PUBLICIDAD

Las clarisas se van de Cintruénigo

|

Las hermanas Clarisas Mª Luz Pérez -delante- y Mª Inés de la Cruz -detrás-, durante la ceremonia de despedida. Y las carmelitas descalzas están a punto de dejar Corella. En Cintruénigo sólo quedaban dos en el convento. Esta sangría que no cesa es una auténtica tragedia eclesial. Y nadie dice nada. Como si estuviéramos en el  mejor de los mundos. Uno piensa que serían necesarias rogativas en todas las iglesias para arrancar vocaciones de Dios. Pero debo estar equivocado. No debe tener la menor importancia esa marcha incesante de la vida religiosa de nuestros pueblos y ciudades. Al menos eso parece. http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/tudela_ribera/2016/02/12/las_clarisas_cintruenigo_dicen_adios_tras_anos_localidad_410021_1007.html

0 comentarios en “Las clarisas se van de Cintruénigo
  1. La progresiva reducción de vocaciones a la vida contemplativa, es una manifestación más de la reducción de la práctica religiosa del resto de la Iglesia. Decir esto en este foro, es, en general, como la homilía animando a asistir a la Santa Misa: se dirige a quienes ya asisten. Las sucesivas informaciones en este sentido son una excelente ocasión de petición de perdón a Dios por lo que unos y otros hemos podido contribuir a este hecho. Sólo por eso, gracias D. Paco Pepe.
    Eso de adaptar el mensaje de Jesús de Nazareth, puede tener dos sentidos. El primero, llenar de amor de Dios las situaciones creadas por los cambios sociales. El segundo, modificar el mensaje de Jesucristo acomodándolo a los cambios sociales. El resultado del primero es la incomprensión del mundo y el incremento de las conversiones. El resultado del segundo, es la congratulación con el mundo, el descenso del amor a Dios en la sociedad y el uso y abuso de los seres humanos.

  2. las iglesias anglicana y luterana han adaptado el mensaje del evangelio al mundo de hoy. y el resultado ha sido la inevitable extinción de dichas iglesias -anglicana y luterana-, evidencia de ello, el cierre de miles de parroquias anglicano-luteranas alrededor del mundo y el abandono de millones de fieles que ya no creen en nada. como dice el evangelio, ”por sus frutos los conocereis” (mt 7,16)

  3. Vamos a ver, decir que no hay vocaciones porque Dios «no llama» es casi una necedad. Dios no obliga a nadie, y siempre nos deja a nuestro libre albedrío. Si no queremos escuchar al Señor, no escuchamos. Y si no queremos responder afirmativamente, no lo hacemos.
    Y si, la Humanae Vitae tiene mucho que ver. Recuerdo haber visto una estadistica sobre el tamaño de las familias de los seminaristas de EEUU y era claro que el numero de seminaristas con muchos hermanos era un porcentaje muy alto.
    Y tiene sentido, si uno desde pequeño ha visto que su padre preferia comprarse un cochazo o pegarse unas vacaciones a todo trapo antes que tener otro hijo, tampoco esperemos que el hijo, a priori, salga tan generoso como para dejarlo todo para seguir al Señor. No digo que no pueda pasar, que ciertamente hay casos, pero es más dificil.

  4. Leonardo Boff: ¿Cómo que el mundo ha evolucionado? Querrá decir que el mundo ha involucionado -vuelta a la época precristiana-. Aparte, ¿cómo sabe de qué pasa o deja de pasar «la sociedad»? ¿Ha ido preguntando a todos los individuos que la conforman, uno por uno, para aseverar tal cosa con tanta alegría? Lo mismo puede decirse de los «católicos comprometidos» de los que habla: seguro que también les ha preguntado a todos, ¿verdad? Su problema, como el de muchos católicos desnortados, es creer que es más cristiana la labor mundana de una ONG, que dar gloria a Dios -en primer lugar- y predicar el Evangelio para lograr salvar el alma inmortal de las personas. Lo de «resetear a la Iglesia y adaptar el mensaje del Evangelio al mundo de hoy» (sic) ya se intentó hace medio siglo, y la situación actual es fruto de esa «adaptación», por no haber predicado que son las personas quienes se tienen que adaptar al Evangelio, y no a la inversa. Claro que a luz no se hizo para ponerla debajo del celemín: del celemín del materialismo disfrazado de humanismo, y de la mera filantropía de las ONGs que han dejado de lado a Dios y la verdadera Caridad.

  5. ¿Por qué no hay más vocaciones? Porque el mundo de hoy ha evolucionado y la sociedad actual ya no es antirreligiosa ni anticlerical; simplemente pasa y los asuntos religiosos les resulta indiferentes. Y los pocos que son creyentes comprometid@s entienden que pueden hacer una labor más cristiana en ONG’s, asociaciones y en otras entidades que encerrados en un convento rezando y fabricando dulces.
    .
    Evidentemente hay que resetear a la Iglesia y adaptar el mensaje del Evangelio al mundo de hoy. Sé que a much@s de ustedes os da urticaria lo que estoy diciendo pero no queda otra. Hay que acercarse al mundo actual y hablarles del mensaje evangélico de tú a tú, sin soberbias ni golpes de pecho. No se hizo la luz para ponerla debajo del celemín.

  6. Sr. Alberto:
    Si una familia tiene un solo hijo, es MUCHO (pero mucho, mucho) más difícil que acepten la vocación del hijo; es más, lo más probable es que se cierren en banda ante la mera posibilidad. Si la familia no vive una vida cristiana (y la Humanae Vitae no es un plus de la vida cristiana), la receptividad a la Gracia en general, y a la Gracia de la Vocación en concreto, será muy pequeña, o incluso nula.
    Esto lo cuento por un antiguo párroco, él hijo único: sus padres le NEGARON LA PALABRA cuando se fue al seminario, y ni siquiera fueron a la ordenación (y los dos practicantes… pero él hijo único). Según me dijo, le fue muy difícil la vocación sacerdotal, justo por esta refractividad de la familia. Y me contó que es un hecho estudiado, en el discernimiento espiritual.

  7. Bastantes sacerdotes y religiosas, muchas veces sin Fe hacen labor de zapa relativista y de traición a la Santa Fe Católica. No rezan, jamás se arrodillan, se ríen y charlan en la iglesia como si fuese una taberna, sin ninguna devoción. Quién va a querer ser como ellos?. NADIE!!!

  8. Para eso que Vd dice necesitaríamos obispos con fe católica Sr. Cigoña. Y eso escasea en la CEE x mucho que Vd se empeñe en decirnos que casi todos son maravillosos.

  9. Tony de New York:

    ¿Que tiene que ve la Humanae Vitae con la falta de vocaciones? No lo entiendo.

    Si es por el tema de la poca o mucha natalidad; ¿no quedamos en que es Dios quien toma la iniciativa de la vocación y no el hombre? Entonces igual puede llamar a un hijo único como a otro que tenga cinco hermanos, ¿no?
    O es que no nos creemos que Dios tome la iniciativa sino que es un asunto del hombre, porque me parece que por ahí van los tiros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *