La espantosa situación religiosa de España

|

Naufragio - Wikipedia, la enciclopedia libre

La refiere hoy Specola:

«Nos duele dar esta noticia que vemos hoy en los medios italianos sobre España.  Desde el Concilio Vaticano II, las vocaciones en España, con 47 millones de habitantes,  se han secado.  En 1965 en España había 8.000 seminaristas,  en 2000 el número descendió a 1.737 y en 2020 a 1.028 (-40%). En 2021, había 179 novicias y 65 novicios para reemplazar a los 44.000 religiosos y religiosas. La catástrofe se acrecienta por días y la Archidiócesis de Barcelona, con 2 millones de católicos,  tiene 26 seminaristas. En Gerona, quedan poco más de cien sacerdotes, con una edad media de 73 años.  En Vic han muerto 144 sacerdotes desde 2003, mientras que se han ordenado 15.  En el periodo 2000-2019, España pasó de 227 ordenaciones a 125, Alemania de 140 a 55, Francia de 150 a 94, Italia de 520 a 310, es un proceso que no ha mejorado, ha empeorado y mucho, en los diez años del Papa Francisco. ¿Esto es lo que algunos llaman primavera?»

<

Y el efecto Francisco que no mejora nada. Más bien lo empeora todo.

https://infovaticana.com/blogs/specola/tiempo-de-penitencia-sinodal-la-caza-de-brujas-con-la-misa-de-siempre-los-jesuitas-y-su-rupnik-el-jardin-de-la-amistad-espana-sin-vocaciones/

https://gloria.tv/post/LPwiqSqX21Xh2eqJ3ttxKB6Rm?fbclid=IwAR30drENeJDjZEUjPA_lunT6GctmtJqxZXl20CPVRtcP_i_fcdeiMHBcUTc

 

 

Comentarios
16 comentarios en “La espantosa situación religiosa de España
  1. ahí tienen los porristas aduladores del porteño bergoglio, el mitómano jose manuel vidal entre otros, su gran primavera bergogliana.

    el hundimiento eclesial que se ha acelerado con el porteño bergoglio, no es accidental, sino absolutamente premeditado por parte del porteño bergoglio y de sus lacayos apostatas.

    con el porteño bergoglio y con un sucesor de su calaña, ya sea el prohomosexualista hollerich o el chino tagle, de la iglesia misma no quedara piedra sobre piedra, solo un yermo frio y deshabitado. game over!

    buen blogger, no es el efecto francisco, es el defecto bergoglio.

  2. No voy a culpar al Papa, porque esto es aquello de «entre todos la mataron y ella sola se murió», así que cada palo aguante su vela.

    El gran problema no es la falta de vocaciones, el gran problema es que nadie sabe qué hacer. Las medidas que se toman no funcionan pero siguen empeñados en seguir haciendo lo mismo. No hay innovación. Lo funcionaba hace veinte años, ahora ya no funciona o no funciona tan bien, pero nadie parece entenderlo.

    Cierto que los medios han destruido la sociedad, pero la jerarquía no ha sido capaz de contrarrestar esa acción.

    No es sólo los últimos 20 años, la cosa viene de atrás, desde antes del Concilio, que se hizo para evitar este desastre y a la vista está que no lo ha conseguido.

  3. Juan Nadie:
    Es cierto que en los años 50 ó 60, el ingresar en el seminario era una forma de estudiar en un internado barato, pero la inmensa mayoría, por no decir todos, de los que no tenían vocación, cuando terminaban los estudios de bachillerato, abandonaban y estudiaban una carrera, casi siempre de letras, sin llegar a ordenarse; he conocido más de uno. ¿Y …?
    En cuanto a eso de pocos pero buenos, no hay quién se lo crea. Casi siempre pocos y mediocres.

  4. La inmensa mayoría que llegaban a los últimos cursos o ya curas no hubieran desertado y habrían aguantado los embates del demonio y del mundo de haber seguido los consejos insistentes que se daban en el Seminario: vida de piedad, vida interior en extremo, confesión, meditación, rosario, retiros mensuales, etc. Bien sabían los viejos lobos de mar que sin estas prácticas no se podía ser cura célibe ni teniendo vocación.

  5. Pues no, Angel, la culpa no SOLO es de Bergoglio,también lo es de Juan XXIII,(por meterse donde no debía) de PabloVI (por ser tan cobarde y PERMITIR lo que no debía) de J.P.II (por dedicarse a viajar compulsivamente por todo el mundo,dejando de facto el gobierno de la Iglesia en manos de la masonería y la mafia lavanda) y así sucesivamente….pero vamos…que a Bergoglio hay que echarle de comer aparte.Creo que de todos, es el PEOR.

  6. Por supuesto, el Vaticano II y la llegada del régimen liberal del 78 con el impulso y la bendición de Roma y Añastro, no han tenido nada que ver con esto. Nada es nada. Y quien diga lo contrario es un facha, un asqueroso cismático merecedor de ser misericordeado.

  7. De los 8000 seminaristas de 1965 mas de la mitad serían desertores del arado a los que todavía no se les ha ido el pelo de la dehesa ni el aroma sesentayochero.
    Prefiero los 1.000 de ahora, estoy seguro que la gran mayoría, salvo algún gay, que se haya podido colar, o que hayan colado, estan a lo que estan.
    Porque la Iglesia española ha llegado al desastre actual y no me refiero en vocaciones, por esos 8000 seminaristas, pescados al aluvión en familias pobres.
    Los curas, bienintencionadamente, de los pueblos cuando veían a un chaval pobre y espabilado proponían a la família que fuese al seminario. En aquella epoca eso significaba comer y tener un status social. Esos varios miles de ordenados sin verdadera vocación es una de las causas del desastre de la Iglesia en España. Es mucho mejor siempre la calidad que la cantidad.
    La vocación se tiene o no se tiene, pero no llega automaticamente por estudiar en un seminario.

    1. Conozco bien el seminario de Valencia, hoy son pocos seminaristas, la inmensa mayoría kikos y alguno del opus, la calidad más bien cuestionable y la homosexualidad… para que hablar. Entre 8000 seguro que había más probabilidad de que saliera alguno bueno que entre 1000. No entiendo esa teoría de que mejor ahora que somos pocos y ¿mejores?, para mi autoengaño, hemos pasado de una sociedad cristiana, de la cristiandad a la total irrelevancia, la iglesia no pinta absolutamente nada en el tablero político y no pinta por que esta a otra cosa, a ignorar la realidad. Hay muchos jóvenes sedientos de Dios, mucha gente se acerca a las parroquias con ganas de conocer a Cristo, lo veo en mi parroquia, pero lo que encuentran es un espanto. Si se contará con sacerdotes preparados, organizados y centrados no tanto en sínodos inútiles, propaganda ecologista, carrerismo y conspiraciones clericales como en la predicación del evangelio quizá podríamos hacer algo, pero con estos mimbres…

    1. El Papa Francisco es tan vulpable como Benedicto XVI y San Juan Pablo II. Claro que no hay sacerdotes, como no hay religiosas o familias cristianas. Las iglesias se han vaciado en los últimos 50 años. Hay quien piensa que el Vaticano II es el culpable. Yo no creo que de no haber habido concilio los templos estuviesen llenos. Simplemente la mayoría de la población no quiere poner a Cristo en el centro de su vida. Punto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *