Jesuitas que van por el Opus Dei

|

Gianfranco Ghirlanda (derecha) y de Fernando Ocáriz

Esa es al menos la visión de Hispanidad.

Y pienso que argumentos no le faltan:

<

https://www.hispanidad.com/sociedad/congreso-extraordinario-opus-dei-adelantarse-enemigo-jesuita_12037359_102.html

 

 

Comentarios
9 comentarios en “Jesuitas que van por el Opus Dei
  1. En vez de ver el desastre en el que estamos y poner remedio nos dedicamos a matarnos a cuchilladas. Me gustaría preguntar a este cardenal si se dedica a la pastoral en Roma y si alguna vez visita algún monasterio o convento en Roma. Tal vez en la Roma en la que él vive se llenen las iglesias todos los días y vea todos los conventos y monasterios romanos con cola para ser monjas.

  2. El editorialista de Hispanidad es demasiado tajante, juzga sumariamente y nunca ve matices en ningún sitio.
    El padre Ghirlanda es un buen canonista y eso no lo discuten ni en el Opus Dei. Un buen canonista con quien además al parecer el entonces cardenal Ratzinger estaba plenamente de acuerdo en cuanto a la naturaleza de las prelaturas personales.
    No digo que no haya «contradicción de los buenos», posiblemente la esté habiendo, pero tampoco es de recibo que la Santa Sede tenga que asumir acríticamente todo lo que dicen los canonistas de la Obra sobre la propia Obra solo porque lo dicen ellos. Máxime cuando no es un tema dogmático sino de configuración jurídica de las instituciones. En la Iglesia el supremo legislador es el Papa, no los canonistas, ya sean jesuitas u opusinos. Y por otro lado la Obra, en lo que pueda tener de bueno y divinamente inspirado, no es de Ocáriz, ni siquiera es de Escrivá de Balaguer, sino que es de la Iglesia universal. Eso es lo que se quiere decir con la misma denominación del motu proprio «Ad charisma tuendum» («Para proteger el carisma»): el carisma no es «patrimonio» del Opus Dei. Es un don del Espíritu Santo a la Iglesia entera. Y el Papa puede y debe intervenir para protegerlo y custodiarlo cuando hay indicios de que las cosas se han torcido o se están torciendo, incluso contra la voluntad de los propios miembros del instituto.

    1. «Y el Papa puede y debe intervenir para protegerlo y custodiarlo cuando hay indicios de que las cosas se han torcido o se están torciendo, incluso contra la voluntad de los propios miembros del instituto.» El Papa actual ni conoce ni estima ni respeta ese carisma que dice proteger. Los «miembros del instituto» han dado su vida por él y por ser fieles al fundador. ¿Qué indicios son esos, que ni se mencionan en el Motu Proprio? Es demasiado parecido a lo que sucede con la misa tradicional. Para custodiar la tradición… la prohíbe. Mucha gente ha acuñado una palabra para ese tipo de intervenciones de este pontificado: «Misericordiar». Me sigo preguntando ¿qué ganarán?

    2. «tampoco es de recibo que la Santa Sede tenga que asumir acríticamente todo lo que dicen los canonistas de la Obra sobre la propia Obra solo porque lo dicen ellos».

      El Opus Dei dice que el Opus Dei es lo que la Santa Sede ha querido: es decir, una prelatura personal, cuyos miembros son laicos y sacerdotes y a cuyo frente hay un Prelado que ejerce verdadera jurisdicción. Esto es lo que dicen sus estatutos, que es el derecho que la Santa Sede le da a la Obra, y no al revés.

      Ghirlanda hace mal presentando su opinión sobre la naturaleza jurídica de las prelaturas como si fuera «lo que es», en vez de «lo que le gustaría que fuera». Es muy diferente.

  3. Que los Jesuitas van a por el OD, cierto, huelen a debilidad y van a por todas. Y cierto también que el que escribe el artículo o es del OD y cuenta lo que el OD quiere que sepamos sobre el OD, o bien no es del OD y escribe lo que cree saber. Y lo de ser santos no lo inventó el Marqués de Peralta, ya se puede leer en el Pentateuco, lo que si inventó es una secta dentro de la Iglesia Católica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *