PUBLICIDAD

La crisis de los religiosos 2021 (Annuario Pontificio 2022) V

|

Menesianos (Hermanos de la Instrucción Cristiana): En 1973 eran 1.773, cuarenta años después apenas quedaban 863 y eran 12 menos que el año anterior. Se han dejado en el camino el 52% de sus religiosos. Como poco. Pues seguramente antes de 1973 fueran más. Y lo que digo de los menesianos vale para todos aquellos de los que tome por referencia el año 1973. Siguen en su descenso al abismo. En 1 de enero de 2014 eran ya 841. 22 menos que el año anterior. Ya están en el 54% de pérdida. A 1 de enero de 2015 habían descendido a 828, 13 menos que el año anterior. Aunque su disminución sigue en el 54%

El año transcurrido sigue señalando su camino a la desaparición. El 1 de enero de 2016 ya sólo quedaban 804. Con lo que se han ido 24 hermanos. La pérdida es ya del 55%

El 1 de enero de 2017 seguían descendiendo y habían perdido ya la cota de los 800. Quedan ya sólo 781. En el año se fueron 23 religiosos. La reducción es del 56%.

El 1 de enero de 2018 eran 773, ocho menos que en la misma fecha de un año antes. Pierden el 57%

El 1 de enero de 2019 eran 755, 18 menos que un año antes. La disminución sube al 58%

El 1 de enero de 2020 habían perdido 6 hermanos:749. La disminución es ya del 59%

El 1 de enero de 2021 desaparecen 5 hermanos más: 744. Siguen en el 59%

La Salle (Hermanos de las Escuelas Cristianas): Todavía están mucho peor estos religiosos. En 1973 eran 14.517. En 2013 quedaba sólo 4.604. Y habían descendido en 133 hermanos respecto al año anterior. Eso es caída libre y sin paracaídas. Perdieron el 69% de la congregación. El 1 de enero de 2014 seguían en caída libre. Ya sólo eran 4.466, 138 menos que el año anterior. Y ya la disminución alcanza el 70%. La catástrofe continúa. A 1 de enero de 2015 habían bajado ya a 4.322 perdiendo en una anualidad 144 hermanos. La disminución alcanza ya al 71% y es seguro que mayor pues en 1973 ya serían menos de los que fueron.

El 1 de enero de 2016 quedaban ya sólo 4.075, En un año han desaparecido 257 hermanos. Hoy, escribía en 2017,  es ya seguro que han perdido el listón de los 4.000. De camino acelerado a la desaparición. Ya están en el 72% de pérdida.

El 1 de enero de 2017 continuaban en su decadencia. Quedaban 3.915 hermanos. Ciento sesenta menos que el año anterior. La disminución es ahora ya del 74%

Ciento cuarenta son los que se perdieron en el 2017 pues el 1 de enero de 2018 quedaban 3.775. La disminución sigue en el 74%

La quiebra se agudiza pues en 2018 perdieron 179 religiosos más. El 1 de enero de 2019 quedaban 3.596. Se han dejado ya el 76% del instituto

El 1 de enero de 2020 son 110 los hermanos desaparecidos, 3.486. Siguen en el 76%

El 1 de enero de 2021 ya solo quedan 3.329, se perdieron nada menos que 157 hermanos. L disminución alcanza el  78% del instituto como co.

Hermanos del Sagrado Corazón: También camino de apagar la luz. En 1973 eran 2.373. Después de cuarenta años quedan 1.121. Los mismos que eran el año anterior. Se han dejado en el camino por lo menos el 53% del instituto. Tampoco a estos hermanos les va bien.

A 1 de enero de 2014 habían descendido a 1.107, con disminución de 14 respecto al año anterior. La pérdida está ya en el 54%. Y a 1 de enero de 2015 eran 1.026, 81 menos que el año anterior. Con lo que la pérdida de integrantes es ya del 57%.

El 1 de enero de 2016 perdieron ya la referencia de los 1.000. Quedaban ya sólo 997. La pérdida es ya del 58%

No se advierte en ellos la menor mejoría sino todo lo contrario. El 1 se enero de 2017 eran ya 965, 32 menos que un año antes. Ya han perdido el 60% de los que fueron en 1973 .

El 1 de enero de 2018 continúan descendiendo. Quedaban 925 hermanos, cuarenta menos que un año antes. La disminución sube al 61%

Misteriosamente 2018 fue un año maravilloso en el que aumentaron 21 hermanos: 946. Siguen en el 61%

Fue una vana ilusión, el 1 de enero de 2020 se perdieron 30 hermanos. Quedan 916. La disminución es del 62%

El 1 de enero de 2021 son 38 los hermanos desaparecidos, quedan 878. La disminución es como poco, referida a 1973, del 64%

Hijos de la Sagrada Familia: Los miembros de la congregación fundada por el catalán P. Manyanet eran 173 en 1973. Cuarenta años después sólo habían descendido a 166. Y eran 6 más que en 2012. Excelente resultado. Y siguen bajando por ahora moderadamente. A 1 de enero de 2014 eran 161, 5 menos que el año anterior. El porcentaje de pérdidas sigue siendo excelente para lo que estamos viendo, un 7%. Me temo que se incrementará en años sucesivos. A 1 de enero de 2015 ya sólo quedaban 148, trece menos que un año antes. En congregaciones con tan pocos miembros cualquier subida o bajada influye notablemente en el porcentaje. La disminución ha pasado al 15%

El 1 de enero de 2016 ya quedaban sólo 141. Siete menos que el año anterior. En congregaciones de tan pocos miembros esas disminuciones, aunque sea pequeñas, resultan muy preocupantes. Ya están en un 19% de pérdida.

El 1 de enero de 2017 se precipita la quiebra. Quedan sólo 122. Diecinueve menos que un año antes. La disminución es ya del 30% y mucho más grave dado su exiguo número.

No se interrumpe el descenso, a 1 de enero de 2018 eran cuatro menos que un año antes: 118. Pierden el 32%

Y dos menos al iniciarse 2019: 116. Disminución del 33%

El 1 de enero de 2020 son cuatro menos: 112. La pérdida es del 36%

El 1 de enero de 2021  aumentan en 5 religiosos: 117 ¿Será cierto? El 33%

Pavonianos: En 1967 eran 283. El 1 de enero de 2013 ya eran sólo 197. Y habían descendido en 5 respecto del año anterior. Perdieron el 31%. El porcentaje sería bastante aceptable pero el número hace que estén en situación crítica. Y continúan bajado. A 1 de enero de 2014 eran 194, 3 menos que el año anterior. Y ya están en el 32% de disminución. A 1 de enero de 2015 eran 192, 2 menos que el año anterior. Con lo que el porcentaje de disminución ya está en el 33%

Siguen en caída libre. El 1 de enero de 2016 ya sólo quedaban 180. Doce menos que un año antes. La pérdida está ya en el 37%.

El 1 de enero de 2017 quedaban los mismos aunque un año más viejos. Continúan en 37% de disminución.

El 1 de enero de 2018 eran 173, siete menos que el año anterior. La disminución sube dos puntos: 39%

El 1 de enero de 2019, 172, solo uno menos que un año antes pero la pérdida sube al 40%

El 1 de enero de 2020 son 174, dos más que un año antes. La pérdida baja al 39%

El 2020 vino malo y desaparecieron 11 religiosos: 163. La disminución sube al 43%

Legionarios de Cristo: Tuvieron en crecimiento espectacular pues eran 303 en 1966 y en 2009 habían llegado a 2.273. El haberse hecho pública la escandalosa vida de su fundador y la intervención pontificia de la congregación hizo que disminuyeran las vocaciones y se produjera un buen número de abandonos. En 2013 todavía quedaban 1.888 con una disminución de 105 respecto al 2012. Recuperado ya el gobierno de la congregación y con nuevos estatutos, en sus manos está el futuro. Posiblemente tengan aún unos años de descenso y luego de ellos dependerá.

La tremenda crisis sufrida no se nota mucho en los últimos datos pues a 1 de enero de 2014 todavía eran 1.818, con una pérdida de 70 respecto al año anterior.   

A 1 de enero de 2015 eran 1729, 89 menos que en la anualidad anterior. Esas bajas responden mucho más a salidas que a defunciones, pasando no pocas de ellas a integrarse en el clero secular.

Todavía se siguen notando los efectos de la gravísima situación padecida pero pienso que tienden a aminorar. El 1 de enero de 2016 eran 1.650, 79 menos que el año anterior. En este caso las nuevas vocaciones, que las tienen, no tienen tanto que amortizar las defunciones como las salidas.

El 1 de enero de 2017 descendieron a 1.582, sesenta y ocho menos que un año antes. La nuevas vocaciones todavía no cubren las salidas, más que las defunciones todavía muy escasas en una congregación tan nueva, pero pienso que están superando la tremenda crisis padecida. La disminución de los últimos años: 105, 70, 89, 79, 68, parece que se va atemperando.

Y se va atemperando, el 1 de enero de 2018 sólo habían perdido cinco miembros respecto al año anterior: 1.577

Fue peor el 2018 ya que en él desaparecieron otros 77 religiosos. Quedan 1,500. La pérdida respecto a su año máximo es del 35%

El 1 de enero de 2020 eran 1.455. 45 menos que el año anterior. La disminución: 36%

El 1 de enero de 2021 eran 1432, ya solo 23 menos que un año antes. El 37%

Misioneros de los Sagrados Corazones (Mallorca): Eran 152 en 1973 y en 2013 quedaban 128. Uno más que el año anterior. Han perdido sólo un 17%. A 1 de enero de 2014 habían subido a 131, 3 más. La pérdida ha bajado al 15%. A 1 de enero de 2015 seguían aumentando pues ya eran 133, 2 más que en el recuento del pasado año. La pérdida está ahora en el 13%.

El 1 de enero de 2016 habían perdido dos religiosos y ya sólo quedaban 131. Vuelven al 15% de pérdida.

El 1 de enero de 2017 siguen en los 131 y por tanto en el 15% aunque todos sean un año más viejos.

El 1 de enero de 2018 eran 130, uno menos que en la misma fecha de un año antes. La disminución continúa en el 15%

El 1 de enero de 2019 subían a 134, 4 más que el año anterior con lo que la disminución bajaría al 12% No cuadran esos buenos números con el abandono de casas como el emblemático Lluch.

El 1 de enero de 2020 siguen subiendo: 136, Dos más que el año anterior. La disminución baja al 11%

El 1 de enero de 2021 parece que ya o se atreven a seguir apuntándose incrementos y reconocen la pérdida de 9 religiosos, quedan 127. La pérdida es ya del 17% y muy escasa me parece

 

Combonianos: En 1967 eran 1,740 y a 1 de enero de 2013, 1.693. Aunque habían perdido 39 religiosos respecto a 2012. Datos verdaderamente espectaculares. La disminución es del 3%, A 1 de enero de 2014 era 1.673, 20 menos que el año anterior. Han perdido sólo el 4%. A 1 de enero de 2015 habían bajado a 1.669, 4 menos que el año anterior. La pérdida sigue en el 4%.

A 1 de enero de 2016 han tenido un leve incremento de 9 religiosos, llegando a 1.678. Las misiones siguen atrayendo. Siguen en la excelente cifra del 4% de disminución.

El 1 de enero de 2017 descendieron a 1.662. 16 menos que un año antes. Pierden el 5%, resultado extraordinario.

No fue bueno para ellos el 2017 pues el 1 de enero de 2018 eran 1.607, cincuenta y cinco menos que un año antes. Disminuyen el 7%

El 1 de enero de 2019 perdieron solo 7 religiosos: 1.600. La disminución sube al 8%

El 1 de enero de 2020 ganan 23 religiosos: 1.623. La pérdida baja al 7%. Excelentes números

El 1 de enero de 2021 vuelven a la realidad, quedan 1.576, 47 menos que el año anterior. La pérdida es del 10%

Trinitarios: 800 en 1963 descendieron a 631 en 2013 y eran 10 más que en 2012. perdida es del 22% El 1 de enero de 2014 siguen subiendo, 635, 4 más que el año anterior. .A 1 de enero de 2015 continúan creciendo pues eran 647, 12 más que en 2014.

Poco ha durado la alegría en la casa del pobre. A 1 de enero de 2016 habían bajado a 619, 28 trinitarios perdidos en un año. Y en una orden de escasos frailes. La pérdida es del 23%

Y el 1 de enero de 2017 seguían bajando y ya eran sólo 579, cuarenta menos que el año anterior. La disminución está ya en el 28%.

El 1 de enero de 2018 quedaban 566, trece menos que un año antes. Pierden el 30%

El 1 de enero de 2019 otro milagro, ¿no están siendo demasiados?, en este florecer vocacional que está inundando todo el mundo menos España, los trinitarios han aumentado no en uno ni en dos, en ¡¡¡44!!!!: 610. Con lo que la pérdida se reduce al 24%

El 1 de enero de 2020 siguen creciendo espectacularmente: 32 más que el año pasado: 642.. La pérdida ya ha bajado al 20%.¿Será verdad o están engañando a Braz de Anís y Chámame Pepe?

El 1 de enero de 2021 bajan a 612, perdiendo 30 frailes. La pérdida es del 24%

Rogacionistas: En 1967 había 337. En 2013 eran ya 510. Y 8 más que en 2012. Como en España sólo tienen, o tenían, una casa en Tarragona el notabilísimo incremento se debe a que lo están haciendo muy bien en otros lugares. Siguen su carrera ascendente, a 1 de enero de 2014 eran 515, 5 más que el año anterior. Que mantienen a 1 de enero de 2015 con 553 religiosos, 38 más que en 2014. Otros a imitar.

Pero ya viene el tío Paco con las rebajas. A 1 de enero de 2016 habían descendido a 537. Dieciséis religiosos menos.

Aunque el 1 de enero de 2017 vuelven a aumentar llegando a 566, 29 más que el año anterior.

Un año después siguen creciendo, 577, once más el 1 de enero de 2018

Y, como no, un año más y diez rogacionistas más el 1 de enero de 2019: 587

El 1 de enero de 2020, un levísimo retroceso de tres religiosos: 584. Bastantes más que en 1967. ¿Será verdad? ¡Cuándo todo se hunde?

El 1 de enero de 2021 vuekvceb a ubir: 591

Reparadores (o dehonianos): El caso de los anteriores no se repite con estos. Eran 3.425 en 1967 y en 2013 habían descendido a 2.291, con pérdida de 2 religiosos sobre el año anterior. Han perdido el 34%

A 1 de enero de 2014 eran 2.295, 4 más que el año anterior. Siguen en el 34% de pérdidas.

El 1 de enero de 2015 quedaban 2.262. Treinta y tres menos que el año anterior. El 34% de pérdida.

A 1 de enero de 2016 continuaban bajando y ya solo eran 2.236, 26 religiosos menos. Siguen en el 34%

El 1 de enero de 2017 descendieron a 2.171, sesenta y cinco menos que un año antes. La pérdida es ya del 37%

El 1 de enero de 2018 sólo había perdido dos religiosos. Eran 2.169. Siguen en el 37%

En esta primavera vocacional de la que nadie se había percatado también los dehonianos se llevan su parte, el 1 de enero de 2019 eran 20 más que un año antes; 2.189. La pérdida sigue en el 37%

Los días de vino y rosas continúan para estos religiosos. El 1 de enero de 2020 ganaban 29 más: 2.218. La pérdida baja al 36%
El 1 de enero de 2021 pierden 6 religiosos: 2.212. El 36%

Guanelianos: También de escasísima implantación en España parece que no lo están haciendo mal en otros sitios. En 1967 eran 650 y el 1 de enero de 2013, 566. Con un incremento de 11 sobre el año anterior de 2012. A 1 de enero de 2014 eran 563, 3 menos que el año anterior. A 1 de enero de 2015son 565, 2 más que el año anterior,

A 1 de enero de 2016 siguen aumentando, son ya 574. Nueve más que el año anterior.

El 1 de enero de 2017 descendieron a 559, perdiendo quince religiosos. La pérdida está en el 14%

Un año después, el 1 de enero de 2018 eran 558, un religioso menos que un año antes. Pasan al 15%

El 1 de enero de 2019 siguen los 558

El 1 de enero de 2020 han perdido dos religiosos: 556. Siguen en el 15%

El 1 de enero de 2021 han perdido 4 religiosos más: 552. El 16%

Palotinos:  Con excelentísimos resultados. En 1967, 2.281 que habían pasado a 2.378 cuarenta años después. Y con un incremento de 14 respecto al año anterior. A 1 de enero de 2014 habían perdido 10 respecto al año anterior y eran 2.368. A 1 de enero de 2015 eran 2.337, 31 menos que en el anterior año.

A 1 se enero de 2016 eran 2.329, 8 menos que un año antes. Continúa el descenso pero todavía moderado y en cifras superiores a las de 1967.

El 1 de enero de 2017 eran 2.339, diez más que el año anterior. Óptimos logros.

El 1 de enero de 2018 descendieron a 2.303, treinta y seis menos que un año antes pero siguen siendo casi trescientos más que en 1973.

El 1 de enero de 2019 vuelven a subir, son 4 más que un año antes: 2.307

El 1 de enero de 2020 siguen subiendo: 2.339, 32 más que un año antes y 58 más que en 1967

Un año más tarde bajan a 2.328, 11 religiosos menos pero el resultado sigue siendo óptimo.

Padres Maristas: Que no hay que confundirlos con los Hermanos. Estos rompen la línea de buenos resultados de este capítulo. En 1967 eran 2.530 y en 2013 apenas quedaban ya 905. Y eran 38 menos que el año anterior. Se han dejado el 65% del instituto en lo que parece una caída imparable al abismo. Y el descenso precipitado continúa. A 1 de enero de 2014 ya sólo quedaban 882, 23 menos que el año anterior . Pierden el 66% de la congregación.

En 1 de enero de 2016 quedaban 817 La pérdida es ya del 68%.

Continúan con muy malos resultados. El 1 de enero de 2017 ya sólo eran 782, treinta y cinco menos que un año antes. La pérdida es del 70%

El 1 de enero de 2018 habían bajado a 752, treinta menos que un año antes. Pierden el 71%

Estos continúan, en cambio, con sus pésimos resultados, el 1 de enero de 2019 perdían 32 religiosos más: 720. Ya el 72%

El 1 de enero de 2020 fueron 55 los que se quedaron por el camino, quedan 665. La pérdida es ya del 74%

El 1 de enero de 2021 la pérdida fue solo de tres religiosos: 662. El 74%

Hermanos de San Juan de Dios: Eran 2.527 en 1963 y a 1 de enero sólo quedaban 1.134. Catorce menos que el año anterior. Se han dejado el 56% de la orden. A 1 de enero de 2014 eran 1.144, 10 más que el año anterior. Siguen con una pérdida del 56%. El aumento del pasado año no se confirmó y a 1 de enero de 2015 habían bajado a 1.117, 27 menos que en 2014. Siguen en el 56%

A 1 de enero de 2016 ya sólo quedaban 1.096. 21 menos que el año anterior. A este paso en tres o cuatro años serán menos de mil y en su mayoría ancianos. Ya la pérdida asciende al 57% de los hermanos.

El 1 de enero de 2017 bajaron a 1.077, diecinueve menos que un año antes. La pérdida es del 58%

Continúa la sangría: 1.052 el 1 de enero de 2018, veinticinco frailes que se perdieron. La disminución es ya del 59%

El 1 de enero de 2019 otros 13 frailes que desaparecen: 1.039. La pérdida sigue en el 59%

El 1 de enero de 2020 eran 1.016, 23 menos que un año antes. Seguro que año y medio después y tras el COVID, hoy han perdido el listón de los mil. A comienzos de 2020 la pérdida era ya del 60%

Pues efectivamente, el 1 de enero de 2021 eran ya 995. 21 frailes menos que un año antes. El 61%

Sociedad de San Pablo: Eran 1.600 en 1966 y todavía se conservaban 1.020 en 2013. Dos más que el año anterior. Han perdido el 37%. En 2014 había perdido el listón de los 1,000 y ya eran sólo 997, 23 menos que el año anterior. Y la pérdida es del 39%. Aunque a 1 de enero de 2015 habían conseguido volver a superar los 1.000 siendo 1.003, 6 más que un año antes, siguen en el 39% de pérdida.

A 1 de enero de 2016 ya sólo quedaban 936. Sesenta y siete menos. Una hemorragia. Ya están en el 42% de disminución.

Tampoco son buenos los números al 1 de enero de 2017. Quedaban 909, veintisiete menos que el año anterior. La disminución es del 44%

El 1 de enero de 2018 perdieron el listón de los novecientos y ya quedan sólo 891, dieciocho menos que un año antes. Pierden ya el 45%

El 1 de enero de 2019 siguen perdiendo religiosos, 9, quedando 882. Un 45%

El 1 de enero de 2020, diecisiete menos: 865. La pérdida es del 46%

El 1 de enero de 2021 han desaparecido 37 religiosos más: 828. La pérdida es del 49%

Padres Blancos: Tengo escasa simpatía por su fundador, el cardenal Lavigerie, y por su famoso toast de Argel que tanto entusiasmó a León XIII, pero no por ello me voy a alegrar de su notable decadencia. Eran 4.120 en 1963 y cuarenta años después apenas quedaban 1.619. 37 menos que en 2012. Se ha quedado en la gatera el 61% de los religiosos. A 1 de enero de 2014 eran 1.611, 8 menos que el año anterior y siguen con una pérdida del 61%, A 1 de enero de 2015 continúan descendiendo notablemente:1.546, 65 menos. La pérdida se remonta ya al 63%.

A 1 de enero de 2016 eran 1,532, 14 menos que el año anterior. Siguen en el 63% de pérdida.

El 1 se enero de 2017 continúa bajando notablemente: 1.503, veintinueve menos que un año antes. Han perdido el 64% de la congregación.

Siguen en caída libre. El 1 de enero de 2018 ya sólo quedaban 1.466, treinta y siete menos que el año anterior. La diminución sube al 65%.

El 1 de enero de 2019 otros 38 religiosos que desaparecen, quedan 1.428. El 66% de pérdida.

El 1 de enero de 2020 se pierden otros 20 religiosos: 1.408. Siguen en el 66%

El  1 de enero de 2021 desapareen 37 religiosos más: 1.371.  Se les ha ido el  67% de la congregación

Monfortinos: En 1967 eran 1.985 y en 2013 apenas quedaban ya 881. 11 menos que el año anterior. Han perdido el 56% de la congregación. A 1 de enero de 2014 tenían un leve repunte, eran 884, 3 más que el año anterior. Siguen con pérdidas del 56%. A 1 de enero de 2015 se perdía ese levísimo incremento y eran ya 876, 8 menos que al iniciarse 2014. Aunque continúan en el 56% de pérdida

A 1 de enero de 2016 se acentúa la disminución. Eran ya sólo 838, 38 menos que un año antes. Están ya en un 59% de disminución.

El 1 de enero de 2017 subieron a 846, con lo que la reducción baja al 58%

El 1 de enero de 2018 siguen los 846 y el 58%

El 1 de enero de 2019 aumentan en 5 religiosos, 851, Siguen en el 58%

El 1 de enero de 2020 tienen un religioso más: 852. Siguen en el 58%

El 1 de enero de 2021 son 43 los religiosos que han desaparecido: 809. El 60%

Tercera Orden Regular de San Francisco: En 1966 eran 1.650 y en 2013 quedaban 844. Con una pérdida de 26 respecto al anterior año. El 49% de pérdida. A 1 de enero de 2014 han tenido un notable repunte, eran 872, 28 más que el año anterior. Han perdido un 48% 72. Seguramente la cifra de 2014 era un error porque a 1 de enero de 2015 eran ya sólo 800 72 frailes desaparecidos. Con una pérdida del 52%

A 1 de enero de 2016 habían aumentado en 8 frailes, eran 808. La pérdida sigue en el 52%

El 1 de enero de 2017 eran 804, cuatro menos que en la misma fecha de 2016. La pérdida sigue en el 52%%

1 de enero de 2018 perdieron el listón delos ochocientos y son 792, doce menos que un año antes. La pérdida es del 53%

Que han recuperado un año después con 28 frailes más: 820. La disminución baja al 51%

El 1 de enero de 2020 bajan a 798, 22 frailes menos. La pérdida es del 52%

El 1 de enero de 2021 toca subida, de 15 frailes: 813. Sospechosas estas órdenes acordeón. El 51%

Amigonianos (Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores) : Eran 551 en 1973 y cuarenta años después ya sólo quedaban 412. Aunque eran 20 más que el año anterior. No es mucho para lo que estamos viendo haberse dejado el 25% de la congregación pero dado su escaso número el porvenir no es halagüeño. A 1 de enero de 2014, quedaban 408, 4 menos que el año anterior. Y a 1 de enero de 2015, 406, 2 menos que un año antes. La pérdida es de un 27%

El 1 de enero de 2016 el descenso era muy importante. Sólo quedaban 370 con una disminución de 36 religiosos sobre el año anterior. La disminución es ya del 33%

Siguen perdiendo religiosos. El 1 de enero de 2017 quedaban 354, dieciséis menos que un año antes. La pérdida es del 36%

El 1 de enero de 2018 quedaban 350, cuatro menos que el año anterior. Pierden el 37%

Un año después recuperan 3 religiosos: 353, La disminución baja al 36%

El 1 de enero de 2020 hay un religiosos más: 354. Siguen en el 36% Pero referidos a 1973 con lo que la disminución es superior

El 1 de enero de 2021 son 4 religiosos más: 358. El 36%

Heraldos del Evangelio: Novísimo instituto. En 2010 figuran, creo que por primera vez, 471 de los que 55 son sacerdotes. A 1 de enero de 2014 suben a 479 y los sacerdotes son ya 122. Espectacular número de ordenaciones. Que continúa pues a 1 de enero de 2015 habían perdido 2 miembros, eran 477 pero los sacerdotes eran ya 134.

A 1 de enero de 2016 descienden a 368 pero el número de sacerdotes aumenta a 146.

El 1 de enero de 2017 también disminuyen a 358 pero los sacerdotes suben a 160

El 1 de enero de 2018 bajan a 309 pero los sacerdotes son ya 172.

El 1 de enero de 2019 suben a 316 aunque los sacerdotes siguen en 172

El 1 de enero de 2020 bajan a 312 y los sacerdotes suben a 189

El  de enero de 2o21 suben a 332 y los sacerdotes a 199

Excelente crecimiento de ordenados.

Opus Dei: Por torpeza mía no encontraba sus datos en el Annuario Pontificio cuando vienen no entre los institutos religiosos sino entre la Jerarquía, tras los ordinariatos militares y antes de los vicariatos apostólicos como única prelatura personal desde hace bastantes años. Se distinguen los sacerdotes, los seminaristas, las ordenaciones de ese año y los “católicos”. ¿Son estos la suma de numerarios y supernumerarios? Como se contabilizan en los institutos religiosos, sumaremos a los sacerdotes los seminaristas. A 1 de enero de 1986 eran 1.619 los sacerdotes y seminaristas y 74.317 los católicos. A 1 de enero de 2014, 2.387 y 91.020. Notable incremento de unos y otros. Aumento que se repite todos los años. A 1 de enero de 2015, 2.395 y 91,892.

A 1 de enero de 2016 siguen aumentando: 2.407 y 92.607.

El 1 de enero de 2017 disminuyen los sacerdotes y seminaristas: 2.381 y aumenta el segundo grupo: 92.892

El 1 de enero de 2018 vuelve a descender el número de sacerdotes y seminaristas; 2.356 y siguen aumentando numerarios y supernumerarios: 93.203

El 1 de enero de 2019 vuelven a bajar los sacerdotes y seminaristas: 2.324 y a subir los otros aunque esta vez mínimamente: 93.207, cuatro personas

El 1 de enero de 2020 siguen bajando sacerdotes y seminaristas: 2.294 y subiendo los “católicos”: 93.454

El 1 de enero de 2021 los sacerdotes y seminaristas son 2.242 y los «católicos» 93.510

Camilos: en 1963 eran 1.346 y a 1 de enero de 2014, 1.134. Han perdido 212 religiosos. Un 16%. A 1 de enero de 2015 quedaban 1.130, 4 menos que un año antes. Están ya en el 17% de pérdida.

A 1 de enero de 2016 habían subido a 1.253, 123 camilos más en un año cuesta trabajo creerlo. Pero eso dice el Annuario. La pérdida se ha reducido a 7%. Muchos camilos me parecen.

El 1 de enero de 2017 parece que las aguas vuelven a su cauce. Son 1070 y la pérdida es del 21%

El 1 de enero de 2018 siguen perdiendo religiosos, cinco en un año: 1.065. Siguen en el 21%

Y otro milagro de la primavera inexistente, el 1 de enero de 2019 ¡¡¡ 59 ¡!! Camilos más. Ya son 1.124 y la pérdida baja al 17%

El 1 de enero de 2020 vuelven las bajas aunque reducidas, ocho camilos menos: 1.116. Siguen en el 17%

Y el 1 de enero de 2021 para compensar los desaparecidos del año  9 religiosos más: 1.125. ¿Hay que creerse el acordeón?. Siguen en el 17%

Minimos: Fueron 326 en 1967 y a 1 de enero de 2014 quedaban 183. En orden tan reducida una pérdida de 143 frailes, un 44%, es muy preocupante. A 1 de enero de 2015 quedaban ya sólo 175, 8 menos que el año anterior. La pérdida es del 47%

Un años después, 2016, habían subido a 178, tres más de los que había el año anterior. La pérdida se ha reducido al 46%.

El 1 se enero de 2017 eran 170, ocho menos que un año antes. La pérdida es del 48%

El 1 de enero de 2018 se dejan seis frailes en el camino, quedan ya sólo 164. Pierden el 50%

Pero el 2018 lo cura todo y trajo doce mínimos más: 176. Con lo que la disminución baja al 47% el 1 de enero de 2019

Al año siguiente llegó la rebaja y desaparecieron 9 mínimos: 167. Sube la pérdida al 49%
El 1 de enero de 2o21 siguen desapareciendo religiosos, otros seis: 161. Pierden el 51%

Servitas: Fueron 1.750 en 1963 y a 1 de enero de 2014 quedaban sólo 872. Han perdido 770 frailes, un 51%. A 1 de enero de 2015 continúa el descenso: 855, 17 que se han ido en un año. Ya están en el 52% de disminución.

A 1 de enero de 2016 acentúan su declive. Quedan ya sólo 768. 87 servitas menos. La disminución es ya del 57%

El 1 de enero de 2017 quedaban 760, ocho menos que un año antes. Siguen en el 57%

El 1 de enero de 2018 números increíbles, es decir, que no hay quien se los crea, hay 51 servitas más: 811. La pérdida habría descendido al 54%

Ahora tocan pérdidas, 19. El 1 de enero de 2019, 792. La disminución sube al 55%

El 1 de enero de 2020 eran dos más: 794. Siguen en el 55%

El 1 de enero de 2021, seis menos: 786. El 56%

Misioneros del Sagrado Corazón: 3.315 en 1967, a 1 de enero de 2014 apenas quedaban 1.831. Se dejaron en la gatera 1.015 religiosos, un 45%. Y no van a mejor. El 1 de enero de 2015 continuaban bajando y eran 1.807, con 24 desaparecidos en un año. Ya están en el 46%

Los datos de 1 de enero de 2016 son peores, ya sólo quedaban 1.754. Se quedaron en el camino 53 religiosos. La pérdida es ya del 48%.

El 1 de enero de 2017 quedaban 1.724, treinta menos que un año antes. La reducción sigue en el 48%

El 1 de enero de 2018 perdieron diecinueve religiosos respecto de igual fecha del año anterior: 1.705. Pierden el 48%

El 1 de enero de 2019 ganan 11 religiosos: 1,716. El 48%

El 1 de enero de 2020 se dejan en el camino 34 religiosos: 1.682. Pierden ya el 50%
El 1 de enero de 2021 pierden 45 religiosos más: 1.637. El 51%

Camaldulenses: No habíamos incluido a estos monjes de vida durísima, igual o incluso más severa que la de los cartujos en años anteriores. Lo hacemos hoy por tener una casa en España, en las proximidades de Miranda de Ebro que está conociendo un incremento de monjes dentro de su pequeñez. Hoy deben ser una docena más o menos en España. En 1963 eran 136 y a 1 de enero de 2015 quedaban 54, 3 menos que el año anterior. Han perdido el 61%.

Parece que en el único cenobio que tienen en España no pueden admitir a más por falta de sitio. Y ese overbooking también se nota en otros lugares. Porque a 1 de enero de 2016 habían aumentado a 62 que en una orden tan reducida son muchos. Nada menos que ocho monjes, La pérdida se ha reducido al 55%.

El 1 se enero de 2017 seguían creciendo y eran ya 66, cuatro más que el año anterior. La reducción ya sólo es del 52%

La recuperación de esos últimos años es espectacular, el 1 de enero de 2018 eran ya 88. Doce más en un año. La pérdida ha descendido al 36%

Y el 1 de enero de 2019, 90, la disminución ha bajado al 34%

P.D.: Un lector nos dice que los que están en España no pertenecen a la Congregación Camaldulense de la Orden de San Benito sino a los Camaldulenses del Monte Corona. Estos eran 88 en 1973. El 1 de enero de 2014 habían descendido a 57, el de 2015 a 54 pero el 1 de enero de 2016 habían subido a 62 y el de 2017 a 66, el 1 de enero de 2018 eran uno menos, 65. La pérdida está en el 27%

El 1 de enero de 2019 habían aumentado en dos monjes: 67. La disminución ha bajado el 24%

El 1 de enero de 2020 perdieron tres monjes: 64. La pérdida es del 28%
El 1 de enero de 2021 subieron a 66 dos más que un año antes. El 25%

Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote: Congregación muy moderna a la que España debe en buena parte, tras incontables puñeterías, que algunas continúan, la existencia aquí del modo extraordinario del rito latino. Creo que es la primera vez que aparecen en el Annuario y el 1 de enero de 2016 eran ya 233 de los cuales 100 ya eran sacerdotes. Magníficos resultados para algo tan reciente.

El 1 de enero de 2017 eran 193 y de ellos 100 sacerdotes. Cuarenta menos que el año anterior. Debe tratarse de un error esta cifra o la del año anterior pues tengo constancia de nuevas vocaciones y de ordenaciones sacerdotales.

El 1 de enero de 2018 eran 208 de los cuales ya eran sacerdotes 107.

El 1 de enero de 2019 eran ya 217 de los cuales 115 sacerdotes

El 1 de enero de 2020, 233 y 121 sacerdotes. Espectacular

El 1 de enero de 2021, 254 y 129

 

Cistercienses: Llegaron a ser 1.665 en 1.967 y se mantienen muy bien pues a 1 de enero de 2016 todavía quedaban 1.605. Unos privilegiados. Han perdido el 4%.

El 1 de enero de 2017 el descenso es mucho más notable: trescientos diecisiete monjes. Quedan 1.288. Pierden el 23%

El 1 se enero de 2018 aparecen 1.646, sólo diecinueve menos de los que eran en 1967. ¿Estarán engañando con los datos? Perderían sólo el 2%

El 1 de enero de 2020 figuran 1.601, 45 menos que un año antes, Pierden el 4%

El 1 de enero de 2021, 1.600. Solo uno menos que el año anterior. El 4%

Pensemos que lo del 1 de enero de 2017 fue un error del Annuario

Trapenses (Cistercienses de estricta observancia): No es la misma la suerte de los trapenses pues habiendo sido 6.323 en 1959 a 1 de enero de 2016 apenas quedaban 1.990. Se han dejado en el camino el 69% de sus efectivos.

El 1 de enero de 2017 eran doscientos menos que un años antes: 1.790. Ya la pérdida sube al 72%

El 1 de enero de 2018 sigue la caída libre perdiendo treinta y ocho monjes respecto a un año antes: 1.752 Ahora la pérdida es del 73%

El 1 de enero de 2019, 1.709, 43 monjes menos. El 73%

El 1 de enero de 2020 se pierden 9 monjes más: 1.700. Pierden ya el 74%

El 1 de enero de 2o21, 1.608. Se han perdido 92 monjes. El 75%

Oratorianos de San Felipe Neri: 496 en 1966 y 522 el 1 de enero de 2019. Y 501 en la misma fecha de 2021 Excelente resultado para lo que hay,

Sulpicianos: 671 en 1967. El 1 de enero de 2020 le dan 244 religiosos. Pierden el 64%. El 1 de enero de 2021, 243. El 64%

Maryknoll: 1.381 en 1966 y 293 el 1 de enero de 2020. Pierden el 79%. Un año después quedaban 268. La pérdida es ya del 81%

Las cifras son oficiales. Están tomadas de los Annuarios Pontificios. Achacarlas a malquerencia mía hacia los religiosos es una estupidez. Son las que ellos han conseguido. No he tenido la menor parte en ello. Se ve que algunos quieren que se mantengan ocultas y que yo soy un malvado, no por publicarlas, que publicadas están, sino por traerlas al Blog. Sin duda por traumas que no he digerido y que me atormentan. Aunque no tenga la menor conciencia ni de traumas ni de tormentos. Los responsables de la situación parece que lo que quieren es el oscurantismo y que no se hagan públicos sus fracasos y sus miserias. Manteniendo la colosal mentira de que seguimos en el mejor de los mundos. Cuando es un mundo al que si no se le pone rápido remedio, se acaba. Y en algunos casos no parece que haya ya remedio.

Porque son cincuenta años en los que, salvo rarísimas excepciones, y en congregaciones de escasa relevancia generalmente, se camina aceleradamente hacia la muerte. La estupidez de que son menos pero mejores no se la cree nadie. Son muchos menos, mucho más viejos y muchísimo peores. ¿Dónde están los santos de hoy? ¿Un P. Rubio, un P. Pío, un Fray Leopoldo, un Hermano Gárate? Y ante este descomunal descalabro la Congregación para los Religiosos ocupada en los Franciscanos de la Inmaculada o en hacerle la puñeta a cualquier instituto. tradicional. Como para correrlos a cantazos.

El Pueblo de Dios tiene derecho a conocer la situación de la vida religiosa, tan importante para la Iglesia, y no a que se le oculte sin otro fin que el de engañarle. Porque eso es lo que hay. El hundimiento general de la vida religiosa con todo lo que ello supone de trágico para la Iglesia. Hoy apenas son ya poco más que un club de ancianos mundanizados y desmotivados que contemplan felices como se derrumba la obra de sus fundadores. Y el culpable debo ser yo. Lejos de nosotros la funesta manía de pensar que alguien dijo en el absolutismo español. Sigamos creyendo en el trampantojo que se nos quiere vender y no nos enteremos que está tan mal anclado, en la realidad y en Dios, que cualquier día se viene abajo. A eso nos aproximamos. Aceleradamente.

Ya veréis como los datos del año que viene, y que si Dios me da vida os volveré a presentar, son todavía peores que los de éste. O se vuelve a lo que nunca se debió abandonar o la muerte es segura y próxima. Pero, con contadísimas excepciones, no se atisba nada en ese sentido. Hasta aquí lo escrito el año pasado (2016) como corolario. Este año debemos añadir que unos cuantos institutos aumentan, en general levísimamente, el número de miembros. Es una buena noticia pues indica que los ingresos son superiores a las defunciones aunque sea en poquísima cantidad. Ante el crecido número de defunciones que se avecina para que esos no vuelvan a retroceder será necesario incrementar más las vocaciones.

También debe tenerse en cuenta que los porcentajes de pérdida son engañosos en todos aquellos institutos cuyos primeros datos son de 1973 por lo que teniendo en cuenta que en el inmediato posconcilio, y estamos hablando de ocho años, las fugas fueron masivas, el porcentaje de pérdidas real de los mismos es superior al indicado.

Esto lo había escrito creo que en 2017, no tengo nada que cambiar.

Ni tampoco en 2018.

Ni en 2019

En 2020 algunos datos pueden ser sospechosos.

Y en 2021 también

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “La crisis de los religiosos 2021 (Annuario Pontificio 2022) V

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.