La entrevista del Papa a ABC (III)

|

Papa dictador, líder manqué? – Kosmospolis

La siguiente respuesta también es faltona. Le preguntan en qué sentido «el problema es andar hacia atrás» y aquí nos suelta otra palabreja, también insultante que en su caso de libro de TOC no se le cae de la boca. Somos, además de rígidos, autorreferenciales,  murmuradores, cotillas, carreristas, clericales, nostálgicos… «indietristras». ¡Toma ciribicundia!

Y lo explica: «No, mejor estar como se hacía antes», «es mas seguro», «no arriesgues». Ese marchar hacia atrás». El absurdo de caminar sin sentido, sin saber a donde y no pocas veces teniendo el abismo ante tus ojos.

<

Claro que la seguridad es deseable y el riesgo nada recomendable como actitud vital permanente. Pero para eso tienes que tener algo detrás en lo que estés enraizado. Y es muy posible que Francisco detrás no tenga nada o casi nada.

 

 

Comentarios
5 comentarios en “La entrevista del Papa a ABC (III)
  1. Entrevista esperable pues los que parecen entusiasmados y que hayan realizado una hazaña son los de ABC, que siendo católicos han sido los últimos en concedérseles una entrevista. La hizo a Evole un ser hipócrita y que representa muy bien el albañal en el que se ha convertido el periodismo en España.
    Habla pues de lo de siempre, sus obsesiones y más de psicología que de Dios que ese es su problema. Charloteo y charloteo pues si se analiza realmente la declaración de que los tradicionalistas son una Fe muerta, es pueril pues van creciendo con todo en contra. Todo el mundo sabe que la Misa Novus Ordo se celebra de regular a mal y en algunos lugares no hace falta siquiera que haya morcillas litúrgicas pues se celebra de un modo mecánico, con poco brillo y ya no digamos nada si un pobre párroco tiene cuatro o seis parroquias.
    En la vida consagrada pues está claro que el Espíritu no está mucho con congregaciones que hoy son más bien geriátricos y donde se han autodestruido entre sesiones de meditación zen, en disciplinas poco religiosas y vestidos seglares para parecerse al mundo y acabar pareciendo a un camionero sudado que compra la camisa en el mercadillo de la esquina. Y eso parecen promnoverlo quienes deben vigilar y velar porque esas congregaciones funcionen ya que cuando algo funciona las intervienen, comisarizan sin motivo aparente durante años sin que nadie sepa nada.

  2. Es uno de los peores delincuentes espirituales de la historia. Un asesino de almas. Mucho más peligroso que Lutero, porque el alemán no era Papa y no tuvo el menor problema en romper con la Iglesia. Este sujeto, con la complicidad activa o pasiva de la practica totalidad del episcopado mundial, la destruye desde dentro.
    Han convertido la Iglesia en una secta sometida a un anciano tirano que hace y deshace lo que le da la gana. A Dios tendrán que rendir cuentas.

  3. Es una combinación de palabrería vacua (defecto innato de los argentinos) y traición taimada (rasgo genético de los italianos). El experimento no podría salir peor. Los cardenales que lo eligieron ya estarán (unos) dando cuenta a Dios y otros (los vivos) muertos de vergüenza (si la tienen). ¡Qué espanto, Dios mío! ¡Qué espanto! ¿Tan malos somos que nos merecemos esto?

  4. Cada ser humano tiene sus limitaciones; qué le vamos a hacer si el contador de chistes malos es limitadito en todos los órdenes: en lo intelectual y en lo teológico. A cambio tiene que usar chascarrillos, lenguaje populista e intentar sobresalir en algo y, para no variar, sobreactúa como sus amiguetes progres, de profesión sus ocurrencias y mentiruscas sobre el cambio climático y demás zarandajas. Actitud propia de quien no percibe un mensaje claro y sentido que transmitir, o cree que contemporizando va a conseguir algo más que hacer el ridículo. Le queda muy grande el papel. A ver si pasamos página ya que esto no da más de sí, ni de no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *