PUBLICIDAD

Las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en caída libre

|

santa ana-congregación La hijas de la madre Rafols han unificado las cuatro provincias que tenían en España. Ahora hay sólo una. La falta de vocaciones ha llevado también a estas  a una medida en la que les han precedido ya bastantes otros. http://www.revistaecclesia.com/nueva-configuracion-provincial-de-la-congregacion-de-las-hermanas-de-la-caridad-de-santa-ana/ Cuando escasean las religiosas hay que reducir estructuras ya sin sentido. Cuatro provinciales, cuatro equipos de gobierno eran ya insostenibles. Pero me temo mucho que la decisión adoptada no va a resolver nada pues es sólo un parche temporal. En 1973 estas religiosas eran 3.137 en 220 casas. Seguramente ya algunas menos de las que fueron pocos años antes pues el posconcilio comenzaba a hacer estragos. Pero más de tres mil religiosas y no pocas de ellas jóvenes demostraban una congregación bien asentada. A 1 de enero de 2014 apenas quedaban 2.098 y sin embargo las casas, en ese crecimiento sin sentido que se da en todas estas instituciones agonizantes eran 269. Más de mil religiosas menos y cuarenta y nueve casas más. A día de hoy, dos años después del último recuento podemos dar por seguro que han perdido el listón de las dos mil. Y las que quedan no es que sólo sean menos, que lo son, sino que además son dos años mayores. Y prácticamente sin novicias o apenas. Según los últimos datos facilitados por ellas y si no he contado mal ya sólo quedaban 1.952. http://www.chcsa.org/comunidades/index.asp El futuro es desolador. Las casas van a caer como las hojas de los árboles a la llegada del invierno. Y las que queden apenas serán asilos de religiosas ancianas. En diez años serán octogenarias la mayor parte de ellas y las que no lleguen a esa edad estarán muy cerca de ella. Eso no se resuelve con la reunificación de provincias. Aunque sea necesaria dada la disminución de las religiosas.

Comentarios
10 comentarios en “Las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en caída libre
  1. Estas hermanas me parecen una buena congregación, también ellas se han visto afectadas por la caída de vocaciones como otras buenas. Lo ocurrido en varios lugares y su evolución tiene más factores a tener en cuenta.

  2. El aumento de casas se debe a que numerosas congregaciones, durante los años del Concilio y posteriores, prefirieron inaugurar nuevas casas con comunidades más pequeñas, en lugar de tener monasterios muy grandes pero pocos: supongo que estas señoras tendrían antes del Concilio pocas casas con 15 o 20, y luego pasaron a casas con menos de 10. Un ejemplo son los hermanos de los Sagrados Corazones (sscc) o Padres Picpus, que como bien dice su nombre completo estaban dedicados a la Adoración Perpetua, en sus casas siempre había un hermano ante el Santísimo, y tras los años 60, debido al cambio de modelo de casas, se suprimió el carácter continuo de dicha devoción, ya que el número de hermanos de cada comunidad no lo permitía. Otro ejemplo: muchas parroquias de Madrid que ahora están cumpliendo 50 años, fueron eregidas por el Arzobispo Morcillo y respondían a dicho modelo, con casas parroquiales de 1 a 4 sacerdotes.

    No era la primera vez que veía esta duda en un post del Sr. de la Cigoña, espero haberle contestado.

  3. El feroz post Concilio está aniquilando la Iglesia. primero los seminarios, después los conventos y finalmente las iglesias, a la espera de que los buenistas las regalen a los musulmanes. La apostasía aumenta de día en día, dirigida por los religiosos deshabitados que dejan de tener palabras trascendentes, siguiendo las indicaciones superiores de mucha paz, solidaridad, ayuda, promoción masiva de los inmigrantes musulmanes
    KYRIE ELEISON !!!!

  4. No es de las congregaciones religiosas con peores números. Y cuentan con una cantidad bastante aceptable de religiosas con una edad inferior a los 50. Además, reciben novicias de otros continentes y son de las que tienen algunas vocaciones en España.
    Están en crisis, pero menos.

  5. Suma y sigue…
    . . .
    Hoy me permito hablar de la decadencia de las religiosas del Sagrado Corazón de Jesús a la que pertenece Dolores Aleixandre («¿y si desaparecemos?», publicaba no hace mucho en «Religión» Digital la hoy). La decadencia a que me refiero la compruebo cada vez que acudo al Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta -en el cual las vocaciones no dejan de aumentar, dentro de una comunidad joven ya de por sí- donde cuentan con la casa más grande de España. Grande en cuanto a su conjunto, pero no en lo que se refiere a la comunidad que en ella mora: cinco octogenarias que ya están para muy poco a excepción, cómo no, de albergar a quienes imparten cursos de Tai chi, algo fundamental para todos los fieles católicos…
    . . .
    Otro día me referiré nuevamente a esta comunidad de monjas deshabitadas, víctimas del post Concilio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.