PUBLICIDAD

La Iglesia de Madrid bajo sospecha inmobiliaria

|

Foto: Parroquia y terrenos de San Jorge en la calle Padre Damián.

Y El Confidencial parece decidido a no soltar la presa.

https://www.elconfidencial.com/empresas/2020-11-26/lluvia-comisiones-venta-san-jorge-chavarri-nebrija_2848576/

https://www.elconfidencial.com/empresas/2020-11-11/almedia-jaque-trama-inmobiliaria-fusara-san-jorge_2826944/

https://www.elconfidencial.com/empresas/2020-11-03/anticorrupcion-fusara-san-jorge-trama-inmobiliaria_2816203/

https://www.elconfidencial.com/empresas/2020-08-07/ares-compra-viviendas-fusara-castlelake-iglesia_2484575/

No tengo ni idea de si esto va a acabar con el arzobispo Osoro como este manifestó en el Consejo Presbiteral, Lo que sí parece seguro es que va a amargar sus últimos tiempos en Madrid, por otra parte ya bastante amargados.

Su evidente responsabilidad, más bien irresponsabilidad, in eligendo colaboradores parece obvia pero no es claro que vaya a tener consecuencias penales, Que es seguro no las va a reclamar la perjudicada, que es la archidiócesis madrileña. Ni tampoco ese ente cuasi de ficción que es la Iglesia. Con dudosísima personalidad activa. ¿El Nuncio de Su Santidad?

Si la presencia del cardenal en el banquillo de los acusados que, por lo que hasta ahora se sabe, no parece probable, implicaría la precipitada aceptación de la renuncia para evitar el bochorno de la imputación. La simple aparición mediática con insistencia podría llevar a que Roma quisiera evitar la reapertura de un nuevo escándalo repitiendo defenestraciones como las de Perlasca o Becciu.  A Francisco y su imagen de una Iglesia pobre y de los pobres, ya tan en solfa, no le interesa nada un escándalo inmobiliario más, y menos con «el hombre de Francisco en España».

Estoy convencido, aunque evidentemente puedo estar equivocado, de que lo que parece enorme error de Osoro es a él, en primer lugar, a quien ha dejado descolocado. No es suyo el gatuperio, solo el nombramiento  de quienes lo perpetraron. El cardenal solo puso ignorancia y malos consejeros. Que lamentablemente no es poco.

Pues a ver en que termina este escándalo. Que si es el broche de cierre del pontificado de Osoro no podía ser más desafortunado.

 

8 comentarios en “La Iglesia de Madrid bajo sospecha inmobiliaria
  1. Si no ha saltado a la «prensa generalista» es que alguno de ellos tiene intereses en la cosa, de no ser así ya le habrían caído en la yugular. Pero no va a faltar el que no alcanzó lugar en la repartija, ese va a ser el primero, o estarán en pleno proceso de limpieza, (cubriendo sus huellas) antes de caerle.

  2. Don Francisco, es Ud de una ingenuidad angelical… ¿Solo eligió mal? En enero de 2015 ya le avisaron y él puso al zorro a vigilar el corral (ya sabía cómo vigilaba “El engrasao” desde Orense y después Oviedo y después Valencia). En octubre de 2016 otra vez le avisaron otros: caso omiso.

    ¿Es completamente inútil? ¿O tiene interés? Me inclino por lo segundo, si no, inexplicable.

    ¿La renuncia? Está el murciano Belda aquí, con su paisano Mendoza detrás para aprovechar la jugada… Y Cobo esperando a ver qué cae.

    Por el bien de la Iglesia, que se siente en el banquillo.

  3. Ay, Osoro. Todo esto y lo que se te viene encima te lo has ido buscando tú solito. Con tus mentiras, con tu narcisismo, rodeándote de quienes son aún peores que tú… Todavía estás a tiempo de hacer algo bueno en tu vida: arrepentirte y pedir perdón al Señor por el daño que has hecho. Porque a estas alturas, deberías de saber que DE DIOS NADIE SE BURLA.

  4. Paco Pepe, no se haga Vd el ingenuo, la responsabilidad de Osoro va mucho más allá de haberse rodeado de delincuentes profesionales. Llueve sobre mojado, esta banda aplicó el mismo modus operandi en el anterior destino de Osoro, y está perfectamente al cabo de la calle de las operaciones. Cuando diversos parroquianos de San Jorge intentaron dialogar con él hace ya un año reaccionó con una arrogancia infinita, con insultos y amenazas de excomunión (públicamente). Ni parece un comportamiento razonable en un pastor ni da precisamente la imagen de un inocente. No confío mucho en la Justicia humana pero lo suyo sería que acabase con sus huesos en la cárcel, junto con algún presbítero embustero y encubridor como J(…).. Lo que resulta incomprensible es que Bergoglio no acepte su renuncia, cada minuto que pasa se desprestigia más aun el Vaticano. La Iglesia no puede permitirse tener un Cardenal (…), aunque sea uno con tan pocas luces como este personaje.

  5. Su imagen ya hecha añicos por su torpeza. Su discurso, demostradamente vacío. Su paso por Madrid, la nada. Un ego enorme, capaz de mentir en su curriculum, se desinfla por sus muchos errores. No desearía verlo sentado en un tribunal, ni siquiera como testigo declarando, pero sí creo que se merece que esté en entredicho, que le estén amargando sus últimos días y que esto «acabe con él». Y si esto es prensa digital…, como salte a la prensa más generalista y a las cadenas de tv en informativos y «reportajes de investigación», va a llorar amargamente.

  6. Finis gloriae mundi. A Osoro le preocupan muchas cosas, sobre todo su imagen. Vanidad de vanidades. A Dios sólo la salvación de su alma. Si permite que salga a la luz todo esto y que llegue al banquillo de acusados es por el bien de su alma. Eso es lo único que le importa a Dios. Dicen las lamentaciones de Jeremías “ humilla tu boca en el polvo, quizás haya esperanza”. Ojalá aproveche todo esto y oriente sus ojos al que lo llamo a entrar en su servicio. Por lo demás no estaría mal oraciones para que todo esto quede en una corrección y no vaya a más. Por el bien de la Iglesia.

  7. El abrirse al mundo ha consistido en seguir los procedimientos de lo peor del mundo que ha consistido en cobrar comisiones millonarias en la venta de España empezando por la venta del colosal patrimonio del INI, con las guindas de los patrimonios expropiados ya sea Rumasa o Banesto, y rosario de grandes obras internacionales en las que hay comisionistas millonarios que por lo visto son «muy legales» y «normales», sin contar las compras de armas, que ya en la II República era normal incluso en guerra. Eso se ha contagiado incluso en ventas en algunas diócesis de un patrimonio colosal.
    Y todo nace de lo mismo, que se pasa de puntillas en muchos pasajes del Evangelio, como que «no se puede servir a dos señores» o que existe un cielo y un infierno eternos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *