PUBLICIDAD

La Iglesia ortodoxa rusa aprueba el texto sobre no bendecir las uniones homosexuales

|

La Iglesia Ortodoxa rusa elogia el texto de Doctrina de la Fe sobre las uniones homosexuales

Yo también.

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=40201

 

Comentarios
25 comentarios en “La Iglesia ortodoxa rusa aprueba el texto sobre no bendecir las uniones homosexuales
  1. José M. RIBEIRO… Yo mi próximo comentario lo haré en catalán. Así todos muy «multiculturales»… Escolti noi, este tots d’arcord I prou contents apa fins un altre! ARREVEURE i Deu vos guard!!!

  2. En materia de Doctrina y de Magisterio de la Iglesia administradora de un depósito de la Verdad del que no se puede disponer, resulta imprescindible ser «ortodoxo», la heterodoxia no cabe en determinados temas.

  3. A minha prima Antónia e o meu primo Teófilo casaram (na Igreja), ela com pouco menos de 80 anos, ele com 81. Sei (porque mo disseram) que tiveram relações sexuais após o casamento, que (obviamente, pela parte dela) não tinha a «perspetiva de procreação».
    Pecaram?
    O problema da moral sexual da Igreja é que não cobre todos os casos – a não ser à custa de muito contorsionismo.

    Quanto à «Lei Natural», lamento informar que não há qualquer fundamento (escritural ou científico) para ela. Acontece que a aculturação do Cristianismo nos secs I/III fez-se com os instrumentos intelectuais da época, nomeadamente a Filosofia e a Ética do Helenismo. A «Lei Natural» é um conceito da Filosofia Estóica que o Cristianismo pediu emprestado.

    1. Pregunta por el pecado pero habla de concepción, creo que anda confundido al respecto. No pecan por cuanto el único lugar para la expresión sexual, es el matrimonio, importando poco si hay o no procreación.

  4. ¿Es tomista Tom Brady ?

    Fray Charles Marie Rooney OP
    31 de Marzo de 2021

    ¿Tienen algo en común Santo Tomás de Aquino y Tom Brady? Además de compartir un nombre de pila y el bautismo católico y ser excepcionales en sus respectivos campos, la teología sagrada y el fútbol profesional, puede parecer que no es así. El primero fue un fraile de la Edad media, teólogo magistral; el otro es un genio del fútbol moderno y un ícono mundial.

    Pero una entrevista con el ahora siete veces campeón del Super Bowl, en 2005, después de su tercer campeonato, pone de acuerdo a los dos, en algo muy importante: Reflexionando sobre su éxito futbolístico y el bagaje imprevisto del estrellato, Brady comentó:

    ¿Porqué teniendo tres anillos del Super Bowl, sigo pensando que hay algo mejor para mí? Quiero decir que tal vez mucha gente diría: «Oye hombre, esto es lo que es; he alcanzado mi meta, el sueño de mi vida se ha cumplido.» Y luego añado: «Dios tiene que ser mucho más que esto.» «Quiero decir que esto no es, esto no puede ser lo que parece. Quiero decir que he llegado hasta aquí. Tengo 27 años. ¿Y ya no me queda nada más?»

    A estas palabras sinceras y serias del campeón Tomás, el dominico Tomás responde con una explicación profunda de porqué las victorias del Super Bowl y la celebridad que las acompaña no pueden ser lo que «todos están aplaudiendo.»

    En su clásico «Tratado sobre la felicidad» en la Summa Theologiae, Santo Tomás reflexiona sobre ocho tipos de bienes comúnmente considerados como el fin del hombre (es decir, la causa de nuestra felicidad duradera). Comienza con cuatro bienes externos: La riqueza (por ejemplo, el dinero o los bienes materiales), honores (premios), fama (gloria mundana o reputación) y poder (influencia o autoridad).
    Luego, considera tres bienes interiores: Bienes corporales (apariencia, fuerza, salud), placeres corporales (comida, bebida, sexo) y bienes del alma (conocimiento, amistades, excelencia artística, etc.).

    Santo Tomás señala que cada uno de estos siete bienes, si bien es bueno, es finito, contingente y particular. Y eso es debido a que toda persona humana por naturaleza posee un apetito racional (una voluntad) -que le da un deseo innato de bondad universal- que ningún bien creado en particular, puede satisfacer en última instancia.
    Así, Santo Tomás propone un octavo bien que en última instancia satisface: Dios, que por su ser infinito, increado y por ser bondad universal, causa de todo bien creado, sobrepasa a todos más allá de toda medida.

    El campeón Tomás da testimonio de ello. Sabe que siempre podría ganar otro anillo, otro Super Bowl, aparecer en otra portada, ser capitán de otro equipo, jugar otro año o celebrar otro desfile de campeonato. Estos premios ejemplifican los primeros seis bienes en la lista de Aquino, sobre los cuales admite Brady que «tiene que haber algo más.»

    Pero, ¿Qué es lo que atrae a Brady a su temporada número 22? Responde: «Se trata sólo del amor al fútbol.» Es como una especie de excelencia humana, como un bien del alma, el séptimo bien en la relación explicitada por Santo Tomás de Aquino.
    En el transcurso de dos décadas, Brady se ha convertido en un virtuoso del fútbol. Aunque nunca se le presentó como un atleta natural, Brady sobresale cual un «mariscal de campo» por su dinamismo estelar y, especialmente, por su conocimiento incomparable del fútbol.
    Conoce por dentro y por fuera los principios esquemáticos universales del fútbol, ​​lo que le permite realizar en segundos la lectura estratégica adecuada en la línea de juego y ejecutar pases que otros mariscales de campo no podrían comprender.
    De hecho, el profundo conocimiento de Brady sobre el fútbol, hace que disfrute más del juego, ya que lo comprende con mayor profundidad y, por lo tanto, se deleita más intensamente al saborear el éxito de su equipo. Por eso también tiene tanta hambre.

    Y, sin embargo, a pesar de todo esto, debido a que el fútbol es un bien particular, la voluntad de Brady, desde una perspectiva finalista, no puede descansar en él. Ni su voluntad, ni ninguna voluntad humana, puede descansar en ningún otro bien particular del alma, ya sea, el matrimonio y la familia, o pasatiempos nobles, o el «equilibrio» en la vida.
    No se trata de una cuestión de gusto o preferencia -como si sólo necesitáramos encontrar el bien particular correcto- sino de la estructura misma de nuestra voluntad y su deseo innato de la bondad universal e infinita, de la que todo bien finito es una mera participación. “Sólo en Dios descansa mi alma.” (Sal 62, 1).

    Las apreciaciones instintivas del campeón Tomás en 2005 eran ciertamente correctas. ¿Pero es tomista? Bueno, cuando se le pidió que respondiera qué podría ser ese «algo más que esto,» exclamó: «¡Ojalá lo supiera!» Una década más tarde, Brady se sintió avergonzado de la «perspectiva estrecha» que ofreció en esa entrevista. Aunque diez años mayor, nuevamente se resistió cuando se le presionaba: «Creo que estamos en todo. . . No sé lo que creo. Creo que hay un sistema de creencias, pero no estoy seguro de cuál es.»

    Entonces, ¿cómo podría el dominico Tomás aconsejar a su tocayo moderno en su continua búsqueda de lo contingente? Regrese a sus propias palabras en 2005. El «algo más que esto» es lo que tú mismo invocaste: Dios.

  5. TOMÁS ANGULO, muy bueno lo que comenta sobre el matrimonio. Lo de bendecir la amistad, no. La bendición a la que se alude, se refiere a bendecir las UNIONES ENTRE PERSONAS DE IGUAL SEXO, que es distinto. Si dos son amigos, amigos son. Los amigos no tienen relaciones íntimas. Si las tienen son amantes…

  6. Muy de acuerdo con el prelado, Jefe de prensa de la iglesia ortodoxa rusa. Creo, además, que la iglesia rusa debe de ser más clara y contundente en relación con las uniones homosexuales que NUNCA DEBEN DE SER BENDECIDAS POR LA IGLESIA porque el «pecado no debe de ser bendecido». Habrá entre los popes rusos disidentes al respecto? Porque en la Iglesia católica, curas y Obispos se rebelan ante esta negativa de bendecir las uniones del mismo sexo… Qué se puede esperar si el máximo dirigente de nuestra Iglesia dice noooo pero siiiii y luego tal vez, hay que buscar la manera de que se regule por uns normativa las uniones civiles del mismo sexo… UN ESCÁNDALO!!! El Patriarca de Moscú tendrá la misma «diarrea mental» que el líder de La IGLESIA de Cristo???

  7. En general y sin ninguna excepción, la ley natural nos enseña que los actos, pensamientos o deseos sexuales solo son sanos y humanos en el seno de un matrimonio, cuando son consentidos libremente y abiertos a la vida. Pero si hay una amistad casta, ¿por qué no se va a poder bendecir esta amistad?

    1. Coincido con usted. Desafortunadamente cuando se habla de «uniones homosexuales» nunca se habla de una amistad casta. Se habla de cohabitación con relaciones sexuales incluídas. Siempre.
      Un homosexual casto que tiene amistades castas no solicitaría de la iglesia la bendición de estas amistades, y si alguien lo hace me gustaría verlo. Pero desafortunadamente no hablamos de esto.

    1. Pues va a ser que no, ellos han manifestado su coincidencia con el documento vaticano, por fin hay una vía de entendimiento entre ortodoxos y católicos, la unidad reclamada por el ecumenismo, se empieza a vislumbrar.

      1. Son muchas las vías de entendimiento con la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero, Su Santidad Kyril, Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, en recientes declaraciones dijo que es imposible la unión con Roma, principalmente a causa del progresismo teológico y el relativismo moral que se observa en Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *