PUBLICIDAD

La embajadora en el Vaticano y exministra de (mala) educación

|

Isabel Celaá, de blanco y morado, en representación de España.

Los que no saben, sean hombres o mujeres, deberían buscarse asesores competentes porque en otro caso quedan muy mal. Poniendo de manifiesto su no saber estar.

Y eso en algunos cargos no puede disimular su congénito horterismo. Que en una ministro de Pedro Sánchez se entiende  pero en un embajador de España, no. Y menos en el Vaticano.

Comentarios
15 comentarios en “La embajadora en el Vaticano y exministra de (mala) educación
  1. Deber´´ia volver al taller ocupacional del que la han sacado. Pero no olvidemos, por favor, que este «final feliz» de desencadenó con las tres iniciativas legislativas del ministro de Gonzáles, un tal Maravall. Es decir que se fue preparando arteramente la eliminación de las las bases promotoras de la dignidad y el paso adelante social de las normas del Prof. Pedro Sainz Rodríguez, católico, que no «ultra» a machamartillo.

  2. No dan más de sí . Todo lo quieren revolucionar y ,usando progresismo como palabra talismán, son arcaicos de no saber hacer ni saber estar. Que el refranero español es sabio: dime de que presumes y te diré de lo que careces.

  3. Siempre he sido y soy radicalmente contrario a los nombramientos diplomáticos de personas que sean ajenas a la diplomacia. Y que esto sirva de ejemplo para todos los gobiernos: un embajador debe ser un diplomático de carrera (y no debería haber excepciones). De esta señora, ¿qué se puede decir? Se descalifica ella sola.

  4. Esta señora es una provocación en sí misma. Olvida algo elemental: nos representa a todos los españoles y lo mínimo que podría hacer es respetar el protocolo. Me parece una falta de educación, si, pero sobre todo, una falta de respeto.

  5. Es un simbolismo. Me visto de diario porque lo de Benedicto no es importante. Al fin y al cabo era un facha y un Papa emérito. Por cierto, los fieles ya tienen claro y muy interiorizado que dentro de pocos años ya no tendrán sacramentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *