PUBLICIDAD

Le declaran la guerra a Omella

|

Oriolt da cuenta de ello. Con su saber habitual:

«Así se lo pagan a Omella»

Omella ha tenido una primera respuesta valiente. Ya es cosa suya mantenerla o repuchar. Y nuestra, aplaudirla o dejarle que se lo coman los leones. Él verá. A mí me gustaría que sostuviera su dignidad pero igual se ha asustado ya de su arranque y le vemos construyendo un puente de Avignon. Que igual es lo que le pide el cuerpo.

Por mi parte, y pienso que por la de no pocos católicos catalanes, a lo que él haga. Con él o a ver como lo devoran los que ya le han enseñado los dientes. Que tenérsela, juradísima. Odio eterno le han jurado.

¿Y la mirada embelesada de Taltavull? También se las trae. Y eso es un problema grave de Omella. Que no pocos de los suyos están con sus enemigos.

 

8 comentarios en “Le declaran la guerra a Omella
  1. El problema se ha enfocado en la Misa del pasado 26 de julio en la Basílica de la Sagrada Familia. Sin embargo, afecta ahora, en Cataluña, a todas las Misas, ya que la norma infringida por el Arzobispado, una Resolución del Gobierno catalán de fecha 17 de julio, en vigor desde el día siguiente, impone, en su artículo 5, un aforo máximo de 10 personas: https://portaldogc.gencat.cat/utilsEADOP/PDF/8180/1805283.pdf.
    El último comunicado del Arzobispado de Barcelona sobre el asunto de la pandemia (en el que, como es sabido, hasta ahora, había sido de escrupuloso respeto a las decisiones de la autoridad civil) es de fecha 18 de julio: https://esglesia.barcelona/es/actualitat/sobre-el-coronavirus/. Seguramente por inadvertencia, por la cercanía de las fechas, no contemplaba la nueva normativa que había entrado en vigor ese mismo día y que dio lugar al presente conflicto, pero que, como digo, nos afecta (mientras siga en vigor esa norma) a todos los catalanes que deseamos asistir a la Santa Misa.
    La defensa del Arzobispado (a la que me sumo) es también la defensa de todos los diocesanos y, como no, de Nuestro Señor Jesucristo, frente a este arbitrario y discriminatorio atropello del derecho a la libertad de culto. Apelo, en este momento, al artículo 149.1 de la Constitución española, que dispone que «El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias: 1º La regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales». En cuya virtud, por lo menos, es manifiestamente NULA DE PLENO DERECHO la Resolución por la que pretenden sancionar al Arzobispado de Barcelona.

  2. Hoy mismo, día 29, he podido participar en un funeral (responso) en Esplugues, que está en las mismas condiciones jurídico-sanitarias que Barcelona, y éramos, al menos, 25 personas, además del cura y los músicos.
    Ni la empresa Mémora (propiedad del Ayuntamiento de Barcelona) cumple las normas de Torra… Y quieren expedientar a Omella…
    Muy gráfico el discurso de Torra: todos somos iguales, pero es que no nos ha defendido (a los indepes) y es que yo soy de la iglesia de los pobres… Todo el problema de España viene de la teología averiada que tenemos…

  3. Omella nunca quiso ser arzobispo de Barcelona (él quería Zaragoza, como relevo de Ureña) y allí nunca le quisieron (querían a Vives o si no, al abad Soler o incluso a Taltavull).

  4. Seguimos enfangados en política y mientras tanto, ayer se presentó la memoria de actividades de la Iglesia de 2018. Desde 2007 en España el número de bodas católicas ha caído el 62,9% y los bautizos el 40,6. Pero lo alarmante no es que decaiga la práctica sacramental con estas espeluznantes cifras, no, sino otras tonterías sobre las que se discute y que distraen la atención de lo sustancial. Como decía fray Santiago Cantera, lo que no pudo destruir el comunismo lo va a hacer el liberalismo. Y no me vale echar la culpa al progresismo, porque no se salva nadie, ni esos obispos tan bien valorados y queridos. En la diócesis de Alcalá de Henares, sin ir más lejos, desde que llegó el actual obispo, en 2009, hasta 2014, (después no hay cifras) los bautizos caen el 29% y las bodas el 36%.

    1. la muy progre iglesia alemana tiene una cifras muchisimo peores que la iglesia española.
      si bien el progresismo eclesial no tiene toda la culpa de la debacle de la iglesia, sin embargo tiene gran parte de la culpa.

      1. Todo lo que quiera en porcentajes. Pero, la Iglesia alemana tiene mayor vitalidad -no sólo económica- que la española- y sigue habiendo, aunque menos, vocaciones en los muchísimos monasterios que tiene , que por lo demás son de mejor observancia que aquí. Hablo genéricamente, pues no querría ofender a alguna honrosa excepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *