FEMINISMO SINODAL

|

Argentina. Mons. Aguer: “La unión entre el varón y el tra...

Feminismo sinodal

Se ha dado a conocer el documento final de la Sesión XVI del Sínodo (de los obispos). El paréntesis indica que los Sucesores de los Apóstoles ya no son sus exclusivos protagonistas o integrantes; laicos y entre ellos mujeres han sido incorporados, con voz y voto. Este hecho es absolutamente insólito, contrario a la Tradición de la Iglesia. Las cosas están de tal manera reacomodadas que parece que se tratara de algo obvio, que es lógico que así suceda. Así lo es según los cánones, no del Derecho Canónico, sino de la cultura moderna dominante. Pero para quien conoce la Sagrada Escritura y la historia del desarrollo de las instituciones eclesiales, se trata de una modificación esencial que causa alarma pensando en el futuro. Algunas tendencias ya insinuadas han anticipado el propósito de aventurar nuevas rutas, inspiradas en el progresismo que se ha extendido a Roma como calzadas dirigidas al futuro. Eso tiene un nombre: feminismo. Así lo han notado los medios de comunicación; entre ellos se destaca el diario “La Prensa”, de Buenos Aires, que da cuenta del documento del Sínodo en una excelente nota en la cual, con citas textuales, expresa la nueva perspectiva de género: una mayor presencia de las mujeres en los puestos de conducción del catolicismo. Implícitamente se formula un “mea culpa”, y no tan implícitamente, porque se reconoce que hasta el presente la mujer ha sido discriminada. Esta palabra mágica corre por mi cuenta, pero es la adecuada para describir la índole del documento sinodal, lo que en éste se da a entender.

<

Llama la atención el desconocimiento de la obra de San Juan Pablo II, quien desarrolló un amplísimo magisterio sobre la mujer, coronado por la Encíclica Mulieris dignitatem. En numerosas intervenciones del Papa Wojtyla se reconocen los defectos históricos, y se recogen los resultados de una evolución de la cultura que responde al orden natural. El actual Sínodo elige otros caminos. Citemos: “Es urgente garantizar que las mujeres puedan participar en los procesos de toma de decisiones y asumir funciones de responsabilidad en el trabajo pastoral y el ministerio”. El Sínodo ya ha comenzado: sobre 464 participantes de la reunión, por primera vez se integraron personas laicas y entre ellas 54 mujeres. ¿Es poca cosa? ¡Por algo se empieza! El documento, que fue aprobado con más de dos tercios, está dividido en temas. En cada uno de ellos se proponen “convergencias”, “cuestiones que abordar” y “propuestas”, y será la base para trabajar todo el año próximo ante la sesión final de octubre de 2024.

Uno de los apartados es el dedicado a “las mujeres en la vida y la misión de la Iglesia”. Allí se afirma que “el clericalismo, el machismo y el uso inadecuado de la autoridad siguen marcando el rostro de la Iglesia” por lo que “es necesaria una profunda conversión espiritual como base de cualquier cambio estructural”. El Derecho Canónico “debe adaptarse en consecuencia”. En las frases citadas no se consignan meramente datos, sino que expresan una interpretación en función de la ideología feminista. Se plantea, también, una tarea de futuro: “La exigencia de un mayor reconocimiento y valoración del aporte de las mujeres y de un aumento de las responsabilidades pastorales que se les confían en todos los ámbitos de la vida y la misión de la Iglesia”. Para tratar el próximo año se formulan algunas preguntas: “¿Cómo puede la Iglesia incluir a más mujeres en las funciones y ministerios existentes? Si se necesitan nuevos ministerios, ¿a qué nivel y de qué manera?”.

Se reconoce que existe una división sobre el acceso de las mujeres al diaconado, como ya existe entre los hombres: “Algunos consideran que este paso sería inaceptable, ya que estaría en discontinuidad con la Tradición. Para otros, sin embargo, conceder a las mujeres el acceso al diaconado restauraría una práctica de la Iglesia primitiva”. En este punto, quienes están a favor de esa ampliación incurren en un equívoco: la función de las diaconisas consistía en ungir a las mujeres en el rito bautismal, para que no tuvieran que hacerlo el obispo o el presbítero, lo cual, como es obvio, era considerado impropio. Era éste un principio elemental de modestia y delicadeza. No ejercían estas mujeres un ministerio ordenado. De paso, resulta interesante observar que en griego no existe el femenino de diácono. En el apéndice de la Carta a los Romanos (16, 1) Pablo escribe a la comunidad para recomendarle que reciban “como corresponde a los santos” a Febe, diaconisa de la Iglesia de Cencreas; la designa como diákonon.

Continúa el documento indicando que debe continuar la investigación teológica y pastoral sobre el acceso de las mujeres al diaconado, partiendo de los resultados de las comisiones que trabajan en el asunto: “Si es posible, los resultados deberían presentarse en la próxima sesión de la asamblea”. Como se ve, el feminismo es tenaz, no arría banderas. Por último, digamos que el Sínodo no reconoce la posibilidad de un oficio humilde de servicio de tantas religiosas; que se santifican ejerciendo labores gratuitas; el lenguaje es de tipo sindical: “Que se aborden y resuelvan los casos de discriminación laboral y de desigualdad de remuneración en el seno de la Iglesia, en particular con respecto a las mujeres consagradas, consideradas con demasiada frecuencia mano de obra barata”. Habría que recordar a las sinodales que la caridad es gratis, que por amor se pueden hacer muchas cosas que el mundo no comprende.

A los alardes del Sínodo se pueden oponer algunos textos del Apóstol que –no olvidemos- son Escritura del Nuevo Testamento, y se refieren a la situación de las mujeres cristianas en la Iglesia del siglo I. En la Carta a Tito recomienda a su discípulo que debe enseñar “todo lo que es conforme a la sana doctrina”, y expone cómo deben comportarse las mujeres de edad (en griego, presbýtidas): ni ser murmuradoras ni entregarse a la bebida, enseñar a las jóvenes a amar a su marido y a sus hijos, a ser modestas, castas, mujeres de su casa (oikourgous), buenas y respetuosas con su marido (cf. Ti 2, 3-5). Las viudas tenían un lugar propio en la comunidad, eran honradas y atendidas especialmente. En la Primera Carta a Timoteo se ofrecen reglas a tener en cuenta como condiciones para ser integradas en el registro de las que eran sostenidas por la comunidad: había que evitar incorporar a las jóvenes, a las menores de 60 años. Una razón de peso es que las viudas deberían ser casadas una sola vez y se comprometían a no reincidir en el matrimonio; las más jóvenes “cuando los deseos puramente humanos prevalecen sobre su entrega a Cristo, quieren casarse otra vez, y se hacen culpables de faltar a su compromiso” (1 Tim 5, 11-12). Expresa el Apóstol su deseo: que las viudas jóvenes se casen y tengan hijos. En un largo párrafo se muestra un perspicaz conocimiento de la realidad femenina (1 Tim 5, 3-16). En la misma Carta (1 Tim 2, 11) emplea un argumento bíblico para establecer la situación de la mujer en la comunidad cristiana: Adán fue creado antes, y fue la mujer la seducida por el demonio. “Que las mujeres aprendan (manthanetō) en silencio (hesyjía); “no permito que enseñen”; “la mujer se salvará cumpliendo sus deberes de madre” (dia tēs teknogonias) (1 Tim 2, 15). También en este pasaje Pablo muestra su capacidad de observación: “Que no pretenda dominar al marido” (1 Tim 2, 12); la historia da buena cuenta de esta cautela.

Otro texto especialmente significativo es 1 Cor 14, 34-35: como en todas las iglesias de los santos, que las mujeres se callen, no se les permite hablar (oú epitrépetai autaîs laleîn); hablar en la Iglesia es aisjròn; el término empleado es severo, se trata de algo que no está bien, es vergonzoso, obsceno; turpe, en la versión latina. Si quieren aprender (mathein) que le pregunten en casa a su marido.

Se especula si se debe conceder el diaconado a las mujeres. Resulta interesante observar que en griego no existe un femenino del sustantivo diácono, como lo tiene presbítero. En la Carta a los Romanos (16, 1), como escribimos, se menciona a Febe, que es diákonon de la Iglesia de Cencreas.

Cualquier progresista explicará que en ese tema el Apóstol es tributario de la cultura judía, o que se expresa de acuerdo con lo que se pensaba en las costumbres de la época. Sin embargo, la historia de la Tradición muestra que la posición paulina fue seguida en la Iglesia: mulieres in Ecclesia taceant se ha dicho, con una pizca de intención divertida. He citado esos pasajes del Nuevo Testamento pensando que los sinodales deberían hacerse cargo de ellos, y reconocer su carácter normativo; no han sido escritos con intención discriminatoria, sino observando la realidad social y la autoridad de la Biblia.

Los avatares del Sínodo continuarán en 2024. Su existencia y desarrollo revelan una dimensión eclesiológica: al contrario de las ilusiones progresistas constituyen un derrumbe; al achicamiento numérico de la Iglesia en el mundo corresponde un encogimiento ante la Verdad. Al mismo tiempo despunta una cuestión escatológica; como en otras épocas, también en ésta actúa el misterium iniquitatis. Al acercarnos al fin, éste se revela mucho peor.

+ Héctor Aguer

Arzobispo Emérito de La Plata.

Buenos Aires, martes 7 de noviembre de 2023.

Memoria de María, Madre y Medianera de la Gracia. –

 

Comentarios
6 comentarios en “FEMINISMO SINODAL
  1. Eso, a efectos eclesiales, no tiene valor alguno: «gran mayoría de estudiosos» no son la Sagrada Escritura, por lo que no infieren en la vida de la Iglesia. Son el Antiguo y Nuevo Testamento. Cuando se lee en el aula eclesial la primera carta a los corintios, se afirma «Palabra de Dios», sin glosar «en algunos trechos puede ser que no sea palabra de Dios, según la gran mayoría de estudiosos»

    Aquí, si está interesado, se explica muy bien:

    infocatolica . com/?t=opinion&cod=24449

  2. “Que se aborden y resuelvan los casos de discriminación laboral y de desigualdad de remuneración en el seno de la Iglesia, en particular con respecto a las mujeres consagradas, consideradas con demasiada frecuencia mano de obra barata”.

    Soy diácono permanente. Yo no es que sea mano de obra barata: es que soy gratis. No cobro nada de la diócesis. Ni un duro. Nunca lo he hecho. De hecho, ejercer mi ministerio a mí me cuesta dinero: estudios teológicos, ornamentos (no hay dalmáticas habitualmente en las parroquias), gasolina, libros, comidas fuera de casa… Y como yo, muchísimos diáconos permanentes, que ponemos parte del sueldo de nuestro trabajo civil para mantener el ministerio. ¿Debería yo reclamar el dinero?

    No lo haré. Es parte de mi aportación a la Iglesia.

    Pero es cierto que, en muchos, esto causa malestar. Creo que los obispos y curias diocesanas deberían preocuparse más de estas cuestiones y no abandonarnos tanto a los que no cobramos nada. Que al menos no nos cueste dinero.

  3. Una gran mayoría de estudiosos abogan por considerar 1Cor, 14, 33b-36 una glosa posterior al texto auténtico de Pablo en la línea con las cartas a Tito y a Timoteo, que no son del Apóstol sino de su escuela, y revelan prácticas de algunas iglesias de los siglos I y II d.C. Todos los textos citados en esta nota contrastan con las cartas auténticas, en las que aparece una notable participación femenina, más allá del género de las palabras.

    1. «Una gran mayoría de estudiosos»….. no son la Iglesia Católica; pretende la prevalencia de criterios de «estudiosos», sobre la Iglesia que reconoce como inspirada los textos del Nuevo Testamento, y prolonga esta enseñanza en la Tradición :

      Dei Verbum 8. Así, pues, la predicación apostólica, que está expuesta de un modo especial en los libros inspirados, debía conservarse hasta el fin de los tiempos por una sucesión continua. De ahí que los Apóstoles, comunicando lo que de ellos mismos han recibido, amonestan a los fieles que conserven las tradiciones que han aprendido o de palabra o por escrito, y que sigan combatiendo por la fe que se les ha dado una vez para siempre. Ahora bien, lo que enseñaron los Apóstoles encierra todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma la Iglesia, en su doctrina, en su vida y en su culto perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella es, todo lo que cree.

      Aquí se explica muy bien:

      infocatolica . com/?t=opinion&cod=24449

      Esta es la doctrina de la Iglesia. De la católica, claro…..

      1. Entonces, ¿debemos deducir de su testimonio que es preciso una interpretación del Nuevo Testamento sin contar con los últimos estudios históricos y teológicos?

        «Ahora bien, lo que enseñaron los Apóstoles encierra todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma la Iglesia, en su doctrina, en su vida y en su culto perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella es, todo lo que cree.» Sí, pero «traducido» al mundo actual por el Magisterio ya que en el Nuevo Testamento no se pudo prever todos y cada uno de los acontecimientos y circunstancias de los siglos siguientes. De hecho, han cambiado partes de los principios del pasado como el fundamento del matrimonio (antes estaba basado en «mejor casarse que abrasarse» y ahora en el amor mutuo, la igualdad y la complementariedad de la pareja) y de sus causas de nulidad («Lo que ha unido Dios que no lo separe el hombre» no debería ser justificación de matrimonios donde se sufre abuso y maltrato porque la presencia de Dios está ausente del vínculo), la concepción de la democracia (no hay más que comparar textos pre y post Concilio Vaticano II) y del mundo (antes «valle de lágrimas») …

        Así pues, no todo es inmutable, solo la esencia.

        1. Muy bien. Su comentario es inconsistente con el origen de esto.

          Usted aducía que los estudiosos decían que el texto citado por el obispo (agente de magisterio, en continuidad con el Magisterio precedente) no pertenecía a San Pablo, 0or lo que no era relevante a efectos de vida eclesial.

          Y ahora que es el Magisterio es quien aplica la Palabra de Dios a la vida de la Iglesia.

          Aclarese antes de escribir, por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *