PUBLICIDAD

La cofradía de la Virgen de la Cabeza y un último, tal vez ya penúltimo, escándalo cofrade

|

VIRGENDELACABEZA2.jpg No había querido intervenir últimamente en esto, hay un artículo mío, creo recordar anterior, pero el artículo que ahora dedica Juan Rubio al tema, desde la inmediatez del conocimiento, me parece obligado citarlo. Entre otros motivos por su sensatez. http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2015/12/18/intervenida-la-cofradia-de-la-patrona-de-la-diocesis-de-jaen-religion-iglesia-juan-rubio.shtml El tema cofrade es reincidente. Y no pocas veces con escándalo. Hubo días, penosos, en los que la Iglesia parecía aborrecer las cofradías. Ellas tuvieron una paciencia digna de alabanza y los tiempos han cambiado. Ahora la Iglesia las reconoce y las valora. Aunque naturalmente puedan surgir problemas. Y surge. Pienso que, generalmente, por hechos impresentables de algunas cofradías. Éstas no tienen el menor sentido fuera de la Iglesia. Y la Iglesia está bajo la autoridad de los obispos. Al margen de ella no caben cofradías ni similares. ¿Actúan siempre los obispos como deben? Creo que a mí no es necesario recordármelo. Hay obispos necios, unos cuantos, y hasta malvados, alguno. Pero su jurisdicción es la que es y situarse al margen de la misma no es católico ni cofrade. Hoy hay muchos medios para denunciar necedades y atropellos. Pero la solución no es el cisma. No soy ejemplo de nada. He dicho de obispos lo que ni dueñas decían. Pero jamás he negado, aun llamándoles de todo, su jurisdicción eclesial. Y sobre las cofradías la tienen. Aunque la ejerzan mal. Denunciemos el ejercicio, si lo hubiere, pero no la jurisdicción. En casi todos los casos que han aparecido en este Blog lo impresentable ha estado por parte de las cofradías y no del obispo. No entro ahora, entre otros motivos por desconocimiento, en lo que ha podido haber entre el obispo de Jaén y la cofradía de la que creo que es patrona de la diócesis. Don Ramón del Hoyo está en sus últimos días de prelado jiennense. Y jamás se ha caracterizado por belicoso. Más bien por dejar pasar. Los problemas, si los hubiere, eran como para que se esperase un par de meses, no creo que más, para presentarlos al nuevo obispo. Y desde luego sin pretender, caso de que así fuere, que la propiedad de una iglesia no es del obispado sino de un grupo de seglares. Porque una iglesia que no sea del obispo, respetadas todas las exenciones regulares, no es Iglesia. Caben capillas particulares de propiedad laical pero siempre sujetas al titular de la diócesis. El artículo de Juan Rubio me parece esclarecedor y apaciguador. ¿Vamos a venir ahora los laicos con desamortizaciones? Bastante tenemos con defendernos de las que vienen de los enemigos de la Iglesia. Tantos. Es posible que los cofrades, o la dirección actual de esa cofradía, tengan problemas serios. Pues a solventarlos. Pero no contra el obispo de Jaén. El que sea. Don Ramón o su sucesor. Con él, no contra él. Porque no tiene el menor sentido una cofradía en los tribunales civiles frente a su obispo. En los eclesiásticos, lo que se quiera. Están en su derecho. No niego reclamaciones y protestas mediáticas. Y menos si tienen justificación. Ajustándose los machos. Y no iban a tener cerrado este Blog si me parecieran justificadas. Pero en principio, y en mi pobre opinión, el Santuario de la Cabeza, patrona creo que de la diócesis, es de la diócesis y no de una cofradía. Leed el artículo de Juan Rubio.

Comentarios
0 comentarios en “La cofradía de la Virgen de la Cabeza y un último, tal vez ya penúltimo, escándalo cofrade
  1. La gente está muy quemada y tiene memoria histórica de los tiempos postconciliaristas en que la clerecía se empeñó en acabar con todo lo que fuera creatividad de la cultura popular católica con pretextos de que se debía a la ignorancia biblica y teológica y al pedestrismo que ellos iban a enmendar y elevar de tono. Pues se cargaron todo lo que les fue posible excepto donde el pueblo se les repuso y siguió adelante con su manera de ser y estar de cultura católica aunque no fueran practicantes de los sacramentos ni siquiera ejemplares católicos, pero que sabían dónde estaba la Verdad para afirmarla y volver a ella cuando quisieran.
    Los clérigos arruinaron hasta la Acción Católica y todas ls organizaciones de juventudes parroquiales y de religiosos como kostskas,luises, hijas de María y las acogidas a órdenes o institutos. Una barrida brutal.
    Nada sorprendente por lo mismo que seglares de cultura católica aunque no sean practicantes traten de mantenerse enhiestos sin dejarse reconvertir en interconfesionales como los propios obispos, en una gran parte perplejos, azuzados por estamentos superiores a proceder en contra de sus bases de fieles si es necesario para inscribir a nombre de la Iglesia Católica que deja de ser católica los bienes inmuebles y enseres de culto católico.
    ¿Cabe aceptar que bienes propios de comunidades donde se ubican, erigidas para esas comunidades con su propio esfuerzo y peculio incluso en tiempos de persecución , sean enajenadas o se destinan a multiusos rigiosos o civiles?Hay una cuestión de fondo inexcusable cuando estas situaciones se presentan. Que no se darían si el clero católico ejerciera de católico permanentemente y no por modas ideológicas o intereses de la clase clerical.
    Sea cual sea el problema del caso de la Virgen de la Cabeza nada extraño que estuviera motivado por la eliminación hasta de la memoria del hecho heroico del capitán Cortés, muerto el 2 de mayo 1937 herido por una granada después de estar asediado desde julio anterior junto con 200 guardas civiles más y 1000 refugiados no combatientes ,hecho que cae bajo la guadaña de la zapatera memoria histórica de exaltación izquierdista, setenta años después de nuestra Guerra del 18 julio1936. Los tanques rojos penetraron en las ruinas de las casas de cofradías el 1 de mayo , y detrás de ellos la tropa. Sigue la lucha hasta las 15:00 horas en que una granada hiere gravemente a Cortés.
    ¿Hay conflicto con las casa de las cofradías más que con el santuario? Convendría saberlo.

  2. Esto no es nada nuevo. En la historia centenaria de las cofradías, al menos en España, son frecuentes los pleitos con la Mitra, como se decía entonces, con intervención en ocasiones del Consejo de Castilla y otras instancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *