PUBLICIDAD

Francisco: De trescientas mil personas a ciento veinte

|

El Papa en la misa del Domingo de Ramos

A mí me parece que Francisco ha gestionado fatal la pandemia pero eso es una impresión mía que no tengo el menor interés en imponerle a nadie. Si alguien quiere creer que Bergoglio está en la cresta de la ola seguido por multitudes, aunque San Pedro y su Plaza estén vacíos, creo que es él quien debe sobre todo valorarlo. Uno se queda en que a un populista sin pueblo debe resultarle penoso. Y el pueblo, ahí lo tiene. O más bien no lo tiene.

Y, una vez más, arremetiendo contra el diccionnario. Que debe ser texto que jamás frecuentó. Tal vez en su casa desconocieran su existencia.

Ahora, las malísimas costumbres. Seguramente en su casa tampoco supieran que había santas costumbres. ¿Pero es que había algo en esa casa? ¿Incluso había casa?

En mi casa había centenares de cosas que recuerdo queridas,  respetadas, de la familia, de la casa… Eran importantes, nuestras raíces, lo que teníamos… Hoy, las recordamos los hermanos, se las hemos contado a nuestros hijos… Porque éramos hidalgos, hijosdalgo… Nuestro, por poco que fuera. Un recuerdo amado y feliz cuando ya se han olvidado los inevitables disgustos de los días pasados y solo queda la huella imborrable del amor. Salvo que no haya quienes recuerden nada bueno en su pasado. Yo, mis hermanos, no tenemos la menor duda de hacer prosélitos de nuestra infancia feliz y con tantas carencias salvo de amor. Otros parecen mirarlo todo torvamente.

https://www.larazon.es/religion/20210328/paaasinbvncdpgryflui2iqn6a.html

 

Comentarios
10 comentarios en “Francisco: De trescientas mil personas a ciento veinte
  1. Y se me hacen muchos fieles en la plaza para escuchar las venerables palabras de su Santidad Francisco I. Roma creo que está vacía de turistas, y los que estaban allí, seguramente sería porque poco dinero tendrían para gastar y todavía, escuchar al santo padre, no cuestan euros del bolsillo. Ya vendrán tiempos mejores y se pasará todo este lío.

  2. He empezado a leer artículo de «la razón» pero cuando he llegado a lo que Francisco dijo… Zzz zzz, Zzzzzz, Zzzzzz, Zzzzz, Zzzzzz, y así hasta el infinito Zzzzzz Zzzzz enlazando con la ecología integral del fratelli tutti masoni @.Pachamama- Laetitia. Com Zzzzz… La cosa es que Francisco, al reunir esa multitud en un Templo, no a cielo abierto, quedará satisfecho. Y si se añade que el Covid ronda y más en el Vaticano, concluirá que ha sido una jornada de gran provecho espiritual sobre todo para los mahometanos, sintoístas, budistas, amazónicos ( indigenistas precolombinos) taoístas y demás. Las otras denominaciones cristianas ya están sobradamente representadas en su variado repertorio- con profunda «Teología» – y en el pueblo allí congregado.
    Creo, igual me equivoco, que si no hubiera el Covid, habría el mismo número de personas, quizás algunas decenas más y curiosos y turista de «pasaba por ahí» y sanseacabó. The End

  3. Sólo él entiende sus frustraciones y sus «neuras» y se empeña en imponernos a todos esos caminos dignos de psicoanalisis…¿¿?? Pero que meta a Jesucristo también en ese mismo saco de la neurosis ya ¿roza? la ofensa a Dios.

  4. No soy capaz de valorar cómo Franciscus ha gestionado la pandemia, si bien o mal. Por lo que leo, las restricciones en Italia son mucho mayores que aquí ahora mismo y de ahí el reducísimo número de fieles en torno a Franciscus. Aunque sin esas medidas, veríamos tal vez la Piazza con los enormes vacíos de estos últimos años: un Papa que ha cansado a sus hijos católicos de tanto ir detrás del NOM, con su populismo peronista y con su lenguaje soez y vulgar, atizando siempre a los católicos.
    ¿Qué patada al diccionario le ha metido ahora? Leo el artículo de «La Razón» y soy incapaz de descubrirlo.

  5. Pues eso dirán: que por culpa de la Pandemia. Que este Papa en una situación normal arrastraría millones y que luego es difícil recuperarse tras un golpe así y no se restablecerán los valores normales hasta pasados muchos años.

    Lo que no se acuerdan o no dirán es que antes de la Pandemia ya estaban las cosas mal… pero eso se perderá como lágrimas en la lluvia…

    Así que han vuelto a ganar.

    1. Primero, hay que aclarar que no existe tal pandemia sin un fraude, una estafa monumental. Creo que Francisco y su gente en el Vaticano y otros católicos debían de haber descubierto este hecho y haberlo denunciado. Yo desde que empezó la falsa pandemia o más bien plandemia, (pues había 220 casos en el mundo entero) me puse a investigar en Internet viendo qué decían científicos y médicos presigiosos de varios países y lo convincente de sus argumento, me di cuenta de que se trataba de un fraude. ¿Acaso la Iglesia no era capaz de hacerlo también y hacer así un serivicio (que por otro lado le corresponde) para bien de millones de personas con los cerebros lavados por los medios y los gobierno con interminables mentiras. Las pruebas PCR no sirve, las medidas como mascarillas, distanciamiento, confinamiento son contraprudecentes y no digamos ya los miles de muertes provocada por la falsa vacuna que es un intento de ganar billones de euros para las farmaceuticas y someter al mundo a una nueva dictadura, cosa que ha funcionado a la maravilla.

      1. ¿Tu estas bien de la cabeza? Hay que estar bien tarado para negar la pandemia. A todos los negacionistas
        solo os deseo que la padezcáis, a ver que opináis luego, eso si con ingreso hospitalario y paso por la UVI

  6. Pues eso,querido amigo,
    es lo que busca esta gente:
    Desenraizar,ferozmente,
    dejando sin tierra el trigo.
    Pues saben bien estos termes
    que, carcomer las raices,
    nos convierte en infelices,
    manipulables,inermes…
    Si Chesterton dijo un día
    que sólo en el propio hogar
    cada hombre es libre sin par…,
    se entiende esta felonía:
    Convertirnos en peleles
    que mece a su antojo el viento
    del tirano más violento,
    que va a darnos tantas hieles…
    Sólo con raices fuertes
    en la existencia aferradas,
    se vencen las marejadas,
    con sus cadenas y muertes.
    Una familia,que arropa;
    una amistad, que enriquece;
    una Fe, que fortalece;
    Un Pan Sagrado;Una Copa…
    Con sólo Eso en el hatillo,
    la vida es digna del nombre
    que damos al decir «hombre»:
    Castellano en su castillo…
    Y es por eso que satán,
    -y el mundo,que es su lacayo-,
    buscan quitarle hasta el sayo,
    e implantar el Leviathán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *