PUBLICIDAD

Ha muerto José Fernando Silva

|

No sé si de coronavirus, supongo que sí.

Semana para mí muy sentida en despedidas. Que desgraciadamente no es solo para mí sino prácticamente para la totalidad de los españoles que  han perdido familiares o amigos en esta pandemia tan mal llevada por nuestra autoridades.

En mi caso los que se han ido no sólo eran muy cercanos en la amistad sino católicos verdaderamente ejercientes o una de ellos esposa de quien sin duda lo es.

Don Pedro Paulo EP, sacerdote de honda huella en todos los que le conocieron, Sebastían Rivas, malagueño, buenísima persona y católico cabal, suempre activo en su Adoración Nocturna, la mujer de Luis Fernado Pérez Bustamante aunque ella no falleciera de coronavirus, ahora Pepe Silva…

Conocía al matrimonio desde hace muchos años. Eran de los más activos colaboradores de aquel ejemplar P. Alba a quien tanto quise. Padres de catorce hijos, uno de ellos hoy sacerdote, la dura lucha por la vida siempre le dejó tiempo para el apostolado. Y para la amistad.

Os dejo una reseña de su actividad, ilustrada con fotografías, del Movimiento Católico Español.

https://mceaje.blogspot.com/2020/04/ha-muerto-jose-fernando-silva.html#more

También traigo la sentida acogida de la noticia  por el P. Dallo, director de la revista Siempre P’Alante en la que Silva era presencia permanente. Éramos compañeros en ella. En poco tiempo ha perdido la misma tres colaboradores fijos y notables: Alberto Ruiz de Galarret, Carlos González, Joel en este Blog, y Pepe Silva. Tres amigos muy queridos.

Hace unos minutos, querida Carmen, querida familia, me llega por don José Luis Díez, y a este por don Pablo Gasco de la Rocha, amigos todos, la noticia del fallecimiento, inesperado –él siempre tan puntual y fidelísimo me acababa de enviar el Ojeando para el próximo Siempre p’alante de este abril- de nuestro queridísimo José Fernando. Su curriculum vitae et animae (de alma) cristiana de ejemplar esposo y padre de familia y apóstol seglar de la Unidad Católica de España por el Reinado Social de Jesucristo, presidente desde la Unión Seglar de la Almudena en Madrid  y ya antes en la de San Antonio  Mª Claret de  Barcelona, son credenciales de trabajo bien hecho –los sufragios son ayudas necesarias- como para que se haya presentado ante la misericordia del Señor a recibir, siervo bueno y fiel, el Premio eterno de la gloria.

“Hasta pronto, querido José Fernando –yo tengo ya 84 años- hasta el cielo. Cristo te dé la vida y te reciba en su amistad”.

Os aliento en la esperanza, querida familia, con las mismas palabras de la oración de la noche que hago a estas horas por mí mismo y aplico por José Fernando: “Visita, Señor, esta habitación –por la gracia de Dios nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo- : aleja de ella las insidias del enemigo; que tus santos ángeles habiten en ella y nos guarden en paz y que tu bendición permanezca siempre con nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. El Señor Todopoderoso nos conceda una noche tranquila y una muerte santa. Amén.

PUBLICIDAD

José Ignacio, P. Dallo».

Y también la misa emocionada de su hijo sacerdote:

https://www.youtube.com/watch?v=vPPx3u40i60

Descanse en paz José Fernando Silva, siervo bueno y fiel de Dios Nuestro Señor.

 

 

 

 

9 comentarios en “Ha muerto José Fernando Silva
  1. Recuerdo como si fuera ayer, jugando en el patio del colegio Atlántida – Barcelona, en el barrio de la Verneda, con varios de sus hijos e hijas (las mayores, con algunos años más que yo). Aunque también estuvimos en el colegio del Pico de la Bruja, bajo el Tibidabo. Cuando peregrinábamos a Montserrat, años 80, él abría la ruta cuando empezábamos la subida de Collbató hacia el santuario. Que descanse en Paz, y pídele al Santísimo que tenga piedad de nosotros.

  2. Un hombre excepcional. Sólidas convicciones católicas y patrióticas. Buen oficio de periodista y orador. Sus artículos brevísimos en «Siempre p’alante» eran un florilegio de atinadas observaciones, ironías y buen humor. Ponía el dedo en la llaga. Todo un señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *