PUBLICIDAD

Las religiosas en el Annuario Pontificio 2020 (I)

|

Ver las imágenes de origen

Religiosas I (An 2020)

Sigo el mismo formato que con los religiosos. Publico el artículo del año pasado y al final de cada instituto lo actualizo con los datos del último año. Me temo un mal resultado pero igual me llevo una sorpresa. Sea lo que sea aquí quedará reflejado sin ocultar nada. Bueno o malo. Sólo hay que hacer constar que los porcentajes de pérdidas están referidos a las que eran en 1973 por lo que en realidad son mayores de los que aquí se consignan pues ese año habían tenido ya notables defecciones. Situación tan mala o peor que la de los religiosos. Muchas al borde de la muerte o en decidido camino a ella. Y a muchísimas no las identificas por su aspecto exterior. Como a los religiosos. Aunque en estas se da un caso distinto. Si ves a un religioso camuflado, no sabes si lo es o si se trata de un camionero, un alto ejecutivo, que también los hay, o un simple administrativo de banca o un vendedor de seguros. A muchas de las religiosas deshabitadas si te las encuentras no tienes la menor duda: eso es una monja. No hay nadie, o casi, que sin serlo vaya tan estrafalariamente vestida. En la mayoría de los religiosos el aseglaramiento ha sido una opción personal. En las monjas menos. Obedecieron a sus superioras, se dejaron engañar por sus confesores, creyeron que así se iban a comer el mundo… Y ya ven lo que se han comido. Ni un rosco. Creo que también entre las aseglaradas hay mucha mejor gente que entre ellos. Aunque seguramente de menos luces. O casi ninguna. Se encontraron en esta situación, no pocas, con la mejor de las intenciones. Aunque vilmente engañadas. Y muchas intentan seguir su vocación con entrega incluso generosísima y hasta con oración. Aunque también las haya, generalmente en cargos de mando, más malas que la quina. Y un testimonio de admiración a verdaderas mártires. Me emociono cuando en un numeroso grupo de mundanizadas aparece alguna con el santo hábito. La de presiones, burlas y canalladas que habrá tenido que soportar. Vaya mi testimonio de admiración a esas mujeres fuertes que quieren morir con lo que en su día con tanto amor a Cristo y con tanta ilusión vistieron. Él sin duda se lo premiará. Comenzaré esta galería con algunas que fueron importantísimas en España. Hoy, no pocas, campo de soledad, mustio collado. Luego vendrán las demás por orden más o menos alfabético. Y limitado a las que tienen alguna presencia en España. Qué el lector saque las consecuencias que quiera. Sólo hay una que me parece estúpida. Que esa ruina es mejor callarla. ¿A quién beneficia el que sigamos en el engaño? ¿Qué no pasa nada? ¿Cuando agoniza la vida religiosa femenina? Yo favores injustificados a Braz de Anís y Chámame Pepe ni uno. Eso es su responsabilidad. Hora sería ya de que la asumieran. Me refiero sólo a las religiosas de derecho pontificio. Y con datos tomados del Annuario de la Santa Sede. Si hay protestas, no a mí. Al Maestro Armero que no soy yo.

Pues va ya la situación a 1 de enero de 2019 según el Annuario Pontificio de 2020

Sagrado Corazón ( Magdalena Sofía Barat): Fueron las educadoras de la altísima sociedad española. No voy a entrar ahora en su éxito, también patético, con sus educandas. De las primeras secularizadas hasta extremos absolutos. Así les fue. En 1973 eran 6.239, cuarenta años después apenas quedan 2.361 ancianas. 82 menos que el año anterior. Y ese descenso al abismo sin frenos no tiene la menor traza de reconducirse. Están felices en su suicidio. Han perdido el 63% del instituto y sin la menor reacción ante tan descomunal fracaso. ¿No sería para que Braz de Anís las interviniera? ¿Cree de verdad ese inútil, o ese malvado, que el problema son las Franciscanas de la Inmaculada? La muerte, naturalmente, golpea más a los viejos que a los jóvenes. Y ahí todas son viejas. Los próximos años, y con corta perspectiva, van a ser trágicos para la Sociedad del Sagrado Corazón.

Sigue la caída al abismo. A 1 de enero de 2014 apenas quedaban ya 2.269 ancianas. 92 menos que el año pasado. Con lo que aumenta la disminución anual. Y lo que aumentará en los siguientes años. Ya están en un 64% de pérdida de las que fueron. Y tan felices.

A 1 de enero de 2015 ya sólo quedaban 2.190. 79 menos que el año anterior. El descenso está ya en el 65% y la tendencia parece imparable.

El 1 de enero de 2016 continuaba su precipitación en el abismo. Quedaban 2.099 y un año más viejas. En una anualidad se dejaron 91 monjas. Hoy, año y medio después, aunque no tengamos datos, no es arriesgado suponer que han bajado ya del listón de las 2.000. La disminución es ya del 67%. Y si tuviéramos datos de los años inmediatos al Concilio seguro que superaría bastante el 70%. Eso se muere sin remedio. Cada año que pase serán más las fallecidas hasta que no quede ni una.

El 1 de enero de 2017 ya quedaban sólo 2011, con una pérdida en el año de ochenta y ocho religiosas. La disminución alcanza ya el 68% como poco.

El 1 de enero de 2018 quedaban 1.926 con pérdida en el año de 85 religiosas, la disminución llega ya al 70%

El 1 de enero de 2019 seguían descendiendo 1.861, 65 menos que el año anterior. La disminución sube un punto: el 71%.

Carmelitas de la Caridad (Vedrunas). Fundación española de aquella gran Santa que fue Joaquina de Vedruna. Y de notable implantación en nuestra patria. En 1973 eran 3,241. en 2013 apenas quedaban ya 1.859. En su mayoría ancianas. 45 menos que el año anterior. Y eso va a ir a más. Tampoco se ve en ellas ningún atisbo de reacción. Siguen felices en su suicidio. Éstas sólo han perdido la minucia del 43% de sus religiosas. Casi “na”.  Pues a seguir felices así. La última que eche el cierre y apague la luz. También estas continúan descendiendo. A 1 de enero de 2014 eran 1821, 38 menos que el año anterior. Ya están en un 44% de pérdidas. A 1 de enero de 2015 eran ya sólo 1.768, la muerte sigue haciendo estragos. En un año se dejaron 53 religiosas. Y cada año serán más las desaparecidas. La pérdida ya es del 46%

A 1 de enero de 2016 vemos que la disminución continúa y acelerándose. En un año perdieron 60 religiosas y ya sólo quedan 1.708. Hoy, año y medio después, podemos suponer que no han perdido sólo la referencia de las 1.700 sino también, o casi, la de las 1.600. A este paso extinción también próxima. La pérdida es ya del 48%. Y la real, en base a las que fueron en los años sesenta es seguro que bastante superior al 50%.

El 1 de enero de 2017 quedaban 1647 perdiendo en un año 61 religiosas. Ya están en el 50% de disminución.

El 1 de enero de 2018 quedaban 1,599, 48 menos que el año anterior. Se había quedado por el camino el 51% de la congregación, más de la mitad de la misma.

El 1 de enero de 2019 no quiebra la tendencia, quedan ya 1.532, 67 menos que un año antes. Ya se handejado el 53% del instituto

 

Compañía de María (Religiosas de la Enseñanza). Meritorísima la labor de las Hijas de Santa Juana de Lestonnac realizada en nuestra patria entre jóvenes de clases medias. Fueron un auténtico referente de buen hacer. Pero también a ellas les llegó el invierno y la mundanización. Con espléndidos resultados. Para el diablo. En 1973 eran 3.120, en 1973 apenas quedaban ya 1.474. 46 menos que el año anterior. Otras que no van a la ruina, porque ya están en ella, sino a la misma muerte. Se han dejado en el camino el 53% de lo orden. Y eso va a más.

Pues sí, va a más. El 1 de enero de 2014 habían descendido a 1.442, 32 menos que el año anterior. Y están ya en el 54% de pérdida. A 1 de enero de 2015 eran 1.397, 45 menos que el año anterior. Cifras que por imperativo de la edad irán aumentando. Entran cada vez menos y mueren cada vez más. La disminución está ya en el 56%

A 1 de enero de 2016 habían descendido a 1.352, de nuevo 45 religiosas se han quedado en el camino. La pérdida ya es del 57%

El 1 de enero de 2017 quedaban 1.306, 46 religiosas menos que el año anterior. La disminución alcanza ya el 59%

El 1 de enero de 2018 habían descendido a 1.255, 51 menos que un año antes. Un 60% de disminución

El 1 de enero de 2019 se repite lo de todos los años. Ya solo quedan 1,209, 46 menos que el año anterior, un 62%

Carmelitas Descalzas (Maravillosas): Constituciones de 1990. En el 2007 eran 1.856. En 2013, 1.783. Con una disminución de 37 respecto al año anterior. Han perdido el 5% que para lo que estamos viendo es nada aunque sea en los seis últimos años. A 1 de enero de 2014 quedaban 1.753, con una disminución de 30 respecto al año anterior. Tienen una pérdida del 6%. A 1 de enero de 2015 eran 1.739, 14 menos que el año anterior. La pérdida es sólo del 7%. Parece un milagro de Dios. Porque hay que tener en cuenta que cuando se constituyeron había muchas ancianas en sus conventos. Las nuevas vocaciones no cubren los fallecimientos pero la pérdida es ínfima.

A 1 de enero de 2016 quedaban 1.671, 68 menos que el año anterior. Y la disminución sube ya al 10%. Aunque ese porcentaje es el real.

El 1 de enero de 2017 quedaban 1.646, 25 menos que el año anterior. La disminución es del 12%

El 1 de enero de 2018 eran 1.585, 61menos que un año antes. Han perdido el 15%

El 1 de enero de 2019, 1.566, 19 religiosas perdidas en el año. Continúan en el 15%

Carmelitas Descalzas (No Maravillosas): Constituciones de 1991. Eran 9.587 en 2007 y quedan 8.988 en 2013. Con una pérdida de 192 respecto a 2012. Estas, en el mismo periodo, el 6% de las que eran. Van muy parejas, con una levísima ventaja en favor de las maravillosas, y con excelentes resultados ambas para lo que está ocurriendo. Sin embargo creo que el futuro es más alentador para las seguidoras de la Madre Maravillas.  Cuando se hizo la división, favorabilísima a las no maravillosas pues bastaba que una religiosa se opusiera para que el carmelo no se integrara con las maravillosas, eso ha dado lugar a que los carmelos de este grupo tengan una media de edad superior al de los de las segregadas. Y eso se va a notar, pienso, en los próximos años. A 1 de enero de 2014 eran 8.941, 47 menos que el año anterior. La pérdida está en un 7%. A mí personalmente me parecen maravillosas las unas y las otras y todas son hijas de la gran Teresa. Dios quiera que la santa, en su quinto centenario, les conceda vocaciones que las hagan salir de los números negativos aunque esos ya los quisieran muchas otras.

A 1 de enero de 2015 eran 8.765, con una pérdida de 176 carmelitas. Lo que parece confirmar lo que habíamos dicho. Que el mañana parece más favorable a las “maravillosas” que a estas. La pérdida es del 9%, cifra excelente para lo que estamos viendo pero el punto que se llevaban de diferencia ya son dos.

El 1 de enero de 2016 quedaban 8.663, 102 menos que un año antes. Están ya, como las de las Constituciones de 1990, en un 10% de pérdida.

El 1 de enero de 2017 quedaban 8.449, 214 religiosas menos. La disminución es del 12%

El 1 de enero de 2018 quedaban 8.330, 119 menos. Pérdida del 14%

Y en la misma fecha del año siguiente, 8.124, 206 monjas menos. Pierden el 16%

 

Agustinas: Eran 1.446 en 1973 y en 2013 quedaban sólo 806. Pero eran 43 más que el año anterior. Han disminuido en un 45%. Parece que siguen recuperando. A 1 de enero de 2014 era ya 813, 7 más que el año anterior. Mejora el porcentaje de pérdidas. Ya está en el 44. A 1 de enero de 2015 vuelven los números negativos y habían descendido a 797, 16 menos que el año anterior. Y la pérdida vuelve al 45%

El 1 de enero de 2016 seguían bajando: 788, 9 menos que un año antes. Ya están en el 46% de disminución.

El 1 de enero de 2017 continúan disminuyendo: 760. Se perdieron 28 religiosas. La disminución ha subido dos puntos: el 48%

El 1 de enero de 2018 subieron a 772, 12 más que un año antes con lo que el acordeón de las pérdidas desciende un punto, el 47%

Poco dura la alegría en la casa del pobre pues un año más tarde iniciaban el 2019 solo 747, Se habían evaporado 25 monjas, La pérdida sube al 49%

 

Benedictinas: Las 7.534 que había en 1973 han quedado reducidas a 4.019 en 2013. Y eran 134 menos que en 2.012. En situación muy parecida a las anteriores, en porcentaje, aunque algo peor. Estas se han dejado un 47% de las monjas.

A 1 de enero de 2014 siguen bajando. Ya sólo son 3.958. 61 menos que el año anterior. Se ve que la Forcades no atrae vocaciones. Ya están en el 48% de pérdida.

A 1 de enero de 2015 sigue el descenso: 3.825, 133 benedictinas menos. La disminución ha llegado ya al 50%.

El 1 de enero de 2016 seguimos en la sangría. Ya eran 3.764, 61 menos que el año anterior. La pérdida es del 51%

Y la disminución no cesa, el 1 de enero de 2017 quedaban 3.664, cien menos que el año anterior. La disminución alcanza ya el 52%

Y casi tan malo el inicio de 2018 que las encuentra con 3.578 monjas, 86 menos que un año antes, El porcentaje de pérdida ya es del 53%

Peor el año siguiente pues comienzan el 2019 3.462 monjas, 116 menos que en las mismas fechas de 2018 con lo que la disminución es ya del 55%

 

Bernardas (Cistercienses): En 1973 eran 2.263 y cuarenta años después apenas quedaban ya 917. Y eran 17 menos que el 2012. Han perdido el 60% de las monjas. A 1 de enero de 2014 quedaban 910, 7 menos que el año anterior. Pues mal lo llevan. Y seguro que todas son buenísimas, piadosísimas y habitadísimas. Su problema no está tanto en ellas sino en la secularización de la sociedad y en la nula capacidad, y lamentablemente de interés, de los sacerdotes, o de la inmensa mayoría de ellos, en llevar vocaciones a los monasterios. Y lo peor es que a ningún sitio. Y así están. Siguen con una pérdida del 60%.

A 1 de enero de 2015 ya sólo quedaban 855, en un año se perdieron 55 monjas. Y lo que vendrá en los sucesivos. La pérdida es ya del 63%

A 1 de enero de 2016 quedaban 836, 19 menos que el año anterior. Un 64% de disminución.

El 1 de enero de 2017 apenas eran ya 809, 27 menos que un año antes. La disminución está ya en el 65%

El 1 de enero de 2018 continuaba la sangría: 797, 12 menos que un año antes. Continúan en el 65%

Un año más tarde eran 764, 33 monjas perdidas, con lo que la disminución sube al 67%

 

Clarisas: Eran sin duda las contemplativas más numerosas y lo siguen siendo aunque con notable descenso. De las 10.020 que había en 1973 quedaban en 2013, 6.784. Quince menos que el año anterior. Descendieron solamente un 33% que para lo que estamos viendo es un porcentaje casi para felicitarse.

A 1 de enero de 2014 eran 6.778, con sólo un descenso de 6 monjas respecto al año anterior. Que es un óptimo resultado. Siguen con un 33% de pérdida. Pero en todas estas casas autónomas el aglomerarlas oculta la realidad. Soria, Belorado, Cantalapiedra rebosan vocaciones. Y otras casas están cerrando. Las que reciben novicias disimulan el fracaso de otras.

A 1 de enero de 2015 eran ya 6.686, 92 han desaparecido. La pérdida es ya del 34% que para lo que hay casi se podrían felicitar.

A 1 de enero de 2016 tampoco las claras remontan. Habían descendido a 6.579, 107 menos que un año antes. La disminución sube al 35%.

Y el 1 de enero de 2017 continuaban en descenso: 6.352 con lo que se han perdido 227 clarisas. La disminución sube ya al 37%

Como al iniciarse el año siguiente que lo hacía con 6.210 monjas, 142 menos que el año pasado, pierden ya el 39% del instituto.

Tampoco mejora 2019, los monjas son 6.106, 104 menos que un año antes y la disminución del 40&

Clarisas Capuchinas: Las 2.365 de 1973 habían descendido a 1 de enero del pasado año a 1.943. Veintidós menos que en 2.012. Han perdido sólo el 19% de las capuchinas. Ya quisieran muchas ese porcentaje. A 1 de enero de 2014 habían descendido a 1.912. Con una pérdida de 31 respecto al año anterior. Que es notable en unas monjas de relativamente tan pocos miembros. Su pérdida ha subido ya al 20%. Aunque muchas congregaciones la quisieran para ellas.

Un año más y no han mejorado, sin duda por la edad de no pocas de ellas. A 1 de enero de 2015 habían descendido a 1.838, 74 monjas perdidas. La disminución es ya del 23%

El 1 de enero de 2016 seguían en su línea descendente, quedaban ya 1.793, con la pérdida de 45 monjas. Un 25% de disminución.

El 1 de enero de 2017 eran 1.763, treinta menos que el año anterior. La disminución está en el 26%

Comenzaron 2018, 1723, 40 menos que en las mismas fechas del año pasado, la disminución sube dos puntos: 28%

El 1 de enero de 2019 eran 1.708, 15 menos que un año antes. La disminución sigue en el 28%

Franciscanas Concepcionistas: Han descendido de las 2.777 de 1973 a 1.669 de 2013. 41 menos que en 2012. Han perdido el 40% de las monjas. A 1 de enero de 2014 habían bajado a 1.647 con lo que eran 22 menos que el año anterior. No parecen cifras optimistas. Y ya están en el 41% de pérdidas. A 1 de enero de 2015 seguían bajando y ya sólo eran 1.584, 63 menos que el año anterior- Con lo que la disminución ya es del 44%

El 1 de enero de 2016 constatamos unos datos gloriosos, en un año sólo habían perdido una monja: eran 1.583. La pérdida sigue en el 44%

El 1 de enero de 2017 viene peor. 1.549 monjas que suponen una pérdida de 34. Y una disminución del 45%

Al comenzar 2018 eran 1.538, 11 memos que un año antes. Continúan en el 45%

Peor les fue en el año 2018 pues comenzaron 2019 siendo 1467 monjas por lo que se perdieron 71 concepcionistas. La disminución es del 48%

Dominicas: Las 5.660 de 1973 eran, cuarenta años después, 2.668. Con una disminución de 37 respecto al año anterior. Han caído en un 53% Tampoco las dominicas están de buen año. A 1 de enero de 2014 habían descendido ya a 2.596. Con disminución de 72 respecto al año anterior. Tampoco la Caram arrastra. Ya están en un 55% de disminución.

A 1 de enero de 2015 eran 2,537, 59 desaparecidas en un año. La pérdida es ya del 56%

Y el declive aumenta. 76 monjas desaparecieron en un año y ya sólo quedan 2.461 el 1 de enero de 2016. La disminución está ya en el 57%

El 1 de enero de 2017 siguen empeorando, quedan 2.366 dominicas, en un año desaparecieron 95 religiosas y la disminución sube al 59%.

Peor el 2017 pies el año siguiente las encontró con 2.262 monjas, 104 menos que un año antes. La pérdida es del 61%

El 1 de enero de 2019 eran 2.206, 56 dominicas menos que un año antes, Ya han disminuido un 62%

Jerónimas: Las 258 de 1973 habían descendido, tras cuarenta años, a 195. Seis menos que en 2012. Perdieron el 26% A 1 de enero de 2014 siguen siendo 195. En un año no han perdido ninguna monja. O si han perdido alguna la compensaron con el mismo ingreso. Son escasas pero se mantienen bastante aceptablemente para lo que hay. El impulso de Sor Cristina de Arteaga parece no haber muerto. Un año después sólo descendieron en 2 monjas, siendo 193. El mayor problema que tienen es lo reducido de la orden. Siguen en un 26% de disminución.

En unas monjas de edad avanzada y creo que de vocaciones exteriores y escasas no podía durar esa bonanza. La disminución en el último año ya fue de 16 monjas por lo que han descendido a 173. Con lo que la disminución es ya del 33%

El 1 de enero de 2017 siguen manteniendo el tipo pues sólo han perdido una monja: son 172 con lo que la pérdida es del 34%

Un año después les sigue sonriendo la fortuna pues en todo el año anterior solo perdieron otra monja Inauguraban el año 171 religiosas. Siguen en el 34%

El 2018 fue peor el 1 de enero de 2019 las encontró con 160 monjas, 11 menos que un año antes. Han perdido ya el 37%

Salesas: 6.500 en 1973. En 2013 apenas quedaban ya 1.929. Y eran 35 menos que el año anterior. Han perdido, en un monumental descalabro, el 71% de las monjas. Y eso no se corrige. A 1 de enero de 2014 habían descendido a 1.887, 32 menos que el año anterior. Y muy envejecidas las que quedan. Están ya en un 72% de pérdida. Para todas estas monjas de clausura, clausura dudosísima en algunas como la Forcades o la Caram, ha sido trágica la secularización de religiosos de su mismo carisma o de sacerdotes que se han desentendido de cultivar vocaciones femeninas, .A 1 de enero de 2015 continúan descendiendo y ya sólo quedan 1,851. 36 menos que el año anterior. Me parecen una de las órdenes más amenazadas por la ancianidad de casi todas ellas. Siguen en el 72% de las que fueron en 1973.

A 1 de enero de 2016 quedaban ya sólo 1.808. 43 menos que un año antes. La disminución es del 73%. Pienso que están entre las más amenazadas de extinción. En los próximos años las disminuciones por fallecimientos van a ser masivas.

El 1 de enero de 2017 ya sólo eran 1.732, setenta y seis menos que un año antes. La pérdida es ya del 74%

El 1 de enero de 2018 eran 1.665, 67 monjas menos que un año antes. La disminución es ya del 75%

Un año después quedaban ya solo 1,606. 59 monjas perdidas. Rl porcentaje de disminución llega al 76&

Adoratrices de la Sangre de Cristo: De fundación italiana en España están apenas implantadas. En1999 apenas tenía dos casas, en Madrid y Castuera. En 1973 eran 2.970. En 2013 apenas quedaban ya 1.453. Disminuyeron un 51%. A 1 de enero de 2014 era ya sólo 1.403. 50 menos que el año anterior. Ya están en una pérdida del 53%. Siguen desangrándose. A 1 de enero de 2015 ya habían descendido a 1.358, 45 menos que el año anterior. La pérdida es del 55%

El 1 de enero de 2016 eran ya sólo 1.295, 63 menos que un año antes. La disminución está ya en el 57%

El 1 de enero de 2017 continúan en caída libre. Quedaban 1.242 religiosas, cincuenta y tres menos que un año antes. La disminución es ya del 59%

El 1 de enero de 2018 no corrigen su caída. Quedaban 1.191, 51 menos que un año antes. Pierden el 60%

El 1 de enero de 2019 quedaban 1.183, 8 menos que un años antes. La pérdida es ya del 61%

Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento: Fundadas en Madrid por Santa María Micaela del Santísimo Sacramento en 1857, eran 2.410 en 1973. En 2013 habían descendido a 1.113. Y habían disminuido en 412 respecto del año anterior. Estas se han dejado en el camino el 54% de las religiosas. Pues tampoco mejoran. A 1 de enero de 2014 ya sólo quedaban 1.085, 28 menos que el año anterior. Y su pérdida ha subido ya al 56%.

A 1 de enero de 2015 continúa la sangría. Ya sólo eran 1.058, 27 menos que el año anterior. Deben estar a punto de perder el listón de las 1.000 si no lo han perdido ya. La disminución es ya del 57%

El 1 de enero de 2016 ya sólo quedaban 1.006, 52 menos que un año antes. Hoy, año y medio después, seguro que son ya menos de mil. La disminución es del 59%

Pues sí, el 1 de enero de 2017 ya sólo restaban 973, treinta y tres menos que el año anterior. Con un 60% de pérdida.

Y nada detiene el hundimiento, 2018 comenzaba con 932 religiosas, 41 menos que un año antes. Ya han perdido el 62%

El 1 de enero de 2019 eran ya solo 888, 44 desaparecidas. La disminución alcanza ya el 64%

Agustinas Hermanas del Amparo: Fundadas en Mallorca por el canónigo Sebastián Gili Vives en 1859. En 1986 eran 160. En 2013 quedaban 107. 15 menos que el año anterior. Negrísimo futuro aunque sólo hayan perdido el 34% de la congregación. Hoy serán ya menos de 100. A 1 de enero de 2014 ya sólo eran 106. Nos equivocamos en la conjetura de que ya habrían bajado de cien pero eso sigue en un horizonte muy próximo. Pues seguimos equivocándonos, con gran alegría por nuestra parte, pues a 1 de enero de 2015 no sólo no han perdido el listón de los cien sino que son dos más que el año anterior, 108. Han ganado un punto en el porcentaje de pérdida que ahora es del 33%

Pero el 1 de enero de 2016 se ha cumplido ya lo que equivocadamente veníamos augurando. Son ya sólo 99. 9 menos que al año anterior. La pérdida está en el 39%

El 1 de enero de 2017 siguen siendo las 99 del año anterior. El 39%

El 1 de enero de 2018 habían bajado ya a 96, 3 menos que un año antes. Se han dejado ya el 40% de la congragación.

El 1 de enero de 2019 quedaban ya solo 88, 8 menos que en la misma fecha del año anterior. La pérdida es ya del 45% y acelerada

Agustinas Misioneras: De origen español, con dos provincias en nuestra patria y expansión en América y África. En 1973 eran 513, cuarenta años después quedaban 405. Habiendo perdido 77 respecto del año anterior. Ha desaparecido el 22% de la congregación. Han incrementado su número, real o ficticiamente. A 1 de enero de 2014 eran 432. Con un incremento de 27 religiosas. Yo soy crédulo ante los milagros pero algunos no terminan de convencerme. Dando por buenas esas cifras, habrían perdido sólo el 16%. Seis puntos menos que el año anterior. ¿Estarán engañando? ¿Han encontrado una Sor Verónica en la congregación? A 1 de enero de 2015 registran un retroceso y son 426, 6 menos que el año anterior. La pérdida es del 17%

El 1 de enero de 2016 volvía a disminuir en 3 religiosas pues ya sólo quedaban 423. Pierden el 18%

El 1 de enero de 2017 siguen descendiendo: 416. Siete menos que el año anterior. La disminución es del 19% de las que fueron.

El 1 de enero de 2018 siguen las vacas flacas. 411 religiosas, cinco menos que el año anterior. La disminución ha subido al 20%

Y el descenso continúa, 404 al comenzar 2019, 7 religiosas desaparecidas. Se ha perdudi el 22%.

Hermanas del Amor de Dios: Fundadas en Toro por Jerónimo Usera en 1864. En 1973 eran 1.204 y en 2013 quedaban 811. 108 menos que el año anterior. Perdieron un 32%. En 1 de enero de 2014 eran 797, con pérdida de 14 respecto del año antecedente. Están en un 34% de pérdida. A 1 de enero de 2015 quedaban 779, 18 menos que el año anterior. La pérdida está en el 36%

Y la línea descendente no cesa. Un año después se habían perdido 11 religiosas y ya sólo eran 768. Disminución del 37%

El 1 de enero de 2017 quedaban 754, catorce menos que el año anterior. La disminución está ya en el 38%

Un año después eran 746, ocho menos que en la misma fecha de 2017. El 39%

El 1 de enero de 2019 eran 737, mueve menos que un año antes, La disminición sigue en el 39%

Hermanas Angélicas de San Pablo: Fundadas en Italia por San Antonio María Zaccaría apenas tienen implantación en España. En 1999 sólo tenían una casa en Palencia. En 1973 eran 252 y en 2013, 231. Con una disminución de 8 respecto al año anterior. Sólo han perdido un 8% En 2014 siguen con las mismas religiosas y el mismo porcentaje. A 1 de enero de 2015 habían subido a 241, 10 más que el año anterior. La pérdida es ahora sólo del 4%

Se siguen manteniendo muy bien. En el último año sólo perdieron una religiosa: son 240. Pierden el 5%

El 1 de enero de 2017 eran 249, nueve más que el año anterior. Prácticamente están como en sus mejores días.

El 1 de enero de 2018 habían perdido tres religiosas, eran 246, Apenas han perdido un 3% respecto a 1973. Milagroso.

El 1 de enero de 2019 pierden nueve religiosas, quedan 237 y la disminución es del 6%

Hermanitas de la Anunciación: Fundadas en Colombia en 1943. En 1973 eran 590 y en 2013, 537. 40 menos que en 2012. Han perdido sólo un 9%. Un año después eran 530 con pérdida de 7 religiosas. Están en un 11% de pérdida. A 1 de enero de 2015 eran 528, 2 menos que un año antes. Siguen en el 11%

El 1 de enero de 2016 siguen bajando aunque muy moderadamente. Eran 524, cuatro menos que el año anterior. Descienden un 12%

El 1de enero de 2017 eran 520, cuatro menos que el año anterior. Siguen en el 12%

En enero de 2018, 501. 19 menos que un año antes. El 16%

El 1 de enero de 2019, 486, quince menos que el año anterior. Pierden el 18%

 

Apostolado de Jesús-Damas de la Paz: Fundadas en Madrid en 1945 por María Josefa R, Galiana, no encuentro sus datos en el Annuario. En 1999 tenían una sola casa y eran 24 religiosas. Deben estar al borde de la extinción. Sigo sin datos hoy

Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús: Fundadas en La Habana por el jesuita Valentín Salinero en 1891, en 1973 eran 267 y cuarenta años después quedaban 116. 44 menos que el año anterior. Se ha perdido el 57% de las monjas, A 1 de enero de 2014 ya sólo eran 111. La pérdida ya está en el 59%. Y dados sus escasísimos efectivos y la edad de las monjas pues… qué quieren que les diga.  A 1 de enero de 2015 seguían siendo 111 y en el 59% de disminución.

El 1 de enero de 2016 habían perdido cuatro religiosas quedando 107. Con las pocas que son su situación es muy alarmante. Pierden el 60%

El 1 de enero de 2017 pierden otras cuatro religiosas respecto al año anterior y son 103. Están ya en el 62% de disminución.

El 1 de enero de 2018 siguen siendo las mismas 103

Al amo siguiente, 2019, son ya solo 100. Tres menos que el año anterior.. La disminución es del 63%

 

 

 

6 comentarios en “Las religiosas en el Annuario Pontificio 2020 (I)
  1. Otra cosa que convendría resaltar es el cambio en la composición de ls mojas. En un convento de Salesas, hace unos 10 años, eran todas españolas. Hace dos años, quedaban tres españolas y las otras 10 o 12 eran africanas.

  2. Me parece una buena idea, pero es difícil que los sacerdotes lleven a jóvenes a los monasterios porque apenas hay jóvenes en las parroquias. Quizás habría que vincular las parroquias diocesanas a los monasterios. Sería una buena idea, ya que ambas partes se enriquecen y ayudaría también al sostenimiento de la vida religiosa por parte de los fieles y ha cambio se gana en oración, y un carisma y riqueza propio de la orden religiosa. La situación es muy parecida a la de la vida religiosa masculina. Puede ser que en su momento se fundaran demasiadas congregaciones con un carisma muy parecido no lose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *