La muerte por Covid de un sacerdote

|

Y la de tantos que murieron como él. Incluso todavía en más soledad. Tremenda suerte de millones de hermanos. En nuestra España más de cien mil.

https://infovaticana.com/blogs/firma-invitada/testimonio-de-la-muerte-de-un-sacerdote/

<

Hoy, gracias a Dios, la cifra de muertos en muchos lugares, entre ellos España,se ha reducido muchísimo. ¿Habrá tenido algo que ver en ello la «malísima» vacuna? Todo hace suponer que sí. Y parece que cada día hay menos recalcitrantes. O están muchísimo más callados.

Descanse en paz este buen sacerdote

Comentarios
2 comentarios en “La muerte por Covid de un sacerdote
  1. El padre Miguel García fue un gran sacerdote, colaborador de otro grande monseñor Juan Rodolfo Laise, obispo en la época de oro de la diócesis de San Luis, que hoy transita tiempos, no ya de hierro, sino de plástico, que ni siquiera es un metal. El sacerdote que lo asistió en su última enfermedad, formado en el seminario bajo el rectorado del Padre García estuvo haciendo ejercicios en la casa de Mater Dei en Villa Mercedes, esa congregación fundada por Laise, que progresa y se extiende; después de pasar 17 días en la piadosa compañía de las monjas, le avisaron que había sido elegido para acompañar al Padre García durante su enfermedad. El lugar donde estaba internado estaba al cuidado de monjas Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, otro orgullo para los argentinos. El relato del sacerdote muestra la agonía del enfermo, su entereza, sus dolores. Era una «viva imagen de Cristo sufriente»; su único deseo era recibir la Eucaristía. Así vivió y así murió este escultor de hombres, de nuevos sacerdotes, que hoy resisten a los nuevos aires que apestan e intentan demoler de nuestra Iglesia.

  2. Personalmente pienso que nadie muere absolutamente solo. Si Dios no nos deja nunca a lo largo de nuestra vida, aunque en ocasiones parezca lo contrario, menos aún nos puede dejar solos en el difícil momento de la muerte. El gran misterio que es Dios hace que escape a nuestra compresión todo su inmenso amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *