PUBLICIDAD

Gracias a tantos como os habéis interesado por mi salud

|

 

Os quiero informar a todos los que tan amablemente os habéis interesado por mi salud al tiempo que os doy muy sentidas gracias.

El pasado domingo, 9 de agosto, amanecí con unos síntomas que podrían ser de Covid: dificultades de respiración, leve fiebre. Por lo que acudí a urgencias de un hospital a 50 kilómetros de mi casa de verano.

Veinticuatro horas en unas urgencias hospitalarias me han tenido alejado del Blog al que ya me reincorporé el martes 11.

He tenido ocasión de comprobar la horrible situación de los afectados por el Covid19, todos además en edades mayores. Al menos los  que me acompañaron. Desaparecen. Pierden a los suyos y los suyos  les  pierden a ellos. Cierto que quienes saben y pueden manejar un móvil  siguen de algún modo el contacto con la familia pero pude observar que son los menos.

Solo les queda la atención del personal sanitario que, por lo que vi, fue extraordinaria. Y que en esos momentos, en los que no pocos se ven en la más absoluta miseria, gestos así son importantísimos. Tenía altísimo concepto de esa clase  de la sociedad pero era por testimonios ajenos. Puedo ya sumar el propio. Atentos, amables, incluso cariñosos, y en un alto nivel profesional, en el que a los que les toque, dan muchísimo más de lo que cabría esperar.  Hombres y mujeres. Y son tan conscientes de su papel que se vuelcan bastante más  con los enfermos que en las zonas «limpias» del hospital. Incluso con débiles barreras protectores. Mascarilla y guantes.

Me parece trágico cruzar el umbral que te adentra en la zona Covid. Has llegado a él con tu mujer, tu marido, un hijo… Y te adentras en lo desconocido en la más absoluta soledad. Parece el lasciate ogni speranza.En muchos casos los que se quedaron fuera si suoieron más del ser querido que se perdía en las sombres solo fue días o meses después un frío comunicado que anunciaba que su  deudo había fallecido y que comunicarían donde se podrían recoger sus restos.

En esa situación ayuda mucho el Rosario. Pero me temo que la gran mayoría de los que entran o se quedan lo desconocen. Ellos se lo pierden.

A la ausencia de seres queridos se une una camilla rompe culos y troncha espaldas que es un claro instrumento de suplicio. Yo, en él, 24 horas. Y con un protocolo absurdo que te mantiene indisolublemente unido al órgano  de tortura. Te tienen atado por cables  a unos absurdos medidores de datos inútiles. Que además son ruidosos, también por la noche. La saturación de  oxígeno. las pulsaciones, la tensión arterial claro que son importantes. Y también su evolución. Pero salvo casos excepcionales, que harían indicado el control permanente, la mayoría de los enfermos los tienen constantes  por lo que bastaría que se los tomaran personalmente cada tres o cuatro horas. Con lo que el enfermo se podría mover con más facilidad en el potro de tortura, incluso para usar la incómoda botellita que aquí chamanlle o conexo.

Pues a eso de las 9 de la tardem el médico que me siguió en Urgencias me comunicó que  de Covid nada de nada pero que iba a seguir en observación aunque ahora en la zona «limpia» del hospital. En la primera toma de contacto mandó lo procedente por la pandemia aunque con notable ojo clínico dispuso también un TAC por su hubiera algún problema en la arteria pulmonar.  Y no estaba exactamente allí pero sí muy cerc. Un aneurisma en la aorta ascendente. Con lo que seguí en observación, atado a la misma camilla de tormento, sin probar bocado pero allí podían aparecer periódicamente algún familiar.

Los médicos ahora eran de cirugía cardiaca y vascular, con una atención y amabilidad extraordinarias. Nuevos TACs, encantadora la doctora del  mismo, y la conclusión de que había que intervenir el aneurisma, cuanto antes mejor  pero no con urgencia, ya en Madrid. La cirugía no es sangrienta sino por vena. Supongo que algo parecido a cuando me pusieron los stens silo que entonces había que ensanchar la arteria y ahora eliminar la dilatación. Dos días de hospital su todo va bien. Como debe ir pues esa intervención está ya experimentadísima.

Yo estoy con absoluta tranquilidad y, como siempre, en manos de Dios. Que ha querido ponerme de manifiesto lo que era muy peligroso que siguiera oculto.

Y a tantos amigos, conocidos y desconocidos, toda mi gratitud

 

 

 

48 comentarios en “Gracias a tantos como os habéis interesado por mi salud
  1. Me alegro de su recuperación, D. Francisco José. Su descripción de los sufrimientos de tantos ancianos aquejados por la terrible enfermedad ha sido muy emotiva. De su boca han salido elogios para sus médicos y cuidadores y, como dijo Jesús, de lo que rebosa el corazón habla la boca. Me pasaré por su blog más a menudo. Un abrazo en Cristo.

  2. Le encomiendo con toda la devoción de que soy capaz, y le exhorto a cuidarse, porque en efecto, de su blog somos muchos los que nos informamos de la actualidad de nuestra Santa Madre Iglesia. Que el Señor le bendiga.

  3. Le deseo suerte, y también a los doctores que le atiendan en la próxima intervención, y todo saldrá bien.
    La descripción que hace de la situación hospitalaria de los mayores, parece diseñada para ayudar a acabar con los pocos que vamos quedando, mientras los responsables de la Sanidad y sus voceros hacen propaganda, y ocultan la trágica situación en la que se encuentra, solo sostenida por los profesionales, y con grave riesgo de sus vidas. Que Dios nos libre de estos irresponsables del gobierno y sus diabólicas maquinaciones. Estaríamos más seguros si todos se fuesen de vacaciones por lo menos durante los próximos seis meses, a ver si escampa.
    Lo dicho, suerte y a seguir dando la batalla de la verdad, caiga quien caiga.

  4. Cuando poseemos la Esperanza, en función de la Fe y la Caridad, supone un gran consuelo situar nuestras torturas materiales y espirituales, en la luminosa senda de la Comunión de los Santos.
    Esta mañana de la Asunción de Ntra. Sra., compadecí tu dolencia en la Santa Misa (Vetus Ordo), solemnísima y cantada por un brillante coro; es la primera que se celebra en Gran Canaria, después del Motu Proprio de Benedicto XVI; con la asistencia de más de cien fieles. De la cual tendrás más información, video incluído.
    Congratulaciones por tu «mal menor».
    Un fuerte abrazo, extensivo a Cármen y prole.

  5. Cuando poseemos la Esperanza, en función de la Fe y la Caridad, supone un gran consuelo situar nuestras torturas, materiales y espirituales, en la luminosa senda de la Comunión de los Santos.
    Esta mañana de la Asunción de Ntra. Sra., compadecí tu dolencia en la Santa Misa (Vetus Ordo) solemnísima, cantada por un brillante coro; es la primera que se celebró en Gran Canaria, después del Motu Proprio de Benedicto XVI. De la cual tendrás más información con vídeo.
    Congratulaciones por tu «mal menor».
    Un fuerte abrazo, extensivo a Carmen y prole.

  6. Don Francisco, celebro que esté bien. Desconocía lo sucedido, pero en mi pueblo natal ha fallecido algún anciano cuidado por señoras que les han infectado el virus… (Negras, extranjeras, etc., de forma que la búsqueda de la mano de obra barata se ha convertido en la más cara para los afectados).
    De cualquier forma, hay algo que sigo sin entender;
    * ¿En manos de que genocidas, incompetentes y corruptos estamos, que siguen veraneando y pasando de todo, empezando por el qu edice ser «presidente del gobierno», como si tal cosa…?
    * ¿Y cómo es posible que ese tipejo se haya apropiado de la residencia real de LA MARETA, o cómo se llame, que es REAL, no suya…?
    * ¿Le ha autorizado expresamente el todavía rey, o es que este individuo ya ejerce, de facto, de presiente de la tercera república de la Ex España…?
    POR ÚLTIMO, PERO NO MENOS IMPORTANTE, REZARÉ POR USTED Y POR TODOS NOSOTROS, PARA QUE LA VIRGEN DEL PILAR NOS PROTEGA A TODOS, SOBRE TODO DEL GOBIERNO…

  7. De momento, ya es un alivio saber que no es coronavirus. En marzo, mi hermano también nos dio un susto. Gracias a Dios, también fue una falsa alarma. Rezo para que la intervención a la que alude vaya bien.

  8. No tuve conocimiento… Aunque lo importante es que no haya tenido nada que ver con el covid y sepa cuál es la solución. Por ello, le encomiendo en mis oraciones, Don Francisco José. Un abrazo y que el Señor le bendiga.

  9. Me dejas sorprendido y preocupado. No quiero molestarte, que ya bastantes emails y llamadas estarás teniendo en estos días. Rezo, te encomiendo y sabes que te deseo lo mejor.

  10. Muy querido D. Pacopepe, ánimo. Le encomiendo a la Virgen en un día tan señalado como hoy en el que celebramos la Asunción. Un fuerte y cálido abrazo.

  11. Abundo en lo dicho por vanlop, don Francisco. Aludió usted a la desconexión por urgencia hospitalaria con tan escaso énfasis que no imaginé cosa mayor que el empacho de un nieto o algo así. Siento el mal trago que ha pasado y me asombra la descripción de las torturas que supone la breve estancia hospitalaria; no había leído nada semejante, y me queda la impresión de que hay una conspiración general para edulcorar la realidad. Celebro el recobro y deseo la prosperidad de la futura intervención.

  12. Que se restablezca pronto y Dios le conserve la salud por muchos años.

    Precioso y vivo testimonio el suyo. Sobrecogedor, por momentos, que nos recuerdan lo que ha supuesto esta pandemia de pesadilla, para tantas personas. Pero enseguida lo arregla usted con un par de pinceladas de su fino sentido del humor, que nos arranca más de una sonrisa y habla por sí solo, de su abandono confiado en las manos de Dios.

    Encomendaré que esa intervención transcurra sin complicaciones y le dejo también el enlace para presentar intenciones y velas en la misma Gruta del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes: https://www.lourdes-france.org/es/intention-priere/. Tal vez ya lo conoce. Si no, puedo asegurar, que la Stma. Virgen escucha y atiende, de la mejor forma, las oraciones presentadas por esa vía.

  13. Le deseo una pronta y total recuperación. Nos encanta su blog. O su nido.
    Con mis oraciones y mi bendición.
    In nomine Patris
    et Filii
    et Spiritus Sancti.
    Amen.

  14. Independientemente de no coincidir con vd en cosas,mi reconocimiento a su blog y trabajo
    Y sin lugar a dudas,mis mejores deseos de pronta recuperación

    Desde la inmortal Zaragoza un fraternal saludo

  15. Pues ya intuí que algo así pasaba, cuando vi que la entrada de Cadadáliga se mantenía más de la cuenta. Me alegra que le hayan descubierto su oculta dolencia y que se encuentre mejor. Pero lo que más me ayuda es su testimonio de Fe Yo , que soy hombre de débil fe, necesito testimonios como el suyo para fortalecerla. Esta morada se desmorona preparándonos al encuentro definitivo con el Esposo. Su experiencia en esa cruz improvisada que es esa camilla, me consuela enormemente, porque tarde o temprano he de reproducirla personalmente. Pues gracias de corazón por compartirla.

  16. Mucho ánimo querido amigo. Y cuente con mis oraciones. Estos días me reuniré con amigos comunes que pasan unos días de vacaciones por la zona.

  17. D· Fco José, me temo que debo recriminarle porque se ha comportado como la mayoría de los obispos. Mencionó algo de haber estado en urgencias, pero tan de pasada que pudo ser por causa de algún familiar.

    Afortunadamente hoy ya lo ha explicado perfectamente.

    También es cierto que yo soy, digamos corto, porque otros lectores, al parecer si sabían que era usted el de las urgencias.

    Me alegro que todo fuera un susto y vamos a otra. Y ciertamente todo es muy desagradable, pero los protocolos… Y a cuenta de los protocolos hay tanto sufrimiento…

    Espero que nos tenga mejor informados para la próxima vez, siempre hay una próxima vez y lo mejor es que haya muchas, que no debe hacer como los obispos de los que no se sabe nada de sus enfermedades.

  18. Me alegro de su recuperación y de la valoración tan buena que hace de la sanidad pública y universal, de la que todos debemos aportar en nuestra debida medida, para que sea pública, universal y de calidad.

    Que siga recuperándose.

  19. ¡Qué alivio!Me alegra saber que está usted bien.Celebro que todo esté bajo control.A mí los hospitales me horrorizan y verdaderamente intentar descansar un poco en ellos es tarea insufrible, por el tremendo ruido que hay incluso a altas horas de la noche, con enfermeras entrando y saliendo a cada rato para ver la tensión, la temperatura, el suero y el sursum corda; sé esto porque lo he visto con varios familiares ingresados, que me han dicho que no hay forma humana de dormir ni una hora en paz y que las camas son de película de terror.Por ello me alegro doblemente por usted, porque soy consciente de las incomodidades que ha padecido.Espero que ese aneurisma se quede en nada.Mis mejores deseos (como siempre).

    1. Desde la otra punta un abrazo cariñoso a Carmen y a usted, muy queridos y recordados. Nos alegramos de que sólo fuera un susto. Nuestros mejores votos ante esa intervención cardíaca. Toda una lección de entereza. Dios les bendiga y la Virgen de agosto nos permita seguir disfrutandole largos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *