PUBLICIDAD

Indignidad de la Compañía de Jesús con Franco

|

Ver las imágenes de origen

Se la recuerda Juan Chicharro. Para vergüenza de los jesuitas de hoy que hacen irrisión de solemnes actos pasados de la Compañía:

En mayo de 1938, en plena guerra, Franco derogó el decreto de 1932, devolvió a la Compañía todas las propiedades incautadas por la República y parte del patrimonio incautado por Carlos III en 1772. En señal de agradecimiento, el entonces general de la Compañía, el P.Ledochowski, añadió el nombre del Generalísimo al de los fundadores y grandes benefactores de la Compañía y, posteriormente, en 1943, el P.Magni, vicario general, hizo llegar al Generalísimo un documento por el que la Compañía le agradecía el inmenso beneficio de la devolución de todos los bienes que la revolución le había arrebatado. En dicho documento -conocido como «Carta de hermandad»- se le comunica que se le hacía «participante de todas las misas, oraciones, penitencias y obras de celo que por la gracia de Dios se hacen y en adelante se harán en nuestras provincias de España». Con tan alta y excepcionalísima distinción, la Compañía cumplía con lo previsto en el capítulo I de la IV Parte de sus Constituciones, «De la memoria a los fundadores y bienhechores», afirmando que «es muy debido corresponder de nuestra parte a la devoción y beneficiencia que usan con la Compañía». 

Pues ya se ve el valor que hoy los jesuitas dan a una Carta de Hermandad otorgada solemnemente por la Compañía de Jesús. Para hermanos así, como Caín o los de José, más vale no tenerlos. Y queda también cumplido testimonio de lo que valen las cartas de hermandad. Para…

Negar una misa en la parroquia del domicilio donde vivió su familia tras la muerte de Franco, celebrada por el eterno descanso del alma de un católico es un acto más grave en sí, aunque micho menos mediático, que trasladar sus restos mortales. El lugar donde esté enterrado Franco no lo impone la religión, las oraciones y sufragios por los difuntos, sí. Cierto que la religión quiere un respeto a los restos de los fallecidos Con Franco tiene además la Iglesia una enorme deuda de gratitud. Pero el lugar donde esté enterrado Francisco Franco no es cuestión esencial para la Iglesia. Los sufragios por los difuntos, lo son. O lo eran hasta hoy.

Hemos pasado del palio al desenterramiento. ¿No será demasiado cambio en los mismos semovientes?

 

 

35 comentarios en “Indignidad de la Compañía de Jesús con Franco
  1. «Los Franco no podrán celebrar, por primera vez, el funeral por su abuelo este 20N»

    «‘Al denegar este derecho de unos feligreses de esta parroquia el párroco [jesuita] incumple seriamente con su obligación. E insisto en que la misa no es por quien fuera Caudillo de España, Francisco Franco, nombre que asusta y amedrenta’, prosigue Chicharro.»

    https://www.elmundo.es/loc/casa-real/2019/10/13/5da08ecffc6c83fc798b45d6.html

  2. En la página web de la pastoral arrupita, Pablo Martín Ibáñez, «un joven relacionado con la espiritualidad ignaciana» ―coordinador de la web internacional de las hijas de Jesús― en un artículo titulado «Contra Francisco», desafía a los lectores a decirle «dónde está lo anti evangélico» en las palabras y obras de Francisco I. «Explicadme ―reta a sus lectores― qué palabras del Papa van contra qué artículo de la moral católica más original. Mostradme, con el Evangelio en la mano, en qué gesto el Papa es herético o irrespetuoso. Y si no se encuentra, ¿por qué le golpeáis?».

    El muchacho ignora, empero, que es el propio Bergoglio quien, desde el primer día de su lamentable pontificado, no ha dejado de golpear a la Iglesia de Cristo y a quienes siguen valientemente los Evangelios. A pesar de que, en aquellos tiempos ―según el general Sosa― “no había grabadoras”.

    Sucede, empero, que en tiempos de Bergoglio sí que hay grabadoras. Y también cámaras de vídeo. De modo que resulta ridículo desafiar a que, «con el Evangelio en la mano», se le muestre en qué gesto el papa es herético o irrespetuoso. A no ser que pretenda que lo hagamos con el Evangelio reinterpretado por el general Sosa.

    Huelgan, pues, los comentarios. Y es que, con tales dosis de cinismo, se comprende fácilmente por qué el arrupismo tiene los días contados…

    https://pastoralsj.org/vivir/2388-contra-francisco

  3. Me falta un dato. Lo de negarse a dar una misa por Franco, ¿cuándo, dónde? (No es que me extrañe mucho, por desgracia, pero por saber a qué se refiere el artículo)

    1. Del escrito del Presidente-Ejecutiv de la FNFF en La Razón:

      «En los últimos años la familia Martínez-Bordiú Franco se reúne a rezar en una misa recordando a su abuelo Francisco Franco Bahamonde en su parroquia: la Iglesia de San Francisco de Borja, el día en que se cumple el aniversario de su muerte, el 20 de noviembre.

      Así, y siguiendo una vieja tradición cristiana, este año, de nuevo, la familia ha solicitado ofrecer una misa por el descanso de su alma: la de su abuelo, en ningún caso por la del Jefe de Estado que fue.

      La Iglesia de San Francisco de Borja, a través de su párroco, ha denegado el funeral alegando orden superior, amén de otras «sandeces» y mentiras como que el del año anterior adquirió tinte político, algo que el actual párroco conoce tan solo por referencias de terceros toda vez que él no estuvo allí, más yo que sí estuve confirmo dicha aseveración del párroco como una falacia descomunal…»
      https://www.larazon.es/espana/los-jesuitas-niegan-un-funeral-por-francisco-franco-OG25239447

  4. No es fiel a Dios, ni a la Iglesia y va a ser fiel a Franco que los salvó de la disolución y su desaparición total, que cosas se dicen. Esos van a lo suyo a hacer de mamporreros cuando no de inspiradores de la Masonería y de los poderes de este mundo disimulando con lo de la vía tercemundinta y algún comunista teólogo de la liberación. Lo demás nada NOM en estado bruto, lo que pasa es que ahora se nota más porque mandan aunque sean pocos o mejor dicho no vaya a quedar nadie con un mínimo de prestigio en toda la Compañía, y antes no les hacían mucho caso ya que todo el mundo sabe que van a la deriva.

  5. Si uno se asoma al libro de Malachi Martin sobre los jesuitas (Plaza Janés), difícil de encontrar, o al de José Ricart Torrents sobre el padre Piulachs (Un jesuita rebelde), todavía más inencontable, se ve perfectamente la deriva tenebrosa de la Compañía en el siglo XX , que ha flirteado y adorado las ideologías y sectas más perversas como el comunismo y ahora la Masonería. Sólo hay que acercarse a los libros del padre Ferrer Benimeli y sobre todo a los del padre Pedro Álvarez Lázaro para darse cuenta que entre Compañía y Masonería hoy hay mucho más que una convergencia de fines y de medios. Todo lo que está pasando apunta a que hay una verdadera articulación o integración.
    El masón Martini era el designado para que la mafia de San Gall lo encumbrara al papado, pero como el párkinson lo impidió, el designado fue el babero de la Pampa, que ahora está aplicando el plan de demolición con una perfección y un cinismo extraordinarios.
    San Ignacio en el cielo debe de estar rechinando de dientes. Por cierto, en un altar lateral de la Iglesia del Gesù en Roma los jesuitas ya han entronizado como santo a Arrupe sin necesidad de proceso de canonización. Y es que ahora son literalmente los amos.

    1. Opino que para los altares vacantes del Gesù bien podían aprovechar las imágenes del P. Renato Poblete S.J. que se están retirando con nocturnidad y a toda prisa de las plazas y parques chilenos. Sería un gran gesto de reciclaje sostenible en favor del Planeta, amén de un edificante ejemplo netamente jesuítico para el turismo que abarrota irreflexivo la Ciudad Eterna…

    2. No se olvide que el actual prepósito general entra en la compañía en 1966, en plena infiltración marxista en la compañía, denunciada por Ricardo de la Cierva. Seguramente él mismo fuera uno de los infiltrados de entonces, que con el tiempo allí se quedó y, después de la caída del telón de acero, se reconvirtió al neoprogresismo orientalizante. Sus publicaciones filomarxistas de los 70 le delatan.

    3. Ferrer Benimeli, otro que tal baila, el encargado por Satanás para lavar la masonería y promover su infiltración en la Iglesia.

  6. Publica hoy la prensa italiana que el Papa ha decidido destituir al jefe de la gendarmería vaticana, el señor calvo que le hace siempre de escolta. La razón parece ser que ha sido el tratamiento de los registros de la semana pasada en las oficinas de la Secretaría de Estado, con nota de prensa y publicación de las fotos de los cinco sospechosos, etc.

  7. Verdaderamente es difícil pensar que se la Compañía de Jesús, como institución, pueda caer más bajo, ni cometer un acto más miserable ni de mayor ingratitud.

    1. No se preocupe, cuando parece que se ha llegado al límite de algo, al poco tiempo se sobrepasa. Siempre es así.

      Jamás pensé que me alegraría de la desaparición de la Compañía y mucho menos teniendo en cuanta que, cuando joven, era un entusiasta de ellos. Pero aquellos jesuitas murieron y los que hay, salvo las gloriosas excepciones…

      Pero sin duda, para tener la miseria moral en la Iglesia, mejor que no haya. Lo mismo se puede decir de otras órdenes, pero a estas no las conozco y por tanto me pillan más lejanas.

      1. Yo sólo me preparo ya para la eternidad. Pero, si en plan de ciencia ficción accediese al Pontificado sólo una semana, la primera medida sería la disolución de los jesuitas. Ya dijo en su día el Padre Ricci: Sint ut sunt aut non sint.

  8. Los arrupitas, siempre cobardes, hace mucho que no sólo han traicionado a san Ignacio de Loyola, sino al mismísimo Jesucristo. Por tanto, han dejado de ser Iglesia. Por la sencilla razón de que no creen en Dios. Lo más grave, empero, son las almas que se someten a la dirección espiritual de semejantes energúmenos quienes, mientras les hacen ver que predican la reconciliación, lo que les imponen es la enemistad con sus propios hermanos con el único fin -como los psicópatas que son- de doblegar y arrebatar voluntades…

    Dado que niegan una misa a su mayor benefactor, el general Franco, ¿por qué no renuncian a los bienes que les fueron arrebatados durante la II República? ¿Acaso no sostienen que el régimen republicano era perfectamente legal y el de Franco no? Así que, reitero: dada la aversión que le tienen a un católico como Francisco Franco, ¿por qué no renuncian a todos los bienes que les fueron devueltos por el Generalísimo?

    1. ¿Me permites la ironía? Creo que ni siquiera ha actuado la Justicia divina, infinita. Dios ha permitido que ellos solos se suiciden, se auto-eutanasien (siguiendo a sus teólogos moralistas) y la Compañía se extingue a pasos agigantados. Allá ellos. Menos daño harán en la Iglesia.

  9. Lo mismito es la Compañía pegada a la clase alta, educadora de élites y abusadora de almas de los años previos al Concilio Vaticano II que la Compañía de ahora, mil veces más fiel al Evangelio que aquella panda de gordos que se beneficiaban del expolio general de la Iglesia a los pobres. Llévate a Paco a tu casa y celébrale las misas que quieras en tu cuarto de baño.

    1. ¿Gordos? ¿Como el Papa Francisco o más todavía?
      ¿Pegados a la clase alta y a las élites? O sea, como Georgetown, Loyola y Comillas. ¿O se refiere usted a otra cosa?
      ¿Abusadores de almas? ¿Como el padre Polvete, S. I.? ¿O como las dos o tres docenas de jesuitas estadounidenses que han resultado ser abusadores sexuales en serie?
      ¿Expolio general de la Iglesia a los pobres? ¿Tú tienes serrín en lugar de cerebro?

      1. Propongo que los católicos madrileños acudan a la Misa del Cardenal Osoro este domingo y allí le digan que no quieren pastores cobardes que omiten sus deberes y que permiten que gentuza como Cum Fraude profanen tumbas y templos católicos.

    2. Sr. Miguel de Madrid: usted se ha hecho acreedor por méritos propios de una tanda de ejercicios espirituales en el Col.legi Sant Ignasi de Sarrià dirigidos por el P. Pere Sala, S.J. Así que ya sabe, hermano: que lo disfrute y hasta el Cielo…

  10. La indignidad actual de la Compañía de Jesús, no hace más que seguir la corriente de la indignidad de cierta izquierda que ni siquiera es original en la indignidad y se limita a imitar a sus colegas de los años 30 que después de saquear iglesias desenterraban las momias de curas o monjas y se hacían fotos orgullosos de su hazaña, junto a loa ataúdes. Tengo curiosidad por ver si el gobierno en pleno se hace una foto junto a la momia de Franco, orgullosos de su valentía.
    Tengo la impresión de que lo que de verdad odia esta izquierda es que estén enterrados católicos de ambos bandos de la Guerra Civil, cuyos familiares estaban orgullosos de que fueran enterrados en sagrado, en lugar de en los campos de batalla o en las cunetas o fosas comunes, recibiendo oraciones juntos durante años.

  11. Indignidad radical de la Compañía de Jesús consigo misma. Por eso paladea su antiestética decrepitud y su muerte y descomposición inminentes. ¡Y le saben dulces! Respetemos, pues, hermanos –iuvenes dum sumus–, la postrera voluntad y el estertor supremo de la moribunda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *