Infovaticana
La cigüeña de la torre

La Aguilera, Godella, Guadalix…

La Cigüeña de la Torre
19 Mayo, 2017

 

 

 

 

 

Genial artículo de González Guadalix para contar ese inmenso y maravilloso fenómeno que es Iesu Communio.

http://infocatolica.com/blog/cura.php/1705181017-mas-raras-que-un-perro-azul-m

Son así de “raras”, son así de geniales, son así de felices, son así de Dios…

Suscribo el artículo del cura de quilla a perilla. Él las conoce. Tanto que allí esta una sobrina suya. Querida hermana Benedicta. Era guapa, lista, licenciada en Económicas, tenía un trabajo apasionante, llevar la economía de la primera o la segunda ganadería de toros bravos de España. Que además era suya. O de su padre que es lo mismo. Querida hermana Andrea, tu “abuelo” adoptivo te irá a visitar a Godella. Hermana Edén, hermana… Todas. Gracias a vosotras por ser como sois y gracias sobre todo a Dios y a su Santísima Madre por habernos hecho ese gran regalo de vosotras. Es un auténtico gozo, humano y espiritual, compartir un rato con todas, vuestra alegría, vuestra entrega a Dios y a los que os visitan, vuestra piedad, impresiona veros en la iglesia, vuestra simpatía…

Y me he dejado para un párrafo aparte el alma de todo. A sor Verónica. Con todo el respeto y la admiración que sabes te tengo, queridísima Sor Verónica, gracias especialísimas por esa obra de Dios que te echaste a las espaldas y que hoy es un hermosísimo jardín de flores en alabanza de nuestro Señor. Más de doscientas mujeres, creo que al día de hoy sois ya 210, jóvenes en casi su totalidad, debe haber tres o cuatro ancianitas, a las que se las ve tan felices como a las jóvenes, y la siguiente debes ser tú. Nunca, parece, se debe contar la edad de las mujeres. Pero como uno es metepatas la meteré. No sé exactamente tus años pero no superarán mucho los cincuenta. Que con esa edad hayas logrado Iesu Communio es que vales un potosí y que al Cielo le has gustado mucho.

La noticia de la fundación en Valencia me parece maravillosa. Una casa de religiosas, cuando todo es decadencia, que se inaugura con nada menos que con cincuenta jóvenes. Y en La Aguilera quedan todavía ciento sesenta. Muchos, yo también, estábamos esperando la segunda casa. Pero sor Verónica no es de prontos e  improvisaciones. Como debe ser. Se lo pensó mucho y se decidió. Bendito sea Dios.

Alegría inmensa pero seguro que también lágrimas. Eran verdaderamente una comunidad fraterna y una cuarta parte de la misma se va. Todos los corazones, los de las que se van y los de las que se quedan, se van a romper mucho el día en que el autobús salga con cincuenta rumbo a Levante. Lágrimas a la vez alegres y tristes. Aunque todas estén convencidas de que eso había que hacerlo para gloria de Dios. Y en lo que a uno le cabe colegir creo que a Dios no le disgustarán esas lágrimas.

Hoy están de moda las periferias. Pues para periferias, La Aguilera. Los que han ido lo saben. No voy a decir aquello de que está donde Cristo dio las tres voces y nadie le oyó. Porque más de doscientas mujeres le oyeron y le oyen todos los días. Recomiendo a todos mis lectores la visita a La Aguilera. En un día en el que haya algo de recibimiento de visitantes. Les encantará. Pero que sepan que viajan a la periferia.

Periferia del lugar y periferia de vida. Entregadísima. Burgos es Burgos. Dicen que es la ciudad de las dos estaciones: Invierno y la del ferrocarril. Y en la que el verano dura de Santiago a Santa Ana. Vean las fechas del uno y la otra. Pues en esa periferia geográfica viven otras periferias. La primera vez que me llegué a La Aguilera, antes había estado en Lerma, un día en el que el grajo volaba bajo y hacía un frío más que notable, en esa especie de anfiteatro en el que comunidad, al completo o casi, y los visitantes están enfrente, en un diálogo encantador, aunque siempre haya algún visitante, o “visitanta” pelín pesados, me atreví a intervenir brevemente, tampoco fue mucho atrevimiento y mis lectores saben que soy bastante atrevido, y después de varias intervenciones, todas muy favorables, les dije:

Me voy muy preocupado por vosotras. Os encomendaré muy especialmente a Dios porque creo que lo necesitáis.

Nunca olvidaré las caras de asombro de todas. Casi doscientos ojos, cuatrocientos pues cada una tenía lógicamente dos, a la espera de mi continuación. No era eso lo que estaban acostumbradas a oír.

Con el frío que hace y viéndoos en sandalias le pediré que os libre de una pulmonía.

El alivio y la carcajada fue general. Uno, que cuando se acatarra, con frecuencia, suele ser por los pies, no podría, aunque también por otros más que evidentes motivos, ser religiosa en La Aguilera. Pero debo añadir que la regla de la sandalia no era absoluta. Algunas, muy pocas, llevaban zapatos. Seguramente eran propensas al catarro como yo. Y no era cosa de atiborrar la  enfermería.

Concluyo con una recomendación a mis lectores, además de visitarlas. Los hay descontentos con su parroquia, con la Conferencia Episcopal, con el obispo de su diócesis, con Cáritas, con la x en la declaración de renta, con lo que sea. Y que deciden no soltar un euro más para esos fines. No entro en las decisiones de cada uno que serán las que sean y que son ellos quienes se las administran. Pero parece más que evidente que por encima de cabreos, más o menos justificados, y algunos mucho, los católicos debemos contribuir. No ahorrarnos las pequeña cantidades que generalmente damos, con la excepciones que procedan, para un par de cañas o una comida.

Supongo que estas religiosas están necesitadas. Dar de comer a doscientas todos los días es una pasta por frugal que pueda ser la comida. Vendiendo chocolates, por ricos que puedan ser, y lo son, poca ayuda parece. Aunque los haya visto en una ocasión en la sección gourmet de El Corte Inglés. Pues si alguno cree que debe contribuir a la Iglesia con algo de lo suyo  y no sabe donde, me atrevo a indicarle la posibilidad de ese destino. No lo malbatarían. En mi opinión.

Y vuelvo al artículo de González Guadalix, modo irónico, tan suyo, que me parece glorioso.

 

 

La Cigüeña de la Torre


10 COMMENTS ON THIS POST To “La Aguilera, Godella, Guadalix…”

  1. VICENTE dice:

    Buenas noches…En primer lugar felicitarle por su blog que analiza de una manera muy eficaz la vida religiosa en España.Enhorabuena.
    En segundo lugar decirle que conozco muy bien Iesu Communio y tengo varias amigas allí y he tenido la oportunidad de ir a La Aguilera a los votos perpetuos de varias hermanas y me parecen unas religiosas enamoradas de Cristo,buenísimas personas,simpáticas,agradables y que te hacen sentir como en casa.
    Y finalmente que suscribo todo lo que dice en sus artículos cuando habla de ellas pq es totalmente cierto lo que cuenta pues yo he estado allí y me parecen un soplo de aire fresco dentro de la iglesia y deberíamos de estar orgullosos de tener en nuestro país órdenes como Iesu Communio que hacen tanto bien,entre otras cosas rezar por todos nosotros.
    Y desde aquí animo a que todos las ayudemos en su nueva fundación o comprando dulces,que están buenísimos .Cualquier ayuda es buena.
    Gracias.

  2. La Cigüeña de la Torre dice:

    Hermenegildo: No puedo ni debo entrar en tus deseos. Son tuyos y tienes todo el derecho a tener los que quieras. Pero la vida es la que es. Yo podría desear, aunque viendo lo que hay ni siquiera lo deseo, volver a ver a mi admiradísima Compañía de Jesús antaño en el Noviciado de San Bernardo, hoy Universidad Complutense, a los jerónimos, hoy diez ancianos y no entusiasmantes del Parral, en El Escorial y Guadalupe, a los cartujos en Jerez y en El Paular. a las clarisas… Pero lo que se fue, se fue. Lamentablemente. Pero es así.
    Las claras, maravillosas casi todas, y refulgentes en Soria, Cantalapiedra, Belorado… no están, salvo excepciones, las mencionadas y tal vez alguna más, para muchas fundaciones. Hacen, las contadas que pueden, lo que pueden. ¿Volverán algún día a Lerma? ¿ A su antigua casa o a otra? Acaba de quedar vacía otra en la vieja villa o ciudad castellana. Pues será lo que Dios quiera. Hoy Iesu Communio dejó Lerma, donde nació, aunque su permanencia allí hoy, de horas diarias, contribuya a que aquello no se derrumbe en al abandono. Siempre has tenido ojeriza a Iesu Communio. Y en eso no me meto. ¿Quién sería yo para hacerlo cuando las mías son tan evidentes? Con tantas coincidencias como tenemos es normalísimo que haya algunas discrepancias. Iesu Communio es una de ellas. Sin el menor problema por mi parte.

  3. Hermenegildo dice:

    Leo que las religiosas de “Iesu Communio” mantienen cerrado el antiguo convento de las clarisas de Lerma, que sólo abren unas horas para vender dulces. No lo entiendo, pero ellas sabrán. Ahora bien, en este convento debería instalarse una comunidad de clarisas.

  4. curioso dice:

    curiosamente se van a Valencia, donde Cañizares es un declarado admirador de la vida contemplativa. Diversifican los peligros de que las castiguen. Es más creo que sería bueno que abrieran un tercero.

  5. Jorge dice:

    Gracias, maestro!

    En la sencillísima web de Iesu Communio tienen información sobre el Instituto y la nueva fundación. Me permito copiar aquí las cuentas en las que pueden hacerse donaciones:

    Números de cuenta

    Banco Popular: ES56 0075 5740 7606 0005 6427

    Banco Santander: ES48 0049 0079 2524 1085 4843

    La Caixa: ES31 2100 0751 2421 0076 7505

    BBVA: ES29 0182 0794 8202 0152 8927

  6. Ramiro dice:

    Genial artículo.
    Pero me quedo con las ganas de saber algún número de cuenta bancaria en el que se puedan hacer donaciones a esta Santa Casa.
    (Preferiblemente algún banco -si es que queda alguno- que no te cobre por hacer un ingreso en una cuenta ajena…, aunque al paso que vamos, pronto nos cobrarán por hacer ingresos en la propia).
    Yo hace años, coincidiendo con el Pontificado actual, que digo voy a dejar de marcar la X en la casilla de la Iglesia Católica. Pero, a la hora de la verdad, la sigo marcando, y es porque es mucho el bien que la Iglesia hace a todo el mundo. Si se deciden a visitar Zaragoza, por ejemplo:
    – pueden comer en la Parroquia del Carmen, y muy decentemente, según dicen.
    -cenar y dormir, o desayunar, que no recuerdo bien, ducharse, etc., en la Hermandad del Refugio.
    – comer en los Capuchinos de Torrero, el mismo menú que los que vamos a almorzar al Centro Social para ayudarles económicamente, por cierto.
    ¿Saben ustedes dónde están los comedores “populares” de PODEMOS, los sindicatos o los partidos políticos…?
    Yo no.

  7. Hermenegildo dice:

    ¿Iesu Communio sólo está en La Aguilera y en en esta nueva fundación? ¿Ya no están en el antiguo convento de las clarisas de Lerma?

  8. Pizarro dice:

    Amigo De la Cigoña,
    Primera vez que publico un comentario en su blog, que sigo asiduamente, porque el tema me toca, y de cerca.
    Que el fenómeno Iesu Communio es una alegría para la Iglesia, está claro. Pero que hay MUCHO que no sabe sobre su origen, vocación, y la figura de Sor Verónica. No es oro todo lo que reluce y, más pronto que tarde, se empezarán a saber muchas cosas que, si bien no desdibujarán para nada ese vergel de vocaciones, pondrán las cosas en su lugar y en su justa medida.

  9. Echenique dice:

    Dios bendice con la cruz. Seréis perseguidas y, la envidia es muy muy puñetera, intervenidas por Bergoglio, seguramente en breve. Ya dijo hace poco que, cuando veía tantas vocaciones jóvenes, se echaba a temblar. No le gustan nada los jóvenes muy católicos. Por lo visto los quiere más protestantes.

  10. Fray Nestor Queimada HCDB dice:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *