PUBLICIDAD

La policía de una localidad colombiana tampoco hace caso de calabacín

|

Y en estos días de epidemia patrulla con la Virgen del Carmen sobre el coche. ¿Y a mí que me parece muy bien? Palabra de honor que no es por llevarle la contraria a calabacín.

5 comentarios en “La policía de una localidad colombiana tampoco hace caso de calabacín
  1. De acuerdo con Luis Martínez Blanco. Pero hemos de comprender que Cigoña está ya muy mayor y deteriorado, y hasta puede ser que tenga un T.O.C.
    Oremos por él al Señor.

  2. Es usted obsesivo con el obispo de Teruel, ya vale, digo yo. Le hemos entendido y en algunas cosas estoy de acuerdo, pero ya está bien. A los obispos que les coge manía ¡pobrecillos!, a los que le caen en gracia aunque hagan cosas malas, tienen licencia. Hay que ser un poco más ecuánime, Sr. de la Cigoña.

    1. Mi relación con el obispo de Teruel, y la de alguno más aquí, no es una relación futbolística. No soy forofo (“tifoso”) de nadie. Ni siquiera de mí mismo. La presunción de infalibilidad es un grave síntoma de megalomanía aguda. Vulgo, soberbia.
      El obispo de Teruel coincidió conmigo en esa ocasión en algunas ideas. Eso es todo. Lo que haga o deje de hacer en exhibiciones televisivas piadosas me importa un comino. Lo mismo que todas las exhibiciones televisivas y la televisión en general. Es pura propaganda.
      Tu cabreo, Cigoña, te viene de que en tu “despensa bien cerrada” se multiplican los ratones que se empeñan en comerse tu queso y no te conviene borrarlos porque necesitas variado el escaparate.
      Va a hacer prontito 156 añitos del silabus y 150 del cerrojazo al Vaticano I y del final de los Estados Pontificios. Aquello fue el acabóse de un modo espiritual que este virus chino acaba de apuntillar.
      Nos queda la Escritura y la conciencia individual. Dios sigue en su sitio y el sentido común en el suyo.
      Contra las ideas no es un buen argumento el “ad hominen”, aunque en este medio parezca brillante.
      Arrivederci Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *