PUBLICIDAD

¿»Fractura» ente Francisco y Benedicto?

|

Eso dice Magister en un importante artículo cuya lectura recomiendo

https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/entre-los-dos-papas-hay-fractura-el-silencio-de-francisco-contra-benedicto/

Y cuyo contenido comparto.

21 comentarios en “¿»Fractura» ente Francisco y Benedicto?
  1. Se agudizan las actitudes y manifestaciones contra Benedicto XVI, un intelectual de altura, teólogo y filósofo. Pero estamos en tiempos de populismo, modernidad líquida y los defensores de las trapacerías disparan contra el papa con dos dedos de frente para defender al que cantante de tangos. Ladran, luego Ratzinger tiene razón. O se llevan al cuentachistes pronto o dejará la Iglesia echa un erial.

  2. Si pasa «de puntillas» con la explicación de lo que tú llamas «encubrimiento», debe ser porque no hay tal «encubrimiento» sino respeto a la presunción de inocencia.

    1. Claro, porque la presunción de inocencia consiste en mirar para otro lado, cambiar de lugar al agresor, silenciar a la víctima, disimular un poco y ya si eso el que venga detrás que arree. A ti que eres tan listo tenían que haberte llamado desde el principio para explicárselo a la prensa y nos habríamos ahorrado un montón de disgustos.

  3. La doctrina de Cristo es inequivoca, no admite dobles formas de entenderlas. Esto es asi porque Dios no quiere volvernos locos. Actualmente tenemos 2 Papas, Un Papa interpreta la doctrina de una manera, el otro de otra, llegan a conclusiones opuestas. Elijan pues lo que tienen que seguir. Intentar conciliar interpretaciones opuestas es engańarse. No se puede defender el independentismo y a la vez defender la unidad de la patria.

  4. Yo pienso distinto que casi todos los que aquí opinan. Lo siento. A lo mejor son ustedes los que tienen razón.
    Pienso que no hay ningún cisma sino dos formas distintas, aunque no tanto, de encarar el manejo del timón de la Iglesia.
    Pero el timonel es Francisco le guste o no le guste a alguien.
    Y Benedicto por su propia decisión se retiró a un monasterio a rezar, porque sus fuerzas no le daban para seguir al mando. Ingravescente aetate…..
    Pues a eso se debe dedicar y sólo a eso. No a intervenir, porque ya intervino pero él mismo puso fin a su turno.
    Ahora es tiempo de Francisco.

  5. La historia hablará de Benedicto XVI y de Francisco. Lo hará con exactitud.

    De Benedicto ya tenemos sus obras completas.

    De Francisco ya podemos decir que ha acabado su obra.

  6. Por mi parte, tengo claro que el Papa es Francisco. Igual de claro que Benedicto XVI, fue le Papa anterior que sigue siendo obispo y que puede y debe aclarar lo que se desarrolló en su pontificado y que como obispo y teólogo puede y está obligado a orientar a los fieles en las Sagradas Escrituras, que siguen estando tan claras como hace 2.000 años y que sigue siendo tan necesario profundizar en ellas como evitar modificarlas o reinventarlas, que para eso ya están algunas sectas protestantes.

    1. Sí, pero la comprensión cabal de las cosas no siempre nos lleva a buen final. Esto está llegando demasiado lejos y , desde hace años, se han configurado dos modelos irreconciliables de Iglesia. La Iglesia es mastodóntica y no está sujeta a modas. Nadie puede cambiar la inercia de siglos sin romperla. Y en esa encrucijada irremediable estamos inmersos. Ocurre igual que en otros terrenos: para unos, aceptar lo inevitable puede ser una traición; no aceptarlo supone una ruptura. Entre traición y ruptura, su majestad es-coja.

  7. El cisma , de hecho existe , pues los que piensan y afirman qu Francisco es ilegítimo , ya son cismáticos .

    Benedicto , no es Pedro , y lo sabe .

  8. No se hagan agoreros de desgracias. Todos sabemos que la Iglesia está en las manos de Dios y nunca abandonará a sus fieles. Recuerden el «resto de Israel», pobres y apaleados, pero triunfantes en su esperanza. ¡Felices Pascuas a todos! Dios los bendiga.

  9. Yo concuerdo con Magister y con usted: cuando la basura trepa y mamporrera que merodea por la corte pontificia se pone a asesinar con el teclado, como ha sido el caso, es porque el pontífice argentino está que bufa con la intervención del «emérito». No hay más que ver la última foto de ambos, con un Ratzinger decrépito, ya casi ciego, mirando al infinito con una medio sonrisa pacífica, y un Bergoglio que mira muy serio de soslayo con una mueca de aparente fastidio.
    De todos modos me parece que tienen razón Wanderer y el comentarista Ludovico en el blog del primero. Ratzinger en sus reflexiones ofrece una explicación bastante plausible de los abusos: mayo del 68, la crisis de la teología moral, etc. Pero pasa de puntillas por la explicación del encubrimiento. Habla un poco del garantismo procesal y el Codex del 83, pero eso no es ni muchísimo menos suficiente para explicar la reacción de la jerarquía ante semejante oleada de mierda, empezando por la mismísima cabeza.

    1. Si pasa «de puntillas» con la explicación de lo que tú llamas «encubrimiento», debe ser porque no hay tal «encubrimiento» sino respeto a la presunción de inocencia.

  10. Era cuestión de tiempo que ocurriera. Los desvaríos del populismo en la Iglesia están dejándola a los pies de los caballos. Y llegará el merecido golpe de timón. Por las buenas (natura) o por las malas (cisma).

      1. El cisma es un farol. Si se produjese, sería un cisma con pocos o muchos obispos cardenales y teólogos…pero sin fieles (que se sentirían aliviados al librarse de ese peso muerto). Y los cismáticos acabarían tomando el té con los sedevacantistas y lefebristas.

  11. Era cuestión de tiempo: el desaguisado que está perpetrando el argentino de los chistes malos tenía que romper por algún sitio. ¡Menudo siglo XXI! No hay figuras de altura intelectual , política y filosófica que pongan coto a tanta mediocridad. Así las cosas, la morralla progre hace su agosto. Y estos memos con balcones les siguen el juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *