PUBLICIDAD

Importante entrevista a Oriol Trillas

|

Ver las imágenes de origen

Que recomiendo sin la menor duda

https://sociedad.e-noticies.es/los-dirigentes-del-proceso-son-de-misa-128256.html

Ya es reconocido, yo vengo diciéndolo desde hace tiempo, como el gran conocedor de la Iglesia catalana, que se inició en Germinans y ahora, manteniendo allí su artículo semanal, los martes, es frecuente su presencia en otros medios como, por ejemplo, El Mundo y ahora e-notícies.

Haciendo click en el lugar indicado se puede ver toda la entrevista. Imprescindible Germinans, y en particular Trillas, para conocer lo que es la Iglesia en Cataluña. Desde un seny que siempre le  acompaña.

Extraordinario servicio el suyo a la Iglesia y a la verdad. Con muchísimo gusto le felicito una vez más.

 

 

9 comentarios en “Importante entrevista a Oriol Trillas
  1. Se puede ser nacionalista vasco y católico. Perfectamente. Yo no soy nacionalista pero conozco y he conocido gente gente catoquísima nacionalista y sin ningun rasgo racísta y demás. Las cosas evolucionan. Cerraese en la idea de que vascongadas eskaldunas, ojo con el término, son um reducto de batasunos o conniventes es tan falso com9 decir que Primo de Rivera era un Nazi. Aquí sabemos lo que hemos vivido y no todo es tan sencillo como decir que los penultimos obispos de esta tierra eran etarras.

  2. No es ninguna novedad lo que se dice. En Euskadi y Navarra hemos vivido cosas identicas. Yo, personalmente no veo contradiccion entre ser nacionalista y católico. Otro rollo será dirimir y aclarar el por qué los antes vordícolas y carlistas han derivado en socialistas abertzales. En este punto hay mucho que pensar y analizar.

    1. Es el nacionalismo vasco el que procede del carlismo. Al menos en la primera época. Y no se puede ser coherentemente nacionalista vasco y católico por el racismo del fundador del PNV.

    2. Yo sí veo profunda contradicción entre ser nacionalista y católico, por dos razones:
      1. Los católicos no deben mentir. Y el nacionalismo miente continuamente, acerca de la Historia de España y muchas otras cosas. La misma palabreja «euskadi», inventada por el loco de Sabino Arana, jamás ha sido el nombre auténtico de las provincias vascongadas; por eso, yo jamás la uso. Y la «ikurriña» no es la bandera de todos los vascos, sino de un partido político, el PNV. Fue diseñada, igualmente, por Sabino Arana a imitación de la bandera inglesa.
      2. Los católicos no deben ser soberbios, ni egoístas. En el separatismo hay mucho de las dos cosas.
      3. El amor a la Patria está exigido por el Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios, según enseña el Catecismo. Los nacionalistas odian profundamente a su verdadera Patria, que no es otra que España y a sus compatriotas del resto de España. Eso es absolutamente incompatible con el Catolicismo.
      Ya lo enseñaba (y enseña) Nuestro Señor Jesucristo: «La verdad os hará libres». Los vascos separatistas jamás serán libres, mientras estén imbuidos de la mentira nacionalista que, encima, quieren extender a Navarra. Cuando lo cierto es que no saben lo que es ser de verdad vasco y, si lo saben, reniegan de ello, porque no concuerda con sus planes, su soberbia y su odio.

    3. «corruptio optimi pessima»

      los mejores hombres y los mayores movimientos o comunidades religiosas, son susceptibles de caer, como así lo muestra la Historia de la Salvación. La corrupción de lo mejor es lo peor. El mismo carlismo, al permitir penetrar un espíritu de soberbia en algún momento, mutó del patriotismo al nacionalismo, con tintes racistas etc. Todo muy sutil pero mortal.

      Lo mimo nos indican los directores espirituales sobre nuestra alma, y lo peligroso que en cualqueira de ellas penetre silenciosamente, sutilmente, un vicio que la va desangrando por dentro.
      Obviamente, la corrupción de lo mejor es lo peor, porque arrastra a más y además convencidos de su pureza e infabilidad. Dios deja a esas almas en manos del demonio, que se convierte ya en señor de ellas.

  3. No tiene nada que hacer. Rodeado de políticos cleptómanos que llaman «misal» a los millones de euros evadidos en Andorra y de un clero, obispos y sacerdotes formados en la dinastía Asmonea y Herodiana que compra y vende el Altar según el viento político dominante y que han olvidado que fueron sólo catalanes los que asesinaron a miles de su propio clero y de cristianos durante 1934-1939. Todos ellos han creado la maldad de que España les roba para seguir con sus prebendas. Es como si vieran llover. Una burguesía desfasada que no entiende que la globalización les ha fastidiado sus negocios a comisión, que ya no creía en Dios y por supuesto en la Iglesia, y que por lo tanto no puede vivir de los aranceles antiguos. Pues bien todos ellos quieren seguir tarifando. Lo que me llama la atención es que «la gente del común» no se dé cuenta del daño moral y económico que todos ellos sufren con impuestos abusivos, salarios que a duras penas les permite vivir, paro o trabajos precarios, falsos nacionalismos y por supuesto descristianización permanente y definitiva, viendo obispos, sacerdotes y monjas ciegos por la estelada. Pues bien, por lo menos que no olviden lo que los mártires catalanes ( en torno a tres mil) sufrieron durante los Gobiernos de Ezquerra Republicana y el Anarquismo.

  4. De la cruz a la firma, don Paco Pepe, de acuerdo. Por eso resulta llamativo, que este abogado ejemplar, testigo del evangelio, profundo conocedor de la Iglesia no sea aprovechado por los obispos de acá. Tenemos en instituciones eclesiales auténticas medianías, de conocimiento del derecho natural más que mejorable, colocados en la Universidad Ramón Llull o entidades aledañas, que producen pena porque lo único en que sobresalen es por su separatismo radical. No hace mucho los obispos de la Tarraconense aplaudían un informe de seudojuristas sobre la gestión de una de esas entidades que tenían que ser luz y sal. Bochorno ajeno producen. Pero ahí los tienen acompañados de Sistach y recibidos por Francisco. Quizá muchos de sus lectores, mi querido don Paco Pepe, que Sistach alabó a Pujol como modelo de político cristiano en la facultad de teología de san Paciano con aplauso general. El político que engañó y quiso chanteajear a Juan Pablo II laureado por Sistach.

    De ahí el alto mérito de ese abogado relativamente joven y valiente. De palabra mesurada aunque de ideas pugnaces. Puño de hierro en guante de seda, decían los clásicos. Pero nunca hace sangre. Es más propenso a ver lo bueno incluso donde no se vería ni con un foco láser. Oriol Trillas encarna en sí mismo la realidad de un sector de la Iglesia que no se doblega, que no pone peana al dios nació, sino al Dios único y verdadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *