PUBLICIDAD

La carta del cardenal Ouellet al arzobispo Viganò

|

Ver las imágenes de origen

https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/querido-hermano-carlo-maria-vigano-carta-abierta-del-cardenal-marc-ouellet/

Aparte una crítica personal y una laudatio al jefe, que siempre puede parecer interesada, me parece que no desvirtúa notablemente la tesis de Viganó. Y reconoce el impacto de la misma aunque lo desapruebe.

El caso McCarrick está sentenciado con su expulsión del Colegio Cardenalicio. Lo que queda por resolver, hasta el momento, es la situación de los mccarristas. Tan cercanos todos a Francisco y varios elevados por él a la más alta dignidad eclesial después del pontificado.

En una conocida frase alguien dice que del cerdo le gustan hasta los andares. A mí de McCarrick  no me gustan ni los amigos. A Francisco es evidente que sí. No pasa nada. La religión no obliga, ni siquiera recomienda, coincidir con los gustos del Papa. Pues a mí no me gusta el San Lorenzo de Almagro, Ricca, Bargalló, Mariconne los mccarristas y no pocas cosas más. Lo que no obsta para que sea mi Papa, no tengo otro, ni para que espere morirme, eso está en manos de Dios, con otro Papa, el octavo de los que he  tenido, distinto y me gustaría que distante. Pero no hago de mis gustos cuestión capital. La Iglesia, mi Iglesia, me dará el Papa que sea y ese será mi Papa. Ya que me guste o no será cosa mía y no de la Iglesia. Y ya estoy acostumbrado a tener Papas que no me gustan. Algo o bastante. En lo que también estoy en mi derecho de fiel católico. Con acierto o equivocado pero eso es ya otra cuestión.

Comentarios
25 comentarios en “La carta del cardenal Ouellet al arzobispo Viganò
  1. Buenos días,
    confieso que he sido siempre un fiel seguidor de Paco Pepe, me ha entretenido su blog, me ha hecho reír, me ha informado, en algunos casos enfadado y últimamente me indigna y me hacen sufrir las acusaciones e insultos que leo hacia la persona del Papa Francisco.
    Me sorprende que todo el mundo sabe de todo y tenga información de todo… y lo que realmente saben o conocen es lo que oyen o leen y eso no quiere decir que sea la verdad… LA VERDAD la conocen los protagonistas… no tanto comentarista o tertuliano del todo a 1 euro, qué veo que cada día abunda más.
    Este blog se ha convertido «en el Sálvame» del chisme, del cotilleo barato, del insulto… da lo mismo que se hable del Papa, de un Obispo, de sacerdotes o religios@s, de seglares… no se miden las consecuencias de las palabras, del daño que se pueda hacer en muchas ocasiones con las mentiras que aquí se dicen… y se aprovechan de la prudencia, del silencio y en muchas ocasiones del «secreto pontificio» para continuar en su burla y en sus injurias…
    Una página tan católica y cristiana, como esta, ¿Cómo puede dar acogida a todo esto? ¿Para qué? ¿En qué ayuda? Creamos confusión, dolor, hacemos heridas más grandes… sin embargo con todo su rollo anticlerical, anti Francisco… en qué estamos ayudando a la Iglesia?.
    Soy un Obispo español, que está en misiones… ahora pasando unos días por mi tierra… este blog me ayudaba a tener contacto con mi País, con lo que pasaba en mi diócesis o en otras diócesis de España… y tristemente creo que voy a dejar de leerlo, porque me hace daño leer las barbaridad que leo casi todos los días.
    Conozco al Papa Francisco, he estado en varias ocasiones con el… no tiene nada que ver con lo que ustedes describen aquí. NADA.
    Padre, humilde, cercano, preocupado por lo que pasa a la gente, por sus necesidades, por su enfermedades… cuando me encuentro con él, su gran interés es por saber de los sacerdotes de mi Diócesis, de los catequistas, de los niños, ancianos, jóvenes…
    En fin… no sé si sirve de algo todo esto que he querido escribir, pero me sirve como desahogo y también como despedida a este blog.
    San Camilo a sus frailes les decía: «Más Caridad en las manos», a ustedes les pido lo mismo… más caridad.
    ¡Qué el Señor les bendiga y les acompañe!
    Unidos en la oración,
    + Fr. José

    1. ¿Nos podría ilustrar, su ilustrísima, con alguna de la mentiras que aqui se dicen? Porque muchos ya estamos hartos de las barbaridades que hacen y dicen impunemente algunos obispos, curas, religiosos y seglares. El propio Francisco culpa al clericalismo de muchos de los males que asolan la Iglesia. Caridad en la Verdad, y Verdad en la Caridad. ¿Es usted obispo misionero de los que misionan de verdad, o de los que sólo se preocupan por las cosas de esta vida? Porque, «Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima» (1 Cor 15, 19).

    2. Monseñor: Mi felicitación por su labor en la vanguardia de la Iglesia, y mi solidaridad en este mes dedicado a la Misiones bajo el Patrocinio de Santa Teresa de Lisieux.
      Hay algunos enfoques de algún comentarista del blog que no me gustan y me enervan. Lo cierto es que se ama a Dios y a su Iglesia. Y también lo es que muchos creyentes sienten una sensación de orfandad, pues hay un suma y sigue de datos que yo incluido, no hemos asimilado. No se comprenden ciertos enfoques doctrinales y algunas cuanto menos, liviandades respecto a la moral.
      El Papa no es parco en la comunicación pero por lo que sea no ha conseguido hacerse entender por todos. Lo que apaga esa posibilidad intelectiva es la avalancha de noticias en reguero incesante, que causan horror y honda preocupación.
      Entiendo que entre creyentes la única prevalencia en la reciprocidad comunicativa debe ser la de la caridad en sentido ascendente y descendente.
      Veo que por ejemplo en Italia el Vicepresidente Luigi Di Maio, además del ejercicio de sus responsabilidades, está en permanente contacto con el pueblo y explica por la televisión una o dos veces al día, sus medidas de desarrollo, en un esquema interactivo en el que la gente añaden sobre la marcha comentarios y opiniones. Desde el primer momento hay un contacto directo con el pueblo, sea por el plasma o yendo los fines de semana a los lugares donde puede ser necesario animar a la gente. Y en el día a día, la agenda del ministro es compartida por el pueblo con las pertinentes explicaciones.
      Algo de eso debería pasar en la Iglesia. Por ejemplo aaquí en España sea ha tomado un tiempo sabático el Obispo de Ciudad Rodrigo y no se despidió, ni ha habido explicación de ningún género. Creo, Sr. Obispo, que misterios, salvo el de la Santísima Trinidad y los demás artículos del Credo y lo que haya que creer con fe divina y católica, deberían ser los menos, y lo del secreto pontificio, al que Vd. alude, tenerlo como un recurso excepcional.
      En Italia, a pesar de los problemas, la intención de voto respecto al actual gobierno de coalición está rondando el 70%. Creo que si a nivel de Papa, Cardenales y Obispo, siempre sintonizados, se procediese así., no habría desafección ni interrogantes generadores de falsas noticias.

  2. Es sorprendente que, en relación a si Viganò informó a Francisco sobre McCarrick, venga a decir, sin negarlo, que duda seriamente de que el asunto le interesara tanto como para recordarlo en medio de tanta información como debió recibir en aquella audiencia con muchos otros nuncios, «puesto que era un Arzobispo emérito de 82 años y sin encargo alguno desde hacía siete años». Sin embargo, ¡bien que se acordó después de él para hacerle varios encargos!

    Las cosas quedan meridianamente claras leyendo esto que dice el reciente comunicado de prensa que se ha emitido en nombre de Francisco: «No se pueden seguir tolerando ni los abusos ni el encubrimiento, como tampoco puede darse un trato distinto a los obispos que los han cometido o encubierto»; y «La Santa Sede es consciente de que, a partir del examen de los hechos y las circunstancias, podrían surgir opciones que no sean consistentes con el enfoque actual de estas cuestiones». Con lo cual, está reconociendo que, hasta ahora, se han tolerado abusos y encubrimientos, y que se ha dado un trato distinto cuando los culpables de ello han sido obispos.

  3. Y el que a usted el papa no le guste, al resto de la cristiandad (en el caso de que usted lo sea) le importa un pepino en ensalada.
    Vamos que lo que usted opine pinta menos que Chafachorras en las Cortes.
    Y no solo sobre el Papa

  4. Ya le han puesto como apodo «el cardenal Outlet»…
    Vende como saldo su antigua imagen de cardenal como Dios manda. Es una vergüenza completa…
    Y pensar que pudo llegar a ser papa…
    Algo bueno del papa Francisco es que está haciendo que toda la pus y la corrupción que estaban escondidas afloren…

    1. De acuerdo, permitir ver «toda la pus y la corrupción que estaban escondidas » es la misión a pesar suyo de Bergoglio. Por eso, Dios ha dejado que se produzca su usurpación de la silla de Pedro. Pero a partir de este «papado» ningún católico puede quedar callado y pasivo.

      Están, ahora, todas las cartas sobre la mesa, porque el katejon de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI impedía que se viera la apostasía latente. Hay final abierto hasta la venida del Señor. Por eso Él preguntó si habrá fe en la Tierra cuando vuelva. Eso depende de cada uno de nosotros.

  5. Es evidente la división del trabajo nuevo-paradigmática:

    – Bergoglio insulta y ejerce violencia sicológica y moral sobre Viganó, de frac. Homilías sobre el diablo y oración de San Miguel.

    – Ouellet ejerce la acción directa, hace el trabajo sucio con su «carta abierta».

  6. Un consejo: vayanse cuànto antes con su cisma … no sufran … el 90% en el mundo estamos con el Papa Francisco y el Evangelio! La carta del Cardenal Ouellet es clara para lis que tenemos ojos para ver …

    1. Qué risa. Bergoglio no atrae a nadie y los papolatras estan super nerviosos metiendose a todas horas en las paginas como Infovaticana.

    1. con un papa como bergoglio, que es un indigente intelectual, cualquiera puede ser vaticanista y doctor en teología y derecho canónico.

  7. Estoy sorprendido por la carta del cardenal. Es flagrantemente contradictoria porque le reprocha decir la verdad, que el mismo cardenal admite.
    Estoy de acuerdo en que refleja una tortura interior. Quiere ser leal con el Papa y ayudarle, pero admitiendo que Viganó dijo la verdad pero que no debía haberla dicho

  8. Ya decir que Francisco no pudo atender lo que Viganò le trasladó sobre McCarrick porque ese día recibió más comunicaciones de otros nuncios suena a pitorreo. ¿Nos toman por tontos?

  9. Por lo visto, según Ouellet, la clave es que las medidas de Benedicto XVI respecto de McCarrick no fueron una sanción, sino una fuerte exhortación a no viajar y a no aparecer en público. Como ustedes pueden apreciar, existe una diferencia abismal entre las dos cosas…

    Ouellet nunca me terminó de convencer, pero ahora me ha decepcionado por completo.

  10. Querido don Paco Pepe, la carta es lastimosa. En su afán por dejar a salvo la primera autoridad de la Iglesia, cae en una serie de incongruencias que reflejan la propia tortura interior del cardenal canadiense. Tuvo que tener él sobre su mesa los periódicos que en Estados Unidos leíamos todos en esa fecha: unas portadas que hicieron temblar los pilares de la Iglesia en Norteamérica. En Estados Unidos y en Canadá. Afirmar que al pederasta eminentísimo se le había aconsejado retirarse, hacer penitencia y vida de oración era un reconociendo claro de sus fechorías. Si no le aplicaron penas canónicas stricto sensu no quiere decir que no se valorara la gravedad y consistencia de las acusaciones. A nadie se le envía a hacer penitencia por una calumnia.

    Lo que el Papa ese día en que Viganó le contó el escándalo cardenalicio recibió otras informaciones de otro tipo y no pudo prestar debida atención hasta el punto de, si nos atenemos a lo que siguió después, no hacerle caso, no lo puede afirmar en serio. Si le hubiera contado que la monja del convento X estaba embarazada, a lo mejor le hubiera respondido lo de san Pio X: Santidad, que sor Y está embarazada y es un escándalo; a la semana siguiente, lo mismo; y la otra. Hasta que Pio X se cansó y le respondió: lo escandaloso es que fuera un fraile (el embarazado). El cardenal de Washington no era cualquiera. Ese asunto no pasa a segundo plano. Y menos con lo que estaba cayendo en Estados Unidos.

    Salir por peteneras sobre el comportamiento de Francisco con los pobres, etcétera, es una escapatoria debilísima. Alguien podría decirle qué respeto ha tenido con las madres de familia numerosa (conejas, exabrupto de órdago), por no abundar más.

    No sólo no ha respondido a Viganó, sino que la sobreactuación actual resulta contraproducente. Decir que van a reexaminar las acusaciones, como si no las conocieran, es admitir que existían y fruto de ello eran las admoniciones verbales. No iban a constar por escrito, que obligaba a dictar penas canónicas.

  11. la carta del cardenal ouellet es simplemente un ejercicio mediático para intentar salvarle el trasero a bergoglio, pero que es absolutamente irrelevante ya que no aporta nada nuevo en lo absoluto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *