PUBLICIDAD

Las Hijas de la Caridad se van de Blanca

|

Las cuatro religiosas que estaban es esta localidad murciana, en esta ocasión todavía en edad aceptable para una vida activa abandonan el pueblo.

Un cierre más de esta cadena sin fin que está acabando con la vida religiosa en España.

http://abarandiaadia.com/art/6389/las-monjas-de-las-hijas-de-la-caridad-anuncian-que-dejan-blanca

Aunque de religiosas no tengan aspecto.

7 comentarios en “Las Hijas de la Caridad se van de Blanca
  1. Osea,que,según dice Sherlock Holmes esas señoras practican la caridad CRISTIANA ayudando a las musulmanas y son tan ‘ puristas ‘ que retiran de su vista el crucifijo de aquel en cuyo nombre practican dicha caridad…. Acaso las musulmanas que son ayudadas retiran sus velos de la cabeza para no ofender a aquellas q les ayudan en nombre de la religión cristiana ???…pienso que esas señoras ,cristianas acomplejadas , son bobas de solemnidad y ojalá se extingan cuanto antes pues nada se perderia ! .Aqui , en mi ciudad,al nombre de su colegio tb le habn quitado el apelativo de ‘ santa ‘ al referirse a su fundadora santa Luisa de Marillac ,el colegio se llama simplemente Luisa de Marillac

  2. Siempre he sentido gran admiración por las Hijas de la Caridad. Y aunque considero que son de las últimas que han sabido «estar en su sitio», han acabado cediendo también al «espíritu del siglo».
    Entre las muchas obras que tienen en Sevilla hay un colegio que siempre se ha llamado «Santa Luisa de Marillac», hasta hace no mucho que han decidido «descanonizar» a la santa y «reducirla al estado laical». Ahora es simplemente «Luisa de Marillac». ¿Precio de las subvenciones de la Junta o guiño de pleitesía a la misma…?
    Por no citar a la superiora de ¿Tánger o Rabat? que, con ocasión del viajecito del señor Bergoglio a Marruecos, reconocía con orgullo ante las cámaras de tv que de las paredes del centro que regentan no cuelga ni un solo crucifijo para no ofender a los musulmanes, únicos beneficiarios de su caridad ¿O también acabarán sustituyendo esta palabra tan políticamente incorrecta, por tan característicamente cristiana, del nombre del Instituto?

    1. Con lo que han batallado siempre los institutos religiosos para llevar a los altares a sus miembros, sobre todo a sus fundadores, y el trabajo, y dinero, que les ha costado en muchos casos, y ahora se avergüenzan de llamarlos santos. ¡Lo que hay que ver!

      1. Siendo puristas, las Hijas de la Caridad no son religiosas, sino que son una Sociedad de vida apostólica. No tienen votos públicos.
        San Vicente de Paúl las fundó para la asistencia caritativa de su parroquia. De hecho, en sus comienzos, al extenderse, eran piadosas señoras que se agrupaban en cofradías. Por eso su primer uniforme-hábito era el de campesina francesa, con ese tocado tan peculiar. Como Trento no contemplaba las religiosas de vida activa su encaje jurídico fue siempre complicado. Hasta que no aparecieron las Sociedades de Vida apostólica estuvieron en un limbo canónico. Y aún hoy no son estrictamente religiosas porque su instituto no es ni orden religiosa ni congregación.

        1. Lo sé De hecho me he cuidado muy mucho de emplear en mi comentario – como resulta evidente a una lectura atenta – los términos «religiosas» y «congregación» (mucho menos «orden»). Lo cual no es óbice para tener que reconocer que se trata de una forma de vida consagrada (de hecho profesan los 3 votos, aunque lo hagan de año en año el día de la Encarnación) y que sea susceptible de aplicársele lo que afirmo en mi comentario.

          1. Sr. Holmes, suscribo completamente su comentario, pues va al meollo de las cosas. Yo vivo en Lavapiés y las Hijas de la Caridad, del colegio que tienen en Mesón de Paredes, todas se han quitado la toca y van de cualquier manera. Qué contraste con las musulmanas y las hindúes que van a recoger a sus niños al citado colegio y van tapadas el rostro, que parece que están amortajadas. Las monjas, van viva la virgen y las extranjeras les dan ejemplo de pudor, castidad y pureza. Patético. Anda y que las zurzan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *