PUBLICIDAD

Juan Carlos Elizalde Espinal, nuevo obispo de Vitoria

|

2016_juan_carlos_elizalde Confirmado lo que era público: Rinuncia del Vescovo di Vitoria (Spagna) e nomina del successore Il Santo Padre Francesco ha accettato la rinuncia al governo pastorale della diocesi di Vitoria (Spagna), presentata da S.E. Mons. Miguel José Asurmendi Aramendía, S.D.B., in conformità al can. 401 § 1 del Codice di Diritto canonico. Il Papa ha nominato Vescovo della diocesi di Vitoria (Spagna) il Rev.do Juan Carlos Elizalde Espinal, del clero dell’arcidiocesi di Pamplona y Tudela, finora Vicario Episcopale. Rev.do Juan Carlos Elizalde Espinal Il Rev.do Juan Carlos Elizalde Espinal è nato a Mezkiritz (Navarra) il 25 giugno 1960. Ha conseguito la Licenza in Filosofia presso l’Università di Navarra e quella in Teologia presso la Facoltà di Teologia del Nord della Spagna con sede a Burgos. Ha ottenuto poi la Licenza in Teologia Spirituale presso la Pontificia Università di Comillas a Madrid e ha fatto il Corso di Direttori di Esercizi Spirituali presso i PP. Gesuiti di Salamanca. È stato ordinato sacerdote il 3 ottobre 1987 incardinandosi nell’arcidiocesi di Pamplona y Tudela. Membro dell’Istituto Secolare Cruzados de Santa María”, i primi anni dopo l’ordinazione ha svolto il ministero sacerdotale a Madrid nell’apostolato giovanile dell’Istituto e come Cappellano dell’Università Politecnica di Madrid. Uscito dall’Istituto e rientrato in diocesi, ha ricoperto i seguenti incarichi ed uffici: Direttore delle Residenze Universitarie Diocesane (1999-2004); Parroco di Santa María di Ermitagaña e della Sagrada Familia (2005-2009); Professore di Teologia e Responsabile di Pastorale dell’Università Pubblica di Navarra (dal 1998); Vicario Episcopale della Zona di Pamplona-Cuenca-Roncesvalles (dal 2009); Professore di Omiletica del CESET San Miguel Arcángel (dal 2011); Coordinatore del Centro di Direzione Spirituale diocesano nella Cappella della Divina Misericordia nell’Oratorio di San Felipe Neri (dal 2012) e Canonico-Priore della Regale Collegiata di Roncesvalles (dal 2013). Tiene 55 años y las noticias que de él me llegan son muy buenas. Y se va Asurmendi. Que fue un grave problema en Vitoria. Más que por ser un mal obispo por no ser nada. Obispo de Tarazona (1990-1995) y de Vitoria (1995-2016) yo creo que incluso fue un error nombrarle para Tarazona pero desde luego para Vitoria, un inmenso error. Esperemos que el hoy nombrado enmiende esos veinte años en los que Vitoria no tuvo obispo.

Comentarios
0 comentarios en “Juan Carlos Elizalde Espinal, nuevo obispo de Vitoria
  1. Felicidades a la Diócesis de Vitoria, a sus familias, a sus jóvenes y niños, a sus ancianos.
    ¡¡Qué gran Pastor os ha regalado el Espíritu Santo!!
    D. Juan Carlos fue un gran cura, y sin dud será un gran Obispo.
    Las ideologías caen, bien lo sabe la Iglesia Madre. El Depositum fidei permanece siempre.
    Uno planta, otro riega, pero sólo Dios da el incremento. D. Juan Carlos será un gran Regador, no me cabe la menor duda; lo conozco muy bien desde hace años.
    Qué Dios se luzca contigo, Hermano Obispo. Que la MADRE DE DIOS te acune en su seno; que descanses con ella de la guerra que te harán….Estás en muy buenas manos.

  2. Pido al Señor que monseñor Elizalde pueda levantar la diócesis de Vitoria. Con la Gracia de Dios. Creo que hay que mirar siempre lo bueno más que hacer énfasis siempre en lo mal que estamos y que el último que apague la luz. Fiémonos más del Señor y no de nuestras fuerzas.

  3. Según parece, en pocos años, las Vascongadas han pasado a tener uno de los peores episcopados de España, sino el peor, a tener uno de los mejores, sino el mejor. Si el responsable del cambio es el Cardenal Rouco, es preciso reconocerle el mérito.

  4. Os recomiendo que leáis este artículo que hoy en el Norte de Castilla se ha publicado: os dejo el enlace de la noticia y el texto también aquí copiado.

    http://www.elnortedecastilla.es/palencia/201601/08/sede-vacante-obispado-aproxima-20160108122416.html

    La sede vacante en el Obispado se aproxima ya a los 250 días
    Hasta ahora es la cuarta más larga de los últimos cinco prelados, mientras que el periodo más extenso se registró entre Castellanos y Blázquez.
    Si este viernes se nombrara nuevo obispo de Palencia, la sede vacante que se inició el 7 de mayo de 2015 con la renuncia del anterior prelado, Esteban Escudero, quedaría como la cuarta más larga de las últimas décadas (1991-2015). Sin embargo, entre los sacerdotes de la Diócesis existe cierta inquietud por el retraso en el nombramiento, después de que Escudero renunciara a la Diócesis, a la que llegó el 29 de agosto de 2010, cuando tomó posesión en la catedral, para volver a su tierra natal, Valencia, como obispo auxiliar del cardenal Antonio Cañizares.
    Un análisis de los cinco últimos obispos de Palencia pone de manifiesto que la sede vacante actual, que ocupa el administrador diocesano, Antonio Gómez Cantero, no es, ni mucho menos, la más larga. Desde ese 7 de mayo en que el anterior obispo dejó la Diócesis, han transcurrido 245 días, una cifra que es inferior a otros periodos. La sede vacante más larga de la historia moderna de la Diócesis es la que se produjo desde el 4 de enero de 1940, cuando murió en Madrid el beato Manuel González, que será canonizado previsiblemente este año. Su sustituto, Javier Lauzurica, fue nombrado el 10 de junio de 1943. Durante tres años y cinco meses gobernó la diócesis el canónigo Tomás Gutiérrez.
    De los cinco últimos obispos, el periodo más largo fue el que transcurrió entre Nicolás Castellanos –que renunció a la Diócesis para fundar una misión en Bolivia– y Ricardo Blázquez, que fue de 319 días. Quien gobernó la Diócesis en este periodo fue el administrador diocesano Donaciano Martínez, que era el vicario de Pastoral. Por extensión, le sigue la sede vacante que dejó Rafael Palmero al ser nombrado obispo de Orihuela-Alicante, que duró 289 días, hasta que tomó posesión José Ignacio Munilla. Regentó la Diócesis como administrador apostólico el arzobispo de Burgos, Santiago Martínez Acebes, ahora obispo emérito.
    La sede vacante que dejó Munilla al ser trasladado a San Sebastián duró 251 días, aunque él mismo siguió gobernando la diócesis palentina como administrador apostólico. Por último, el periodo más corto de los últimos prelados fue la sede vacante que dejó Ricardo Blázquez, hasta que llegó Rafael Palmero, que duró 162 días y que ocupó como administrador apostólico el entonces vicario general, Gerardo Melgar Viciosa, nombrado más tarde obispo de Osma-Soria.
    Con estos datos, el Vaticano no está retrasando demasiado el nombramiento de un nuevo obispo, no más que en la práctica de las últimas décadas. Recientemente, el 11 de noviembre de 2015, el administrador diocesano, Antonio Gómez Cantero, con la prudencia que exigen estas declaraciones, señaló que el nombramiento de obispo se produciría «a corto plazo». «Entre seis y nueve meses es el periodo habitual para el nombramiento de obispos», apostilló. El momento actual se encuentra en este arco temporal.
    No obstante, el nombramiento reciente de algunos arzobispos y obispos hace prever que el de Palencia puede producirse no tardando. Se puede esperar a la finalización del tiempo litúrgico de la Navidad, con el Bautismo de Nuestro Señor, el domingo siguiente a Epifanía (este domingo 10 de enero), para anunciar el nuevo obispo.

    Sobre los nombres, el secreto se mantiene hasta el último momento, aunque desde el inicio de la sede vacante ha habido algunos obispos que se han barajado como posibles candidatos. Si en un principio se habló del titular de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, en las últimas semanas se ha hablado del auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, muy vinculado al monasterio de San Isidro de Dueñas. En este periodo también se ha hablado de la posibilidad de que el próximo obispo celebre su consagración episcopal en Palencia. En cualquier caso, habrá que esperar a la comunicación oficial.

  5. Da la impresión que el Espíritu Santo estaba un poco despistado respecto a las necesidades de esta iglesia local de Álava. Las iglesias locales (base de la Iglesia universal) necesita de pastores conocedores de la realidad y abiertos a su pluralidad: ¿No es eso lo que dice el Papa Francisco?. Veremos los acontecimientos y sus decisiones, pero mucho me temo que es un paracaidista más que viene a poner el ORDEN marcado desde la aparente ORTODOXIA. Si no tienen sentido las iglesias locales ¿por qué no nombran cardenal de Toledo a un Rumano? Seguro que no se entendería ¿no?. Pues eso … ¿ Acaso no hay suficientes sacerdotes de valía en esta diócesis de Vitoria?… La nueva Iglesia debe comenzar por escuchar a sus bases , ya sean laicas o consagradas , y tomar en consideración sus propuestas. Esto es estar abierto al mundo y sus necesidades. Lo demás son palabras huecas y bonitas.

  6. Mondoñedo y Palencia deben estar al caer.Los auxiliares de Toledo y Santiago y el obispo de Ciudad Rodrigo son los máximos favoritos.Ojalá haya novedades pronto.

  7. ¿Y para cuando Mondoñedo – Ferrol y Palencia ? las cuales llevan ocho meses de sede vacante desde mayo del año pasado, tan difícil es buscar un obispo para ambas sedes, esperemos que no tarden mucho en nombrarles y espremos que no se cumpla lo que dijo Episcopo de que a lo mejor amabas sedes hacian el año de sede vacante sin obispo porque sería vergonzoso y además la peor parte se lo llevarían las diócesis.
    Como ha dicho Eurico I a ver cuando tenemos obispo en Mondoñedo (y yo añado) y en Palencia que es demasiado.

  8. Ciertamente es motivo de alegría el nombramiento de Vitoria. Lo cortés no quita lo valiente. Probablemente tanta mediocridad mitrada da el cante.
    Pude enterarme que el Obispo sobrino de Rouco tiene en su curriculum el dominio de tres idiomas. En una reunión en Madrid se le preguntó sobre eso. Y dijo: de eso nada, algo había que poner en el curriculum.

  9. La Palabra de Dios es infalible: «Heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas.» No se podía esperar más. Tras la remoción a cajas destempladas y sin explicaciones, de Monseñor Livieres, había un plan de mayor amplitud: igualar a la Diócesis de Ciudad del Este a las del resto del Paraguay, para que se restablezca y active ese mantra llamado «comunión.» que no tiene nada que ver con la koinonía de la que habla San Juan en su primera Carta Católica.

  10. Nada que objetar a su valía personal, nada que objetar hacia una orientación de vida religiosa Comunitaria; toda mi objeción hacia una religiosidad desencarnada, etérea, de separación TOTAL del mundo y de la familia, incluso de una madre agonizante. ¿Qué diría el Papa Francisco?.
    Que nada de esto es humano y por tanto cristiano.
    Todo esto dice mucho de la persona orientadora y de su pensamiento teológico. Por supuesto que no guardo rencor, pero sí una distancia hacia determinadas posiciones teológicas y religiosas.

  11. Yo no soy quien para aminorar la valía de Juan Carlos Elizalde, pero sí puedo decir de él que es responsable directo de que mi hija esté en una secta religiosa. No vale lo que me dijo que es ella la que al fin optó. No. Si yo empujo un coche al barranco, no se puede parar.
    No tendría ninguna pena en que la orientación espiritual hubiera sido hacia unas religiosas, digamos «normales»; pero sí me opongo frontalmente a que dicha orientación se dirigiera hacia unas religiosas que se han opuesto al pensamiento conciliar de la Iglesia: Carmelitas de la M. Maravillas en Getafe, donde no la puedo ver porque hay doble reja y a oscuras, donde el mes pasado tengo que hablar por el torno y, mientras, observo que para abrir al panadero la puerta asoman tres religiosas con el rostro totalmente tapado con un velo negro, donde ahora que es Navidad-Dios entre los hombres-no pueden mandar una postal, ni hablar con nadie. Son cinco años y medio que su madre postrada como vegetal no oído siquiera su voz.

  12. Una queridísima amiga, de cuyo criterio me fío totalmente, me hace llegar por correo este texto que coincide exactamente con otros comentarios. Parece que estamos ante un óptimo nombramiento. Bendito sea Dios:
    He leído la noticia del inminente nombramiento de Elizalde para obispo
    de Vitoria. Lo conocí en Madrid cuando era capellán universitario y solo
    puedo decir que era un modelo de sacerdote; siguió siéndolo en Navarra y
    sus ejercicios espirituaes han convocado a personas de Madrid que se
    desplazaban solo para sus Ejercicios. Tenía un enorme don para los
    jóvenes y era ( y seguro que lo sigue siendo) un hombre de Dios que se
    pasaba horas ante el Santísimo (incluso la noche entera, con sus
    cabezadas). Además, de trato muy agradable.

  13. Que Asurmendi haya pasado aparentemente inactivado por sus huestes interconfesionales asamblearias que ahora serán sinodalistas, no quiere decir que haya hecho dejación de sus funciones pastorales del pastoralismo episcopal de hogaño.
    Siguió al pie de la letra y a rajatabla las instrucciones superiores dejando ir y pasar las tormentas con aparato eléctrico. Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor temporalista triunfador a la larga como se está viendo y más que se verá. Hizo sus cosas con discreción hasta en las islas Azores, Madeira y archipiélago de Cabo Verde. Tiempos de financiación cruzada del IOR.

  14. Parece un buen nombramient,o por lo que leo en la entrada directa de infovaticana.
    Y me alegro de que el Papa Francisco haga este tipo de nombramientos, fuera de las tabarras independentistas y con sabor a Iglesia universal.
    .
    Los trozeamientos, capillismos, pueblerinismo separatista, ni en lo civil son buenos pero, en la Iglesia, con vocación universal, católica, son destructivos. Y son destructivos porque el Señor ha venido «a unir lo que estaba disperso». Todo lo que es centrípeto no es eclesial a la postre.

  15. Por lo que dicen en RD, parece que está bien visto por Rouco y Munilla. Con lo cual, su nombramiento redondearía la «desnacionalistización» del episcopado vasco-navarro que emprendió en 2006 don Antonio María (y de paso, la prueba de que, gracias a Dios, el arzobispo emérito de Madrid sigue teniendo una influencia positiva en los nombramientos episcopales). También parece claro que este nombramiento supone el fin del proyecto Cirarda-Setién de crear una iglesia euskalduna que tan desastrosos resultados ha dado, pues ya no quedan ni obispos nacionalistas ni obispos que les dejen hacer lo que les dé la gana. Dios quiera que en Vitoria quede algo sobre lo que levantar la reconstrucción de la arrasada diócesis.

  16. En Madrid lo conocemos, pues vivía y trabajaba pastoralmente en esta archidiócesis, hasta que marchó a la de Pamplona. En doctrina, ortodoxo; en piedad, ejemplar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.