seminario pasase a ser dirigido por sacerdotes de la archidiócesis. Creo que no estoy equivocado si afirmo que el pontificado del Cardenal Francisco no fue afortunado en muchos aspectos. ¿La decisión del seminario fue uno de ellos? Tal vez. Lo cierto es que, y creo que también esto es entendible, uno no puede exigir a otro lo que ese otro no puede o no debe ofrecer; y tengo noticia de que Don Francisco le hizo saber a la Hermandad que su deseo era poner el seminario en otras manos si la Hermandad no desempeñaba en aquel momento su labor siguiendo ciertas «ocurrencias» del pastor y sus consejeros. La Hermandad no hizo sino lo que siempre ha hecho desde su fundación por el Beato, atender con discrección el mandato de quien es la última autoridad de la Iglesia en todo lo referente a la institución del seminario diocesano. La Hermandad no tuvo comportamiento alguno que conculcase lo que corresponde al buen hacer que es propio de un equipo de formación sacerdotal atento a las indicaciones de la Iglesia Romana para dicha labor. Puede decirse lo contrario, pero no respondería a la verdad. Y la decisión de Don Francisco, como la de Don Manuel Ureña en Zaragoza, son legítimas dada su autoridad pastoral y atribuciones canónicas respecto a la institución del seminario. Pero, en ambos casos, la decisión no fue acompañada ni del debido discernimiento eclesial como tampoco de la deseable finura humana que también debe corresponder a la acción del pastor… aquello de cortesía y valentía. «En España ya na de na», dice usted. La Hermandad es una institución de derecho pontifico y rango internacional; nacida en España, donde tiene sus raíces y una buena parte de su historia, pero en servicio a la Iglesia Universal; ya el Beato Manuel envió operarios como formadores a México a finales del siglo XIX. Y así se inicia una labor de servicio en América y Africa que ha ido consolidándose. Haría usted bien Sarto en no considerar que todo se acaba en un horizonte concreto de humanidad e Iglesia, porque este tipo de visión no sólo ignora el mundo contemporáneo, sino que parece despreciar otros horizontes que también son valiosos en su humanidad y, sobre todo, que también son de Dios. No tardará mucho en suceder (si es que ya no sucede) Sarto que su propia parroquia tenga un pastor procedente de otras latitudes que ahora nos ayudan a evangelizar la tierra que antes les evangelizó a ellos con generosidad. En fin, tanto que reflexionar…

        1. Le contestaría pero, se lo digo con sinceridad, me da una pereza horrible. Solo apostillaré que en los años luminosos de D. Marcelo, bien se sabía quién era el rector; ni D. Mariano ni nungún, otro sino el propio D. Marcelo. Con los pepes no había otra manera de funcionar si querías que la cosa fuese bien…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *