PUBLICIDAD

Las claretianas se vam de Pola de Laviana

|

DSC_0007

Eso nos comunica un lector,

Pues otras más que desaparecen

5 comentarios en “Las claretianas se vam de Pola de Laviana
  1. Respuesta a M. Hinojosa:
    – Si no se transmite la fé en casa desde bebés mal vamos.
    – Desde pequeños les llevamos además a Catequesis 1a Comunión y Confirmacion en la parroquia. Queríamos que su «crecimiento espititual» grupal no dependiera del cole. Nuestra parroquia está viva, acoge muchos grupos e iniciativas al calor de la Adoracion semanal al Stmo. Sto. La realidad es que la 1a Comunión del cole suele ser también la última para la inmensa mayoría de sus compañeros. Una pena en un colegio concertado religioso.

  2. Mis hijos han ido a un colegio de Claretianas en Madrid.
    Acaban de terminar bachillerato, y mi balance es académicamente muy positivo. «Pastoralmente», como se dice ahora… mejorable. Es mi percepción. Con toda humildad, debo decir que si hubiera dejado en manos del colegio su formación religiosa, probablemente su fé se habría apagado hasta languidecer y no formaría parte de su vida.
    Siempre me ha llamado la atención la falta de atractivo para las nuevas generaciones, de la mayor parte de las órdenes religiosas dedicadas a la enseñanza.
    ¿Que nos hemos dejado por el camino para que un jóven de hoy no contemple como vocación de vida la profesión religiosa?
    ¿Que estamos haciendo para que generaciones de jóvenes formados en colegios religiosos concertados no sepan dar razón de su fé al terminar su enseñanza media?
    Con todo mi reconocimiento hacia quienes han entregado su vida a Nuestro Señor, es necesario recuperar el espíritu y volvernos hacia lo sagrado. Hacia la Adoracion Eucaristica, que debe ser centro de nuestra vida cristiana. Solo así se puede vencer el durísimo ambiente de indiferencia hacia lo religioso, que hoy se confunde en el ambiente con lo filantrópico / humanitario.
    Por cierto, la directora del colegio, tras décadas de entrega, se ha jubilado y ha cedido el testigo a una gestora profesional. No ha encontrado reemplazo para su posición entre sus compañeras religiosas. Pronto, la presencia de religiosos y religiosas en la enseñanza, sin la cual no se entiende la sociedad española desde hace siglos, pasará a ser un recuerdo.

    1. Cierta catequista joven, al preguntarle si se había planteado la vida religiosa me respondió: «¿Para qué? ¿Qué diferencia hay entre lo que yo aporto en la parroquia y una religiosa que colabore en la misma?»
      No entendía la diferencia entre laica y religiosa, la consagración, y no la culpo. Externamente la diferencia entre ambos estados de vida, otrora muy distintos, es ahora inexistentes: sin hábito, sin oficio divino en común, sin vida comunitaria (cada una a lo suyo), sin penitencia, sin piedad,… Y algunas sin fidelidad a la doctrina eclesial. No se ha fomentado el estado de consagración. Sus colegios son fábricas de ateos queriendo diluir la enseñanza cristiana. Por ello la misión de estas órdenes y congregaciones de enseñanza no difiere de la de cualquier profesor civil.

      No es extraño por tanto, que nuestros jóvenes ni se planteen pertenecer a dichas congregaciones. ¿Para qué?

      1. Creo que hay que profundizar más en ese aspecto de lo que es la consagración a Dios. Porque es cierto que como ella dice apenas hay diferencia entre lo que ella hace y una monja, incluso podría dar clase en un colegio religioso como laica, pero hay que ver si lo que hace lo hace como una afición, algo que la gusta y la llena o el Señor la pido algo más. Una vida entregada a Dios. Por eso yo creo que es muy importante el discernimiento. Igual el Señor la llama a la vida religiosa o al matrimonio. Hoy en día uno de los problemas es lo difícil que resulta encontrar un buen director espiritual, la pasividad desde las parroquias, (tú te ha molestado y has intentado hablar con ella pero cuantos hacen eso…) y a veces hay una confusión entre el papel del laico que hoy día hace mucho y el del consagrado. Yo en mi acaso me ha planteado dar clase de religión, ser diácono como religioso, jamás recibí ningún tipo de orientación, ayuda de ningún sacerdote de mi diócesis, si de otras. Y el obispo poco partidario de ordenar diáconos porque dice que lo que hace un diácono lo puede hacer un laico. Y dice que los diáconos no han convertirse en pseudo sustitutos de los sacerdotes. Al final olvida la diferencia entre un laico y la consagración de un diácono que recibe el Espíritu Santo para llevar a cabo la misión. Poco a poco

    2. Buenas. ¿Còmo hiciste para formar a tu hijo en la fe? (Aparte de tu gran ejemplo como madre y creyente). Tienes toda la razòn. Hace falta una relaciòn màs profunda con Dios. No se puede ir apagar un fuego si no tenemos el tanque lleno de agua. Hoy dìa vivimos en una sociedad donde hay crisis de religiosidad (Uno ha dejado de cuestionarse acerca de las preguntas y cuestiones fundamentales como el sentido de la existencia). Hay miedo al compromiso, miedo afrontar el futuro, indeferentismo religioso… Hoy dìa hay que tratar estìmular la religiosidad de la persona desde los colegios.

      En muchas ocasiones sucede que a un joven le cuesta renunciar a la vida que tiene de bienestar material para vivir otra de pobreza, castidad y obediencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *