La entrevista del Papa a ABC (VII)

|

Concluimos la página segunda de la entrevista con la única cuestión que ha suscitado interés mediático incluso fuera de nuestras fronteras. El documento de renuncia que ha firmado el Papa «para el caso de impedimento por cuestiones médicas o qué se yo». A mí me parece una ficción que no critico que se haga pero sí que se anuncie. Se pretende resolver un problema grave con una mentira. El Papa  no renuncia, hay otro que le renuncia. Pues vale. Pero no parece muy serio anunciarlo a bombo y platillo. Tampoco parece que el Papa le dé gran importancia. A juzgar por el «qué sé yo» o por no tener muy claro donde está hoy el documento que en su día entregó a Bertone y que hoy piensa lo tiene Parolin. Tal vez debiera preguntar donde está hoy tal renuncia.

Renuncia que hasta el momento nunca se ha actuado en la Iglesia. La de Benedicto la decidió él con plena capacidad, la de Pío XII era por si Hitler le hacía prisionero, cosa que gracias a Dios no ocurrió.

La respuesta a la siguiente pregunta es, como poco, discutible.

<

«¿Qué le diría a quienes se extrañan de que sea cordial con referentes importantes de la izquierda?»

«Yo soy cordial con todos porque todos son hijos de Di0s. Si yo a priori empiezo a seleccionar gente voy listo. Soy pastor de todos»

Debo creer que se cree lo que dice. Pero entonces lo que se cree no es la realidad.

Ahora otro de sus mantras que repite, repite, repite. El clericalismo es malísimo. «En ese aspecto ser anticlerical es un honor». Eso es una estupidez en cualquier hombre de Iglesia y no tener ni idea de la historia a la que se pretende identificar con una construcción mental arbitraria y absurda que además se nos quiere imponer como verdadera.  El anticlericalismo no fue ningún honor sino una explosión de odio a la Iglesia  que asesinó a 12 obispos, 7,ooo sacerdotes y religiosos y casi 300 monjas y destruyó multitud de templos.El Estado clerical, que tanto aborrece el Papa no existía en España en 1936 . Claro que «las monjitas a las que despedazan y torturan» no tenían culpa alguna pero los obispos. sacerdotes, religiosos y seminaristas asesinados, tampoco. ¿Qué de la otra parte «no les tiraban agua bendita» a los anticlericales? Evidentemente. Pero los combatientes no eran los sacerdotes. Ni tiempo les dieron a manifestarse. Los exterminaron sin más desde el primer momento.

 

Comentarios
6 comentarios en “La entrevista del Papa a ABC (VII)
  1. En Bergoglio todo es trile trola mentira y trampantojo.
    Lo del documento es puro postureo para parecer no apegado al cargo. Nada mas lejos de la realidad. En el Vaticano, con las cosas del Trilero no se juega. A Parolín ni se le ocurriría emplear ese documento. Me imagino mas un fin parecido al de Stalin, con el TROLAS agonizando y sus asistentes paralizados por miedo y los cardenales mas cercanos haciendo tiempo a ver si palma para no tener que que tomar ninguna decisión dificil.

  2. Pastor de todos????. Muchos obispos y el Papa incluído se manifiestan en sus discursos y se proclaman «pastor de todos». Este politicum-correctum esta demasiado extendido como una plaga que conviene combatir. El Papa y los obispos son pastores solo de su rebaño de ovejas convertidas a la fe católica, los de fuera increyentes no cuentan. De cara a la galería suena muy bien para granjearse aplausos este «pastor de todos», pero la expresión es «bonista» (no buena) que se decanta hacia el permisivismo.

  3. Bergoglio sólo está en su Argentina peronista en sus fases anterior, de desarrollo y posterior con el lío de la Peronísima, un pais encerrado en sí mismo…

  4. Él no es pastor de todos sino solo de los católicos. A un budista, un hinduista, un musulmán, un animista, un pagano o un ateo, este señor ni los pastorea ni tiene nada que «pastorearles» (porque no quieren ni se dejan).

    1. A lo mejor le traicionó el subconsciente y se vio haciendo el papel que en su día le pidieron Zapatero y Simón Peres, de presidir una ONU de las religiones; algo así como la religión adulterada y sincrética que según las profecías preparará el terreno al «simio de Dios».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *