PUBLICIDAD

Las extrañas amistades del Papa

|

Resultado de imagen de hebe de bonafini

A quien parece gustarle lo peor. Como por ejemplo la impresentable Hebe de Bonafini.

Denuncian el apoyo del Papa a Hebe Bonafini en un conflicto con la justicia argentina

 

26 comentarios en “Las extrañas amistades del Papa
  1. La que faltaba pal duro. Esta apoya directamente a las ratas etarras, entre otras cosas.. Si A implica B y B implica C…….Mas bajo no se puede caer? uuuy, degenerando, degenerando se puede.. Cualquier día este hombre sube al balcón de la Plaza de San Pedro a la líder de las femen a saludar, de la guisa con la que acostumbran, las manporreras del bueno de GEORGE SOROS Y SU. OPEN SOCIETY FOUNDATION. ..la MASONERIA de toda la vida …que se ha cargao el amor a y el temor de Dios en Europa..

  2. IRÓNICA dice: “Beatriz quien se podía es ir usted. Es totalmente prescindible, o quizás no, pues así tenemos motivos para la risa”.
    IRÓNICA: Yo solo escribí: “AUGUSTINUS: ¿No es que te ibas?”. De ninguna manera se me ocurrió echarlo. Sólo me llamó la atención que volviera a escribir, siendo que había anunciado su partida. Creí que era un hombre de palabra. Veo que me equivoqué.
    Me produce una gran satisfacción ser causa de tu alegría. Es muy agradable ver a las personas reír.
    Voy a tomar en cuenta tu consejo (“Sus aportaciones son de un gran calado moral, filosófico y teológico. Por favor recopile sus textos en una monografía,”) y pensaré en él. Serás la primera en tomar conocimiento de mi obra, en caso que lo lleve a la práctica.

    PUNTO SOBRE LA I dice: “Augustinus, hasta que Beatriz le eche, siga con su línea habitual”.
    No tengo el menor interés en echarlo, ni es algo que me compete a mí. Sólo me llamó la atención leerlo, pues pensaba que era un hombre de palabra.

  3. Agustinus bien podría ser uno de los abundantes alabadores seriales (mantenidos con el óbolo De San Pedro) que pululan por la web para seguir fomentando el culto a la personalidad y la papolatria, procurando ocultar el sol con la mano, tomándonos por idiotas y, de paso, poniéndose de ejemplo de sagacidad intelectual y fidelidad.
    Si es argentino, podría ser uno de aquellos católicos setentistas-tercermundistas que supieron propugnar el maridaje espureo entre Marx y el evangelio, ahora devenidos en catolicones burgueses que pretenden acallar la voz de miles de victimas de esos asesinos terroristas (“jóvenes idealistas” lo llama Hebe), cacareando un rancio pacifismo, deformando la historia y pretendiendo poner en la cumbre de la moralidad (“perdonar a los enemigos”) lo que no es más que oportunismo político: la Bonafini y su caterva de asesinos, no fueron enemigos del “papa”; fueron enemigos de la sociedad argentina; y el perdón lo debería pedir a los miles de muertos y los miles de prisioneros sin juicio que se están pudriendo en las cárceles por mera venganza, a los que el santo padre ni siquiera confortó con un rosario, (tampoco se dignó a recibir a los familiares de las victimas a pesar de los muchos pedidos).
    Puede ser, quizás, que Agustinus haya sido miembro de esa peor parte de la Iglesia argentina que durante los ‘70 corrompió las mentes y las almas de miles de jóvenes, incitándolos a la lucha armada desde sus púlpitos o desde los seminarios y parroquias, buscando ahora la falsa paz que pueda tranquilizar la conciencia.
    O también quizás, puede que haya sido de esa parte del clero argentino que vivía a la expectativa de los resultados, mientras los más osados tomaban las armas, para acabar enarbolando el oportuno “viva quien vence”, marca registrada de gran parte del episcopado argentino (cabe aclarar aquí que Francisco no es ese personaje mítico, contestatario de la “dictadura” a costa de su pellejo, que algunos inescrupulosos y genuflexos quieren vender en contra de la realidad histórica).
    Si Agustinus no es argentino, mejor que se llame a silencio porque no tiene la más remota idea de lo que se vivió en la Argentina durante casi 20 años y lo que este inmundo personaje llamado Hebe representa en la tragedia de este pobre país, al cual cual no le bastó ni siquiera tener un papa para cerrar la “grieta”; muy por el contrario.

  4. Canali, de amistades con dictadores, integristas, xenófobos, pedófilos…, se pueden poner muchos ejemplos; seguro que a usted, mal que les pese, también los conoce; por recordarle sólo uno: el fundador de los Legionarios de Cristo.
    Augustinus, hasta que Beatriz le eche, siga con su línea habitual. Ya ve sus comentarios escuecen a muchos.

  5. Beatriz quien se podía es ir usted. Es totalmente prescindible, o quizás no, pues así tenemos motivos para la risa.
    Sus aportaciones son de un gran calado moral, filosófico y teológico. Por favor recopile sus textos en una monografía, puede venderla a la editora de la revista El Jueves para que la regale con alguno de sus ejemplares. Para el prólogo tiene usted magníficos e importantes opinadores en este blog; lo difícil va a ser quedarse con alguno.
    Augustinus es un placer leerle, adelante

  6. AGUSTINUS: ¡Y dale con que Jesús era amigo de pecadores!!
    De pecadores ARREPENTIDOS, CONVERSOS!!
    No fue amigo del pecador Herodes (“Ese zorro” Lc, 13, 32).
    A la pecadora la despidió: “Vete y NO PEQUES MAS” (Jn, 8, 11)
    Qué paciencia con vosotros…!

  7. “Seguro que las amistades con dictadores, integristas, xenófobos, pedófilos…, les son mas queridas a Vds.”
    Augustinus: Aquí hace Vd. un juicio temerario y eso tiene también su calificación moral pertinente. No se pueden emitir juicios, y sobre todo negativos, sobre personas, si no tiene a mano evidencias probatorias. Seamos dueños de nuestros silencios para no ser esclavos de nuestra precipitada temeridad.
    Para xenófobo ya tenemos suficiente con el carcamal Kim Jong Torra de la Generalidad y para pedófilo con el encubridor Daneels y su tropa.

  8. Yo os he llamado amigos

    Fray Elijah Dubek OP

    14 de Mayo de 2018
    El único Apóstol que murió antes de la Resurrección de Jesús fue el traidor Judas Iscariote. La misión del oficio apostólico de Judas no se cumplió, y el número de los Apóstoles se redujo a once.
    Después de la Ascensión de Cristo a los cielos, San Pedro declaró en medio de los creyentes, que el oficio apostólico vacante debía ser ocupado por otro.
    El Príncipe de los Apóstoles habla de las condiciones: “Uno de los hombres que nos acompañaron durante todo el tiempo en que el Señor Jesús entró y salió con nosotros, comenzando por el bautismo de Juan, hasta el día en que fue asumido de entre nosotros, “… debe convertirse en un testigo de Su resurrección.” (Hechos 1, 21-22). La suerte le tocó a San Matías.

    A diferencia de la elección de los otros Apóstoles, que fueron seleccionadoss directamente por Jesús, la llamada de San Matías es gestionada por los mismos Apóstoles.
    La elección de San Matías nos revela lo que los mismos Apóstoles pensaron sobre lo que significa ser apóstol. Veamos dos aspectos principales.
    Primero: Este hombre debió haber vivido con Jesús y los apóstoles, no sólo esporádicamente sino durante toda la vida pública de Nuestro Señor.
    Segundo: Este hombre es elegido por Dios, no por los hombres: “No fuisteis vosotros quienes me elegisteis, sino que Yo os elegí.” (Juan 15,16). Y es elegido para ser testigo de la Resurrección del Señor. Ambos aspectos señalan lo que Jesús dijo a los Apóstoles durante la Última Cena: “Yo os he llamado amigos.” (Juan 15,15). Cuando los Apóstoles buscan a alguien para reemplazar a Judas, no están buscando simplemente a un seguidor, sino a un amigo de Jesús. ¿Por qué?

    Un signo de amistad es el intercambio de secretos. Jesús mismo da esta razón para llamar a los Apóstoles Sus amigos: “Porque os he contado todo lo que he oído a Mi Padre” (Juan 15,15).
    Los Apóstoles, que han escuchado de la boca de Jesús, estos misterios están fortalecidos por su amistad con el Señor para dar testimonio de la Resurrección, para predicar la vida que se nos ofrece en Cristo.

    Esto nos muestra algo más que el carácter de los apóstoles. Al elegir a San Matías, los Apóstoles nos enseñan una verdad muy sencilla acerca de la vida espiritual: Jesús nos elige, nos llama, pues quiere ser Nuestro Amigo.

    San Matías, ruega por nosotros, para que aprendamos a ser amigos de Cristo.

  9. CRISTO efectivamente se acercaba a las gentes que eran rechazadas en su momento, para llamarles a la CONVERSIÓN, no para sentarse con ellos a celebrar sus pecados. nada que ver con lo que hace bergoglio, que es complicidad descarada con el pecador.

  10. Uds. no entiende. No son amistades extrañas. Son las habituales del Papa y ex arzobispo de Bs. As. Pónganse en nuestro lugar, esto es otra cosa… no se bien que cosa, pero otra cosa.

  11. Esther, no ofende quien quiere sino quien puede.
    Con su excelente vocabulario, el dueño de este blog debería encargarle la redacción del libro de estilo del mismo. Muchos se lo agradecerían.
    El idioma castellano que es muy rico y parco tiene muchos más sinónimos por si quiere profundizar en su discurso.
    Santo Padre, que Dios le guarde, de esta erudita, cuyo futuro está en la RAE

  12. ¿Dios mío, y estos señores que escriben estas cosas, estén de acuerdo o no con el Papa, se pueden llamar cristianos? ¿No se puede criticar sin insultar? ¿No se puede utilizar un lenguaje que no se soez?
    Papa Francisco, leyendo estas insensatas y descabelladas descalificaciones a su Santidad, con un lenguaje barriobajero, zafio, maloliente, peor que el de Maki Navaja, agrandan la estima que muchos creyentes le tenemos.

  13. ¿Y ustedes se llaman cristianos -no digo católicos- y hacen estos nauseabundos comentqrios? Que Dios les perdone y que las personas de bien no se queden indiferentes a tanto escarnio.
    Serán cristianos, pero desconocen el evangelio y las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.
    Seguro que las amistades con dictadores, integristas, xenófobos, pedófilos…, les son mas queridas a Vds.
    Cuando leemos con los evangelios, que son la fuente principal para nuestro conocimiento de Jesús y su mensaje de salvación, no podemos dejar de notar algo que contradice lo que Vds. condenan: Jesús tenía una manera especial y muy propia de acercarse a las personas, particularmente a aquellas que por su condición social, su condición económica, o las circunstancias particulares de su vida, eran rechazados, marginados y hasta perseguidos, por los que se consideraban a sí mismos mejores personas que ellos. Cristo amaba con especial cariño a los niños, a las mujeres, a los enfermos, y a quienes eran considerados pecadores, por las autoridades religiosas de su tiempo.
    Algunos ejemplos concretos de esta relación especial de Jesús con los pecadores, podemos verla con claridad, en los escritos de Mateo (Mateo 9, 9-12), Zaqueo (Lucas 19, 1 -10), la pecadora que lavó sus pies en casa de un fariseo (Lucas 7, 36 ss), la mujer adúltera (Juan 8, 1-11), el buen ladrón (Lucas 23, 39-43), entre otras muchas. Conviene recordar, asimismo, las parábolas del fariseo y el publicano (Lucas 18, 9-14), y las del hijo pródigo, la oveja perdida y la moneda perdida (Lucas 15).
    En cualquier gesto, palabra, acción u omisión del Santo Padre Francisco únicamente ven la paja en su ojo y no la viga que no les deja ver a Vds.
    No pienso responder a sus insultos, descalificaciones, improperios, etc., pues me siento muy honrado de los mismos y, con el debido respeto al Santo Padre, me une más, si cabe, a su persona. Tampoco a sus pobres razonamientos, pues la impronta intelectual de los mismas y su escasa credibilidad se descalifican por sí solos.
    Por cierto, me imagino que se confesarán de sus injurias, de sus calumnias, de sus mentiras … como buenos cristianos, ya que Jesús nos dijo que hay que amar a los enemigos.

  14. FRANCISCO me provoca NÁUSEA, INDIGNACIÓN, ODIO.

    ÉL ODIO,, es un sentimiento. A rectificar, pero la lo grave es que un pap a de la IGLESIA Católica llegué a provocarle.
    (…)

    .

  15. Las simpatías particulares que tenga por esta tiparraca de lo peor dice mucho en cuestión y nos abre los ojos a muchas cosas. Pero si se quedan en simpatías personales allá él. Lo que es peligroso, impresentable y que no casa bien hoy día con las democracias occidentales, ni tan siquiera con el sentir argentino por muy peronista que sea es la intromisión en la justicia con ánimo de influir, inclinar la balanza por un particular y manipular la independencia judicial. O es que esta buena señora participa de la materia de los ángeles y es incapaz de robar, estafar y engañar como todo hijo de vecino. Serán las pruebas las que la incriminen o no, pues haber si está hecha de otra pasta y por tener desgracias en tu vida o perder un hijo aunque sea de forma dramática e injusta te da derecho a trincar.

  16. Ha habido grandes grupos de amigos (grandes en la valía, no en el número) en la historia de la Iglesia que le confirieron un impulso asombroso. Recordaré dos en particular, el movimiento de Oxford, en torno al cardenal Newman, y el círculo de Jacques y Maritain, retratado con especial viveza en Les grandes amitiés, un libro maravilloso que en mala hora regalé y que echo de menos a menudo. Cuando uno lee que otras gentes extrañas rondan al Pontífice no deja de sentir una profunda desazón: el rabino de Buenos Aires, el protestante al que ha hecho director rioplatense de L´Osservatore Romano, la señora éste del velo, el ateo “confesor de La Reppublica (con quien confidenció sobre la inexistencia de los novísimos), etcétera, donde en el etcétera entra más de un birrete. Peña o tertulia por peña o tertulia, uno se queda con aquellos militantes ingleses del XIX o estos católicos franceses que tanto hicieron por la renovación creyente en Francia. La figura de Jacques Maritain, callada y recoleta con los Hermanos de Foucauld en Toulouse, junto al convento dominicano de su amado santo Tomás, esperando largas horas ante el Santísimo su hora final, constituye un auténtico arquetipo del miles christianus que espera recoger a recompensa tras haber luchado el buen combate. Qué espejos de amigos.

  17. En su carta a la pro-terrorista Hebe, el Papa Francisco dice: “Rezo por vos y por las Madres y pido al Señor te conserve la salud para que puedas seguir ayudando a tanta gente.”.
    Me gustaría mucho que el Papa Francisco me explicara en que ayuda esta mujer a tanta gente. Y no es que el Papa ignore quién es esta mujer. Lo sabe mejor que yo.

  18. En su carta a la pro-terrorista Hebe, el Papa Francisco dice: “Rezo por vos y por las Madres y pido al Señor te conserve la salud para que puedas seguir ayudando a tanta gente.”.

    Me gustaría mucho que el Papa Francisco me explicara en que ayuda esta mujer a tanta gente. Y no es que el Papa ignore quién es esta mujer. Lo sabe mejor que yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *