PUBLICIDAD

Interesante análisis de Wanderer sobre el posconcilio en Argentina en base a la nueva y vieja misa

|

The Wanderer

Para leerlo y pensarlo:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2019/08/comentarios-posteriores-misa.html

Es pura evidencia que la nueva misa ha alejado a millones de personas de la Iglesia.  La panacea que se nos propuso no ha podido ser fracaso mayor porque supera las más pesimistas consideraciones.

Cierto que ante tan enorme descalabro que ha vaciado nuestras iglesias  no cabe concluir que el mantenimiento de la misa tradicional lo hubiera evitado. Personalmente estoy convencido de que tampoco. Las causas son otras. La ruina espiritual del catolicismo, su estéril  mundanización, ha llevado a que todo agonice. Entre ello, las misas. La nueva y la vieja.

 

 

34 comentarios en “Interesante análisis de Wanderer sobre el posconcilio en Argentina en base a la nueva y vieja misa
  1. Algunos aquí hablan del novus ordus bien celebrado, por favor diganme ¿dónde? Porque ya ni en el Vaticano la celebran bien. Recuerdo que en los pontificados anteriores daba gusto ver las misas del Vaticano, porque ahí las celebraban de acuerdo a las rúbricas. Por cierto, no sabía yo nada de la misa anterior y siempre me preguntaba por qué los sacerdotes no celebran la misa como debe ser. Lo cierto es que si ven, por ejemplo, las misas en Santa Marta, allí nadie usa el cíngulo; y si ven las de la Basílica de San Pedro, el celebrante principal no hace genuflexión ante Nuestro Señor en la consagración. Pero, supongamos que la misa novus ordus bien celebrada tiene méritos, la pregunta es ¿dónde la hacen así? Porque sinceramente desde que tengo conocimientos de liturgia no he asistido a una sola misa bien celebrada, siempre le quitan o le ponen algo al capricho del cura. lamentablemente en mi país no hay lugares donde celebren la misa de siempre, porque iría con mucho gusto; me toca tragar grueso en las misas a las que asisto para evitar el escándalo cotidiano que suelo sufrir ante las excentricidades litúrgicas que son cotidianas. Pero defender una misa novus ordus bien celebrada, es defender una misa que ni en el vaticano la hacen, bien celebrada.

    1. https://www.youtube.com/watch?v=s39dkoQnJ_4

      En la Comunidad de SanMartín se celebra con gran dignidad. El fundador, Don Guerin, tuvo que huir de Francia, perseguido por el Cardenal judío Lustiger, arzobispo de París. Fue acogido por el Cardenal Siri en Génova. El Cardenal lo nombró canónigo de su Catedral. Allí fue recibiendo vocaciones, y poco antes de cesar Lustiger, ya enfermo de un cáncer de laringe, pudieron volver a Francia. El gran seminario de la Comunidad de San Martín es en la Abadía de Evron, habilitada a tal efecto. El Cardenal Siri ordenó a Don Guerin que celebrasen el Novus Ordo. En la abadía de Evron se hace en latín y canto gregoriano. En las Parroquias que los Obispos confían a la Comunidad, donde suelen ir tres Sacerdotes, se adaptan a las necesidades pastorales pero, manteniendo la sacralidad del rito romano.
      Tienen muchas vocaciones.

  2. Aquí en México, gracias a Dios, los templos están, aún, con muchos feligreses. La Santa Misa se celebra, si no, a la manera antigua, si se hace con gran respeto y dignidad.
    Hay templos donde abundan jóvenes, y ellos provocan mucha alegría, que a veces se pasa de la raya, pero cuando menos atrae al bien de oir y asistir a misa. Depende del rumbo, depende del templo, unos con gente mayor otros con familias completas, pero siempre llenos, gracias a Dios.
    Deberá ser que la violencia, la corrupción de los políticos, la nefasta y terrible droga, la pobreza económica, todo éso, hace que uno encuentre solo en Dios su refugio. Y éste refugio es la Casa de Dios.
    Como que se centra la gente, en que es ahí donde das gracias a Dios, es la obediencia y el » cumplir» con un mandato divino. Creo que volver a lo tradicional, desconcertaria, creo que hacerlas más modernas, no gustaría.
    Pero hay templos muy tradicionales y son templos queridos. Algo que a mí me encanta, es que en la consagración, «casi» todos doblamos nuestras rodillas, hay que estar enfermo, o ser un patán ignorante para no hacerlo. No quiero idealizar, el NOM, también nos contamina, abundan los autosuficientes, que quieren prescindir de Dios.
    Otra cosa, la canastilla de la «caridad», no se ve que reboza de dinero, los sacerdotes hacen milagros, gracias a Dios. Aquí no se dá por obligación, todo es generosidad. Mientras se acomodan las cosas, y por fin aparezca álguien que ponga «orden en la sala» con un buen golpe de martillo, ., Demos gloria a Dios, como se pueda, ya como se deba, será cuando El lo disponga.

  3. Juanito:
    Me resulta un poco cansina la insistencia en el tópico de que los seminaristas de los años 50 ó 60, eran desertores del arado. Como todos los tópicos se basa en una verdad a medias. Para empezar: los seminaristas menores, efectivamente eran casi todos procedentes del medio rural, que buscaban el acceso a estudios medios gratis o muy económicos y era admitido incluso implícitamente que no tenían vocación a los 10 años, pero… eran elegidos y aceptados, generalmente por su párroco, por sus inclinaciones piadosas e intelectuales; se daba por supuesto que la mayoría no continuarían en el seminario mayor. En le seminario mayor había una doble selección, por el propio interesado que sabía si tenía o no vocación y por la selección del seminario mayor, al que accedían ya muchos, ya con estudios medios, procedentes del medio urbano. Incluso en el seminario mayor, volvía a producirse el abandono o selección de algunos antes de la ordenación. He conocido diversos casos, también en mi familia. El corte en el enfoque, en la práctica religiosa y en las vocaciones fue radical a partir de 1965 y nada tuvo que ver con los pantalones o minifalda de las mujeres o con la motorización.

    1. Ademas, ese es solo el caso de España. Podemos poner el ejemplo de paises superindustrializados como EE.UU, Alemania o Inglaterra donde la mayoria de los catolicos vivian en areas urbanas y llenaban los seminarios. Ciudades catolicos en los años 50 eran Nueva York, Boston o Filadelfia, y sus seminarios estaban repletos de jovenes que nunca sembraron un tomate.

    2. Aro
      En el fondo venimos usted y yo a decir lo mismo aunque con algún matiz de diferencia. Que en el medio rural muchos niños iban al Seminario Menor como manera de obtener estudios.
      Es de pura lógica que cuando los propios seminaristas a los 22 años estudiaban Filosofía y Teología ya tuvieran las ideas algo más claras sobre su futuro que cuando tenían 11 años y no habían salido de su aldea nunca. Y también es de sentido común que el Seminario Mayor notara si el aspirante a sacerdote tenía actitud y aptitud para ser un sacerdote serio y responsable.

      Lo que yo mantengo es que el número bajo de seminaristas de ahora, no es porque la Misa Tradicional se haya dejado de decir sobre el año 1965 y se haya pasado a celebrar una misa en lengua vernácula.

      He querido decir que ese descenso brutal de seminaristas es sobre todo debido a que no hay valores en la sociedad actual. Y he querido también decir que ya no se da lo de ir cientos de niños al seminario a los 12 años para probar a ver si tenían madera de sacerdotes y de paso aprender miles de cosas a las que en su pueblo no tenían a su acceso y que, como se pensaba hace 60 años » eso siempre les vendría bien en el futuro, fueran o no sacerdotes de mayores «

    3. En Barcelona en los años 50 y principio de los 60 los jesuitas eran religiosos de verdad. El Colegio del Sagrado Corazón de la calle Caspe enviaba cada año 10 candidatos al noviciado. Los jesuitas en aquel entonces eran muy elitista y sólo iban a sus colegios alumnos de clase media-alta.

  4. Es inevitable que antes o después se hagan cambios en el llamado «rito ordinario». Porque la misa del 69 -cuyo cincuenta aniversario, por cierto, está pasando sin pena ni gloria- respondía a las modas ideológicas de los años 60, que están ya más trasnochadas que el cuplé. Es una liturgia de laboratorio que seguramente nació obsoleta. Un campo sembrado de potenciales obstáculos para la acción de la gracia, que tal como se celebra en la inmensa mayoría de los templos no le puede decir nada al «hombre de hoy», que ni la entiende ni se interesa por ella. Quienes seguimos asistiendo lo hacemos porque Dios lo ha querido así, pero cada vez somos menos.
    Lo que pasa es que para que las cosas se empiecen a arreglar tiene que desaparecer la generación de obispos, teólogos y liturgistas del postconcilio, que es una generación ideologizada hasta las cachas. Liquidada esa barrera, personalmente no creo que la misa de «san Montini» llegue a cumplir los cien años.

  5. Canali.
    Que buena descripción hace Ud de esos dos emblemáticos sitios de N Y.Yo estuve en ellos en abril pasado y he de decir q tb me llamó la atención la contraposición de esos dos mundos ,representados por Atlas y la catedral de San Patricio.Verdaderamente invitan a reflexionar.Por cierto ese día lluvioso ,en la catedral de S
    Patricio daban un concierto promovido por la comunidad francesa a favor de la restauración de Notre Dame de París .

  6. Atlas y el infante

    Fray Charles Marie Rooney OP
    13 de Agosto de 2019

    En el corazón del centro de Manhattan se encuentra una yuxtaposición de ironía cósmica. En el lado oeste de la Quinta Avenida, entre las calles 50 y 51, se encuentra el Atlas, una estatua de bronce de cuatro pisos, que representa al gran Titán de la mitología griega antigua, que fue condenado por Zeus a defender los cielos por toda la eternidad después de la derrota de los Titanes en La épica Titanomakje.
    El Atlas lucha con el poderoso peso de su cargo, ante la entrada a uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad de Nueva York, el Rockefeller Center, flanqueado en tres lados por algunos de los bancos de inversión y firmas de abogados y empresas de medios más grandes e influyentes del mundo.

    Sin embargo, en el Rockefeller Center, justo al otro lado de la Quinta Avenida desde el Atlas, se encuentra un edificio de un género diferente: la Catedral de San Patricio, la iglesia Madre de la Arquidiócesis de Nueva York y la catedral Católica más visitada de los Estados Unidos. Construida por la fe y el sudor de los inmigrantes católicos en el siglo XIX, la catedral es un templo de ladrillo y mármol en lo que de otro modo sería una jungla de hormigón y acero.
    Hasta el día de hoy, sus altísimas agujas neogóticas, que una vez se elevaron por encima del naciente horizonte de la ciudad de Nueva York cuando la iglesia fue consagrada por primera vez en 1879, levantan los ojos y el espíritu hacia el cielo como no pueden hacerlo las líneas elegantes y estériles de los rascacielos. Cada centímetro cuadrado existe para facilitar la alabanza reverente de Dios.

    A primera vista, la colocación de Atlas, un obvio artefacto de la mitología pagana, directamente frente a la Catedral, podría leerse como una especie de imposición secular sobre terreno sagrado. Atlas, después de todo, fue construido casi sesenta años después de la finalización de San Patricio, en el apogeo del auge de los rascacielos modernos, y como una especie de oda a la majestad y la fuerza del hombre. Además, la cara que hace muecas del semidiós mira hacia afuera de tal manera que, cuando las puertas principales de la Catedral están abiertas, puede observar a la vista del celebrante de la Misa en todo el santuario.

    Pero una mirada más profunda al interior de San Patricio pone de relieve la paradoja de la yuxtaposición junto al Titán. Alrededor de 80 yardas frente a Atlas, directamente detrás del altar mayor de la Catedral, hay una pequeña imagen del Niño Jesús, con un rostro apacible y de pie con una esfera en la mano. Para el Niño Dios, el Atlas no es una amenaza sino una desgracia: Titán, mitad hombre y mitad dios, se tambalea bajo el pesado peso de los cielos. Mientras tanto, el Santo Niño, Rey del cielo y la tierra, verdadero hombre y verdadero Dios, aquél por medio del Cual «todo en el cielo y en la tierra fue creado» (Col 1,16), sostiene el cosmos en palma de Su mano.
    Para el cristiano, los cielos no son una carga desgarradora sino nuestro destino final, y la tierra no es un paraíso sino una autopista por la que transitamos a nuestro fin celestial.

    El contraste aquí revela una de las doctrinas cristianas más ricas y fundamentales, a saber, que la grandeza y el poder de Dios nunca compiten con los de su creación. En nuestra era de ignorancia religiosa generalizada, es bastante fácil pensar que la grandeza es un juego de sumar ceros, que para que el hombre prospere, la divinidad debe menguar.
    De hecho, en la mitología pagana, los dioses regularmente luchaban entre sí por el poder, y a menudo a expensas de la humanidad.
    Pero la profundidad de la afirmación cristiana es que todas las criaturas existen por la participación la existencia infinitamente perfecta del Creador, lo que significa que toda bondad creadora siempre procede de la bondad divina.
    Y como el Obispo Robert Barron, ObispoAuxiliar de San Francisco, suele exponer, esta realidad se manifiesta de la manera más radiante en Cristo, en quien la divinidad completa y la humanidad completa están inherentemente en perfecta armonía. La excelencia humana alcanza aquí su punto más alto al unirse a la persona de Cristo.

    Al regresar a Midtown en Manhattan, se nos recuerda que los héroes, como Rambo, el poder, el placer, el honor y la riqueza, son como el Atlas y el Rockefeller Center, rodeados de glorias pasajeras.
    Lo eterno y consistente es la gracia y la verdad, que nos llegaron a través de Jesucristo (cf. Jn 1,17), que crecería para soportar sobre sus hombros, no el peso de los cielos sino el de nuestros pecados para abrirnos las puertas del cielo.
    Y, más aún, aunque el Niño Dios, que está a 80 yardas del gigante, es tan sólo un ícono, una imagen del que desciende amorosamente siete veces al día al altar mayor de San Patricio bajo las apariencias de pan y vino. Eso muestra un poder divino ante el cual tanto nosotros como el Atlas sólo podemos temblar con actitud reverente.

  7. Me gusta Mecano

    Intentar que las misas sean como eran antes de 1965 es como pretender que las mujeres no usen pantalones o como pretender que para viajar ahora no se usara más que el caballo. Hace 100 años ninguna mujer usaba pantalones y los viajes se hacían en mulas. Pero hoy eso ha pasado a la Historia . Hay cosas que resulta imposible que vuelvan a hacerse como se hacían en 1900.
    Dice usted: «La unica solucion es apoyar y promover a todo aquel que siga celebrando la Misa Tradicional y sacar a la mayor cantidad de gente posible de esta liturgia diseñada especificamente para alejar a la gente de Dios»
    Creo que está usted equivocadísimo. No veo por ningún lado nada » luciferiano» como usted dice que ve en la «Misa Nueva» ( EMPLEO ENTRECOMILLADAS SUS PROPIAS EXPRESIONES )
    Pablo VI , Juan Pablo I , Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco TAMPOCO ven nada de esas intenciones que usted ve de sustituir el culto a Dios por el culto al hombre.
    Es de suponer que Juan XXIII, en cuyo pontificado aún no se decían misas en lenguas vernáculas, tampoco veía con malos ojos algo que estaba ya a punto de suceder y que era consecuencia del Concilio.
    Seis Papas opinan algo radicalmente diferente a usted.

    1. ¿Que Pablo VI no veía nada de sustituir el culto a Dios por el «culto» al hombre? Mira lo que dijo este Papa en la alocución de 7 de diciembre de 1965, de clausura del Concilio: «La religión del Dios que se ha hecho Hombre, se ha encontrado con la religión -porque tal es- del hombre que se hace Dios ¿Qué ha sucedido? ¿Un choque, una lucha, una condenación? Podía haberse dado, pero no se produjo. La antigua historia del samaritano ha sido la pauta de la espiritualidad del Concilio. Una simpatía inmensa lo ha penetrado todo.»

      Y, por cierto, la liturgia tradicional no es de 1900, ni de 1800, ni de 1700, sino es eterna, válida para todos los tiempos.

    2. ¿Cuanto tiempo transcurrio entre 1560 y 1960? 400 años. El mundo de 1960 no se parecia en nada al de 1560, ¿cierto? Y he aqui que tanto en 1560 y 1960 se celebraba exactamente la misma Misa. Asi que no es una cuestion de epoca. Usar pantalones o viajar en avion son cosas funcionales, tenemos que hacerlas para realizar ciertas acciones. Ahora, ¿cuanto tiempo ha pasado entre 1960 y 1970? Solamente 10 años, pero en esos diez años se cargaron la Misa. En 1960 los catolicos iban a esa Misa tan retrograda que a usted no le gusta y en 1970 ya no iban ¿Cambio tanto el mundo en 10 años? No. Cambio la Misa. Asi que no se trata de una moda. Por otra parte, ¿conoce usted la Iglesia Ortodoxa? Porque en Rusia, Ucrania o Grecia celebran la Misa igual que hace 1000 años. No tiene nada que ver si las mujeres usan pantalon o no. Lo que usted no entiende, o no quiere entender, es que la Misa no es para usted. La Misa es el culto a Dios.

      1. ME GUSTA Mecano

        Culto a Dios se hace en la Misa actual.
        Pone usted en mis labios «esa Misa tan retrograda que a usted no le gusta» Yo no he dicho eso.
        Creo que la esencia de una y otra misa son exactamente la misma. Varían pequeños detalles.
        Pero esencialmente es lo mismo: Reconocerse pecador y solicitar perdón a Dios por las faltas, Lecturas, Rezar juntos la serie de cosas en que creemos ( Dios todopoderoso creador de todo, vida Eterna, resurrección de los muertos , etc ,etc ) Ofertorio , Consagración, rezar el Padrenuesto juntos, desearnos la Paz que viene de sabernos hijos de Dios y la Comunión.
        Vivir la Fe de una manera no individual sino como comunidad y coger fuerzas para llevar una vida acorde al Evangelio, para intentar buscar a Dios en todo lo que el Señor ponga en nuestra vida y para con nuestra actividad cotidiana llevar el Evangelio a los alejados de Dios

        1. A ver Juanito: las iglesias antes del Concilio estaban repletas. Es un hecho, existen cifras. Despues del Concilio estaban vacias, y quiero decir inmediatamente despues. En paises siempre catolicos como España, Irlanda, Francia, se vaciaron ¿Que comunidad puede haber cuando las iglesias estan vacias? Usted dice que la Misa es la misma. En esencia si lo es. Ahora bien: para celebrar Misas se necesitan sacerdotes, ¿verdad? Pues antes los seminarios estaban repletos y ahora practicamente no hay vocaciones. Solo mire esta cifra en España: en 1965, 9.000 seminaristas, en 1975, 1.700 seminaristas. Y da la casualidad que ese desplome sucedio justo despues del Concilio. No 20 años antes ni 20 años despues, no, justo despues de 1965. En Francia existen 40.000 templos catolicos. 25.000 no se usan nunca por falta de sacerdotes. En España vamos asi. Mire a su alrededor. Las comunidades estan formados por personas mayores, no hay relevo, no hay comunidad. En la mayoria de las parroquias donde se da la Misa Tridentina la situacion es considerablemente mejor, no perfecta pero si mucho mejor. Todo lo de rezar el Padre Nuestro junto y darnos besos y abrazos de paz es muy bonito pero no nos hace mejores cristianos, no nos lleva mas cerca de Dios. Yo sin necesidad de ser cristiano podria besar y abrazar a medio mundo. No se si usted cree en la Comunion, la hostia consagrada. No se si la ve como un simbolo o como una realidad. Solo se que la nueva liturgia desde el mismo dia en que se impuso, pues fue impuesta, no ha dejado de vaciar iglesias y corazones. En EE.UU. los catolicos no creen en la Eucaristia, en España menos. Por sus frutos los conoceras.

          1. ME GUSTA MECANO

            En 1965 había muchos seminaristas. Es verdad. Pero muchos de ellos iban al seminario huyendo de la dura y triste vida de la agricultura de sus antepasados. Luego Dios podía hacer de ellos magníficos sacerdotes, eso ya lo sé. Pero era de la miseria de lo que huían. Muchos. NO TODOS POR SUPUESTO. Hay zonas de Galicia, Castilla, Extremadura, en que la miseria era enorme y que las manera de huir del mundo rural eran muy pocas: algunos, que eran muy espabilados, con becas podían ir a Universidades Laborales y se hacían buenos artesanos, algunos con un enorme esfuerzo económico de toda la familia podían hacerse maestros o practicantes, que se decía en 1965 …. Uno de vez en cuando, y como cosa extrañísima, iba a la Universidad y se comentaba en toda la región, como cosa insólita, que iba a haber un ingeniero o un abogado hijo de la zona ….. y bastantes iban al seminario a ver qué pasaba. Y muchos iban allí sin casi saber qué era ser sacerdote. Luego Dios podía tocarles el corazón y convertirlos en excelentes «curas de Ars » o a los 22 años el chico decir que a él lo que le gustaban era las chicas y que se iba del Seminario a ver si le convalidaban cosas » en la vida civil » para ser Licenciado en Filosofía y Letras o para encontrar trabajo en un banco …. y casarse, tener hijos , comprar un piso de las casas sindicales o de protección oficial , y alomejor, si tenía un segundo trabajo , hasta tener lavadora , nevera y quizá un Seat 600 y poder veranear en Benidorm con su suegra que le haría ricas paellas todo el tiempo del veraneo ( 10 días como mucho )
            No creo que sea la Nueva Misa la que ha hecho que los seminarios estén hoy vacíos. Es el tipo de vida que hay ( consumismo, egoismo, materialismo, inmediatez, falta de espíritu de sacrificio, creer que la felicidad es tener muchas cosas ) el que lleva a los jóvenes a no pensar en nada más que en lo material. Y la falta de valores.
            Yo sí creo en la presencia real de Nuestro Señor en la Eucaristía

          2. Como se explican que donde hay buenas Congregaciones y Seminarios los mismas estén repletas de vocaciones, y sus Misas repletas de gente? Y hablamos de Misas «novus ordo». Liturgicamente hablando lo que pasó con las Misas fue la consecuencia, no la causa.

            Vayan a San Rafael, Mendoza, y verán de qué les hablo.

        2. Es muy significativo el hecho de que, en la descripción que hace Vd. de lo que es la Misa, falte el aspecto esencial de la misma: el sacrificio; aspecto ése perfectamente visible y palpable en la Misa tradicional. Y dice Vd. : “Varían pequeños detalles. Pero esencialmente es lo mismo”. Permítame decirle que su concepto de lo que es la Misa está equivocado.

          En cuanto a lo que supuso el NOM y su alejamiento de lo que hasta entonces era la Misa, no estaría mal que leyera Vd. el Breve examen crítico del Novus Ordo Missae, presentado a Pablo VI por los cardenales Ottaviani y Bacci. Mire Vd. qué frase tan elocuente del referido Breve examen crítico: el Novus Ordo Missae (…) se aleja de manera impresionante, en conjunto y en detalle, de la teología católica de la Santa Misa, cual fue formulada en la XXIII Sesión del Concilio de Trento.

      2. Me gusta Mecano:
        Bravo por ud.Se puede decir más alto pero no.mas claro !…y el que quiera entender q entienda y el q no , allá él y sus entendederas

    3. Juan XXIII no llegó a pensar en la Reforma que haría Pablo VI tres años y medio después del Concilio. Curiosamente fue Juan XXIII quien ordenó que Bugnini se alejase de Roma. Fue Pablo VI quien lo reclamó, en una de sus primeras medidas, aunque con el paso de los años, y habiendo descubierto que era masón, lo mandó de Nuncio a Teherán. Bugnini, introducido por el Cardenal Bea, Confesor de Pío XII -entonces Padre Bea-, fue el artífice de la reforma de la semana santa, que horrorizó a Juan XXIII y que éste revirtío en lo referente al Viernes Santo en San Pedro del Vaticano. El Papa Juan, pensando que su reforma sintonizaría plenamente -y así lo expresó- con la Rubricarum instructum, hizo sus arreglos en el usus antiquior en lo referente a octavas, restitución de la Vulgata, abolida por Bea en el breviario, eliminación de duplicidad en las fiestas, como la Santa Cruz, San Esteban y San Miguel. Cierto que quedó la conmemoración de la Octava de Santa Inés por la que el Papa sentía especial devoción junto con el pueblo romano. Suprimió la Fiesta de la Cátedra de San Pedro en Antioquía, y en la de la Cátedra de San Pedro en Roma, a la oración le añadió otra a San Pablo, las dos con una única conclusión. Quitó también la fiesta de San Pedro ad vincula o la de San Juan ante Portam Latinam. Lo que no pudo imaginar es que Pablo VI haría con la liturgia lo que hemos sufrido y venimos sufriendo desde hace medio siglo.Y ahí se ha roto la consigna: lex orandi lex credendi.

      1. Lapsus: «El Papa Juan, pensando que su reforma plasmada en la Rubricarum instructum, sintonizaría plenamente -y así lo expresó- con la Sacrosanctum Concilium…»

    4. Jaimitillo, sus argumentos son birriosillo. 2020 no tiene ya casi nada que ver con el 1969: Internet, informática, videojuegos, tecnología médica, vehículos autónomos, mujeres trans, gays, aviones de bajo coste, turismo mundial, cuántica, genética…

      1969 está más cerca de 1929 que no del 2020. Generacionalmente son dos mundos ya diferentes.

      ¿No seréis vos un fósil viviente de 1969?

    5. «Intentar que las misas sean como eran antes de 1965 es como pretender que las mujeres no usen pantalones o como pretender que para viajar ahora no se usara más que el caballo»; juanitonto el sofista, lanzando sus tipicos sofismas de distraccion.

  8. «Así, pues, de la restauración de la sagrada liturgia Nos esperamos firmemente que brotarán copiosos frutos de piedad eucarística, para que la santa Iglesia, levantando esta saludable enseña de piedad, avance cada día más hacia la perfecta unidad e invite a todos cuantos se glorían del nombre cristiano a la unidad de la fe y de la caridad, atrayéndolos suavemente bajo la acción de la divina gracia.» (Pablo VI, Encíclica «Mysterium Fidei»).

    Es evidente que entre los dones de Pablo VI no estaba el don de profecía. Y, por cierto, el Papa Montini reconoce aquí que la finalidad principal de la reforma litúrgica conciliar fue el ecumenismo.

  9. Me permito apostillar que los dos modos celebrativos reflejan dos realidades distintas: El Novus Ordo, salvo en los lugares en que se oficia con dignidad y espiritu tradicional, manifiesta ruina espiritual, decrepitud y desolación, mientras que la venerable liturgia de San Pío V muestra un catolicismo vivo, compromiso cristiano, sentido misión, familias numerosas, coherencia moral. Las comunidades tradicionales crecen, son expansivas, viven y anuncian la alegría del Evangelio y la fe teologal. Es la coexistencia de dos modelos de Iglesia.

    1. El Novus Ordo es la garantia de la ruina espiritual y material de cualquier congregacion. Pero la celebracion de la Misa Tridentina no garantiza de por si que las iglesias se vuelvan a llenar. Para eso se necesita de celo apostolico, sobre todos de entre los mas jovenes y me temo que en los catolicos tradicionales ese celo no es precisamente alto, a años luz del que veriamos en congregaciones protestantes por ejemplo. Yo sigo muy a menudo las publicaciones del Instituto Cristo Rey. La mayoria de sus iglesias en domingos o en fiestas importantes estan por la mitad y algunas estan directamente vacias. La parroquia catolica mas grande, en tamaño, de Inglaterra la tiene el Instituto, la Iglesia de Saint Walburge de Preston. Es una verdadera catedral….y esta vacia. Llevan mas de 5 años ahi y la iglesia esta al 5%. Lo mismo pasa en muchas comunidades FSSP. Que hayan iglesias que de estos institutos que sean las unicas que celebran la Misa Tradicional en kilometros a la redonda y no esten a reventar es un crimen cuyos principales culpables son los sacerdotes. Lo mismo pasa en el priorato al que asisto de la FSSPX en un pais latinoamericano el cual no nombrare. Es una construccion hermosa con una amplia capilla con capacidad para unas 100 personas. Los domingos van entre 20 o 30 personas, entre semanas casi no va nadie. Ya se le he mencionado a los sacerdotes y me responden con el mismo desinteres que veriamos en los mas modernistas de los curas del Novus Ordo. Le corresponde a los buenos sacerdotes que aun queden impregnar de un espiritu de apostolado a los fieles, no un espiritu misionero epico sino simplemente de un minimo de sentimiento de propagar la fe. Si no, los tradis seguiremos siendo lo que somos: el 0.1% de la Iglesia. No presumamos mas de un supuesto crecimiento que no tenemos (el seminario de Zaitzkofen recibe 1 aleman al año) y concentremonos en ganar fieles y gente que conozca la Misa.

      1. El signo de los tiempos presentes es el relativismo y el descreimiento. Salvo intervención directa de Dios, es casi imposible revertir esa tendencia.

        1. No pongan mas excusas. Las sectas protestantes estan repletas. Son los catolicos, incluyendo los tradicionales, los que fracasan miserablemente en atraer almas hacia Dios.

          1. Las sectas protestantes están repletas porque predican una fe meramente emocional y superficial, como gusta al hombre de hoy.

  10. La Misa nueva celebrada de cara al pueblo y de espaldas a Dios. En el lugar que estaba Dios, literalmente, ahora esta un hombre, sentado en su trono como si de un rey se tratara ¿Hay algo mas luciferiano que eso? Es la sustitucion del culto a Dios por el culto al hombre a los ojos de los fieles. El Sacrificio sigue ahi pero la liturgia encargada de hacer visible el sacrificio incruento ha sido destruida. No es nada sorprendente que el 70% de los catolicos en EE.UU. no crean en la Presencia Real. En España debe de ser del 95%. Y todo esto es completamente intencional. Si hay algo que deben de haberse dado cuenta a estas alturas con el nefasta reinado de Bergoglio es que los modernistas que han dirigido la Iglesia son los seres mas calculadores y frios del mundo. Todo lo tienen planeado. Todo empezo con la perversa Sacrosantum Concilium que no tiene absolutamente nada de tradicional ni conservadora. Todos los horrores que conocemos en la liturgia hoy en dia, TODOS, estan recogidos ahi, explicita o implicitamente. La unica solucion es apoyar y promover a todo aquel que siga celebrando la Misa Tradicional y sacar a la mayor cantidad de gente posible de esta liturgia diseñada especificamente para alejar a la gente de Dios, lo cual ha cumplido con creces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *