PUBLICIDAD

Las cosas raras que hace Dios

|

Resultado de imagen de Don Mracelo

Porque Él parece complacerse en hacer cosas raras. Muchas veces. Sin que entendamos el por qué. Él seguro que lo sabe.  Uno tiene clarísimo que es absurdo, desde su pobrísima inteligencia, osar entender el peso de las cosa que Dios mide en sus altas balanzas de cristal. Y la frase, hermosa, no es mía.  Tampoco pretendo emular al Sánchez.

Mi biblioteca-archivo es un caos en el que nunca encuentro nada de  lo que busco.  Y que sin embargo ahí está. Sabía de una carta que me había enviado Don Marcelo hace muchísimos años y que debería estar sepultada entre la montaña de mis papeles. Absolutamente inencontrable., Con lo que cualquiera podría decir que me la había inventado.. Y estoy seguro de que Don Santiago Calvo, queridísimo amigo y memoria viva y secretario fidelísimo de quien fue egregia figura de la Iglesia española en la segunda mitad del siglo XX, la desconoce. Es manuscrita y de difícil lectura porque la letra de Don Marcelo era dificilísima. Algo tenía que tener malo. Pero eso es también prueba irrefutable de su autenticidad.

Pues incomprensiblemente, sin la menor búsqueda por mi parte convencido de que sería inútil, hoy, no voy a decir que milagro pero sí suceso extraño, la perdida carta de Don Marcelo apareció. Como he escrito, incomprensiblemente. Mi impresora puede fotocopiarla, aunque yo no sepa hacerlo. Pero algún nieto seguro que sí y luego de reproducirla en el Blog.  Si no lo consiguieran enviaré una copia a Don Santiago Calvo Valencia para que la incorpore, si lo juzga oportuno, a los fondos del archivo que tan extraordinariamente lleva.

Pues a la espera de poder reproducirla aquí íntegramente fotocopiada adelanto fecha y encabezamiento. Es del 21 de junio de 1981, yo tenía cuarenta y un años, y el encabezamiento, bajo el escudo y el membrete de «El Cardenal Arzobispo de Toledo Primado de España», comenzaba así: «Muchas gracias, querido Fco, José..,» Pues si hasta entonces le quería por sus obras, lo teórico pasó a ser realidad cordial.   Por entonces afecto episcopal creo que sólo había tenido de monseñor Guerra Campos y de monseñor Peralta. Que un cardenal se incorporara  y luego lo mantuviera comprenderéis que siga en ni corazón.

Comentarios
5 comentarios en “Las cosas raras que hace Dios
  1. Cuando busco una cosa y no la encuentro, no insisto, al cabo de unos días, cuando no la busco, aparece.

    Con esto no quiero decir que en su caso no haya habido alguna intervención, al fin y al cabo, hasta los pelos que se nos caen lo hacen con permiso de Dios.

    En cualquier caso me alegro mucho del hallazgo, que es importante. Todo lo de D. Marcelo es importante.

    Una advertencia, las fotocopias se degradan en unos veinte años y queda un papel en blanco y lógicamente, usted va a dar una copia con ánimo que dure siglos. No tengo ni idea cómo se puede hacer la copia para que dure.

  2. Esperanza, si el prior juega a los naipes, ¿qué harán los frailes?. Si en vez de intentar agradar y confundirse con lo mundano, creyesen y tuviesen santo temor de Dios, otro gallo nos cantaría a todos.

  3. Gracias por su trabaja de información Es necesario conocer la verdad de la Iglesia jerárquica que en ocasiones nada tiene que ver con el clero llano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *