PUBLICIDAD

Las monjas de la Compañía de María se van de Orduña

|

Las 8 monjas que quedan. De izquierda a derecha, Isabel Merikaetxebarria, Koldo Ezeolaza, Garbiñe Erdocia, Guadalupe Mentxaka, Isabel Nogal, Julio Astobiza, Maite Izeta y Juli Uliarte. El colegio, que había sido emblemático en las Vascongadas, llevaba años cerrado. Ahora se retiran las monjas. http://www.elcorreo.com/bizkaia/nervion/201603/21/monjas-compania-maria-dicen-20160321020538.html?ns_campaign=APPWA&ns_source=BT&ns_linkname=Bottom&ns_fee=0&ns_mchannel=EM La fotografía me parece patética. No pueden ir a reforzar otros colegios de la Enseñanza. Evidentemente no pueden reforzar nada. Retirarse a la casa de recogida de ancianas donde rezarán mientras puedan. Y nada más. La situación de Orduña debe ser parecidísima a la de otras casas de las hijas de Santa Juana de Lestonnac  y desgraciadamente a las de otras muchas congregaciones de religiosas. Se van. Desaparecen. Ni tienen relevo ni posibilidad muchas de recuperación. Me parece admirable esa anciana que quiere morir con hábito. Lo que habrá padecido por mantenerlo. No dudo de la buenísima voluntad de muchas de las demás a las que convencieron de que el aggiornamento era una primavera segura. Y se lo creyeron. Pues ya ven el final. Porque eso es el final. Ya no existe el colegio de sus ilusiones y sus trabajos y ya apenas existen ellas. El periódico informa de que quieren vender la inmensa casa y finca pero no encuentran compradores. Es igual. ¿Para qué quieren ese dinero si su orden se extingue? Atenciones no les van a faltar y bien poco necesitan acostumbradas a una vida austera y entregada. En España, y en la Europa occidental nada arreglarán con una inyección de euros. Tal vez en Asia o en África puedan servir para la supervivencia de la Compañía de María. Bendito sea Dios si eso se lograra. Pero andando otros caminos. Porque los que emprendieron, y repito que seguro que engañadas, ya se ve a donde condujeron. A esa patética fotografía. Ahora dicen adiós. Creo que el adiós lo dijeron ya hace bastante tiempo. Aunque ellas creyeran otra cosa. Que no vino. Que era imposible que viniera. ¿Qué chicas jóvenes, con vocación de entregarse a Cristo, van a querer incorporarse a eso? Y yo no soy responsable de nada. Sólo de recoger una triste realidad que otros publican y que desgraciadamente es así.

0 comentarios en “Las monjas de la Compañía de María se van de Orduña
  1. Bergoglio habla, charla que te charlarás, y el clero no le escucha.
    Estas monjas, que se han visto obligadas a cerrar por derribo el colegio de Orduña, en vez de seguir estas palabras de Francisco, pronunciadas ¡en septiembre de 2013! únicamente piensan en el vil metal:
    “Queridos religiosos y religiosas, los conventos vacíos no le hacen falta a la Iglesia para transformarlos en hoteles y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo que son los refugiados. El Señor llama a vivir con generosidad y valentía la acogida en los conventos vacíos. Es cierto que no es algo sencillo, hace falta criterio y responsabilidad, pero también valentía”.
    . . .
    En vez de ser generosas y obedecer al Obispo de Roma, cediendo su espacioso edificio para acoger a los infelices refugiados sirios -a los cuales los jesuitas de Vascongadas exigen que se les acoja en nuestro país sin limitación alguna- ellas prefieren el dinerito fresco en mano. ¡Cuánta hipocresía, deslealtad y falta de caridad hallamos en la Iglesia del papa jesuita!
    . . .
    En cuanto a los teólogos de la nada que, ejercicios espirituales mediante, convencieron a estas pobres hermanitas incautas, algunos ya habrán tenido que rendir cuentas ante el Altísimo y, la mayoría, estarán en vías de hacerlo, aún a pesar de que muy bien saben que sus pecados, imperdonables, en este mundo y en el otro, son aquellos que despreciando la misericordia de Dios no quieren ser perdonados.
    . . .
    Estos tiranosaurios rex, que se van sin haber puesto el huevo, seguirán dando agónicos coletazos en su afán de morir tratando de demoler la Iglesia desde dentro…
    . . .
    Al menos, hubo un ladrón que se arrepintió en la cruz, mas, los autores intelectuales de tamaño suicidio colectivo siguen insultado a Cristo a pesar de su agónica muerte anunciada…

  2. Don Francisco: Lleva usted una semana HERÓICO. Un auténtico servicio a la Iglesia con todo lo que ocurre: alzacuellos, monjicas, memorias, charletas, nombramientos, cuchicheos. Adiós.

  3. ¿Dónde están ahora los que les mintieron, manipularon, engañaron y sedujeron con mil y un cuentos, y mentiras cientos, que estas mujeres acabaron creyendo y poniendo en práctica? No estaría de más que tuviesen la vergüenza y la gallardía de ir a darles alguna explicación en esta hora terminal.

  4. Parece establecerse, por parte del bloger , una directa relación entre no llevar hábito y la falta de vocaciones. No creo que sea la cosa tan simple .
    Dice el bloger que la fotografía es patética….¿ por ser ancianas las fotografiadas?
    Parece que Joel opina que el cardenal Braz de Avis podría haber evitado que algunas órdenes religiosas no tengan vocaciones. ¿Qué debería hacer ese Cardenal para que recibiera el aplauso de Joel ?

  5. En los círculos de espiritualidad de Poemos estudiamos el fenómeno de descomposición de la iglesia carca, en apenas cincuenta años, cómo uno de los planes más prodigiosamente elaborados de destrucción del enemigo de toda la historia. Ahora, según nuestros formadores, el diseño del plan está a falta sólo de la última etapa: la liquidación, que ha sido encargada a los propios pastores, a las jerarquías totalmente infiltradas. ¡Es un logro emocionante e inspirador! Ver a iglesia reducida a escombros, con sus obispos a nuestro servicio convertidos en dinamiteros, es uno de los espectáculos más bellos a los que una pueda asistir.
    estas pobres monjitas son efectos colaterales, qué se le va a hacer. En toda guerra los que primero caen son los tontos útiles.

  6. Muy penoso. Y los de Braz de Avis llevando a pastar tóxicos de Bopal. A estos tipos no los defenestran por la vía rápida. No es por misericordia impune.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *