PUBLICIDAD

La entrevista del Papa a ABC (II)

|

El Papa visita una cárcel italiana para el ritual de lavado de pies de  Jueves Santo | Resto del mundo | elvocero.com

La segunda respuesta también es faltona. Y faltona a los de siempre, a los suyos. En teoría. Porque parecer parecen sus enemigos.

«Una crítica que se le hace es que ha puesto mucho acento en los desfavorecidos, por así decirlo, mientras los sectores más tradicionales sienten cierta incomprensión. ¿Le afecta de alguna manera que ciertas corrientes históricamente más próximas a la Iglesia crean que no se presta la misma atención a las cuestiones de la doctrina?»

Aquí los entrevistadores se quedan cortos. Porque no es cierta incomprensión sino mucha la que sienten los sectores más tradicionales, díganselo si no a los seguidores de la misa tradicional, y no son ciertas corrientes históricamente más próximas a la Iglesia sino corrientes tan eclesiales como la de los cuatro cardenales de los dubbia.

Y la respuesta es mentirosa. Qué «la atención (por la doctrina) se mantiene igual» parece mentira que se pueda decir en los días del Sínodo alemán. Y la culpa vuelve a ser de los mismos, de los de siempre. Y se les vuelve a insultar: Inmaduros, inseguros, atados, andan hacia atrás. Nos hemos librado, de milagro, que nos llamara cangrejos, en otra ocasión recurrió a las conejas.

«A veces hay posturas de una fe inmadura, que no se sienten seguras y se atan a una cosa, se aferran a lo que se hizo antes». Y después de unas palabras aceptables, tampoco extraordinarias, sobre la tradición, concluye: «El problema es andar hacia atrás».

El verdadero problema es andar hacia no se sabe donde en vez de andar hacia Cristo que es el único camino que se debe recorrer. Y hacia el Cristo de la Iglesia no hacia uno que se quiera inventar.

 

 

Comentarios
3 comentarios en “La entrevista del Papa a ABC (II)
  1. Dice el papa Francisco en la entrevista:
    «Cuando leo algunos sucesos de la Guerra Civil española, no era simple anticlericalismo. ¿Qué culpa podrían tener esas pobres monjitas a las que despedazan y torturan? Esos hechos históricos reflejaron que hubo odio a la fe, a lo cristiano. Pero no olvidemos que en todo conflicto hay excesos por las dos partes. Por desgracia, de la otra parte no les tiraban agua bendita.»

    ¿Qué sabe el Papa de la Guerra Civil? ¿Qué excesos cometieron el clero o las monjas para que los asesinaran y los torturaran?
    Jesús tuvo un conflicto con Anás, Caifás y Poncio Pilato. ¿Qué exceso cometió Jesús?
    ¿Las víctimas tienen que ser también culpables? Si los asesinos son de izquierdas, sí. Algo habrán hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *