Las de Belorado deciden suicidarse

|

Las «monjas» de Belorado se reafirman en su cisma y serán excomulgadas

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=49768

Pienso que más por tontas que por malas pero ya son mayorcitas y responsables de sus actos.

<

Las echarán de su casa y no tienen el menor futuro.

El apoyo de ese obispo de opereta- y el cura coctelero es la nada sin sifón.

Comentarios
9 comentarios en “Las de Belorado deciden suicidarse
  1. Triste todo esto: Claramente he visto cómo sufre mi pueblo. Los he oído quejarse por culpa de sus capataces, y sé muy bien lo que sufren. Por eso he bajado, para salvarlos” (Ex 3,7).

    1. Las excomulgadas de forma oficial han elegido mal en apoyarse en secta sedevacantista. Esta es la causa de su excomunión, aunque no las culpo al 100%.
    2. Pues parte de culpa ha venido también de Roma (card. Joao Braz-masón, José Rodríguez Carballo y Sebastiano Paciolla): Cor orans, Instrucción aplicativa de la constitución apostólica Vultum Dei quarere sobre la vida contemplativa femenina y el asunto inmobiliario-hipotecario.
    3. El conflicto exige justicia evangélica y dignidad humana, porque la Instrucción avasalla la libertad básica de las monjas de clausura.
    4. Cor orans es un entremetimiento en la vida de los monasterios creando desconcierto y descontento. Sepan uds. que las monjas de Belorado han dado voz a muchas que callan, pues el Decreto en sí mismo es una ofensa contra la libertad de las mujeres y su dignidad de hijas de Dios, por imposición, por absolutismo, por controlar reduciendo a una cárcel el Monasterio de clausura. En contra del respeto a la dignidad humana de mujeres libres que cumplen su vocación contemplativa y de oración en la Iglesia.
    5. Cor orans es un abuso de poder, contrario a la cercanía dialogante, la propuesta aconsejable, la confrontación apalabrada, las razones y muestras de interés de las necesidades. En su lugar, coacción.
    6. El obrar católico no está contenido en Cor orans, pues no se atienden las preocupaciones y retos contemporáneos, ni muestra interés por la andadura realizada en estos tiempos difíciles.
    7. Los mecanismos autoritarios ejercidos de forma arbitraria para las monjas vida de clausura, la figura del comisario o asistente, anulan la posibilidad de realizar el propio camino por ellas mismas. Por lo que, se derogan los Estatutos internos por la rigidez de la imposición y no desde el buen hacer y bien decir cómo sería lo lógico de un proceder evangélico.

  2. Tan acostumbrados como estamos a esperpentos de todo tipo, no sé de qué se extrañan. Algunos, incluso más graves que las sandeces de estas monjitas extraviadas. Ya se verá. Para extravíos doctrinales, relativismo incomprensible y torpezas de bulto váyanse a Plaza de San Pedro y díganme de qué pie cojea el «hagan lío», el defensor de la agenda 2030, el cambio climático y demás abusos del lenguaje y de la falta de sentido histórico, religioso, doctrinal y moral, amén de experto en mariconeos. Está la cosa como para tirar cohetes; ante la deriva de Roma, cualquier locura parece chiquillada. O estamos en el final de los tiempos o nos acusarán, y con razón, de bulo y fango, en este caso de orden espiritual.

  3. Para que se quede el convento vacío, que las dejen allí… Un contrato de alquiler ínfimo y adelante.
    Si se puede hacer ecumenismo con ortodoxos, se podrá hacer también con estas monjas hasta que se les pase la enajenación
    Seguro que en unos años todo ha vuelto a su cauce

    1. Estas señoras, cuando sea excomulgadas y dejen de ser monjas clarisas, que sean coherentes, abandonen la propiedad de la Iglesia, y ya como laicas, se busquen un trabajo y vivan su vida como el resto de los laicos.

      Tanta paz tengan como descanso dejan.

  4. Mientras tanto, otras monjas como Sor Lucía Caram niega enseñanzas dogmáticas de la Iglesia sin que la excomulguen ni le pase absolutamente nada. Está claro que en esta Iglesia se da mucha más importancia a la legitimidad del papa de turno que a la doctrina católica.

    1. Lo que se ha hecho es atajar cualquier trapacería que se pudiera cometer contra los monasterios de Belorado (Burgos) Orduña (Vitoria) y Derio (Vizcaya), además de hacerse con las cuentas antes que los usurpadores, autodenominados sacerdotes.

  5. Ahora se van a atrincherar en el convento.
    Asistiremos a un juicio esperpéntico entre facciones de la iglesia.

    Serán expulsadas y a ver quien las echa.
    Y para la opinión púclica van a quedar como si fueran víctimas de una expulsión injusta.

    Se terminarán arrepentiendo haciendo el ridícuolo.
    Y lamentablemente será tarde

  6. Creo que se ha dado una deriva sectaria de la lideresa máxima y de sus acólitas. Con el apoyo del pretendido obispo y del pretendido cura. Pero el origen, me temo, se debe a la lideresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *