PUBLICIDAD

La Fiducia Supplicans agujero negro del Papa Francisco

|

Papa rígidos

Contundente Specola:

https://infovaticana.com/blogs/specola/la-fuducia-supplicans-el-agujero-negro-del-papa-francisco-hacia-un-catolicismo-liquido-la-pareja-humana-el-vaticano-asustado-por-el-fin-del-annus-horribilis/

Hay que echar al Trucho.

Porque vaya carajal ha montado. Dejando a Francisco a los pies de los caballos.

Comentarios
6 comentarios en “La Fiducia Supplicans agujero negro del Papa Francisco
  1. Pedro: Usted es medio tonto o se lo hace. Vuelva a leer el título de la entrada. ¿Me callo algo? No sea usted deshonesto.

  2. Hacer responsable al Trucho, un mero lacayo, de todo el desaguisado y callar ante el verdadero responsable que firma e impone el documento es deshonesto y cobarde.

  3. Ojalá «Tiburcia suplicante» dejara al inombrable a los «pies de los caballos», este buen señor de blanco queda como lo que es y a los «pies de los caballos» quedan los sacerdotes y obispos que se nieguen de forma explícita a realizar ese teatro. Bravo por obispos africanos y una lista de sacerdotes y prelados, valientes! En España, se quedan retrataditos los obispos, verdad Omellis, señor político encumbrado y… me callo

  4. A Francisco no hay NADIE que lo deje a los pies de los caballos. Él solito, se basta y se sobra. No necesita de nadie más; aunque es cierto que su amiguisimo tucho un empujoncito sí le ha dado. Pero… ¿quién, y para qué, lo eligió?.

  5. Opinión personal. Primero: los africanos no se muerden la lengua porque no tienen nada que perder; lo más que puede pasarles es que los destituyan y, dado que no son ricachos, sobrevivirán sin problemas si dejan de ser prelados. Segundo: los cardenales mantienen (casi todos) un «clamoroso silencio estratégico» (salvo cuatro gatos y un perro); ¿por qué? Porque una declaración a favor o en contra de «Tiburcia suplicante» los aparta de la carrera por la sucesión (que seguimos sin saber cuándo será, mientras se produce un lento e inexorable «goteo» de purpurados que pierden sus derechos electorales; en un mes, otro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *