PUBLICIDAD

La casulla, sí o sí

|

Javier Sánchez  lleva tiempo publicando unos excelentes artículos sobre liturgia que me parecen de gran utilidad para todos en estos tiempos de desmadre al respecto. La recientísima profanación de la misa en Álora es sólo un caso más, aunque especialmente grave, del caos litúrgico actual

El dedicado a la casulla, tan relegada por la mayoría de los  progresistas , me parece de suma actualidad. Y, como recomendación, prescindid del cura que dice misa en alba y estola. No es de fiar. Aunque pueda ser muy simpático.

http://www.infocatolica.com/blog/liturgiafuenteyculmen.php/1910041120-la-casulla-isi-ino-idepende#more38494

 

21 comentarios en “La casulla, sí o sí
  1. Pero señores mios: ¿El alba no hace referencia a la túnica inconsútil que, con el manto superpuesto, portaba el Señor en la Última Cena cuando instituyó los Sacramentos de la Confesión-Penitencia y del Altar-Comunión? ¿Y la casulla no hace referencia al manto, además de a la clámide púrpura impuesta para escarnecerlo en el Pretorio, que llevaba en esa solemnísima y trascendental tarde-noche del Jueves Santo, del que se desprendió para lavar los pies de los Apóstoles con la tohalla ceñida a la cintura sobre la túnica-alba que significaba el cíngulo prevaticano además de adhesión y compromiso litúrgico de sobrenaturalización por parte de los consagrados en el Sacramento del Orden Sagrado, cíngulo deshechado a consecuencia de la deforma interconfesional litúrgica vaticanista con la intención explícita de que fuera asumible por los protestantes gnósticos y a la vez que los en conciencia renuentes católicos tuvieran sensación de libertad de actuar como desatados a su antojo? Pero como gusto estético y simbolismo sagrado ¿Es que simplemente la sotana y el roquete no ofrecen un sentido de dedicación sacral que está ausente en las vestimentas de curas pastores profanos que gustan exhibirse hasta en los templos los clérigos postconciliares en plan de hombrecitos hechos y derechos con pantalones?
    Se han hecho los amos de los templos sin consideración a los fieles ni respetarse a sí mismos como sacerdotes liturgos católicos si es que aún se consideran como tales. Les están de más las referencias visibles de lo que significan y en lo que actúan porque les apetece expeler su ideogramas que consideran más pastorales que los prescritos y hacer personalistas celebraciones según sus propias ocurrencias de pastores desacralizados por fuera porque lo están por dentro. Es el colmo encontrarlos en los confesionarios, cuando se ponen, en ropa de paisano y en ocasiones hasta sin estola queriendo ejercer de psicólogos sin titulación al recibir tras una mesa de consulta. Y no les causa grima.
    Sobre las mutaciones de las oraciones y hasta de la formula de Consagración en la Misa a ejemplo de los heterodoxos liturgistas que se vieron obligados a retomar la palabra «muchos» en lugar de «todos» que alevosamente se habían atrevido a versionar o de los apócrifos de propia cosecha que introducen de matute en los textos litúgicos, más vale no hablar. Están autorizados por su real gana.

  2. Qué horror! Qué diría nuestro Señor Jesucristo?, él mismo dejó todos los usos de los ornamentos litúrgicos y ahora sus Sacerdotes hacen lo que quieren? se habrá visto semejante desobediencia? Todo está debidamente rubricado por Jesùs desde la casulla, el alba, la Mitra, el cíngulo ya hasta las caligas rojas Papales.
    Pfffffffffrrrrrrrrrrrrr!

        1. Lumana, no te metas en temas que no entiendes. Si no respetas lo establecido por la Santa Iglesia, allá tú.

          En cuanto a la abominable idolatría de los últimos días en el Vaticano y otros templos del mundo, no te he visto abrir la boca al respecto. Ocúpate de lo importante.

          1. Cómo sabes tú que no entiendo de Liturgia mi querido Stork?? eres adivino acaso¨, te aseguro sé más de este tema que tú mismo. Pero eso no es lo relevante. Lo relevante es que se dejen de dibujar demonios, donde no los hay, que dejen de ver solamente la superficie de todo.
            Solamente es importante cumplir la rúbrica pr la rúbrica, no importa el cura en cuestión sea piadoso o un pedófilo, pero se pone todos los trapos y anda de sotana, solamente así es cura verdadero. Por favor, no pajeree demasiado.
            Sea un poco más profundo en sus afirmaciones, es tan pero tan leve su opini+on, que de poco por decir, es nada. PFFFFFFRRRRR!

  3. También hay sacerdotes que hacen este abuso «al revés»: se ponen la casulla, pero no la estola debajo, que también está prohibido prescindir de la estola. Obviamente, ya puestos, mejor este último abuso que el prescindir de la casulla. Porque prescindir de la casulla es un abuso descarado, en cambio prescindir de la estola es un abuso discreto que nadie nota más que el sacristán y acólitos que en la sacristía están presentes cuando se reviste el sacerdote. Casi me atrevo a decir que es mejor prescindir de la estola que ponérsela encima de la casulla (y no debajo, como debe ser), que también se han dado casos y también es un abuso.

    Obviamente todos estos abusos, tanto los descarados, como los más discretos de, por ejemplo, no usar estola, deben ser reprobados. Ninguno tiene defensa posible, aunque algunos abusos escandalicen y confundan más a los fieles que otros.

    Y ya de los sacerdotes que usan el color litúrgico que les da la gana… Prefiero ni hablar

    Todos los abusos son una falta de respeto a Dios y a los fieles. A Dios porque a él se tributa culto y es el verdadero centro de la liturgia (no el sacerdote), y al pueblo porque los ritos no dejan de tener una finalidad didáctica de cara al mismo y por tanto celebrarlos mal es confundir a los fieles, faltandoles así el respeto y dificultando su correcta formación. Parafraseando a Cristo y a su Evangelio: ni se salvan, ni dejan que otros se salven.

  4. En Estados Unidos se usa el Blanco para los funerales. Recuerdo las primeras exequias a las que asistí… llegué con mis ornamentos morados ante la mirada atónitas de todos en la sacristía vestidos de blanco. Ahora algunos usan negro.

    1. En Estados Unidos, en Alemania y Austria se usa también el negro para los funerales, pues las rúbricas del Novus Ordo dicen que en las Misas exequiales » color niger vel violaceus adhiberi potest.»

  5. En Mallorca tenemos mucha calor para llevarla. Vamos en bañador o tanga. Nos revestimos con Alba y estola, si la encontramos, y ale a oficiar. Y es que hace una calorcita.

  6. Muy pertinente la referencia, que hace mucho yo ya me planteé, y que tiene implicaciones no sólo estéticas, sino también sacramentales y eclesiológicas, a esa costumbre de asignar, en las celebraciones diocesanas, distintos modelos de casulla según los cargos. A ver cuándo se enteran los curiales que ellos están al servicio de sus hermanos que están, ellos sí, en el tajo. La curia, sin fieles, parroquias, párrocos, no tendría ningún sentido. ¿Qué iban a gestionar y coordinar?

  7. El alba es «ropa interior litúrgica» y es obligatoria la casulla con la única excepción que en una misa concelebrada no alcancen las casullas para todos los concelebrantes. A partir del Vaticano II se introdujo las concelebraciones pensando que eran comunes en la Iglesia Antigua, pero en realidad se daban cuando celebraba el obispo, como símbolo de comunión con él siendo sucesor de los apóstoles y pastor de la Iglesia particular que le toca regir. En cuanto a papeles, ni deberían estar presente entre los fieles para el canto. Obliga el uso de los libros litúrgicos aprobados y no otros.

    1. Me sorprende lo del alba considerada en su origen como «ropa interior.» En la antigua Roma la túnica talar era indumentaria cívica. En el mundo hebreo la túnica era un ornamento usado para las funciones sacerdotales. La casulla tal como ha quedado deriva de la antigua clámide y tiene función de abrigo y espiritualmente es el yugo del Señor: Domine, Qui: dixisti: Iugum meum suave est et onus meum leve. Fac ut istud portare sic valeam quod consequar tuam gratiam.

    2. Hasta el cambio litúrgico el alba la usaba únicamente el sacerdote en la Santa Misa. También el diácono y subdiácono en la misa solemne. Para lo demás el sacerdote usaba el hábito talar con el sobrepelliz, o la capa. Hoy todos la usan para todo.

  8. Totalmente de acuerdo, así como de los curas que dicen «su» misa con fotocopias o los que celebran los funerales de blanco. No me gustan un pelo, por muy simpáticos que sean, porque en el fondo prima su protagonismo, no el de Cristo; su populismo, no Cristo; ellos, no los divinos oficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *