PUBLICIDAD

Fallece Adolfo Nicolás

|

Ver las imágenes de origen

Penúltimo general de la Compañía de Jesús.

Tenía 84 años. Había  nacido en Villamuriel de Cerrato (Palencia), Murió hoy en Tokio.

Creo que fue poco relevante.

Descanse en paz,

Em cuatro meses y veinte días de 2020 han muero tantos jesuitas españoles, 48, como en todo 2019.

13 comentarios en “Fallece Adolfo Nicolás
  1. De él como persona ni quiero ni debo ni pienso opinar.Como responsable máximo de los jesuitas, recibió una congregación en decadencia y la deja en estado casi terminal en casi todas partes: en España, en cinco años apenas serán un grupo de ancianos inoperantes.

  2. Muy relevante información de Infovaticana:

    “El presidente de la Asociación de Médicos Católicos dice que la comunión en la mano es más contagiosa que la comunión en la lengua”

    “las manos son la parte del cuerpo más expuesta a los virus, porque lo tocan todo

    . En África he operado en carreteras polvorientas y al aire libre, en condiciones nada favorables, pero nadie enfermó. No era un riesgo para la gente”.

    Importantísimo y muy a tener en cuenta por todos, lo que apunta, como otros médicos. Que el exceso de asepsia que nos imponen debilita nuestro sistema inmunológico, haciéndonos más vulnerables a cualquiera de los muchos virus que nuestro sistema inmunológico está continuamente neutralizando.

    “Me gustaría contar una anécdota sobre esto: Al principio de mi carrera, un médico, compañero de trabajo, me pasó una pluma estilográfica muy elegante para que firmara un certificado. No quiso que se la devolviera porque yo la había tocado, y me la regaló. Como la situación me dejó incómodo, le compré una pluma estilográfica pero no la quiso, porque seguramente muchos la habrían tocado antes que yo. El resultado es que ahora tengo dos plumas estilográficas muy elegantes. Este médico contrajo un virus y murió, tal vez porque le faltaban anticuerpos”.

    ”contrajo un virus y murió, tal vez porque le faltaban anticuerpos”.

    Es el Prof. Filippo Maria Boscia, especialista en Ginecología -la especialidad que históricamente más virus ha tratado, al contagiarse de médico a parturienta y viceversa-, en Bari.

    Me permito insistir en algo que no hacen para nada las autoridades eclesiásticas y creo que deberían y mucho: cuando se comulga en la mano la hostia consagrada se toma inmediatísimamente y delante del sacerdote.

    Este verano me contaba un sacerdote, en un sitio que conoce bien el obispo Osoro, que al dar la comunión en un funeral le pareció que uno hacía algo extraño. En los corrillos de la salida aprovechó para acercarse a él, y vio que tenía la hostia consagrada en el bolsillo de la camisa. Por supuesto, se la pidió y se la tomó inmediatamente.

  3. Ya está en el juicio de Dios. Como todos, que la muerte iguala a los más poderosos con los humildes. Mi pésame a su familia.

    Me parece que lo más destacado de su biografía fue el cruce de cartas público con el Papa Francisco, justo al inicio de su pontificado. Adolfo Nicolás publicó una carta a los jesuitas relatando una reciente visita del Papa Francisco, en la que le trataba como a un igual, incluso un inferior. El Papa Francisco mandó publicar en L’Osservatore Romano su contestación a la carta, lo que me parece un gesto muy inusual. Muy finamente, el Papa le ponía en su sitio al general de los jesuitas. Tiempo después presentó su inusual renuncia, pues los generales de los jesuitas son vitalicios. Le ha hecho bueno su sucesor Sosa, que alguna responsabilidad tendrá en lo sucedido en su Venezuela, a la que ahora nos quieren igualar los mismos.

    En internet aparece muy profusamente su discurso inaugural en la Universidad de Deusto, en 2011. Al inicio de esta crisis, 23 de enero pasado, los propagandistas de Deusto, le usaron, bajo la firma del jesuita Lamet, para esto: «La ‘bomba’ de la segunda intervención papal a los jesuitas» Elijen las palabras, elijen la ocasión, elijen el tratamiento, lo que dicen y lo que no dicen, todo con mucha intención.

  4. Descanse en paz.

    Nota a parte: Me parece muy curioso que múltiples jesuitas ilustres actuales vivan, o desarrollen su apostolado en Japón (Adolfo Nicolás, Juan Masiá) pero que consigan poco éxito evangelizador (Japón tiene un 0,5% de la población es católica con tendencia descendiente.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *